UN HOGAR COMPLETO IX – La despedida de Adelia

¡Comparte!

Dos o tres semanas después de haber escuchado el relato de Adelia y sus inicios en el sexo (relato anterior, #8); llegué a casa a la hora de almorzar, esperando encontrarme a mis empleadas (criadas, asistentas), con el almuerzo listo, y deseando una siesta. Al llegar solo encontré a mi criada mayor, Rosa, que me esperaba con la noticia de que esa mañana a Adelia la había venido a buscar un muchacho muy guapo, y que ella le había pedido el día para salir con el tipo, que tenía que arreglar unos asuntos de familia.

Yo inmediatamente supe que el tipo que había venido era el hermano de Adelia, Ramón, de quién ella estaba perdidamente enamorada; por fin había tenido los huevos de venir a buscarla. En primera instancia me alegré por la chica, pero después me di cuenta que iba a ser un problema buscar una nueva doméstica.

Así, al regresar en la noche a casa, Adelia me tenía las noticias…

Penosamente su padre había muerto de un ataque cardiaco (aunque luego me enteré por Ramón que el famoso ataque cardiaco se debió a una bala que le pegó el novio celoso de una muchachita que el señor se estaba cogiendo a escondidas!!!); que Ramón había vendido todas las propiedades y que dado que la herencia era solo de ellos dos, pues decidió venirse a Costa Rica, compró una casita y un camioncito para dedicarse al transporte, y que dado que ya estaba asentado y que nadie los conocía acá, que iban a irse a vivir juntos como pareja, como siempre lo habían deseado. Si bien no eran tan buenas noticias para mi, si me alegré mucho por esa niña grandota con caricias de luchador…

El día siguiente me encontré al susodicho Ramón en casa, el tipo era como de la altura de su hermana, 1.70, moreno, como esculpido en piedra, con una sonrisa franca y cara de trabajador. Me llamó por separado y formalmente me pidió que liberara a Adelia de su compromiso laboral (algo que ya me imaginaba). Me dijo: "Don Mario, Adelia me ha contado todo lo que ha vivido en esta casa, y es parecido a lo que vivió en la nuestra cuando niña; no se preocupe, no le guardo ningún rencor, yo siempre he creído que el sexo es para vivirlo a lo que se pueda. Sé que talvez usted está encariñado con ella, pero por favor, déjela irse, sin rencores, ella le estima mucho a usted, yo le respeto también, pero no me la amarre a usted y a su casa"

Inmediatamente, y ante la seriedad del muchacho le indiqué que no se preocupara, que con mucho gusto, que más que entristecernos celebráramos, que hiciéramos una parrillada ese sábado en mi casa, que se quedara a dormir, y que el domingo se podrían ir a vivir una nueva vida. La idea les encantó a todos.

El sábado, me levanté y me fui a hacer diligencias, Rosa me informó que no me preocupara, que ellos se encargaban de todo, trago, comidas, parrillada, etc.

A las dos de la tarde, y bajo un sol suave de finales de verano, llegué a mi casa y me encontré que ya habían empezado, todos estaban ya en vestido de baño (Ramón, Rosy y Mayra, que de ultima hora había logrado llegar a la celebración), excepto Adelia que, fiel a su estilo se bañaba en ropa interior. Parecía que la gozadera ya iba bien avanzada; al llegar me saludaron y me mandaron a ponerme un traje de baño; en eso Ramón dice:

"No don Mario, que va a subir al segundo piso, que va a ser; solo quítese la ropa y se mete al agua en calzoncillo…" al escuchar esto, Rosy replicó con sarna… "No si este alborotado nunca ha usado un calzoncillo en su vida", al ver la cara de Ramón, le dije… "es cierto, nunca he usado calzoncillo, me estorba mucho, jaja" … Su respuesta me dio cierta inquietud… "bueno, pues encuérese, total acá nadie se va a morir por ver una buena pinga.."Mmmhh… Esa si fue una respuesta extraña… en todo caso les tomé la palabra y me quité la ropa ahí mismo, me conseguí una cerveza de la hielera y me senté en una tumbona a tomármela con tranquilidad, mientras los otros cuatro se la pasaban brincando y jugando a "tocame el culo" en la piscina.

Al rato Rosa sale de la piscina y me dice… "Mario, ayúdeme a traer la carne, que la tengo en la cocina"… "mhmh, pero si son solo dos kilos, estoy muy cómodo… no jodas…". "Vamos!!" me

dijo, levantando la ceja con cara de cómplice…

Y en la cocina me dice: "Viera Mario, que buen chico es este mae Ramón, y tiene una pinga linda, así como la suya… yo lo veo medio alborotado, se la pasa en una jugadera y una tocadera que ni se imagina… en la de menos se pone divertida la tarde… a mi no me molestaría cogerme al chiquillo ese"… jajaj, no podía creerlo, el chico se alborota un poco y esta calentona ya se estaba imaginando una orgía… el tiempo le daría la razón.

Ya en la piscina decidí cocinar yo, mientras ellos seguían en el agua como niños de kinder; ahí noté que Rosy tenía razón, la temperatura dentro de esa piscina se levantaba a velocidades enormes… tan pronto como veía a Ramón tocándole el culo a Mayra, veía a Rosy agarrandole lascivamente el paquete al muchacho… sin dejar de lado, los besitos esporádicos que las tres mujeres se prodigaban entre ellas… en los ojos de Ramón se leía claramente que estaba en el cielo!

Mientras tanto yo observaba todo desde la parrilla, con creciente interés en el tema… y observando a los participantes. Mayra con su 170, no gruesa, pero fornida, con unos pechos impresionantes, estaba en un vestido de baño negro de una pieza, sobrio, pero que le marcaba los pezones y los labios vaginales de forma que parecía estar en perenne excitación; Rosy, su madre cincuentona, estaba con un colorido traje de baño de dos piezas super pequeño que no dejaba nada a la imaginación y que mostraba su menudo y delgadito cuerpo, sus curvas hermosas y su piel que haría morir de envidia a una quinceañera, Adelia con su ropa interior mojada transparentaba su intimidad y sus senos, en el esplendor de su cuerpo de diosa morena, que de alguna forma la hacía verse más niña que adulta; y Ramón, sin un gramo de grasa el cabrón, fibroso, con su pene descaradamente semierecto, que estaba por salirse de su slip. Definitivamente era interesante el panorama.

Cuando estuvo lista la comida les informé a todos, que se acercaron con gran gusto, mientras se servía, yo les decía "escojan lo que quieran, todo está en el menú, jaja"… "¿Hasta usted Mario, está en el menú", dijo Adelia con atrevimiento, sin importarle que su Novio/Hermano estuviera ahí mismo con ella… Yo para salir del paso solo dije "todo y todos están en el menú hoy, cada quien escoja lo que quiera y lo toma para sí!!!"… lo que era solo una broma produjo una reacción en las miradas de las tres mujeres y del hombre frente a mi, esas miradas decían mucho de la lascivia y el deseo abiertamente sexual que rebosaba a todos en ese momento…

En todo caso, el asunto no explotó, sino que siguió subiendo la tensión gracias a las caricias descaradas, las bromas subidas de tono, y las miradas cómplices de todos ellos. Tal vez por haber sido el último en llegar, por ser quién cocinó o por ser el que menos había tomado, la cosa es que yo sabía que mi estado de ebriedad era por muchísimo menor que el de ellos; lo cual me provocaba un gran placer…

Así pasó el rato, hasta que casi sin darnos cuenta, Adelia se agacho frente a su novio, que estaba recostado de espaldas en la tumbona, le bajó el slip, y empezó a mamarsela, con la mayor naturalidad del mundo…

Cuando escucho que todos nos quedamos en silencio viéndola, solo se volteó y dijo.. "Mario dijo que agarráramos lo que queríamos, y yo quiero mamarle la pinga a mi hermano Ramón…", y siguió es sus labores de mamada, con gran gusto y dedicación, chupándole el glande con un cariño infinito, y apretándole las bolas suavecito, dejándolo disfrutar del momento.

Ante tan determinante respuesta nosotros simplemente acercamos nuestras tumbonas para tener un mejor panorama del espectáculo erótico que nos ofrecían…

A los dos minutos de estar en labor de mamada, Mayra se levantó lentamente y fue desnudando a la morena hermosa de Adelia, conjuntándolo con algunas caricias… diciéndole "así, muñeca, vas a estar más cómoda y disfrutaremos más", a lo que adelia respondió poniéndose de rodillas y mostrándonos su esplendoroso culo, mientras con una mano se acariciaba la vagina con paciencia infinita… Esa suavidad de movimientos, y esa tensión sexual que se sentía en el aire me tenía con una excitación terrible, mi pe

ne estaba a punto de estallar, y no me lo tocaba por temor a venirme ahí mismo como un niño de secundaria; sin embargo, no pasó mucho para que el encanto sensual se convirtiera en sexo desenfrenado…

A los tres o cinco minutos, Rosa se levantó y despacio se desnudó, avanzó unos pasos, tomó a su hija de las manos la levantó, y le dio un apasionado beso francés, mientras pasaba sus manos por el cuerpo y los pechos magníficos de su hija, que parecían querer reventar la parte alta del bikini. Suavemente y en silencio la fue desnudando, mientras su hija la miraba con gran amor, pero mordiéndose los labios de la lujuria de anticipar lo que se vendría para ella y para todos. Rosa la atrajo de vuelta a su tumbona, se sentó y abrió las piernas para su hija, profesional de la mamada; y con voz ahogada le dijo… "Regáleme una mamada de esas que solo usted sabe dar, mi chiquita, déselo a su madre, si?". "Uyy, si, hace semanas que no se la mamo mamita, ya me hace falta…!!", dijo mientras se agachaba, poniendo el culo en pompa frente a mi, y empezando a mamar a su madre adorada…

Qué quieren que les diga… para mi fue arrobante observar esas dos parejas teniendo sexo desinhibidamente, ambas deliciosamente incestuosas, ambas frente a mi, de un lado a Madre e Hija y del otro a Hermano y Hermana. Yo solo atiné a sacarme la verga y a tocarme ahí de pie solo en medio del olor a jugos vaginales y el sonido delicioso de dos mamadoras consumadas…

"Venga Mario, no se me quede solito ahí como colegial viendo porno…" me dijo entre gemidos mi querida Criada Mayor. Yo no la pensé mucho y me acerqué, poniéndole el glande de mi pene en los labios a Rosy, que sin pensarlo empezó a pasarle la lengua por toda su longitud (16 cms, lo repito, las pingas de 23 cms solo salen en cintas porno gringas!!), mientras yo me agachaba un poco para manosearle las tetitas, pequeñas y firmes como las de una chiquilla, y que a ella le provocaban inmenso placer cuando se las manoseaban.

Minutos después Adelia se levantó de su posición de perrito, y procedió a sentarse sobre el pene de su hermano, Ahí pude apreciarle el pene al chico, el cual era similar al mío, tal vez un poco más grueso. "Ayyyyy.. puta deliciosa,… si métasela… brinque, móntela, que es suya mi hermanita, tómela… " decía Ramón. Dado el cambio de escena, levanté mi mirada de nuevo a verlos coger con furia… cuando observé en la cara del chico, una mirada clavada en mi pene, como deseando comérselo todo.

Seamos sinceros, como todo hombre, tuve mis movidas gay cuando adolescente, y ya adulto había tenido alguna que otra esporádica actividad sexual gay; así que yo conocía bien esa mirada, y sabía que Ramón deseaba ardientemente completar su cuadro, teniendo a su hermana montada en la pinga, y con un pene en la boca. "Adelia,… me dejas…. ¿si?" dijo Ramón, mirando directamente a mi pene… Ella se volvió a mirarme y me dijo… "ahh.. Mario, es que en casa mi papá no solo se cogía a sus dos hijas, sino que también se cogía con Ramón, cuando hacíamos fiesta los cuatro…", "si a usted no le molesta, por mi se lo coge usted también si quiere" me dijo indiferente, y complacida por tener entre las piernas lo que ya buscaba…

Me alejé de Rosy, y puse mi verga enhiesta en la boca de este moreno muchacho que se estaba cogiendo a su hermana, mi criada menor. Él sin mucho miramiento, pero con una sonrisa en los ojos empezó a darme una mamada deliciosa… "uuyyyy mae, que rico chupas mae, que bruto…. siga huevón siga…" le decía yo a este chico de 26 años, con cara de ángel negro.

