El Trio con Lucia y Jairo

jairo trio

¡Comparte!

El inicio de mi depravación.
Hola amigos les voy a comentar una experiencia de mi tiempo en el cole, tenía 18 años y fue para mi el mejor encuentro sexual que he tenido hasta ahora.
Durante la mayoría de años en el colegio siempre estuve acompañada de mi mejor amiga Lucía, tenía mi misma edad y éramos inseparables, nos contábamos todo, éramos muy íntimas. Ella había conseguido novio desde hace ya 3 años y estaba enamoradisima, el tipo no me caía bien sin embargo acepto que era muy guapo al igual que Lucía ella tenía un cuerpo de envidia y era muy popular en el colegio. A mi la verdad no me gustaba la idea de tener novio, me gustaba pasarla bien y ya. Cierto día de camino a casa íbamos juntas como siempre, entonces ella me comentó algo que lo cambiaría todo.
Lucia: sabes que Jairo (su novio) me está pidiendo hacer un trío!
Yo: jaja que dañado! Que le dijiste?
Lucía: me quedé fría pero me pica la curiosidad jaja
Yo: estas loca! Vas a permitir que el este con otra!
Lucía: no se, lo tengo que pensar.
Después de despedirnos y llegar a mi casa no pude evitar imaginar ese trío, escenas de eso me rondaban la cabeza y la verdad también me entró la curiosidad. Varios días pasaron con normalidad y no volvimos a topar ese tema hasta un viernes que ella llegó a mi casa para quedarse a dormir y aquella noche en mi habitación…..
Lucía: sabes que me sigue fregando con eso del trío! Me dice que eso quiere de regalo para su cumpleaños

Yo: si no vas a tener problema con verlo con otra hazlo ponte y te guste jaja
Lucia: si me estoy animando, pero quiero que me ayudes con algo
Yo: lo que sea menos plata! Jaja
Lucía: quiero que el trío sea contigo.
Recuerdan que dije que esto iba a cambiarlo todo? Pues así empezaba, esa propuesta me petrifico, sin embargo debo aceptar que dentro de lo que imaginaba sobre ese trío no podía evitar participar en aquellas alucinaciones, entonces respondí …
Yo: y xq yo? No seas loca
Lucía: por dos cosas, la primera sólo en ti confío y la segunda a el también le gustaría
Yo: a el le gustaría?  Como es eso?
Lucía: varias veces el me había dicho que le pareces linda y todo y cuando me propuso el trío yo puse de condición que sea contigo y el acepto encantado
Yo: xq me haces esto! No se que decirte
Lucia: di que si
Termine aceptando después de varios ruegos por parte de ella y promesas de que eso no iba a dañar nuestra amistad, aquella noche finalizó sin hablar más sobre el tema y yo no hacia más que imaginarnos a los tres desnudos teniendo sexo, sentía un vacío en el estómago, pero no ese vacío incómodo sino ese vacío de te provoca el placer de saber que vas a hacer algo tan excitante.
Faltaban 15 días para el cumpleaños de Jairo, entonces un viernes que ella llego a dormir a mi casa como hacíamos a menudo decidimos planear las cosas, llegamos a la conclusión de que si lo íbamos a hacer lo haríamos de la forma más deliciosa que se pudiera, planeamos todo con detalle, nos dimos cuenta que íbamos a tener interactuar sexualmente entre nosotras así que decidimos entrenar. Solas en mi habitación con las luces apagadas la tele encendida la puerta asegurada empezamos a besarnos, al principio fue muy incómodo pero poco a poco empezaba a sentir en placer de sus besos ella parecía tener experiencia, me excite mucho y sentí que ella iba por el mismo camino, empezamos a acariciarnos y  sentadas en el suelo arrimadas al filo de mi cama nuestras manos subían y bajaban acariciándonos las piernas, ella subió sus manos a mis senos y empezó a apretarlos mientras yo me retorcía del placer y chupaba su lengua, jadeábamos mucho y empece a notar que mi panty se estaba humedeciendo, entonces nos separamos y nos quedamos viendo fijamente para luego soltar una carcajada.
Lucia: wow siempre supe que me tenías ganas jaja
Yo: cállate estúpida me hiciste lesbiana por tu novio
Entre risas y dos que tres besos más terminamos aquella noche dispuestas a iniciar al siguiente día con nuestro plan.
Decidimos torturar a Jairo los días previos a su cumpleaños, teníamos que volverlo loco para que el día de nuestro encuentro el explotara de placer, en el receso inició nuestro plan, como es costumbre en todo colegio hay un lugar al que todas las parejas llegan a besuquearse y todo lo demás, en mi colegio había muchos lugares así y bastante escondidos ya que era un colegio agropecuario, era una granja bastante grande y tenía muchísimas construcciones en sus alrededores lo cual la hacia perfecta para los enamorados lujuriosos, teníamos sólo 45 minutos de receso así que había que hacerlo rápido, Lucía se encontró con Jairo y como de costumbre iban a buscar uno de estos lugares, Lucía escogió uno bastante alejado y yo los seguí muy de cerca sin que Jairo se diera cuenta, ellos entraron al mencionado lugar y yo me quedé afuera unos minutos, empecé a entrar despacio y a escondidas para que el no se diera cuenta de mi presencia, una pequeña pared me escondía de ellos, yo muy cuidadosa sacaba mi cabeza para verlos en acción y allí estaban ellos besándose apasionadamente, el con sus dos manos apretaba su cola y la acariciaba mientras rozaba su pelvis a la de ella y ella gemía bajito y excitada mientras sus manos acariciaban su pecho, yo miraba y me mordía el labio muy excitada también, entonces decidí salir, di un paso al costado de la pared que me escondía y quede frente a ellos, Jairo inmediatamente me vio y soltó a Lucía, ella me regresó a ver dio dos pasos alejándose de Jairo, yo camine hacia Lucía la tomé de la mano y el se quedó totalmente perplejo, no entendía que pasaba, entonces ella y yo empezamos a besarnos frente a el nos tomamos de la cintura y gemíamos mientras nuestras lenguas se enfrentaban, Lucía se detuvo regreso a ver a Jairo y le dijo.
Lucía: amor saca tu pene
El inmediatamente abrió su cremallera hizo un par de movimientos con la mano y lo sacó, yo estaba extasiada, no era muy grande pero si bastante grueso, se notaban sus venas por la fuerte erección que tenía, Lucía y yo continuamos besándonos y el empezó a masturbarse viéndonos, nos separamos de nuevo nos acercamos a el y cada una acercamos uno de nuestros dedos a su pene, lo acariciamos con la punta de los dedos nos alejamos y salimos de aquel lugar, una vez que cruzamos la puerta corrimos riéndonos como locas en dirección a las aulas, llegamos al edificio de las aulas buscamos los baños y nos encerramos en una cabina, estábamos cansadas de haber corrido y no podíamos ni reírnos bien, cuando nos calmamos Lucia me pregunto.
Lucia: que tal estuvo?
Yo: me encantó, estamos locas
Lucía: vamos al aula ya mismo acaba el receso
Diez minutos después terminó el receso y volvimos a las actividades cotidianas.
Dos días después lo volvimos a hacer, en esos días ellos no se habían visto pues ese era nuestro plan, volvimos los tres a ese mismo lugar pero esta vez lo haríamos diferente, nos turnábamos entre Lucía y yo para besarlo mientras acariciábamos su pene sobre su pantalón el nos manoseaba intentando meter su mano bajo nuestra ropa pero nosotras no lo permitíamos, entonces me di la vuelta me puse de espaldas a el, hice un arco con mis espalda y empece a rozar mi cola sobre su pene mientras Lucía parada junto a el lo besaba, yo movía mi cola de arriba hacia abajo y en movimientos circulares sintiendo su erección, sentía perfectamente su pene cruzado hacia un lado y yo intentaba acomodarme con mis movimientos para sentirlo en medio de mi cola, sabia que eso haría que el termine más rápido y a mi me haría volar de excitación, el me tomó con sus dos manos de la cintura y empezó a moverse a la par y a presionar mas su pene, empecé a gemir, estaba tan mojada que no quería que pare pero sabía que estaba cerca de eyacular, sus movimientos se hicieron más rápidos y empezaron sus contracciones bruscas para demostrar que había terminado, pese a que el se detuvo yo aún sentía su erección no quería parar y me seguía moviendo despacio mientras el besaba a Lucía, nos detuvimos nos separamos, arreglamos nuestros uniformes y Lucía y yo salimos corriendo del lugar a los baños de las aulas  como siempre, pero esta vez más excitadas. Seguimos con nuestros juegos sexuales por un par de días mas.
Llegado el día tan esperado no contenía los nervios, me invadía la angustia de no saber como comportarme con Jairo, sin embargo, me mataban las ganas. Lo haríamos un día sábado, encontrar un lugar fue terriblemente difícil, ninguno de los tres podíamos usar nuestras casas así que la única opción era un motel, Jairo pediría el auto a sus padres con pretexto dé llevar a Lucía al centro comercial a las 7 de la noche. Ese día en la mañana planeábamos con Lucía como empezar el acto, incluso recurrimos a buscar pornografía en el Internet para instruirnos, aunque no ayudo mucho, decidimos que iríamos vestidas iguales, de la forma más sexy y provocadora posible, guardamos todo lo necesario en una maleta, nos despedimos y sólo quedaba esperar. Llegada la noche Lucía y yo nos encontramos en lugar intermedio a su casa y la mía en donde Jairo nos recogería. Pasados varios minutos el nos recogió y emprendimos el camino al motel, un silencio incómodo invadía el auto, de que conversas cuando vas en un auto con tu mejor amiga y su novio en camino a un motel para hacer un trío? ….. Ya casi llegábamos y decidimos que una de las dos debía esconderse para que no se viera tan “RARO” ver llegar a tres a una misma habitación ja! …. me escondieron entre el asiento del conductor y el asiento trasero entre abrigos y demás, ingresamos después de varios minutos tras el protocolo respectivo y listo! estábamos en la habitación, Lucía dio instrucciones a Jairo de que se siente en la cama y no se moviera mientras nos cambiábamos en el baño, entramos al mismo y rápidamente sacamos lo que habíamos preparado, Lucía me había comentado que el se volvía loco con los cacheteros de encaje así que compramos unos tipo tanga color negro divinos!, usaríamos también licras blancas super ceñidas y algo transparentes para que se notaran los cacheteros, un top también blanco bastante transparente y sin brasier para se nos vieran los senos y obviamente tacones!. 
Antes de salir respiramos tres veces, ambas muy nerviosas, nos tomamos de la mano abrimos las puerta y nos paramos frente a el, su expresión era única, perpleja y lujuriosa, sonreía feliz, se mordía el labio inferior como saboreaba lo que estaba por pasar aún sin comenzar y una erección se hizo presente claramente sobre su pantalón. Se intento levantar y Lucía inmediatamente le dijo: no te mueves, quédate ahí. El obedeció, ella me tomó de la cintura y me empezó a besar despacio y con sensualidad, bajaba sus manos hacia mi cola y me acariciaba suavemente mientras yo subía hacia sus senos, ambas gemíamos y exhalábamos fuerte mientras Jairo acariciaba su pene, nuestros pezones empezaron a notarse más sobre los top que llevábamos, yo apretaba los suyos y hacia movimientos circulares con mis dedos, nos separamos por un momento para acércanos a Jairo, una vez bastante cerca de el Lucía le susurró mientras me abrazaba: sácate el pantalón amor quédate en bóxer, el inmediatamente y sin dudar se lo quito, se volvió a sentar y en ese momento Lucía y yo nos sentamos cada una en una pierna, ella empezó a besarlo mientras yo aproveché para acariciar su grueso pene, frotaba mi mano sobre el y sentía que hervía, moría por sentirlo dentro de mi, el con una de sus manos intentó sacarlo de su bóxer pero Lucía no se lo permitió susurrándole: aún no papi recién empezamos, el sonrrio y siguió besándola mientras yo seguía jugando con su pene y besaba su cuello, el con sus manos también jugaba, acariciaba uno de los senos de Lucía con una mano y con la otra me abrazaba por la cintura, Lucía se separó de el y se levantó, tomó mi mano hizo que me levantara también y me dio la vuelta mostrándole mi cola a Jairo y le pregunto: te gusta los que nos pusimos para ti? … Jairo respondió: me encanta amor …. tomo una de sus Manos y la puso en mi cola y empezó a acariciarme, sentía su pulgar pasar en medio de mi cola haciendo presión y yo me movía suavemente al ritmo de su dedo, ella también se dio la vuelta y empezó a hacerle lo mismo, el se levantó de la cama y mientras jugaba con nuestras colas me empezó a besar Lucía se puso frente a el y le besaba el cuello, de pronto ella decide sacar su pene y bajarle el bóxer completamente, el momento en el que sintió la mano de Lucía sobre su pene sin obstáculos soltó un gemido sobre mi boca y empezó a hundir más si dedo en medio de mi cola haciendo que la licra se me metiera más, yo sin aguantarme más las ganas de sentir su erección lleve mi mano hacia sus testículos y empece a apretar suavemente mientras Lucía lo masturbaba, nuestras manos se paseaban sobre el y Lucía sumamente excitada le decía: que rica verga papi quiero que me la metas … Jairo dejó de besarme por un instante para llevar su mirada hacia su pene y deleitarse viendo como lo masturbábamos, de pronto Lucía se puso de rodillas y empezó a chupárselo como loca el se movía como penetrándola por la boca y gemía, aprovechó para meter su mano bajo mi licra, sentir sus cálidas manos sobre mi cuerpo desnudo me calentó más, Jairo me decía: que rico culito que tienes … Yo: te gusta? Hoy es tuyo solo …. escuchar eso lo excito mucho y empezó a meter su dedo más y más en medio de mi cola, la tanga no le permitía llegar a los pliegues de mi ano así que me baje un poco la licra y con mano la hice aún lado para que el disfrutara, Lucía chupaba su pene frenéticamente y mientras el disfrutaba de mi cola sus dedos empezaron a llegar a mi vagina que estaba súper mojada, el aprovechó eso para llevar parte de ese flujo a mi ano y lubricarlo para que sus dedos resbalaran más sobre el, yo movía mi cintura al ritmo de su mano, Lucía dejó de chupárselo y se levantó yo inmediatamente me di cuenta que ella dejo su pene bastante lubricado con su saliva así que quería aprovechar, retire su mano de mi y lo empuje a la cama, me acomode la tanga baje mi licra hasta las rodillas y de espaldas a el me senté sobre su pene dispuesta a masturbarlo un poco el se hizo para atrás apoyándose sobre sus manos en el colchón yo puse mis manos sobre sus piernas y empece a moverme de arriba hacia abajo y en movimientos circulares, me encantaba sentir su pene, Lucía se sentó frente a nosotros y observaba, el se reincorporó hacia a mi y con sus manos apretaba mis senos después de que con un movimiento brusco levanto mi top, el besaba mis hombros y yo lleve mi cabeza hacia atrás disfrutando el roce de su pene en mi cola, le susurre: quiero que me lo metas ya, Jairo respondió: Ponte en cuatro mami ya no aguanto ….. inmediatamente me levanté y empece a sacarme los tacones mientras Lucía aprovechó para besarlo y masturbarlo más, el también levantó su top y le chupaba los senos, cuando acabe de desvestirme me acerqué hacia ellos y el rápidamente se levantó y me llevó hacia la posición que quería, me puse en cuatro sobre la cama con las piernas abiertas y el hizo que las cerrara,  quería que sintiera 100% como me penetraba, derepente empecé a sentir la cabeza de su pene rozar las entradas de mi vagina llenándose de mis flujos, empezó a metermelo suavemente, empece a sentir dolor por lo grueso que era y lleve mi mano hacia su pelvis para que se detuviera, el reconoció el gesto y se detuvo un momento, después de unos segundos continuo sin parar hasta penetrarme completamente, me dolió mucho pero conforme lo metía y lo sacaba mis flujos empezaron a ayudar a lubricarlo lo suficiente para que disfrutara sus embestidas, empezó a metermelo mas rápido mientras Lucía observaba y se besaban, yo empece a moverme hacia atrás y adelante siguiendo el ritmo de el para sentir más su pene dentro de mi, empecé a escuchar que gemía de forma entrecortada y detecte que estaba por terminar, de pronto sacó su pene y unos segundos después sentí su chorro de semen mojar mi cola y parte de mi espalda, el se quedó jadeando por un momento y escuché que Lucía se reía un poco, yo me recosté sobre la cama satisfecha y cansada, me di un poco la vuelta y los vi abrazados besándose y sonrriendose, una nueva erección empezó a nacer de el e inmediatamente tomó a Lucía la puso en cuatro bajo su licra hizo su tanga a un lado y le empezó a lamer la vagina mientras ella con su vista hacia mi sonreía y disfrutaba, el tomo su pene y empezó a penetrarla fuertemente mientras ella gemía y le repetía intensamente que no parara, yo me acerqué un poco hacia ella y la empece a besar, de pronto el sintiendo que iba a terminar de nuevo hizo que Lucía se levantara y pusiera su boca abierta cerca de su pene y dejó salir todo su semen el cual manchaba sus mejillas y su cuello, Lucía se levantó inmediatamente y fue al baño a limpiarse, yo aún me encontraba tendida boca abajo sobre la cama, viendo a Jairo de reojo, levante un poco mi cola y recogí mis piernas haciéndole saber que quería su pene de nuevo, el me sonrió se acercó y empezó a rozarmelo aprovechando que aún estaba mojada con su semen, siguió así hasta que sentí que su pene se volvía flácido y perdía su dureza, el se tiró en la cama exhausto, yo me levanté fui al baño a encontrarme con Lucía, ella frente al espejo limpiándose, yo le di una nalgada la bese en la mejilla y le dije: hay que repetir 😈

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.