Tarde lluviosa en casa de Laura

Jóvenes y Cachondas, Polvazo. Era una tarde lluviosa de enero, ya había empezado a anochecer cuando llegué a casa de mi amiga de la infancia Laura, ella compartía piso con su amiga Yael, dueña de piso, y José, un chico que piloto de avión y pocas veces estaba en la casa.

– Menuda tarde de perros se ha quedado.
– Pues si.
– ¿Estás lista para que vayamos a clase de Inglés?
– La verdad es que no me apetece.
– Pero si estas ya medio vestida.- le dije señalando a que llevaba su camisa amarilla y su vaqueros cortos .- entonces ¿qué quieres hacer?

Laura y yo íbamos a clase de inglés juntos ya que ambos queríamos sacarnos el B2 de inglés por lo que nos apuntamos a una academia cerca de su casa, yo los días de clase iba a su casa a recogerla y nos íbamos juntos pero ese día con esa lluvia no apetecía salir, así que nos quedamos en su casa.

– Vemos una película.
– Vale voy encendiendo la tele

BOOOOMMMM. De repente la luz de la casa se fue. Nos asomamos a la calle y toda la manzana estaba sin luz así que Laura sacó algunas velas para tener algo de luz ya que eran más de las siete y casi no había luz. estuvimos en el salón charlando hasta que cansados de esperar nos fuimos a su dormitorio donde estaba el portátil por lo menos podíamos esperar a que volviera la luz viendo una película. En el dormitorio llevé velas para poder ver y nos acurrucamos en la cama a petición de Laura la cual tenía un montón de frío, como tantas veces habíamos hecho.

Encendido el portátil y puso la película de Shrek. Los dos abrazos para darnos calor estuvimos viendo la película.

Yo comencé a acariciar la barriga de Laura y ella a su vez comenzó a acariciar mi pecho, estuvimos un largo rato así. No sé si fue el olor de su pelo o las velas, o la lluvia o la situación el caso es que me estaba excitando abrazado a mi mejor amiga, amiga mía de la infancia, pero ella parece que me seguía el juego porque ella estaba acariciando mi pecho metiendo los dedos por la parte de arriba de mi camisa. Creo que en ese momento dejamos de ver la película y sin decir nada nos empezamos a mirar a los ojos sin decir ninguna palabra.

Ella comenzó a desabrochar mi camisa lentamente mientras que yo le acariciaba el pelo. Metía su mano dentro de mi camisa y acariciaba mi pecho. yo sonreía y disfrutaba de la suavidad de sus manos.

Desabrochó el último botón de mi camisa, no espero más y nuestros labios se juntaron y nos besamos. Nuestras lenguas por fin podía poner rienda suelta a todo lo que se había contenido, todo este tiempo de amistad en este momento podía hacer lo que más deseaban. Nuestras lenguas jugaban mientras que la mano de Laura bajaba por mi pecho lentamente acariciando y llegando hasta mi pantalón, el cual suavemente desabrochó, luego lentamente bajó la cremallera e introdujo su mano dentro de mi calzoncillo para sacar mi polla.
Una vez fuera comenzó a masajearla de arriba abajo para que cogiera volumen mientras seguía besándola en su dulce boca.

Cuando mi polla había alcanzado el máximo de su volumen, dejó de besar mis labios para utilizar su lengua en otros menesteres. Empezando así una gloriosa mamada. Torcía la muñeca para darle más efecto al movimiento de la punta de su lengua sobre mi polla, mientras con sus labios abrazaba mi glande.En un momento comenzó a mover la cabeza de arriba a abajo introduciendo más y más mi polla en su boca y garganta. Laura succionaba mi polla dándome un gustillo que era grandioso.
Yo introduje con dificultad mi mano entre su pantalón de vaquero y su trasero para agarrarle el culo, ella que se dio cuenta de la dificultad desabrochó el botón adelante para que la cremallera corriese y mi mano se pudiera mover para cogerle el culo.

