UN DIA DE SUERTE

¡Comparte!

Soy un chico de 35 años, atractivo, deportista y estoy estudiando en la Universidad a distancia UNED de una capital pequeña en España y ayer me pasó algo increíble, estaba dando mi último examen hasta septiembre, al entregarlo estaba una profesora muy guapa y de muy buen tipo aunque algo mayor, con el examen ni me fijé antes, sobre 45 años, lo que no restaba nada de belleza a su aspecto, una mujer guapa, elegante, muy buen tipo, muy interesante y sobre todo guapa, de esas mujeres que provocan sin llevar nada provocativo, pero con ropa elegante y sensual, y me di cuenta que con disimulo me miraba mi culo, que aunque yo no deba decirlo creo que por ese lado estoy muy bien y como me gusta llevar jeans ajustados para provocar, y me miraba disimuladamente.

Al rato saliendo de la universidad me encuentro con ella y le digo "bueno ya se acabaron los exámenes", me cuenta que si que aún le queda hoy y que va a tomarse algo para relajarse y que como no es de aquí que si le puedo indicar, por supuesto y me ofrezco a acompañarla a lo que accede, después de tomar algo, me contó que estaba de paso para los exámenes y como tenía que quedarse también para hoy fuimos a cenar y antes de dormir a un sitio de copas, esto pintaba genial, elegí un lugar tranquilo sin aglomeraciones y con música lenta, ahí me lancé y la invité a bailar, al rato le empecé a acariciar su cintura por encima de la ropa, cada vez con más atrevimiento hasta el nacimiento de su culo, pero por tener más gente delante no pasé de ahí, aunque la forma de notar su cuerpo sobre el mío me pedía que fuera más allá, estaba muy caliente, y por la forma de bailar ella también lo estaba, aunque me contó que esta casada y la verdad no quise seguir indagando por ese lado.

La acompañé a su hotel y para despedirme la abracé firmemente y comencé a besarla a lo que me respondió muy apasionadamente. Bien. Subimos a la habitación y abrimos una botellita de champán de la neverita, estuvimos charlando, le decía lo guapa y atractiva que es, como me gustaba, le besaba el cuello, las orejas, nos besamos apasionadamente y empecé a desnudarla despacio sin prisas, descubriendo el nacimiento de unos pechos preciosos, desafiantes, muy duros y altos a pesar de la edad, seguro que operados, aunque parecían realmente naturales, perfectos, estaban a punto de saltar de su sujetador. La acariciaba, mientras le quitaba los jeans, joder que buena está, cuantas mujeres jóvenes quisieran estar tan bien, piernas largas y delgadas y un culito respingón y duro, seguro que debe de ir al gimnasio, su vientre liso y con un tanga minúsculo y transparente, vamos una real hembra.

Me desnudo muy despacio y ya en la cama le acabé de desnudar, besando todo su cuerpo desde los pechos que tanto me gustan hasta el tanga que poco a poco fui bajando mientras besaba y pasaba mi lengua por la piel tostada que iba descubriendo, había visto que tenía depilado el pubis, pero no sabía que estaba totalmente, eso me vuelve loco, yo también lo hago y también estoy totalmente depilado, por lo que cuando ella me quitó mi bóxer soltó un fuerte “joder”, pues además estaba ya totalmente empalmado y aunque esté mal que yo lo diga, no estoy nada mal dotado, sobre unos veintiocho centímetros, y gruesa, aunque debido a su largura no lo parece, pero es genial tener una polla así.

Cuando la vio la miró, acarició y empezó a lamerme el capullo mientras sopesaba mis testículos, yo la paré y la tumbé boca arriba, estaba yo entre sus piernas y comencé a comerle su pubis y labios mayores sin prisa para calentarla a tope, que rico es comerse un cochito depilado ummm, hasta que poco a poco fui entrando más a los labios internos y después de mucho círculo y rodeo llegar a su clítoris, lo que me suplicaba hacía un rato, estuve como diez minutos chupándola y haciéndole que pasase un gran rato, pues me decía que lo hacía genial, que estaba loca y que se iba a correr enseguida, y así fue, agarrándome el pelo y dici&eacu

te;ndome que soy un cabrón que la volvía loca, después me puse de rodillas en la cama y ella comenzó a mamármela de una manera fabulosa, pues ponía unas ganas terribles y eso es garantía de una gran mamada. Se metía mi polla hasta más de la mitad lo que provocaba que tuviera alguna arcada, me acariaba los testículos (me encanta) y el culo y bueno casi me hace correr en poco tiempo.

