SEDA Y SATEN

Dirigiéndome como tantas otras veces al sitio de encuentro en el que "La Dama Blanca" y yo llevábamos para tener nuestras sesiones de D / S corrían por mi cuello pequeñas gotas de sudor de tan solo pensar en la brillante mirada y sonrisa perpetua de mi perra sumisa.

Una vez en nuestro lugar la vi, me emocionó su delicadeza, su beso en mi mano y como siempre su "hola mi amo". Acto seguido se postró a mis pies a lo que yo la increpé: perra sumisa baile para mí. Se levantó y empezó a bailar de forma suave, pero ostentosa. Me senté en el borde de la cama, la miraba intentando no excitarme ya que eso se lo tendría que ganar, aunque me era difícil ya que con una sumisa tan complaciente, cariñosa y con esa piel tan suave era muy difícil para mí.

La dije que se desnudara y bailara a la vez; tócate perra, mastúrbate para mí. Empezó a desnudarse y contonear su cuerpo de forma más salvaje, pero siempre excitante. Vino hacia mí agachándose ligeramente hasta mis pies, beso a beso subió hasta mis rodillas. No se lo tenía que dejar tan fácil, la aparté, me levanté fui hasta un cajón y saqué un pañuelo grande de seda fina, fui donde ella y se lo pasé por su cuerpo desnudo, notaba como sus pelos se erizaban ya que la seda fina sobre su cuerpo desnudo hacía las veces de mis manos suaves sobre su delicado cuerpo. Putita, veo que te gusta, pero igualmente no mereces que mis manos toquen tu cuerpo ya que tu obediencia no me llena de forma completa, quien algo quiere algo le cuesta.

La dije quítame la ropa, ella vino y empezó por abajo, quitándome los zapatos y calcetines, mientras tanto yo le acariciaba la cabeza como una buena perrita obediente. Subió hasta mi cintura, desabrochó mi cinturón, pantalón y me indicó: Amo levántese para que pueda bajarle el pantalón. Eso me enojó, putita las órdenes las doy yo, la aparté con una bofetada en su mejilla derecha, ella me suplicó; amo, perdóneme, no fue mi intención, sabré ganarme su pasión. Me tumbé para atrás y le indiqué que tirase ella de ellos, eso hizo, con mucha suavidad para no dañar mi cuerpo, fue bajando el pantalón hasta quitármelo completamente.

Lo lanzó a una silla y sin perder un momento subió hasta mi cintura de nuevo para tirar para arriba el jersey que llevaba, bajó de nuevo y me quitó la camisa de la misma forma. Cuando llegó a quitarme el bóxer me acarició con cuidado mi sexo por encima del pantalón, le di un manotazo en la mano shh, putita tranquilízate, eres una desobediente. Al final me quitó el bóxer, me levanté, la cogí del pelo y barbilla y la empujé encima de la cama, cayó boca arriba y me dijo, lo que me hagas me gusta mi amo. Subí lentamente a la cama y la dije no me toques, quédate quieta perra sumisa. Empecé a acariciar a mi perrita desde la pantorrilla, subiendo lentamente hasta sus caderas, noté como ella se ponía más rígida y su respiración se aceleraba, pero no tenía permiso para poder tocarme y menos abrazarme, una buena perra tiene que obedecer a su amo. Subí hasta su sexo y con el pañuelo de seda se lo acaricié, siendo la misma textura, igual de delicado e igual de prohibido ya que solamente un buen amo podría recibir la paloma de una obediente sumisa. Empezó a abrirse de piernas mi perra sumisa y yo con reparo, pero con satisfacción empecé a darle besos en su sexo, y con mis dedos la apretaba y le abría los labios metiendo ligeramente mi lengua, mi sumisa gimió de placer. Subí hacia sus senos y se los besé.

Perrita que obediente eres, dijo si mi amo. Subí a sus labios los besé y apoyé mi cuerpo desnudo sobre el de la perra impaciente, la cogí de sus caderas e introduje mi sexo dentro del suyo. Perra tienes permiso para tocarme, besarme y adorarme. Fundí mi cuerpo con el de mi perra, momentos de gemidos, arañazos y apretones fueron recompensados por la obediencia bien llevada de una sumisa a "tuamoperverso". Antes de irme la be

sé en la cabeza y le regalé el pañuelo de seda. Seda suya, seda mía y seda que se fundió en dos cuerpos de amo y sumisa.

Autor: Tu Amo Perverso tuamoperverso (arroba) gmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *