¡Suerte de Familia! – Acto 2 (Hermano/Primo Curioso)

familia 2

Disfruta aquí de la primera parte de “¡Suerte de Familía!”

Las historias con mi familia ocurrían simultáneamente, desde pequeño y hasta mis días muchas siguen sucediendo.

En la pasada entrega relaté sobre mi primo el vergón, dónde su monstruosa herramienta de 26 centímetros aún me tiene el culo palpitando. En ésta ocasión les contaré de otro primo, hijo de tío Lucas (el causante de mi desvirgación).

Mi tía viajaba mucho fuera de la ciudad por cuestiones laborales, y su esposo y yo -muy jovencito- le dábamos rienda a nuestros deseos en esas oportunidades. Cuando mi tía no viajaba teníamos un escondite para nosotros, y con el paso del tiempo disfrutábamos cada vez más al él permitirme que también empezara a darle verga por las noches. Entonces el tío Lucas fue más que mi primera desfloración, fue el primero que me hizo un oral, el primer culo en el que deposité todo mi semen y el primer hombre con el cual tuve de cierta forma una relación homosexual.

Una de las tantas veces en que el tío Lucas me tenía una perra en cuatro patas en la cama que compartía con mi tía, no nos percatamos que a través de la cortina estaba mi primito Alvaro observándonos, él estaba bastante pequeño como para entender por qué su padre estaba detrás mío totalmente desnudo dándome aquellas embestidas. Así que quizá por eso no le dimos tanta importancia, lo observamos y él se asustó y salió corriendo, y así seguimos disfrutando de lo lindo.

Pensaba que hasta ahora esa fue la única vez que Alvaro nos pilló en aquellas aventuras, hasta hace menos de un año…

Hubo un tiempo de su infancia en que Alvaro vivió con nosotros debido a que sus padres estaban siempre ocupados y poco a poco se fue adaptando a nuestro hogar y nuestra familia, fue el que me destrozó todos mis juguetes y se ganó el cariño de todos, tanto que hasta hoy lo tratamos como hermano y a mis padres los llama ‘mamá y papá’. Actualmente ya es algo más que un adolescente y hace algunos meses me preguntó sobre las aventuras que tuve con su padres…

-Tu papá y yo eramos amantes, teníamos sexo, y tu lo sabías pero no lo entendías- le dije cómodamente sabiendo que era imposible ocultárselo.

-Yo antes no lo entendía tan bien, pero ya lo entiendo todo y ahora que mis padres se divorciaron ya no vale la pena comentarlo-

Todo quedó en esa plática, no tocamos más el tema. La semana siguiente regresa a la casa de visita y mis padres no se encontraban, él como parte de la familia no necesita preguntar ni anticiparse, siempre puede ir sin problemas y quedarse lo que desee.

Pasa hasta mi cuarto donde se cambia y sale con una diminuta toalla verde cubriendo sus partes. Debo confesar que Alvarito mi hermano/primo es todo un galán, ha desarrollado gracias al fútbol un cuerpo envidiable y es algo velludo como su padre, muy definido sus brasitos y pecho, y de un culazo fenomenal, redondo grande y duro, todo un Cristiano Ronaldo. Su piel blanca pálida resaltaba aún mas sus cualidades y sobre la toalla su bulto era bastante notorio…

Nunca había sentido la necesidad de que el que fuese mi hermano menor me diese tanto deleite pero Alvaro se estaba volviendo muy provocativo. Me voy hasta mi cuarto y y me acuesto boca arriba a hacerme el dormido y ver si puedo observar algo mas de aquel cuerpo en plena maduración.

Pasarían 5 minutos y yo con los ojos cerrados, gracias a la puerta supe que entró pero no me atrevía a entreabrir un ojo, -¿qué tanto?- Y no más medio pelé el ojo izquierdo y a mi costado de pié al borde de la cama estaba Alvaro, sin toalla, sin nada, totalmente desnudo, dándose un pajazo cerca de mi cara…

-Mámamelo, chúpamelo como a mi papá…-

Esas palabras fueron consonancia y gran felicidad para mí que de inmediato acerqué mi boca y me trague hasta el choque de las bolas de algunos 17 centímetros. Evidentemente mas grande que la de su padre, mas gruesa, una linda cabezota y blanquita como el resto de su piel.

Me invadió del todo su olor a jabón y a macho joven, a semen acumulado y a sus  revueltas hormonas… Sentía en mi lengua toda esa suavidad que no se comparaba a ninguna otra, era como un juguete nuevo, un pene nuevo, inexperto, queriendo descubrir, pidiendo ser devorado. No se marcaba ni una vena, era un palo hermoso con unos testículos grandes y marrones lampiños, pero no lampiños por lo tierno, que ya se depilaba, al igual que su pelvis, toda rasurada la sentía chocando a mi nariz.

El curioso de Alvaro gemía inconsciente, sus manos se posaron a mi cuello y me introducía con ritmo su carne entre las muelas, las encías, garganta, me hurgaba cada rincón, y yo acostumbrado le hacía sentir que era el mejor en el oral.

Prontamente su cuerpo lo tengo chocándolo a mi cara, estoy a costado con la cabeza sobre la almohada y Alvaro follando mi boca con todo su peso sobre mí y sujetado al espaldar de la cama, -pensó que me vería decaer- y me aferré con fuerza a sus nalgas y empecé a meterme hasta el fondo todo, hasta los huevos, a atragantarme su pedazo yo mismo, lo empujaba hacia mí con mis manos en su poderoso culo de acero, super firme y velludo, ¡mi hermano era un macho en todos los sentidos!

Recuerdo ese lunar al final de la base, como por el centímetro 16, era un lunar grande, marroncito y que le adorna la verga y la vuelve mas deseable. Sé que más de una va a gozar con mi hermano reventándole hasta el alma, o tal vez ya lo están haciendo!…

No me dio chance de verlo suspirar, sólo escuche sus quejidos y sentí cuando su leche se deslizó por mi garganta, era el semen mas rico que había probado. Esa vez y muchas otras me dejó bien lleno de leche, tanto que al mes de estar comiéndosela a diario me invitó a su casa que estaba sola y me avisó que quería cogerme. Waoo!, Qué delicia sentía y que placer tan fenomenal el de ver el torso de mi hermano moverse sobre mí con mis piernas sobre sus hombros… Su verga entraba y salía con fuerza de mi agujero, con mucha precisión, con descontrol, tanto que logré lubricar como nunca, y no sólo por tener a Alvaro rellenándome como hot dog, también por recordar como a su padre  le fascinaba esa misma posición, como su verga morena era el motivo de mi locura, cuando me tenía casi muriendo por las ganas de ser cogido, y hasta de imaginar teniendo juntos en la misma cama al padre y al hijo…

Y para el que quiera saber sobre mi historia con tío Lucas, previa a las aventuras que hoy tengo con mi hermano/primo que también es su padre, te las tengo… Visita mi perfil de Autor y ahí encontrarás las 3 entregas de la saga ‘El Tío Lucas’.

Gracias!!! :-)

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

11 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por MarianoKing

El rey del incesto y la pedofilia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *