SOLITA EN LA SALA DE ARTE

¡Comparte!

Esta historia ya la publiqué hace algún tiempito en otra página, pero me gustaría que ustedes la leyeran y me dieran su opinión, espero les guste… esto sucedió hace dos años.

– Esta historia me pasó hace unas cuatro horas, es increíble pues jamás me creí capaz de atreverme a ir sola a un cine porno (si, soy mujer) pero pensé "sin novio…, ganosa y súper cachonda, pues si yo misma no le pongo más chispa a mi vida, seguiré igual" así que me decidí y busqué los horarios del cine porno y así planeé ir; le dije a mi mamá que iría a ver a un amigo y salí con rumbo al cine.

Llegando a la taquilla del cine, la señora que vende los boletos me dice…, son $25.00".

Yo le pagué rápidamente y me pidió que no entrara a los baños de arriba y que si algún hombre me molestaba porque lógicamente había puro hombre en la sala de cine, les dijera de inmediato. Por dentro, yo pensé "señora…, a eso vengo, a que me molesten", luego sonreí y subí a la sala.

Cuando llegué arriba, la de los boletos se me quedó viendo con cara de sorpresa, entonces le di mi boleto y entré a la sala. En la entradita había varios hombres y con cara de sorpresa y lujuria, me vieron entrar; yo me quedé parada a un lado, en lo que mi vista se acostumbraba a la oscuridad y veía dónde podía sentarme porque la mayoría de los que estaban sentados estaban a las orillas y no quería tropezarme con alguno que no me gustara y que de paso, se agasajara. No soy muy bonita pero siendo la única mujer…, ya se imaginarán.

Cuando mi vista se acostumbró un poco, pude ver una fila que estaba sola, entonces caminé hacia ella y me senté acomodando mi bolsa; cuando me senté en la butaca, en la película estaba una morena muy pechugona mamándole la herramienta a un chavo que no la tenía muy grande pero se veía regordeta. De inmediato, comencé a calentarme un poco y metí mis dos manos entre mis piernas sonriendo un poco y con el corazón un poco acelerado pues ni yo misma creía que estuviera ahí sola con tanto hombre.

Había muchos hombres de rancho (de campo), y muchos hombres grandes pero uno que otro chavo de buen ver y yo pensando "vamos, vamos, acérquense…" pero nada…; así pasé una media hora. Cuando estaba ya súper excitada y que nadie se acercaba, pensé "creo que son puros gays, (con respeto a los chicos que les gustan los chicos), mejor me voy" pero precisamente en ese momento se acercó uno de esos rancheros y se sentó a un asiento de mí.

Yo me quedé paralizada y el corazón me latía más rápido al tiempo que pensaba "éste si se dio cuenta que soy mujer", ya que iba vestida de pantalón de mezclilla y playera floja pero tengo el cabello largo y lo traía agarrado en una colita de caballo. Yo seguía con las manos masturbándome un poco sobre el pantalón y acariciándome mis senos por debajo de mi playera hasta que, en un momento dado, yo solo escuché que ese chavo murmuraba bajito "ven, recórrete, yo te ayudo, ándale cosita".

Entonces, yo volteé a verlo y vi que era un hombre mayor, no muy limpio y realmente no me gustó, luego volteé de nuevo al frente viendo como dos gemelas se comían la herramienta de un chico y seguí en lo mío, ya un poco más caliente. En eso, el ranchero se levantó y lo vi con ganas de acercarse pero también vi, en unas butacas más adelante, a un chavo de buen ver que parecía masturbarse tranquila y solitariamente, así que me levanté rápidamente y me cambié hacia esas butacas.

Al llegar, le pregunté al chavo si podía sentarme ahí, junto a él; enseguida, él volteó a verme muy sorprendido por escuchar una voz de mujer, luego se enderezó y trató de esconder su verga que se estaba jalando ricamente y contestándome nerviosamente que s&iacut

e;. Yo me senté y le dije "tú sigue en lo que estabas, por mí no hay ningún problema" y volví a meter mis manos entre mis piernas apretando mi coñito que estaba muy excitado y mojadito.

En ese momento le dije a este chavo "disculpa, es que un ranchero me anda siguiendo y molestando y pues decidí acercarme a ti", él me contestó "no importa, está bien" pero lo noté nervioso y no se sacó ya nada para seguir. Por mi parte, yo seguí masturbándome sobre el pantalón y sobándome los senos bajo mi playera al tiempo que veía como el chico volteaba a verme y se estrujaba la mano sobre el short que traía.

De pronto, un chico joven, de unos 25 años, se sentó atrás de mí y recargó su cabeza en mi hombro preguntándome al oído "¿puedo sentarme junto a ti?", yo volteé a ver quien me hablaba y como no se veía tan peor, le contesté "pues si quieres, el cine es libre y hay muchas butacas así que siéntate donde quieras"; enseguida, el chico se brincó la fila y se sentó junto a mí.

Al acomodarse junto a mí, me dijo "gracias, es que un chavo me anda siguiendo y no soy gay", yo sonreí y le dije que no había problema, que yo andaba huyendo de un ranchero también. Enseguida, ambos volteamos hacia la pantalla y a los dos minutos comenzó a tocar mi pierna, mi corazón se aceleró a mil por hora y de inmediato, yo abrí un poco las piernas, así que él estiró la mano para comenzar a tocarme, luego jaló una de mis manos y se la puso sobre su pantalón. Así, ambos nos sobamos sobre nuestros pantalones mientras el chico con el que había hablado antes nos miraba.

Luego de unos minutos, yo me decidí y le bajé el cierre del pantalón al chico y le saqué la verga comenzando a masturbarlo; al ver esto, el otro chico peló los ojos y se acercó a mí sacándose su verga y me puso su mano sobre ella. Este chico sí se atrevió a desabrocharme mi pantalón y metió la mano, hizo a un lado mi pantaleta de encaje y comenzó a masturbarme y a meterme mano. Así, yo estaba masturbándolos a los dos y ellos dos a mí, uno me masturbaba mientras el otro tocaba mis senos.

Mientras estábamos en eso, otros hombres comenzaron a acercarse y se sentaron, dos adelante de nosotros y uno atrás de mí que luego comenzó a tocarme también los senos. Yo me asusté un poco al ver que todos se juntaban así que les saqué a todos sus manos de entre mis ropas y dejé de masturbarlos, diciéndole que ya…

Uno de ellos me preguntó "pero ¿por qué?" y yo le respondí "porque sí, mira como se están juntando todos", entonces se tranquilizaron un poco y los demás empezaron a alejarse, solo quedaron los que tenía a mi derecha e izquierda y el que estaba sentado atrás de mí; así continuó la película unos cinco minutos más. Después comencé a masturbar a los chicos de mis lados de nuevo y ellos a mí, mientras que el chico de atrás me tocaba mis senos y el de mi derecha me decía al oído "vamos al baño a coger, tengo muchas ganas" mientras que el de mi izquierda me decía al oído "vamos afuera, allá esta mi camioneta y podemos coger ahí".

Entonces, yo les dije a los dos que no, pues no me quería arriesgarme a irme con alguno y que llegaran luego un montón de hombres ahí a darme duro, o sea, sí me encanta el sexo en grupo y me encantan los gangbangs pero no me quería arriesgar en un lugar público y menos, con un montón de desconocidos que, para ser sincera, no se veían muy limpios aunque corrí con suerte de que esos tres chicos sí se veían más o menos bien.

El chico de la camioneta me dijo "si te decides, te espero abajo para ir a coger a mi camioneta", yo solo asentí, luego él se levantó y se fue. Por su parte, el chico de atrás me preguntó que si podía pasarse para adelante y le contesté que el cine era libre y que hiciera lo que quisiera; creo que lo tomó a mal porque se levantó y se salió molesto, así que me quedé sola con el chico a mi derecha.

Él me dijo "¡wow!, creo que fui el ganador" y yo me limité a sonreír mientras lo seguía masturbando, al tiempo que

él seguía insistiendo en que fuéramos al baño a coger pero yo le dije que si quería faje, bien, pero que no iba a ir a coger con él. Además, le pregunté que si traía condones y me dijo que no y pues no me iba a arriesgar a coger con un desconocido sin condón, así que nos la pasamos fajando en los asientos, besándonos y masturbándonos mutuamente.

Otros hombres se acercaban para querer hacer lo mismo pero él me abrazaba y se retiraban. Así estuvimos hasta que lo hice venirse en mi mano, eso me excitó muchísimo pero para esto, yo ya me había venido varias veces y cuando se vino en mi mano, gemí algo fuerte así que nos voltearon a ver todos, enseguida saqué unos pañuelos desechables y nos limpiamos diciéndole luego "mejor vámonos ya", así que nos levantamos y bajamos y enseguida yo me metí al baño a lavarme y a limpiarme.

Cuando salí, el chico me pidió mi número telefónico y tal vez pronto volvamos a citarnos en el cine Sala de Arte…

Por desgracia ahora el cine ya lo cerraron, y al chico no lo volví a ver pero bueno, eso suele pasar, espero sus comentarios por favor y si les gusta tal vez publique mis demás relatos, les mando un beso.

Autor: cosita _ depilada cosita_depilada (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.