SANDRA QUIERE APRENDER

Lo que me pasó este fin de semana, casi me ha obligado a contarles esta historia, que por decir lo menos resulta casi increíble. Cuento a la fecha con 49 años de edad, dos matrimonios y seis hijos en total, tres de mi primer matrimonio, dos de mí actual señora, que son mis hijos y uno de nuestro matrimonio.

Como toda familia normal, los fines de semana nuestra casa se llena de amigos y amigas, aún cuando solo quedan viviendo con nosotros dos de los seis, pero si son de muchos amigos. Entre estas visitas de fin semana llegó hace más o menos un mes Sandra, una exquisita lolita de 18 años, de muy buena figura, excelentes senos paraditos y una adorable colita. Desde el primer día que la conocí, la sentí muy afectuosa, cosa que comente con mi hijo, a lo que me respondió que de esa forma era. En varias oportunidades se acercó a mi para conversar de los temas más variados, pero este último fin de semana llegó muy temprano a casa, encontrándome solo, mi señora en un asado de su oficina, mis hijos en la playa de fin de semana.

-Hola tío como estás? Ya la palabra tío me pone más viejo, -bien solo que un tanto aburrido por la soledad, los muchachos no están y tu tía esta fuera de parranda.

-Que bien, así podré conversar de algo que me trae muy complicada.

– comenta, en que te pudo ayudar.

Resulta que desde hace un tiempo a esta parte, casi noche por medio tengo sueños eróticos, que me han perturbado mi diario que hacer. No se si esto es algo normal, o si los pensamientos diarios, en una persona que de solo mirarlo me excita, hacen que me pase esto. De paso tengo que confidenciarle que nunca me he masturbado y no solo por no querer hacerlo, sino que por no saber como.

A estas alturas la conversación me tenia excitado a mi y no podía ocultar mi erección, que aún cuando no tengo una muy destacada herramienta (18 CMS), si se notaba en el pantalón del buzo que usaba en ese momento. Trate de explicarle lo normal de esta situación y que también sucedía entre los chicos, más a menudo de lo que ella se imaginaba. Le comenté que en una oportunidad en que operaron mi señora, de una afección ginecológica, el prolongado tiempo sin relaciones sexuales había producido que tuviera sueños húmedos.

– No te imagino tío a ti en una situación de esta naturaleza.

Luego de esto la conversación paso al tema de la masturbación, Sandra me explica que nunca ha tenido relaciones sexuales y que ella está que revienta. Además, la Internet le ha llenado la cabeza de muchas locuras relacionadas con el sexo. Entre la más recurrente, es estar haciendo el amor en una playa paradisíaca conmigo.

-Sandrita, yo podría ser tu padre, no creo que esa sea una muy buena locura. Además yo soy muy viejo y solo en una oportunidad he sido infiel a mi señora, no creo que pueda ser parte de tus aventuras.

– Si no te puedo convertir en mi amante, por lo menos dame la oportunidad de ser mi profesor y enséñame como debo hacer para lograr la autosatisfacción.

Traté de usar toda mi imaginación a fin de hacerle saber cual, era a mi juicio, la mejor manera de autosatisfacer sus deseos sexuales. A Cada momento que avanzaba en mi exposición, pude observar que apretaba más sus muslos, logrando que su falda, ya muy corta para mi gusto, se subiese más arriba por ese par de maravillosas piernas. Sus pezones casi se salían por el frente de la polo que llevaba puesta y lo apretada de esta hacia que se notaran más.

No se si la conversación o la calentura, hicieron que rápidamente se me secara la garganta por lo que ofrecí a Sandra alguna bebida, yo por mi parte fui a sacar una cerveza del refrigerador. En este trámite estaba, sacando un vaso del estante cuando siento que alguien me abraza por detrás. Era Sandra, que caminando descalza y sin su falda, me ofrecía el mejor espectáculo que había visto en los últimos años, en vivo y en directo. Por su puesto que no me dejé llevar por el animal que llevamos dentro en forma inmediata, por lo que traté de disuadir

la de tan avezado acercamiento. He vuelto a usar mis mejores argumentos a fin de que eché pie atrás en su aventura, pero casi ha suplicado que solo le enseñe prácticamente a masturbarse, solo que se lo indique y ella lo hace con mi supervisión. Pensé en su edad, casi de 19 años, pensé que quizás sea la última oportunidad de comerme un manjar así, por lo que al fresco de mi cerveza, inicie una clase magistral.

En primer término le enseñé sus partes íntimas y donde debía tocarse para lograr una excitación adecuada. Ya estaba sin calzones y lograba percibir el magnifico olor a hembra en celo, yo por mi parte tenia una erección al máximo y creo que solo un pequeño movimiento de mi mano, lograría derramar todos mis jugos. Cual alumna aventajada, Sandra inicia una exquisita masturbación y rápidamente aprende el arte de la autosatisfacción. Cuando creo que está a punto de estallar, se detiene violentamente y se acerca para darme un jugoso beso en la boca. Como no aguanto más, respondo a el y deslizo mis manos por su cuerpo atreviéndome tímidamente a tocar sus bien formadas nalgas. Yo permanecía en mi asiento favorito y ella llegó a mi lado, rápidamente y sin casi darme cuenta la tengo a horcajadas sobre mi, sobando su vagina por sobre mi pantalón con mi verga que ya esta que revienta.

