Un encuentro anti-estrés

¡Comparte!

No aguanté más y acabé increíblemente. Mery se levantó y se acostó a un lado mío y se acercó a mi pija agarrándola con la mano y sacándola de adentro de la concha de Lore la metió en la boca como queriéndose beber las últimas gotas que aún salían y en el acto más excitante que podría haber imaginándote se acercó a la concha de Lore que goteaba toda mi leche y empezó a mamársela.

Tremenda sorpresa, hoy me llamó Lore para avisarme que mañana lunes viaja a una ciudad cercana, unos asuntos de trabajo que va a terminar al final del día, y estando a un poco más de 100 Km. no quiere perder semejante oportunidad. Se lo cuento a Mery y su emoción es la misma que la mía. Nos ponemos a poner a tono el apto, estas dos semanas han sido de extremo trabajo y esta visita podría ser una buena bocanada de aire.

Hoy viene Lore en la tarde. Termina como a las cuatro y estará aquí como a las 6 de la tarde más o menos. Nos dio tiempo de preparar todo para recibirla. Mery me insiste en terminar el trabajo rápido y tener la oficina lista para las 5. Hemos buscado a Lore al Terminal. Justo a tiempo, llegó a las 6:30 y nos dio tiempo de dejar todo listo. El abrazo de bienvenida es sincero, la alegría se muestra en nuestros rostros. Hacía tiempo ya que no nos veíamos. Tomo su bolso y mientras, Mery la recibe con una gran sonrisa y un abrazo. Si midiéramos la emoción sería difícil saber cual de los tres lo está más.

Llegamos al apto y Lore pide que por favor le den tiempo de darse un baño, mientras Mery también lo hace yo voy preparando el cuarto para la visita, aunque espero de verdad no lo utilice. Ya esta todo listo y ahora me toca a mí. Al salir Mery enseguida me meto a bañar y al salir las consigo súper instaladas las dos en la cocina hablando. Poniéndose al corriente con cosas de trabajo. Todos hemos tenido mucho trabajo este mes y la verdad que a apenas tres meses del año ya todos estamos para tener vacaciones.

Sacamos unas aceitunas y un poco de jamón para comer algo mientras hablamos. De todo hemos hablado; economía, farándula, trabajo, televisión y ahora cuando empezamos a hablar de política, al poquito salta Mery diciendo:

-De política no, no me jodan la noche, hablemos de algo bueno, hablemos de sexo.

Como siempre todos esperan siempre un punto de donde agarrarse y ese era el que todos esperábamos. Lore empezó con que ella siempre nos recordaba y que siempre estaba buscando una excusa para venir o para que nos viéramos y que estaba súper contenta de estar hoy, nosotros también lo estábamos. Lore enseguida nos dijo que tenía muchas ganas de vernos a Mery y a mí en acción y que en eso era una de las cosas que había estado pensando cuando venía en camino.

Así que yo ni corto ni perezoso me saqué la verga y le dije a Mery que se agachara en el suelo y empezara a mamármela. Yo aún la tenía pequeña por que fue algo que salió de repente, mientras ellas se reían sorprendidas por mi iniciativa y se veían a la cara se me fue levantando un poco. Yo me senté más al borde del sofá, abrí las piernas y Mery se arrodilló en el suelo la agarró y empezó.

-¿Que pasó, aun no se emociona? Me dijo Mery. -Tranquila que para cuando la tengas en la boca ya va a estar como a ti te gusta.

Lore sacó una cámara de su cartera y empezó a tomar fotos, al principio nos cortó un poco por todo esto de la discreción pero luego nos vimos a la cara como poniéndonos de acuerdo en que después resolveríamos ese detalle.

Mery me jaló un poco el pantalón y ya tenía toda mi pinga en su boca, no era de esperar que durara tan poco en ponerse parada y caliente. Era otra vez lo que tanto soñaba, otra vez en un trío y estoy seguro que para Mery también, ella era muy reservada, callada y hasta pacata pero cuando la situación se ponía candela me dejaba loco, era más perversa que yo.

Lore empezó a decirle que la viera mientras me la mamaba y se acercaba a tomarle fotos. Así empezó un juego como de fotografías de revista porno. Lore empezó a decirle que hacer:

-Muérdele la cabecita, pásale la lengua por el borde del glande, apriétale las bolas, métetelas en la boca,

Y así Mery siguió todas las instrucciones mientras yo estaba súper extasiado.

-Ahora quiero que le bajes el pantalón. Quítaselo. Bájale el interior. Ábrele la camisa.

Lore continuaba haciendo con su cámara una secuencia de lo que hacíamos y se colocaba en diferentes ángulos para ver y fotografiarnos. Era muy excitante. Ser vistos y fotografiados.

-Ahora quiero que lo ruedes más al borde. Ponle un pie en cada banquito para que sus piernas queden más arriba, hazlo que recueste su espalda en el sofá. Bésale el huevo, ahora las bolas, ahora baja más y bésale el perineo, sigue bajando….

Así Mery iba utilizando sus labios y su lengua hasta llegar a mi culo donde vi como Lore se echó en el piso para ver como Mery con sus manos separaba mis nalgas y me daba de lengüeteadas en el culo. Yo ya a esa altura estaba que explotaba. Les dije que por que no nos mudábamos a nuestra habitación y ambas lo aceptaron de inmediato. Yo casi desnudo paso y le dije a Lore;

-¿Me imagino no estarás en este plan toda la noche? -Tranquilo que ahora entro yo.

Me acosté y le dije a Mery que quería se montara sobre mi a lo que respondió quitándose todo de un solo tirón y montándose de inmediato. Mientras veía a Lore en la esquina del cuarto y como ya llevaba su mano por debajo de su falda y empezaba a tocarse la concha.

Le dije a Mery que no se moviera muy rápido para no acabar tan pronto pero fue como decirle lo contrario. Esa mujer estaba como loca. Yo se que a ella le gusta mamármelo, pero cuando se mama una pija lo que quiere al final es que la cojan bien cogida.

Levanté un poco mis piernas para que parara un poco y le dije que quería que se sentara en mi cara, se detuvo y enseguida empezó a restregar su concha que estaba súper mojada en mi boca y en toda mi cara. La movía haciéndose la paja con mis labios, de repente se detenía y se movía más hacia arriba y ponía su culo en mi boca para que se lo mamara, yo sabía que eso nunca lo decía pero cuando se lo hacía esa mujer deliraba.

De pronto y sin ni siquiera percatarlo pude sentir a Lore sentarse encima mío, meterse mi pinga, que aún estaba encendida. Mery se dio cuenta y se levantó y se giró para no darle la espalda a Lore pero yo aún no podía ver nada debido a que Mery seguía sobre mi cara. Ambas empezaron a moverse como unas putas desenfrenadas y podía oír como se besaban y gemían.

No aguanté más y acabé increíblemente. Mery se pudo dar cuenta y enseguida se levantó y se acostó a un lado mío y se acercó a mi pija agarrándola con la mano y sacándola de adentro de la concha de Lore y metiéndosela en la boca como queriéndose beber las últimas gotas que aún salían y en el acto más excitante que podría haber imaginándote se acercó a la concha de Lore que estaba empapada y goteaba toda mi leche y empezó a mamársela.

Era increíble ver a mi mujer siguiendo el rastro de mi semen hasta la concha de esta otra mujer que estaba con nosotros en la cama.

Se volteó y me miró con su sonrisa de picardía más puterica que podría haberme dado en la vida y con su boca llena de semen se acercó y empezó a besarme y a decirme:

-¿Sientes? Este es el verdadero sabor de un trío consumado.

Autor: Venezolano

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.