Mi excitación era enorme y la mamada que me estaba haciendo era magnífica así que comencé a quitarle la camisa amarilla, ella desabrochó los botones y yo tirando hacia atrás conseguí quitarla, luego desabroché el sujetador, el cual ella terminó despojándolo.
Pude ver eso pechos que tantos veranos había visto bajo los bikinis y terminar de completar esa imagen que había visto parte cuando lucía eso escotes tan provocativos.

Ella se incorporó poniéndose a cuatro patas sobre mí para continuar comiéndose mi polla y mis huevos, yo únicamente le quitaba el pelo para no solo disfrutar de la comida sino de ver como mi amiga de toda la vida, Laura, me comía la polla y acariciaba mis huevos. Era un espectáculo como se comía las pollas sabía como hacer gozar a un tio únicamente comiéndole la polla y en ese momento era yo el afortunado.

Laura se puso de pie encima de la cama, luego se bajó y tirando de mi pantalón y mis calzoncillos
– quítate la camisa.- me pidió

Luego ella me terminó de desnudar, ella se quitó su pantalón vaquero y sus bragas blancas, quedándose también se desnuda de uno de sus cajones de la mesita de noche cogió un condón el cual cuidadosamente me puso y se volvió a subir en la cama metiéndose mi polla en su coño mientras se apoyaba sobre mis pies. Gemía ella de placer y gemía, y yo viendo como mi polla era abrazada por sus labios vaginales.
Su coño estaba aún muy seco por lo que le dije que se acercara. Ella acercó su coño a mi boca. Mi lengua comenzó a entrar en su coño lamiéndolo y humedeciendolo. Ella gemía al contacto de su coño con mi lengua, acariciaba su pechos mientras le comía el coño, luego eran mis manos las que acariciaban sus pechos. Mi lengua ahondaba en su coño haciéndome saber que su coño estaba ya húmedo.

Tomando el culo de Laura lo guié a mi polla para que su coño recibiera a mi polla. Mi polla resbalaba por su coño húmedo mientras que nuestras bocas se juntaban, únicamente se separaban para tomar aire y gemir. Veía su pechos botar y eso me excitaba más por lo que paraba para chupàr eso pezones para luego con mas fuerza comenzara follarme ese coño, aumentando el ritmo con cada embestida.

Mis manos iban de sus pechos a su culo y viceversa, acompañado de la banda sonora de sus gemidos, así durante un largo rato hasta que ella tras su primer orgasmo estaba rendida por lo que se tumbó en la cama para que yo desde arriba siguiera follándomela al son de sus gemidos y el acompañamiento de sus pechos que botaban en su cuerpo.
Me puse a escasos milímetros de su boca para callar eso gemidos con mi boca. mientras seguía metiendo mi polla en sus cueva. Estábamos disfrutando de un polvo legendario cuando ella se volvió a correr, el coño lo tenía demasiado húmedo, excitado y sensible así que me dijo que por detrás.

Saqué mi polla de su coño y me puse detrás de ella para meterle la polla por su ano. mi polla estaba lo suficientemente húmeda para entrar en su ano sin hacer daño, pese a ello tuve cuidado.Primero la metí lentamente pero en cada embestida aumentaba la velocidad los mismo que ella con su gemidos aumentando el ritmo e intensidad. Aunque yo intentaba callar sus gemidos con mis labios poco podía hacer.

Mi polla no estaba entrando suficiente así que le pedía que se pusiera a 4 patas y ella como una nena obediente así lo hizo. Seguí dándole por el culo durante largos minutos con la única música de mis huevos chocar contra su coño y sus gemidos, momento en el cual me corrí cayendo exhausto sobre la cama, con la imagen de mi amiga de la infancia desnuda sudorosa y follada por su coño y su ano por mí.

No hemos vuelto a repetirlo pero hay ganas.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

4 votos
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *