RAUL, HELENA Y YO

Lo que os voy a contar sucedió en una fiesta de fin de año. Siempre le había dicho a helena, una de mis mejores amigas, que tenia un novio guapísimo y que cuando lo dejara, me lo pasara a mi, que estaba muy bueno.

Ya llevábamos mucho tiempo con esa broma. En la fiesta, helena que iba un poco bebida, me dijo que si tantas ganas tenia de estar con Raúl (que así se llamaba su novio)que no me importaría montármelo con los dos, con ella y con él.

Nunca había tenido experiencias con una chica, pero como yo también había bebido bastante, le dije que claro, que ningún problema, que hasta incluso ella me gustaba más que él, a lo que ella respondió con una sonrisa maliciosa.

Fuimos a mi casa, pues esas navidades estaba sola. Helena se metió al baño y yo empecé a besarme con Raúl, nos desnudamos y seguimos acariciándonos.

Le hice una mamada a Raúl y le puse a punto su verga, me senté sobre él y me la clavé hasta el fondo, hacía mucho tiempo que deseaba aquello, mientras él me besaba y acariciaba mis tetas.

Mientras cabalgaba sobre él, helena salió del baño y dijo, ya veo que no perdéis el tiempo, se acercó a mi y me dio un beso en los labios, era mi primer beso de verdad con una mujer.

A veces me había besado con alguna amiga, pero simplemente para calentar a los chicos. Se acostó en la cama, yo me quité de encima de Raúl y me acerqué a ella, nos besamos de nuevo, ella acariciaba mis pezones, yo sus tetas, tenia un cuerpo impresionante, se cuidaba mucho.

Bajé hasta su coño, lo tenia muy depilado, pero no tanto como yo, que solo me dejo unos pelitos. Empecé a lamerle el coño, no me podía creer que lo estuviera haciendo.

En ese momento noté que Raúl me agarraba por detrás y metía su pija de nuevo en mi coño, grité de placer y seguí metiendo la lengua en lo más hondo de helena, lo siguiente que noté fue algo húmedo sobre el agujero del culo, y un dedo intentando entrar.

Raúl estaba intentando lubricarlo, lo siguiente que noté fue algo más grande que el dedo, no tuvo muchos problemas para entrar, ya que no era la primera vez que hacia sexo anal.

Mis gemidos se ahogaban contra el coño de helena. De pronto helena se quedó rígida y noté cono unas gotas de un liquido blanquecino y salado salía de su coño, había tenido un orgasmo.

En ese momento Raúl gritó y se corrió dentro de mi culo, yo ya no podía más. Raúl se apartó y por mucho que intentamos levantársela de nuevo, no pudimos.

Entonces helena me tumbó en la cama, ella se puso encima y empezó a lamer y chupar mi coño, nunca me lo había hecho una mujer, pero era algo impresionante.

Puso su coño en mi cara e hicimos un largo 69.Cuanto más placer sentía, más clavaba mi lengua en el coño de helena, chupaba su clítoris, sus labios. Ella metía su lengua hasta lo más profundo de mi.

En ese momento la que tuvo el orgasmo fui yo, me corrí como una loca, nunca había gritado tanto como aquella noche. Helena se puso a chupar mi culito, decía que sabia muy bien, porque de el salían restos de la corrida de Raúl.

Yo le metí dos dedos en el coño de helena y uno por su culito, gritaba de placer, en ese momento tuvo su segundo orgasmo. Se levantó y me besó de nuevo, en sus labios había restos de semen, nos metimos la lengua hasta lo más profundo de la garganta, nos acariciábamos las tetas.

Luego nos quedamos dormidas una junto a la otra, mientras Raúl ya se había quedado dormido en el sofá. Se perdió el gran espectáculo.

Fue mi primera experiencia con una mujer, he vuelto a tener un par de ellas, pero nunca olvidaré aquella noche.

Helena y yo estamos dispuestas a repetirla…

Un beso EVA.

Autor: Eva

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *