Reencuentro ardiente en Madrid.

La historia que narro ahora ocurrió en un piso en Madrid no hace demasiado tiempo. Me había quedado a pasar el fin de semana en Madrid pq una amiga que conocí en Boston venia de tour por Europa y pasaban dos días en Madrid. La invite a cenar en mi casa el sábado ya que mis compañeros de piso se habían todos a Madrid. Cuando llego yo ya tenia preparada la cena y ella había traído una botella de vino y helado con nata. Yo había comprado otra botellita de vino así es que nos las bebimos y acabamos tomándonos unas copitas de Cacique 500 en casa. Entre las copas de vino, el Cacique y el calor que hacia la conversación fue subiendo de tono y acabamos liándonos allí mismo en el salón. Ella llevaba solamente un vestido corto y estaba negra de tomar el sol. (Esta chica vive en Los Ángeles y obviamente había estado todo el santo día tomando el sol). En un momento dado se dejo caer el vestido y se quedo con un tanga que me provoco una excitación increíble. Tenia los pechos no demasiado grandes pero bien erguidos y muy duros. No tenia ninguna señal pq según me comentaba tomaba el sol completamente desnuda desde el bacón de su casa. Me pregunto si quería comprobarlo y lentamente se fue quitando el tanga enseñando su hermoso culo y bailando muy cerquita de mi. Yo no pude aguantarme mas y comencé a lamerle sus pezones con mi lengua mientras con mis manos apretaba su culo contra mi. Yo estaba sentado en el sillón y ella estaba de pie. Primero dejándome chuparle sus pezones, su ombligo y antes de llegar a su coño le di la vuelta para que me mostrara su culito bien redondo y durito. Ahora estaba de espaldas a mi, mi boca dándole pequeños mordiscos en su culo mientras ella se pellizcaba sus pezones con sus manos. Me comencé a desnudar, mi polla estaba bien durita y estaba muy caliente. Le tape entonces los ojos con un pañuelo (esto me encanta hacerlo) y me puse de pies sobre el sofá. Comencé a lamerle su cuello lentamente, quería tenerla de espaldas. En un momento dado tome el helado y nata que tenia en el congelador y comencé a untarles las tetas con la nata. Mientras por la espalda dejaba caer el helado de chocolate. Estaba algo derretido por el calor y eso hacia que cayera rápidamente por su espalda hasta llegar a la rajita de su culo que empecé a chupar. Hice que se reclinara un poco y entonces comencé a untarle el culito y su coño con helado y nata. Muy despacito y cuando estuvo bien mojadita por mis dedos hurgando en su coño comencé a comerle el coño por detrás. Mi lengua pasaba por sus dos agujeritos indistintamente mientras mis dedos hurgaban el agujero que mi lengua no alcanzaba a lamer. Ella se agarraba fuerte a un cojín q tenia entre sus manos y en el que había apoyado la cabeza. Lo apretaba cada vez con mas fuerza, lo q demostraba q estaba disfrutando. Se mezclaban el helado, la nata y sus flujos por todo su coño y me encantaba tener mi lengua allí dentro, paseándola desde su coño hasta el agujero de su culito que ahora ella abría con la ayuda de sus manos en sus nalgas. Se empezó a correr y a mi me estaba estallando la polla.

Cuando se corrió le pedí que se diera la vuelta, sin que ella me hubiera visto yo ya estaba completamente desnudo y había untado toda mi polla de nata y helado. Le pregunte si quería helado y me comento que si que tenia sed. Ella estaba de pies, toda desnuda, todo su cuerpo untado de nata, helado resbalando por sus pezones y su coño y culito ahora bien limpio gracias a mi lengua…pero tenia sed. Me coloque de pies encima del sofá y le pedí que abriera la boca. Cuando la tuvo bien abierta le metí mi polla en su boca para que me la chupara y saboreara el helado con nata. Uffff…fue increíble…ella me agarraba por el culo y me apretaba fuertemente contra ella mientras me hacia una de las mamadas mas increíbles de mi vida. Como no iba a tardar mucho en correrme y sabia que a ella no le gustaba que lo hiciera en su boca le pregunte que donde quería que me corriese. Me comento que quería que me corriese en sus tetas bien untadas de nata pero que antes quería que le follase el coño por detrás con mi polla bien untada de nata y helado. Así lo hice y antes de correrme le di la vuelta de nuevo para correrme en sus tetas. Uffff…fue alucinante. Acabamos los dos bien untados de helado y el si

llón echo un cristo pero mereció mucho la pena.

Autor: Mardigras

mardigras_26 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *