Últimas historias

  • todo apuesta

    Todo por una apuesta II

    Se acercaron dos hombres con sus pollas, las agarré y las chupé, cuando estaban bien duras me agarraron y uno se sentó en la butaca sentándome encima de él introduciéndomela en mi culo dejando mi coño a disposición del otro, la metió hasta el fondo, se oían mis gemidos y gritos más que los de […]

  • esposa complaciente

    Esposa complaciente con mi compañero

    Buenas tardes amigos les comenté la vez pasada sobre la manera en que mi mujercita inocente siendo muy obediente le ofrecía sus ricas nalgotas a mi compañero Paco haciéndola gozar de lo lindo pero aunque después nos volvimos a reunir tres o cuatro ocasiones más y la volvió hacer gozar Cómo perrita en brama al […]

  • cuernos permiso2

    Cuernos con permiso (Parte 2)

    Disfruta aquí de la primera parte de «Cuernos con Permiso» La invitada terminó sacudiéndose sobre mí, yo estaba acostado boca hacia arriba y ella sentada en mi pene. Derramó todas sus mieles de mujer sobre mí, jadeó, gimió y hasta sacó saliva descontroladamente. Logró un éxtasis profundo que también hizo que mi semen escurriera todo. […]

  • primer hija 2

    Primera vez con mi hija 1

    El día comenzó como cualquier otro, mi mujer se levantó temprano para ir a trabajar , mis hijas a su colegio y yo una vez acabado mi desayuno me preparaba para partir a mi trabajo, cuando sonó mi teléfono celular. Era mi jefe informándome que el día anterior había hablado con su socio y habían […]

  • nuevo jefe

    Mi nuevo jefe…. me dio la cogida de mi vida

    Hola, soy Elvi, gracias por escribir mi amor, creo que poco les he contado de mis aventuras en la oficina, sabes? Siempre he tenido jefes cachondos, que ricooo. Bueno, hace unos meses me mandaron a una sucursal a suplir por dos semanas a una chica; ese primer dia discuti con mi esposo, y me haboia […]

  • cuernos relato

    Yo también llevo cuernos

    Me echó de espalda en sus cama, me abrió las piernas y pude apretar su hermosa verga que parecía un ariete tremendo, me introdujo su glande de un empujón y clavarme hasta el fondo, haciéndome chillar de dolor y placer, lo sentía hasta mis ovarios, entraba y salía con tanta fuerza que me llenaba de […]

  • puta marido

    Jugando a ser puta, frente a mi marido

    Jugando a ser puta Al final si pudimos ir a Cuernavaca y fue muy rico lo que vivimos; primero fuimos a Sams, luego a plaza Bugambl¡ilia, donde un chico esperaba a Elvi; era un chico sencillo, con cara de niño, moreno, su charla fue respetuosa, y a mi esposa le cayo bien; desde luego el […]

  • fiesta social

    UNA FIESTA SOCIAL

    Hetero, infidelidad consentida. Parecía una fiesta muy aburrida hasta que… conoció a la mujer de uno de los directivos. De Masetto La semana pasada me pasó algo extraordinario. La historia empieza el martes, cuando vino mi jefe y nos invitó a mí y a mi compañero a una de estas fiestas sociales que se montan […]

  • sexo super

    En el Super, que puta es mi mujer

    Hola amores, Soy Elvi este sabado la nena anduve de traviesa por ahí, fui a la zona rosa a una tienda de ropa y articulos de adultos y sexys, con mi carnudito, mi marido, Uli, estaba èl exitado porque cuando subi a la camioneta temprano su esposita hizo la maldad de inclinarme totalmente sobre el […]

  • cuernos permiso

    Cuernos con permiso

    Mi mujer y yo rondamos los 45 años y por asombroso que parezca, ya casi cumplimos 20 años de matrimonio. Tenemos 3 hijos varones, 2 de ellos ya comenzaron la universidad y solo tenemos al menor en casa aún. Vivimos una vida muy tranquila en las afueras de la ciudad, alejada de su tráfico y […]

  • esposa otro

    Hice que mi esposa disfrutara con otro

    Este relato que les platicaré es mi historia de como hice que mi esposa fuera disfrutada por otro hombre mientras que yo escondido en el clóset solo me limitaba a mirar. Para iniciar le comentaré que este relato tuvo lugar hace 10 años y es hasta ahora que me he atrevido a platicarlo. Actualmente tengo […]

  • entregando mujer

    Entregando a mi esposa 4

    Puedes leer también la tercera parte de este relato: Entregando a mi esposa 3 Y así empezó a pasar el tiempo, hacía un mes que Deborah sólo se veía con Jorge a solas, siempre salían, los sábados eran para él, yo me quedaba cuidando a Jazmín, los días de semana, cuando llegaba a casa, Deborah estaba […]

Tanto si se trata de una realidad como de una fantasía sexual, el cuckold se ha convertido paulatinamente en una tendencia cada vez más aceptada entre miles de parejas, quienes encuentran una desbordante cantidad de excitación y placer al imaginar que uno de los dos sostiene relaciones sexuales con alguien totalmente ajeno a la relación, de ahí que se le califique como infidelidad consentida, pues lo que para otros podría ser un engaño o traición, para los seguidores de este fetiche no es más que una alternativa para satisfacer a ese ser por el que se siente tanto cariño.

Generalmente, esta es una práctica donde es mayormente el hombre quien le pide a la mujer que se acueste con otro para que posteriormente le comparta todos los detalles del encuentro sexual, pues el imaginarse lo acontecido es algo que dispara a tope la pasión y incentiva la llama entre ambos.

Lo candente de una mujer infiel

Al ser la infidelidad un tema tan delicado, que de hecho puede ser suficiente para que una relación se termine, hace que los relatos eróticos de infidelidad consentida sean tan polémicos, pues lo que es una conducta ampliamente señalada por la sociedad pasa a verse nutrida por el morbo y una clase de perversión suficiente para tener siempre ganas de más.

Más allá de actuar siguiendo una libertad que aparentemente se pierde al conformar un matrimonio o noviazgo, todas las historias aquí compiladas dan un giro bastante interesante a lo que puede pasar cuando una mujer es infiel, pues en las diferentes situaciones descritas se deja ver como esto es exactamente lo que prende, de ahí que muchos hombres se tomen el trabajo de ayudar a escoger por ejemplo, un deslumbrante juego de lencería para que su mujer lo luzca ante aquel recién conocido.

Violar los votos matrimoniales y asumir un rol en el que poco o nada interesan las normas sociales son aspectos que ayudan a que aquella visualización de cornudo, quede en el olvido y se transforme más bien en el resultado gratificante que surge de lo que es un gran tabú.

¿Una fantasía sexual compartida?

Para poder nombrar estas relaciones sexuales con la etiqueta de cuckold es indispensable que ambas personas se encuentren de acuerdo y que este “permiso” o “licencia” sea algo igual de cautivante para ambos.

Tenemos entonces amigos que se follan a la esposa de otro, esposos con las sobrinas de sus esposas, vecinos que se siempre están dispuestos o, por ejemplo, unas vacaciones que reúnen las condiciones para que un recién conocido se convierta en el candidato perfecto, sin importar como se den las cosas, estamos ante lo que sería otro enfoque de lo que se entiende por compartir y acostarse con otro.