La tumbé en la cama le abrí las piernas todo lo que pude, le pasé mi lengua por su choto varias veces, para calentarla todavía más y poniendo mi polla en su entrada empujé despacio, pero sin parar hasta sentir sus manos en mis caderas por lo larga de mi polla, pero ya no podía detenerme y seguí apretando hasta que mis caderas impiden que mi polla entre más, pero aún así apretando y viendo como abría muchos los ojos y me decía: “joder con cuidado, es muy larga”, eso duró muy poco pues comencé a sacarla casi totalmente para volver hasta dentro cada vez más deprisa hasta follármela con muchas ganas y fuerza, durante un buen rato, ya no había nada de oposición, cuando me aburrí, la volví poniéndola a cuatro patas y yo en el suelo comencé a follármela por detrás mientras le daba palmadas en su maravilloso culo hasta ponerlo bien coloradito, y agachándome a sus oídos para decirle cuanto me gustaba follarme una puta como ella, estuve un buen rato follándomela y masturbándola con mis dedos al mismo tiempo hasta que volvió a correrse.

A punto de correrme la volví, le agarré el pelo y la obligué, bueno más bien parecía gustarle, y me corrí en esa preciosa carita pecosa, ella miraba como me corría, salió mucho semen, soy de corridas copiosas y eso pareció sorprenderla, y acabó chupándomela bien y comiéndose gran parte de mi leche que yo me entretenía en recoger con mi todavía dura polla.

Después de lavarnos y conversar un poquito (muy poco en realidad) nos empezamos a tocar y calentar y enseguida me estaba mamando mi polla con muchas ganas, al rato nos pusimos en postura 69 y estuvimos así un rato, después de tenerla yo ya muy dura, tuve ganas de volver a follármela y la puse boca arriba con una almohada bajo el culo para que tuviera bien subida su choto, viéndola así me encantó chuparle bien los labios mientras la masturbaba con mis dedos y le chupaba el clítoris o se lo frotaba suavemente notando su dureza con mis dedos y con la otra mano le introducía dos o tres dedos, en un momento le saqué los dedos y le metí mi polla y empecé a metérsela y sacársela muy rápidamente y follándomela con mucha fuerza y ganas.

Ella me agarraba de mi culo y acompañaba mis embestidas, al rato salía y volvía a chuparle el clítoris mientras la follaba con mis dedos, bueno esto lo hice muchas veces cambiando de chuparle el clítoris a meterle mi pene, al final estuve chupándole el clítoris hasta que se corrió de nuevo, esta vez más relajadamente, entonces empecé a follarla otra vez, pero por su culito, primero se lo humedecí bien con mi lengua ya que estaba bien limpito de la ducha y le puse mi capullo en su ano, tenía la polla durísima por la excitación, me dijo: “con cuidado por favor y despacito”,fui despacio parando para que fuera acostumbrándose a mi polla fui colocándosela hasta que mis testículos chocaron con su rajita, empecé despacito y al poco ya estaba follándomela con desesperación, dándole con muchas ganas hasta correrme sobre ella.

Acabamos en la ducha enjabonándonos mutuamente y ahí volvimos a follar, esta vez de pie con nuestros cuerpos enjabonados y muy suaves, acariciándonos y notando sus pechos y culo muy resbaladizos con el jabón. Ahora debido a mis corridas anteriores así como a estar de pie no pude llegar a correrme, pero creí mejor dejarlo pues ya estábamos cansados, sobre todo mis piernas.

Al final me fui con un hasta luego, ni siquiera intercambiamos teléfonos, pues es casada y dijo mejor dejarlo así, quizás sea más bonito para recordar aunque se que si nos vemos de nuevo, lo que creo muy probable, volveremos a hacerlo, fue maravilloso, seguro que me presento a los exámenes de septiembre.

Autor: Papa Papa

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.