-Por favor tío, deja que yo te haga llegar a tu orgasmo, si no quieres penetrarme solo pásamelo por mi chorito que es lo que más quiero, del primer día que te vi. Tú eres el objeto de mi calentura y hoy estoy dispuesta a todo, con solo ser tuya y me saques de este estado de calentura.

Con una maestría digna de una mujer de mucha experiencia, en un abrir y cerrar de ojos, ya tenia mis pantalones a media pierna y mis calzoncillos estaban que se rompían por la fuerza que ejercía mi verga contra ellos. Sandra se vuelve a encaramar y prosigue con su sobada, la que poco a poco hace que se baje la última prenda que me queda. A estas alturas, ya tenia en mis manos sus tetas, que lejos no lograba tapar con mi mano. Como mis ropas a media pierna me incomodaban, le pido que se baje y termino por desnudarme por completo. Lo mismo hago con ella, que no resiste y se arrodilla frente a mi e inicia una mamada muy inexperta, pero que con mis indicaciones se convierte en una profesional.

Como estoy a punto de acabar, la detengo, la llevo al sofá, la acuesto dulcemente y me dedico a besar cada centímetro de piel de su cuerpo. Los gemidos de placer hacen que me ponga más caliente. El solo hecho de pensar ene. Pedacito de carne que me estoy comiendo hace que mi cabeza de jirones, en una borrachera de sexo y placer indescriptible. Llego a su vulva, mojada y caliente e inicio una pausada chupada que rápidamente hace que se venga en mi boca. Los años y lo que le encanta a mi mujer que le chupe su conchita hacen que me haya convertido en casi un experto. Continúo con mi mamada, pasando mi lengua hasta su ano, que con placer descubro que se dilata y contrae con cada pasada. Me atrevo un poco más e introduzco un dedo en ese hoyito virgen y veo que lo recibe muy bien, dándose una nueva corrida.

Yo estoy casi desesperado y sin medir pensarlo, intento penetrar esa tan ansiada entrada de amor y placer que es su conchita, pero en un momento de lucidez Sandra me pide que no, por temor a embarazarse, por lo que me pide que se lo haga por atrás. Le pregunto que si sabe lo que me está pidiendo y me dice que tiene mucha información al respecto y que solo se hizo la ignorante para lograr convencerme de que me la culeara.

Rápidamente inicio un juego para dilatar un poco ese esfínter y no hacer tan traumática su primera experiencia. Traigo un poco de crema, que saco a mi señora, embadurno su hoyito y mi verga e inicio la penetración colocando la punta en su ano. Ella por su parte continua con una masturbación, como niñita con juguete nueva, lo que hace más fácil comenzar penetrarle. Ya tengo dentro la mitad de mi verga y Sandra da gemidos entre placer y dolor. Me detengo, pero casi a gritos me pide que se lo meta todo, iniciando una cabalgata que me tiene a punto de correrme. Mis huevos ya no dan más e inicio una eufórica embestida, que hace que los dos tengamos un maravilloso orgasmo. Me quedo sobre ella y cual amantes nos besamos apasionadamente. Saco mi pene y Sandra me limpia hasta la última gota con una fenomenal mamada.

Luego se para, va al baño y después de un momento regresa con un preservativo en la mano. A mi consulta que de donde lo sacó, me e

xplica que mi hijo le confidenció en una oportunidad donde los guardaba, por lo que fue a ver y se encontró con uno. Se monta sobre mi y reinicia un roce de vulva y pene que me pone a mil, por lo que me pongo el condón y luego le doy una mamada, para dejarla lista y penetrarla.

Con toda la calma del mundo, sobo sus tetas, sus piernas, su conchita y me pongo en el umbral de ese rincón del placer y de mi locura. Ella en un momento de desesperación, entrelaza sus piernas por detrás de mi cintura y me empuja a penetrarle, lo que hago sintiendo un enorme placer al sentir su calentura traspasar el delgado condón que separa nuestros cuerpos. Lo apretadito de su concha es algo que creo había olvidado de sentir, en mi juventud era algo habitual, a mis años las mujeres ya no están así, aunque no me quejo de mi mujer, que se tomó muy en serio el dicho de madre y esposa de día y puta de noche. Sandra se queja de dolor y placer y llega nuevamente un orgasmo, que hace que yo también acabe en medio de placenteros estertores.

-Por fin me hiciste tuya, solo quiero que me hagas el amor todo los días y me enseñes todo lo que pueda aprender de ti.

Rápidamente nos vamos al baño a lavarnos ya que se acerca la hora de la llegada de mi mujer. Sandra me colma de besos y yo de caricias. Después de casi 7 años he engañado a mi mujer pero creo que valió la pena.

Ahora solo quiero inventar que hago mañana domingo para salir y encontrarme con Sandra y ahora si darle duro. Ya todo no me importa solo quiero enseñarle como ello me lo pidió. ¿Qué pensarían mis hijos si me vieran culiando con ella?

Autor: Daniel bucanero80 (arroba) gmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *