Sheryl.

¡Comparte!

Somos Gabriel y Marco, los mejores amigos de Sheryl, les vamos a contar como Sheryl llegó a descubrir su adicción al sexo.

Todo ´comenzó cuando Sheryl se graduó de la secundaria, ella salió de un internado que quedaba en una vereda cerca a Santiago de Chile. tenía tan solo 18 años, sus padres eran grandes empresarios y por lo tanto tenian mucho dinero. Sus padres querían vigilarla en todo momento, ya que temián que los ojos lujuriosos de los hombres se posaran en su voluptuoso cuerpo. Sheryl tenía un cabello castaño claro que contrastaban con el color pardo de sus ojos, una boca sensual y provocativa, inspiraba los más bajos pensamientos, sus tetas eran pequeñas pero tenía tremendos pezones que provocaban chuparlos todo el día, eran rosados, su piel blanca y piernas firmes y un culo de película.

Vamos al grano. Gabriel y yo invitamos a Sheryl, por su regreso, a un affter party privado en una cabaña. Despues de tomar unos tragos, fumar marihuana y algunos meter anfetaminas, el ambiente estaba caliente, todos queríamos desinhibirnos y decidimos jugar con nuestros cuerpos. Las mujeres estaban alborotadas y empezaron a desnudarse y a masturbarse unas con otras, menos Sheryl, que avergonzada se fue al balcón, pero miraba con algo de morbo y deseo. Yo me le acerqué, y le dije que estuviera tranquila, tomamos otros tragos, cuando se avalanzó sobre mi y desesperada me bajó la bragueta, y me lo empezó a mamar, fue tan rico, que no lo podía creer, ya que ella era virgen. La exitación fue tal que en un par de minutos su boca estaba llena de mi lechita.

Gabriel nos estaba mirando mientras se masturbaba, cuando decidió integrarse. Entonces le quitó la camisa a Sheryl de manera violenta y empezó a chuparle las tetas, mientras yo le tocaba el clítoris de forma circular, estaba humeda y caliente, ella gemia de placer mientras los dos la acariciabamos, llegó a su primer orgasmo sin que ninguno de nosotros la penetrara. todo quedó entre amigos. Sin una palabra llevamos a Sheryl a su apartamento pero ella no podia dormir, así que empezó a ver porno en la televisión y a masturbarse, pidió a domicilio una botella de vino y 20 minutos despues apareció en su puerta un hombre negro de 1.92 de estatura, con camisilla, y ojos verdes. ella quedó impactada, él s edió cuenta que Sheryl estaba mojada, tenía la camisa abierta y estaba jadeando, además de tener el canal porno encendido. al observar que estaba sola pasó y sin siquiera preguntarle, la avalanzó sobre el mueble, y sin piedad se lo metió hasta el fondo, un grito estremeció la habitación y algo de sangre le salió, Así fue como Sheryl perdió su virginidad, y de ahí en adelante solo queria que la follaramos a toda hora, nos suplicaba que nos la comieramos, a cada momento nos llamaba y nos acosaba en todo lugar, le seguimos el juego como 2 meses, pero despues de eso no pudimos más, pues ya no podiamos satisfacerla, solo queria más y más y más…

los dos no dabamos a basto. hicimos todo lo que pudimos pero no pudimos ganar a las ansias que se apoderaron de ella….

quien sabe en que motel andará, buscando una enorme verga, que reemplaze la de aquel negro que apareció una vez en su púerta.

Autor: Sheryl

sherylsantamaria ( arroba ) latinmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.