REGALO DE CUMPLEAÑOS EN BOGOTA. Mi mujer y mi mejor amiga

¡Comparte!

Mi esposa resolvió que para celebrar mis 34 años estaba dispuesta a darme lo que quisiera y ante esa invitación tan abierta, le pregunté si estaba segura porque podría pedirle algo inimaginable. Me aseguró que lo que yo quisiera y con su mirada me dijo que incluso si le pidiera el culo estaría dispuesta a darlo para mi placer.

Ella es una mujer de 29 años, de muy bonito cuerpo, que dedica dos horas por día a su gimnasio, es odontóloga, mide 161 cms, cabellos largos negros, blanca, absolutamente ardiente y hace más de diez años que no me he comido su culito, porque según ella durante el par de ocasiones en que lo hicimos fue algo doloroso. Yo le pedí que me diera cinco días para pensarlo y darle una respuesta sobre el regalo que deseaba de cumpleaños.

Por otra parte, mi amiga Maribel desde la época de cuarto grado en el colegio ha sido una persona inseparable, incondicional y muy cercana a quien siempre le comento muchas cosas de mi vida cotidiana y no podía ser la excepción esta vez. Maribel simplemente se rió mucho de la propuesta de mi esposa mientras que con tono picaresco me preguntaba acerca de qué le iría a pedir. Le pedí su consejo para que se pusiera en mi lugar y en el de ella. ¿Qué estaría dispuesta a darle a su esposo el día de cumpleaños y que tuviera que ver con sexo? Fácil, exclamó ella: pregúntale hasta donde llega su límite…. Inmediatamente le respondí que mi esposa había dicho que no importaba lo que fuera, y entonces mi amiga me dijo y ¿qué realmente deseas? Tú sabes que a mi me encanta que me lo chupen, le contesté. Entonces pídele la mejor mamada del mundo, me dijo ella.

Me quedé pensando un rato sobre el tema y llegué a la conclusión de que la mejor mamada del mundo me la da ella casi una vez por semana: es una mujer que lo chupa delicioso y no me cansaré de decirlo, ni de disfrutarla en ese sentido. La mejor mamada del mundo, no sería algo novedoso, le respondí a mi amiga y ella me contestó: ¿te gustaría q quién? ¿Quién estaría dispuesta a mamártelo al tiempo conmigo? No sé, fue mi respuesta. No quería que de pronto fuera presa de un ataque de celos con mi amiga de siempre, quien obviamente también era conocida de ella.

A los dos días me dijo que no encontraba una candidata para el regalo y le insinué el nombre de Maribel. ¿Tú crees? Dijo ella. No sé le respondí,…sería cuestión de que la llamaras y le dijeras en tono insinuante que la invitamos a celebrar mi cumpleaños y a tomarnos un vinito en forma privada. La tanteas y si acepta, acá miramos cómo concretamos las cosas. Así se hizo, hablaron ellas y quedamos de reunirnos en mi casa el día de cumpleaños.

Dos botellas de vino, torta y suave música fueron el ambiente ideal para la reunión. Asombrosamente las dos se mostraron muy insinuantes cuando repartíamos la torta y utilizaron expresiones relacionadas con que esa noche ambas se iban a encargar de repartirme el bizcocho.

Duramos hablando casi tres horas, al cabo de las cuales mi esposa tomó la iniciativa de preguntarme abiertamente si me gustaría algo especial para la ocasión. Le dije que deseaba intensamente que me lo mamara. ¿Ya? Preguntó ella. ¡Sí, mucho!, le contesté. Mi esposa le preguntó a Maribel si le molestaría que fuera en su presencia y ella contestó que no, y que al contrario proponía que hiciéramos una rifa para ver cuál de las dos me daba el regalito. Empezaron a organizar la rifa y les propuse que fuéramos al cuarto,…ya me soñaba yo con mi esposa y mi mejor amiga mamándomelo.

Entraron a la habitación con la idea de que hiciéramos la rifa, pero me abalancé sobre mi esposa, a quien besé apasionadamente, empezando a acariciarla por todo su cuerpo. En menos de cinco minutos, me hallaba besando sus senos y la tenía con los calzones expuestos ante mi amiga, qui

en muy complacida nos observaba. Mi esposa bajó a mamarlo ya que lo tenía súper parado y estaba totalmente arrecho. Lamió la cabeza, lo introdujo, pasó su lengua por el tronco, me acarició los huevos,…lo hacía con tantas ganas que parecía que se lo fueran a quitar. Llamé a Maribel y le hice señas para que se uniera a la mamada y pronto sentí como ambas pasaban sus lenguas una y otra vez sobre cada milímetro de la piel de mi verga. Lo estaba disfrutando al máximo y aún más cuando observé que las bocas de ellas, muy cercanas entre sí se empezaban a desear.

Mientras lo mamaban con ganas y se miraban entre sí con deseo, acariciaba los senos de ambas y jugaba con sus cabellos en mis manos; en el momento apropiado puse una mano en la cabeza de cada una de ellas y empecé a aproximarlas mientras quitaba mi verga, dándoles a entender que deseaba que se besaran. Tenía la seguridad de que tanto mi esposa como mi mejor amiga nunca habían tenido una experiencia lesbiana y en ese momento mi regalo de cumpleaños se empezaba a aclarar: quería observarlas culeando.

Quité mi verga de entre sus bocas y ellas no tuvieron inconveniente en otorgarse un apasionado beso, empezaron a volar las caricias entre ellas y fue Maribel quien tomó la iniciativa de besarle los senos. ¡Ahí fue Troya!!! Porque mi esposa se sintió muy complacida y se vio en el deseo de hacer lo mismo con ella. Me senté a mirarlas y cada vez me excitaba más. Maribel le hizo sexo oral a mi esposa y continuaban repartiéndose besos, caricias, lengua, dedo, ¡qué rico!. Vi a mi esposa en actitud pasiva y a Maribel comiéndosela completamente. Jamás había observado a una mujer masturbando a otra con sus dedos y me pare posición de perrito mi mano derecha acarició la chocha de mi esposa y mi mano izquierda hacía lo mismo en la chocha de Maribel. Jugué con mis dedos en las cucas de cada una de ellas y mientras las sentía profundamente excitadas con dos dedos adentro de cada una de ellas fui diciendo como en el mejor de los concursos, a la primera que le saque los dedos es porque le voy a meter mi verga. Acaricié y acaricié, rozando los gallitos de cada una de ellas con mis dedos, hasta que tomé la decisión más lógica: le saqué los dedos a Maribel, mientras mi esposa continuaba moviendo su culo en círculos. Posé la cabeza en la entrada de esa caverna inexplorada y se la hundí con toda mi fuerza. El grito de Maribel dejó ver a mi esposa quien se había ganado la rifa y sin pensarlo dos veces se lanzó a besarla en la boca y en los senos mientras yo empezaba a empujar cada vez con más fuerza. Nos dijimos con mi amiga una y otra vez lo rico que estaba ese polvo y mi esposa por propia iniciativa se acercó a chuparme las huevas cada vez que entraban y salían de la mojada cuca de mi mejor amiga.

Fue un placer incomparable, sentir cómo mi delgada amiga absorbía mi tronco completamente entre sus piernas y como la lengua de mi esposa también me recorría. De pronto nos dimos cuenta que tanto Maribel como yo éramos objeto de su mamada ya que mi esposa se dedicó a chupar el gallito mientras seguía penetrada. Es algo indescriptible me dijo luego mi amiga, el máximo placer constituido en recibir sexo oral mientras se está penetrada por una verga grande y gruesa al tiempo.

Cuando sentí que me iba a derramar saqué la verga, me retiré el condón y le pedí a mi esposa que se lo tomara completamente. Abrió su boca y empecé a impulsar el disparo ayudándome con la mano, salió el primer chorro que se estrelló contra sus dientes y Maribel también se acercó para que le lavara el rostro con mi leche. Ahí estaban ellas dos, peleándose mi semen: mi esposa y mi mejor amiga. No sé cuantos hombres han tenido esa oportunidad, pero en ese momento me sentía el rey del mundo. Tan pronto terminé de derramarme ellas se fundieron en un solo beso y no dejaron visible la más mínima gota.

Brindamos luego por el cumpleaños y nos recostamos en la cama los tres para seguir compartiendo sexo y caricias durante lo que quedaba de la noche. Por ahora no lo hemos vuelto a repetir, pero cuando he hablado con ellas del tema, no hay ninguno de los tres que lo descarte.

Hasta aquí llega esta historia que es real y que espero hayas disfrutado; recibo siempre con interés tus comentarios y siempre los respondo. Espero contar algunas otras historias de cosas deliciosas que

me han ocurrido.

Autor: HOT WRITES hotwrites ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.