Últimas historias

  • primera telo

    PRIMERA VEZ (en el telo) (Lista abierta) ( 0 presentación)

    Llego el día de encontrarnos en el telo, lo pasamos a buscar por el chango más, dejo su camioneta en el estacionamiento, cargo un bolsito con una ropa que mercedes quería ver (es vendedor de ropa deportiva) y salimos hacia nuestro destino, Los Pinos. Con Mercedes habíamos tenido una charla en la que ella me […]

  • inicio vida

    El inicio de una nueva vida I

    Buenos días, tu desayuno esta listo. De esta forma me despertaba mi esposo, cargando en una bandeja un delicioso desayuno, después de tres noches sin dormir debido a lo vivido, ahora si había podido descansar. Son las 11 – me dice – no quise despertarte, pero ya esta todo coordinado, he quedado con el a […]

  • inicio esposo

    Inicio mio o de mi esposo? VI

    Lee aquí la parte 5 de «Inicio mio o de mi esposo» Y pase todo ese viernes en cama, con recuerdos e ideas dando vueltas en mi mente, aun lo sentía en mi interior en mi vagina, mi primer anal y vaya el tremendo pene con que me había inaugurado, ver a mi esposo igual […]

  • novio esposa

    El novio de mi esposa

    Teníamos poco tiempo de habernos iniciado en el ambiente Cuckold, mi esposa ya había probado dos hombres diferentes y estaba encantada, había cambiado completamente, se estaba convirtiendo en toda una puta, se vestía con minivestidos y minifaldas muy cortitas y era mucho más caliente. Hacia tiempo me había contado que uno de sus ex novios […]

  • primera vez 2

    La primera vez que mi esposa estuvo con otro. Reconstrucción (2)

    Lee aquí la primera parte de «La primera vez que mi esposa…» No pude dormir más esa noche después de ver los vídeos entre ellos. Los celos y la excitación se volvieron una mezcla rara dentro de mí y en ese momento no sabía qué pensar ni cómo reaccionar. No puedo decir que estuviese molesto, […]

  • esposa gozando

    Yo trabajando… ¡y mi esposa gozando! _ Parte IV

    Lee aquí la tercera parte de «Yo trabajando…» Dada la incomodidad de darle clavo con el pantalón aún puesto, le dije que me dejase quitármelo completamente, eso sí, le dije que se tenía que masturbar para mí, y así lo hizo, es una arrecha tu esposita, después, en ese muro, y dado que la colchoneta […]

  • trabajando esposa

    Yo trabajando… ¡y mi esposa gozando! _ Parte III

    Lee aquí la segunda parte de «Yo trabajando…» Mientras ella estaba trabajándome de esa forma, yo le acariciaba las tetas sobre la blusa en uno de los casos, y directamente, en el caso de la otra. Además, de sobar ese chochote que se adivinaba a través del pantalón. En cuestión de minutos ya estábamos desnudos, […]

  • trabajando esposa 2

    Yo trabajando… ¡y mi esposa gozando! _ Parte II

    Lee aquí la primera parte de «Yo trabajando…» Luego me dijo que me pusiera en cuatro, y así lo hice, él me lo metió delicioso… sentía una cosota enorme que me quemaba por dentro, pero que a la vez me encendía más, yo comencé a moverme a buen ritmo y con locura… cuando escuché que […]

  • inicio esposo 2

    Mi inicio ¡o de mi esposo? V

    Lee aquí la cuarta parte de «Mi inicio ¡O de mi esposo!» No espere una respuesta, simplemente le pedí a Eduardo que se detuviera, me puse de pie a su costado y le dije: Quiero ver como se lo haces a mi esposo. Eduardo se acerco a mi esposo, lo tomo de la cintura para […]

  • fantasia realidad 4

    Una fantasía hecha realidad (Ultima parte)

    Lee la penúltima parte de «Una fantasía hecha realidad» Antes de que comenzara, le dije que tuviera cuidado y que fuera delicado con ella y entonces la empezó a bombear lentamente, a cada envite del negro, mi mujer lanzaba una serie de gemidos que me ponían bien cachondo, así estuvo un largo rato, nada más […]

  • amigo mujer fin

    El amigo de mi mujer (El Principio del Fin) (4/a. Parte)

    Lee aquí la tercera parte de «El Amigo de mi Mujer (El principio del Fin)» En honor a la verdad, me quede entre sorprendido y excitado, por la mamada que le estaba dando a su amigo, mi vieja estaba desconocida, el nada más resoplaba fuertemente y lanzaba bufidos, mi vieja se la siguió chupando desde […]

  • inicio esposo

    Mi inicio ¿o de mi esposo? IV

    Lee aquí la tercera parte de «Mi inicio ¿o de mi esposo? Después de un rato de estar en la cama escuche que mi esposo dormía plácidamente y yo aun no podía conciliar el sueño, seguían en mi mente esas imágenes de las películas, recordaba a aquellas mujeres siendo partidas por esos enormes penes y […]

Tanto si se trata de una realidad como de una fantasía sexual, el cuckold se ha convertido paulatinamente en una tendencia cada vez más aceptada entre miles de parejas, quienes encuentran una desbordante cantidad de excitación y placer al imaginar que uno de los dos sostiene relaciones sexuales con alguien totalmente ajeno a la relación, de ahí que se le califique como infidelidad consentida, pues lo que para otros podría ser un engaño o traición, para los seguidores de este fetiche no es más que una alternativa para satisfacer a ese ser por el que se siente tanto cariño.

Generalmente, esta es una práctica donde es mayormente el hombre quien le pide a la mujer que se acueste con otro para que posteriormente le comparta todos los detalles del encuentro sexual, pues el imaginarse lo acontecido es algo que dispara a tope la pasión y incentiva la llama entre ambos.

Lo candente de una mujer infiel

Al ser la infidelidad un tema tan delicado, que de hecho puede ser suficiente para que una relación se termine, hace que los relatos eróticos de infidelidad consentida sean tan polémicos, pues lo que es una conducta ampliamente señalada por la sociedad pasa a verse nutrida por el morbo y una clase de perversión suficiente para tener siempre ganas de más.

Más allá de actuar siguiendo una libertad que aparentemente se pierde al conformar un matrimonio o noviazgo, todas las historias aquí compiladas dan un giro bastante interesante a lo que puede pasar cuando una mujer es infiel, pues en las diferentes situaciones descritas se deja ver como esto es exactamente lo que prende, de ahí que muchos hombres se tomen el trabajo de ayudar a escoger por ejemplo, un deslumbrante juego de lencería para que su mujer lo luzca ante aquel recién conocido.

Violar los votos matrimoniales y asumir un rol en el que poco o nada interesan las normas sociales son aspectos que ayudan a que aquella visualización de cornudo, quede en el olvido y se transforme más bien en el resultado gratificante que surge de lo que es un gran tabú.

¿Una fantasía sexual compartida?

Para poder nombrar estas relaciones sexuales con la etiqueta de cuckold es indispensable que ambas personas se encuentren de acuerdo y que este “permiso” o “licencia” sea algo igual de cautivante para ambos.

Tenemos entonces amigos que se follan a la esposa de otro, esposos con las sobrinas de sus esposas, vecinos que se siempre están dispuestos o, por ejemplo, unas vacaciones que reúnen las condiciones para que un recién conocido se convierta en el candidato perfecto, sin importar como se den las cosas, estamos ante lo que sería otro enfoque de lo que se entiende por compartir y acostarse con otro.