RETOS

Trío. Cuando mi amiga Patricia cumplió su mayoría de edad, la invite a almorzar y pasamos un buen rato hablando de todo tipo de cosas, obviamente el tema llego a hombres y sexo.

-Ahora que ya eres toda una adulta Pato, ¿vas a perder tu virginidad?

-hehehe, muy chistosa, solo porque no soy una degenerada como tu no tienes porque llamarme virgen

-Como si lo fueras, apuesto que nunca has salido de la posición del misionero

-¿Y que tiene eso de malo?

-!¿De verdad nunca has hecho nada mas?!

-No, ¿que con eso?

-No lo puedo creer, claro que tratándose de ti no me sorprende que no seas capaz de mas

-Soy tan capaz como cualquiera

-Si, claro, si tu lo dices

-Ya se que no me crees, pero si pudiera te lo demostraba ahora mismo

Mis bragas húmedas me recordaron lo mucho que me gustaba Patricia, pero ella siempre había sido heterosexual. Sin embargo toda esta conversación me había metido una idea en la cabeza, una idea que me acompaño hasta mi cama, en donde esa misma noche me empecé a sobar las tetas imaginándome como le enseñaba a Pato los placeres del sexo. Imagine que ella estaba allí, arrodillada, completamente desnuda, con sus pequeñas tetitas de pezones erectos, su cintura delgada, su pelo rubio llegándole a la cintura y un tipo cualquiera delante suyo. Le decía que se lo mamara y luego a él que la cogiera por el culo. En mi mente el hombre desconocido la penetraba con furia mientras ella sonrojada gemía de placer, sus gemidos eran en realidad los míos. Mi dedo índice estaba metido por completo en mi coño y el pulgar me masajeaba el clítoris. Mientras tenia mi orgasmo decidí hacer mi fantasía realidad.

*****

Esto es increíble, meses enteros tratando de llegar a algún lado con ella sin éxito alguno y de un día para otro estoy aquí, viendo como le limpia mi semen del cuerpo a su amiga con la lengua… Ella me fascino desde la primera vez que la vi, cabello negro y corto, ojos penetrantes, rostro perfecto, tetas del tamaño y forma de dos melones perfectos, un trasero de ataque, piernas increíbles, toda la belleza y la juventud de una muchachita que no debía pasar de los 22. Intente todo, me puse romántico, melancólico, firme, acosador, incluso llegue a rogarle. Pero ella siempre reía y me llamaba iluso.

Ayer, sin previo aviso, a la 1 de la mañana tocan a mi puerta, abro, medio dormido, solo en mis boxers, abro la puerta y esta ella, sonriendo, con una minifalda negra, una camisilla apretada que me deja ver con claridad que no llevaba sujetador y botas hasta las rodillas. Parecía una puta!. Confundido la invite a seguir, nos sentamos en el sofá:

-Que sorpesa verte aquí, ¿necesitas algo?

-De hecho si, vine a pedirte un favor

-Lo que necesites

-Quiero que mañana en la noche me prestes tu polla

-Mi ¿que?

-Tu polla, esa que se esta poniendo dura porque no puedes dejar de verme los pezones

-Disculpa, pero no lo puedo evitar. Y porque esperar hasta mañana, ven aquí

-Eha, quieto que esta cosa, cosota por lo que puedo ver, no es para mi sola. ¿Eres tan hombre como para follarte a dos mujeres?

-Por favor dime que esto es un sueño, porque si no lo es significa que me morí y estoy en el cielo

-Tomare eso como un si. Ahora me voy. Y otra cosa, no hagas nada travieso con este pequeño hasta mañana, lo necesito bien cargado.

Diciendo esto metió su mano entre mis boxers y acaricio la punta de mi polla. Después se marcho. Pase todo el día aguantando las ganas de hacerme una paja y preparándome para la noche. Finalmente, hace unas horas apareció de nuevo en mi puerta, esta vez vestida de un modo mas recatado y acompañada de una chica mas joven que ella, rubia, que parecía sorprendida.

*****

Recuerdo cuando cumplí mi mayoría de edad. A mi mejor amiga se le había metido el gusanito del sexo en la cabeza (O mas bien mas abajo) y no hacia sino hablarme de posiciones, de trucos de tipos. Yo nunca he sido así, antes de eso había tenido relaciones, pero solo lo normal, a obscuras, con mi novio. Una noche que íbamos a salir juntas ella empezó a retarme, a decir que yo jamás seria capaz de hacer nada de eso. Yo pensé que todo era hipotético y le asegure que si era capaz. discutimos mucho esa noche, yo me empezaba a encabronar, así que durante la comida le grite:"Seria capaz de hacer todo lo que me dijeras si tuviera un hombre hoy mism

o, así que déjame en paz!". Pareció calmarse, cambio el tema y seguimos comiendo. Antes de irme ella me pidió que la acompañara a casa de una amiga a recoger algunas cosas. Accedí, y cual seria mi sorpresa cuando la puerta la abre un tío, en bata, con una cara de morbo increíble y un apartamento lleno de velas, esencias y música erótica. pensé que era un truco, ella quería que yo me asustara y saliera corriendo para poderse reír de mi todo el resto de su vida. Pero yo, para no dejarla accedí a entrar.

Tomamos un poco de vino y yo esperaba que el tío se riera, aceptara que todo era una broma y nos dejara ir. Pero apenas me sonrió y yo le sonreí de vuelta se abrí la bata, dejando ver una polla lista para la faena. Estaba a punto de gritarle a mi amiga cuando se empezó a desnudar y me dijo

-¿Ya te vas a retractar?, lo sabia, eres una reprimida

-Tu una degenerada

Ella se arrodillo frente a el, y empezó a masturbarlo. No quería aceptarlo, pero empezaba a notar que el tío estaba bastante bien, y ella era hermosa, la escena me estaba excitando -Vamos, o cumples tu palabra o aceptas que eres una reprimida

-No lo soy!

-Si no lo eres, demuestra que no te da miedo tocar una polla No me iba a dejar humillar, me arrodille frente a ella y cogí la polla con toda mi mano, nunca lo había hecho y sentirla firme, suave y verla tiesa, roja y brillante hizo que me mojara. Pero las sorpresas para mi no habían acabado, sentí la mano de mi amiga entrar por debajo de mi falda y tocar mi coño

-¿Se excito la virgen?

-ya déjame en paz, mírame la estoy tocando

-Eso no es nada, hazlo con la lengua

-No se la voy a mamar a este gilipollas!

-Porque no eres capaz, solo te excitas imaginándolo

-Eres una guarra!

-Te gustaría ver como lo hago yo?

-Cállate!, si eso va a lograr que me dejes en paz, entonces sea!

Ambas nos lanzamos al tiempo sobre la polla, nuestros labios se cruzaron y su lengua rozo la mía. Yo retire mi cara y me quede quieta y callada al igual que mi amiga. Fue él, quien rompió el silencio

-Por piedad, esta conversación me va a matar, estoy tan cachondo que de poder hacerlo me la mamaba yo mismo

No se que me paso entonces, pero sin decir palabra me la metí a la boca, tan solo el glande y empecé a succionar mientras la mamaba, jamás había hecho eso, y creo que no lo estaba haciendo muy bien. Ella empezó a quitarme la ropa, al principio no me molesto, pero entonces me beso una teta. Ahí fue donde yo puse el limite, me saque la polla de la boca y le dije a mi amiga que ya no mas, que no podía soportar eso, que sin importar lo que dijera yo no era lesbiana. Ella me respondió plantándome un beso en la boca, yo aparte la cara y empecé a darle un sermón, pero me interrumpió un dolor en mi coño. El tío este me la había metido, me tumbo al suelo rápidamente y me la metió de un solo golpe. Grite muy fuerte, el se disculpo, diciendo que ya no soportaba un segundo mas y siguió metiendola y sacándola. Entones me di cuenta que no había nada que hacer, un desconocido me estaba follando mientras mi mejor amiga trataba de besarme las tetas. Lo único que podía hacer era aceptar que estaba caliente y disfrutar la situación, así que baje los brazos y me quede acostada en el suelo, gimiendo como loca. Ella le dijo que la idea era enseñarme todas las variaciones del sexo, de modo que el salió, mi amiga me hizo ponerme en cuatro, se acostó debajo mío y le ordeno que me follara como a una perra. El me penetro por detrás mientras ella jugueteaba con mis tetas y se masturbaba. Cuando las embestidas eran muy fuertes yo bajaba hasta que ella me besaba, sentía su lengua juguetear con la mía, al poco tiempo las embestidas aumentaron de ritmo y yo caí acostada sobre ella, aprisionando su polla dentro mío con fuerza. Ella sonrió con malicia y me dijo al oído:"Se va a correr dentro tuyo", estaba a punto de pedirle que se saliera cuando sentí su leche invadiendo mi interior, la mano de ella pellizcando mi pezón y mi cuerpo convulsionando en un orgasmo increíble.

El se sentó de nuevo, pero mi amiga empezó a retarme de nuevo

-Yo sabia que eras una zorra, pero aun no me has demostrado hasta donde puedes llegar, ¿Has probado el semen?, porque estoy segura que eso de ahorita fue tu primer intento de mamada

-No has tenido bastante?, la Zorra eres tu, puta

-Mejor puta que hipocrita,

muy santita hasta que tienes una polla dentro, ¿o no?

Me puse de rodillas y empecé a mamarsela de nuevo, hasta que se puso dura otra vez, pero ella me dijo que debía aprender un par de cosas y tomo los huevos de el con una mano, mientras que se la metía completita, y luego empezaba a sacarla muy lento, para metérsela de nuevo. Ella si que era una experta, al poco tiempo el ya gemía y unos minutos después le dijo que no le faltaba mucho. Ella se la saco, me tomo de la nuca y me acerco mucho, yo abrí la boca, dispuesta a demostrarle que si era capaz de tragarme su leche. El empezó a decirnos putas y guarras y toda clase de insultos y después un chorro del fluido blanco fue directamente a mi lengua. Me dio mucho asco, voltee el rostro y recibí un segundo chorro en mi mejilla, retire la cara y el cuarto y quinto fueron a dar a mis tetas. Mi amiga empezó a lamerme mientras me decía:

-A que no eres capaz de dejar que te partan el culo…

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *