SE VOLVIO MUY PUTA

¡Comparte!

Un matrimonio que vive en Argentina, cerca de donde yo vivo (como a 300 kms) y había leído mis relatos sobre mis "enseñanzas" para volver más putas a las mujeres, me envió un mail, y él me decía que sabia que ella era muy puta en el fondo pero que era muy tímida y que las fantasías solo estaban en el dialogo al hacer el amor pero nunca llevadas a la realidad.

Al paso de los días ella también me envió e mails por sugerencia de su marido, contándome que le calentaba muchísimo enseñar, pero que eran solo fantasías pues lo más lejos que podía llegar era vestir con escotes y faldas cortas, pero nada más, que no se animaba.

Poco a poco comencé a pedirle que me enviara fotos suyas (aunque fuesen captadas con la webcam) medio desnuda, así fue como comenzó a perder el miedo, al menos conmigo. También le pedí que me escribiera algunos relatos de escenas que la excitaran mucho.

Ella no es tanto de querer tener sexo con extraños, sino de exhibicionismo. La excita mucho excitar, le atrae mucho mostrar lo más posible. Cuando ellos se enteraron que yo vivía en la costa atlántica, se mostraron interesados en venir algún fin de semana para conocernos y charlar. Eso motivó que tuviésemos varias charlas por teléfono. Él me contó que la sentía más suelta desde que ella y yo nos enviábamos e mails.

Las primeras fotos que ella me envió eran vestida, muy atractivamente, pero toda tapadita. Poco a poco fue mostrando las piernas en las siguiente fotos y finalmente los senos.

Yo le pedí que le enseñara a alguien en vivo los pechos, cual si hubiese sido accidental. A ramon (su marido) le calentó mucho la idea, así que la planeamos con cuidado. Ellos irían a una cena entre amigos y ahí seria donde enseñaría los pechos desnudos frente a todos como si hubiese sido un “accidente”.

El plan era así:

Ella entraría a la casa de sus amigos cargando algunas bolsas con los ingredientes para preparar la cena, en verdad llevaría la blusa desabotonada por completo y sin sostén, pero acomodada de modo que no se notase, al entrar dejaría las bolsas en una mesita y abriría los brazos para saludarnos con un abrazo, si todo salía bien sus pechos quedarían a la vista de todos aunque fuese unos segundos.

El día de la cena me pidió que le deseara suerte y se fueron.

A la mañana siguiente me llegó un e mail donde me contaba que todo había salido excelente, mejor aún de lo esperado. Ella llegó y tal como se había planeado, dejó las bolas en la mesita y abrió los brazos para saludar al dueño de la casa.

Me dijo que había otras tres parejas que ellos no conocían y estaba todos mirándola cuando se le abrió la blusa y sus pechos enormes quedaron desnudos frente a todos, me dijo que todos los hombres la comían con la mirada, ella de tan nerviosa en verdad se hizo un lío y no atinaba a cerrar la blusa ni a tapar los pechos, así que la escena duró hasta que una de las mujeres le dio un mantel que ella utilizó para taparse y dirigirse al sanitario a arreglarse la ropa.

Me dijo que toda la noche sintió miradas en sus pechos y al volver a casa su marido se la comió completa de tan excitado que estaba con lo sucedido.

A ella la excita mucho pensar que otros se masturben recordando su cuerpo, no desea ser tocada sino excitar.

Así que hicimos otro plan mucho más audaz. Este se llevaría a cabo en el estacionamiento de un shoping un sábado en la tarde frente a varias decenas de personas, para ello se compró unas ligas y ropa interior espectacular. Se puso una falda que tenia botones a un lado, dejando todos los botones sin abotonar excepto el de hasta arriba. Su marido se fue en otro auto a disfrutar la escena tal como si no la conociera.

Al bajar ella del auto, a propósito dejó la falda de modo que se prensara con la portezuela al cerrarla, arrancándole de un tiro la falda y dejánd

ola en bombachas frente a la multitud. Ella me contó que todo el mundo volteó a verla al escucharla gritar… nadie sabía como ayudarla y no se animaban a hablarle, mientras ella trataba de tapar su bombacha transparente con las manos al tiempo que forcejeaba con la portezuela para, supuestamente, sacar la falda.

Me dijo que dos o tres señores se acercaron y al tiempo que la comían con la mirada la trataron de ayudar, pero tal como estaba planeado, la portezuela estaba cerrada y las llaves adentro… así que no sabían que hacer y mientras ella en ropa interior frente a todos los que pasaban tratando de taparse con las manos. Finalmente alguien le extendió una campera con la que se cubrió un poco.

El marido estaba al borde de la excitación viendo como su mujer era devorada visualmente por decenas de tipos que la miraban en minúscula tanga, ligas y median finas muy sensuales.

Alguien finalmente pudo forzar la portezuela del auto, sacar la falda y extendérsela, ella frente a todos se la puso y se fue caminando con el corazón al máximo y las bombachas húmedas.

Ella me envió un mail muy amoroso y agradecido por que yo la estaba guiando, me dijo que vendrían el siguiente fin de semana a relatarme en persona los hechos. Yo le dije que ahora frente a mi haría algo mucho más atrevido… ella preguntó cual era el plan y yo solo le dije que yo la vería (sin tocarla) desnuda y siendo penetrada por su marido. Tan solo de leer eso ella se excitó mucho pero me dijo que no sabía si se animaría.

El día llegó en que me hablaron por teléfono ya desde mi ciudad, quedamos de vernos en una cafetería. Al verlos los reconocí por las fotos que me habían enviado, pero ellos a mi no porque yo no envío nunca fotos, así que pasé frente a ella y la comí con la mirada, estaba vestida de falda muy corta y tremendo escote. Ella me miró y desvió la mirada… le dije:

-Ya te he visto completa -¿Sos vos?- preguntó soltando una carcajada -¡El profesor! -dijo su marido extendiéndome la mano con afabilidad.

Me contaron con lujo de detalle cada una de las tareas que le fui poniendo a ella y las reacciones de la gente. Ella se ponía colorada por momentos y yo la miraba con ganas de verla desnuda de frente. Cuando su marido se levantó al sanitario ella me preguntó que como sería eso que le dije en mi último e mail.

-Desabotónate un poco más la blusa – le dije -¿aquí? -si, aquí. Que cuando regrese tu marido vea que estás enseñando mucho, y más a mí.

Se abrió dos botones y sonrió.

-Otro más -le dije.

Ella sonrió y lo abrió. Así ya se le notaba un pezón por momentos. Al volver su marido se le salían los ojos de verla así.

-Este profesor es muy bueno amor – le dijo sonriendo a ella -Dice que me vera haciendo algo mucho mas atrevido en un rato -Que interesante suena eso ¿podrías explicarnos? -Cuando estemos a solas les cuento -respondí -Pues entonces vámonos al departamento -dijo él apurando su bebida.

Ellos habían alquilado un departamento de un ambiente, muy cómodo y con vista al mar (¡y muy económico!!), así que en 10 minutos estábamos los 3 ahí sentados charlando de nuevo.

Estábamos en eso cuando le pedí a ella que se levantara y caminara. Tímidamente lo hizo. Le pedí que se levantara la falda y girara toda para dejarme ver su lindo cuerpo. Ella volteó a ver a su marido y él asintió excitado. Ella se levantó sensualmente el vestido dejando ver su hermoso cuerpo apenas cubierto por sensual lencería y unas ligas que la hacían ver muy excitante.

El siguiente paso fue sentarse en las piernas de su marido y dejarlo que la manoseara mientras ella y yo conversábamos. Él la tocaba por todos lados, le alzaba la falda, le tocaba los pechos y ella intentaba seguir una conversación conmigo. Él se estaba poniendo muy excitado por la situación y se sacó la verga. Ella me miró, le dije:

-Bajate la bombacha y sentate en la polla de tu marido, pero seguí conversando conmigo.

Ella abrió los ojos enormes… él le levantó la falda y la ayudó a bajarse las bombachitas. Se sentó en las piernas de su marido, de espalda a él y de frente a mi, con la verga metida, comenzó el sube y baja, mientras ellas y yo nos mirábamos.

-¿Sabes que estoy viendo como te penetra tu marido? -Si, l

o se.

-¿Tienes la verga metida? -Si, la tengo metida, me la mete y la saca, la tiene muy dura.

-¿Te está gustando? -Si, siento rico.

-Mira como te está desnudando los pechos para manosearte frente a mi…

-Siiii -dijo ella ya muy excitada- Vos estás viendo como me manosea todita…

Subía y bajaba más desesperada, en eso él la levantó y la puso en cuatro y la penetró por el culo. Ella me seguía mirando.

-¿Me la puedo sacar? -pregunté -¿La verga????????? -pregunto -Si, no es para tocarte, pero esto ya me tiene ardiendo -Si, sacala y pajeate si querés

Me la saqué y comencé a jalármela, ella me la miraba y me miraba a los ojos alternadamente.

-Así se la deben jalar muchos pensando en tu cuerpo -ahhhhhhhhhhhhh -gimió ella sin desviar su mirada de mi verga y mis ojos -Mira como me la ha puesto tu cuerpito!!! -Ahhhh -gimió – muy dura la tenés verdad? -Si, es que estás buenísima, deliciosa. Es un placer mirarte así, cogiendo, en cuatro, recibiendo verga y ver tus pechos como se bambolean con cada embate.

Ella gemía al escucharme y me miraba más la verga, sus labios estaban un poco levantados en un gesto característico de excitación. Yo sabia que para ella la ilusión no era ser montada por alguno que no fuera su marido, sino saber, y en este caso: ver, que se la jalaban pensando en su cuerpo.

Ella aullaba ardiendo…

-Me gusta mostrarme desnuda, que me vean las tetas y la cola, que se les antoje y se la jalen pensando en mis tetas y en mis nalgas -gritaba Cuando sentí que iba a eyacular me levanté, ella preguntó:

-¿va a escupir tu vergota? -si – le respondí -si querés bañame la cara y las tetas

Al escuchar esto, su marido la acostó en la cama y entre los dos le bañamos la cara y las tetotas con escupidas de nuestras vergas.

-Sos una puta -le dijo el marido muy caliente- que rico que seas tan puta…

Ella se acercó a mi verga cuando terminé de eyacular y me dio un besito en la puntita de la verga.

-Gracias a mi profesor -dijo y se levantó.

Autor: Panchopantera

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.