Durante varios minutos seguimos en la misma posición, hasta que Rosy empezó a gemir cada vez más fuerte, gritando una y otra vez "Puuuta… dame… cabrona hijadeputa…… dame… métame los dedos en el culito, siiiiiiiiiiiiii… Aughhhhhhhhhhh máaaaasss!!!"; al decir eso pude observar como se arqueaba como queriendo escapar de la furia succionadora de su hija, la profesional de la mamada… hasta que cayó rendida por el orgasmo… sin darle mucho descanso al asunto cambió de posición con Mayra, procediendo la madre a devolverle el placer oral a su hija, demostrándole que ella también sabía lo que era mamar una vagina con fruición.

En eso yo alejé mi verga de la boca de Ramón, y parándome detr&aacut

e;s de Adelia, que seguía brincando sobre la pinga del chico, la recosté sobre su pecho, en un intento de hacerle una doble penetración… al entender ella mis intenciones trató de arquear la espalda, levantando el culo, pero sin sacarse la pinga de Ramón de su panochita. Puse mi glande en la entrada de su culo, dejando que el propio movimiento que le daba la penetración que le daba Ramón la fuera empalando contra mi pinga… y así fue.. llegó el momento en que la tenía totalmente metida en su tragón culo… fue cuando decidí empezar a moverme… y ardió Troya!!!

"Playos… denme pinga, si los dos… cojame Monchito… si, no pare, déme más mi hermanito…. ayyy Mario, culéeme… rómpame el culo, dele me están matando.." dijo ella cuando sentía entrar intermitentemente dos penes en sus dos huecos. Para mi fue una sensación fantástica, ya que además de la estrechez propia de cogerse un culo, sentía en el pene el masaje interno que el pene de Ramón le daba en la vagina a su morena hermanita.

Por unos cuantos minutos seguimos así, cuando de pronto Ramón hace el gesto de levantarse, diciendo.. "Compermisito… sigo por otro lado". Se levantó y se puso de rodillas detrás de Rosy, que seguía mamándole la vagina a su hija. "Con permiso doña Rosa", dijo mientras le metía de un solo envió su verga al estilo perrito, a la deseosa veterana que al sentir ese trozo de carne entrándole levantó la cabeza de la entrepierna de su hija gritando : "Ahhhhhhhhhyyyy cabrón… siiiii dame dame como perra…" mientras empezó a moverse como desesperada para atrás y para adelante, empalándose a sí misma en la brillante pinga de Ramón, olvidándose totalmente de que le estaba mamando la concha a su hija, la cual reclamó inmediatamente… "diay mami, siga mamandooooo, no me deje así, que ya casi llego!!"… Rosa levantó su cara suplicante y solo atinó a decir… "ayy.. nooo no puedo amor… no puedo… ahghhhh deme cabrón, no pare". Ante la cara de desatino de Mayra, Adelia sin pensarlo le dijo, "venga amor, yo le saco ese orgasmo, venga yo si puedo coger y mamar a la vez…".

Mayra vino corriendo, y se tumbó en la misma posición que había estado; así, mientras yo seguía penetrando a Adelia en el culo, la morena le mamaba el panocho a la blanca y grande hija de Rosy, que gemía como loca en espera del orgasmo que no tardó mucho en venir. "Chúpamela puta, esta es tu despedida, hoy te cogemos todos, mamámela Adelia… ssssiiiii puuuuta que rico amor… deme los deditos…" gemía Mayra en el momento en que Adelia le introducía los tres dedos centrales de su mano derecha en la vagina, y empezando a moverlos entrando y saliendo.

La verdad no se cómo Adelia podía poner atención al sexo oral que le brindaba si no descuidaba ni un momento la culeada de campeonato que le estaba dando yo, no se quedaba quieta ni un momento, mientras yo se la metía y sacaba como un tren, ella subía y bajaba o movía el culo para los lados, de tal manera que mi verga tocaba todas las paredes internas.

Como cinco minutos estuvimos así, hasta que Mayra anunció su inminente orgasmo… "me vengo… perra me vengoooooo… no paaaaresss, no pares dame dáme más…. zorra puta.. ahhhh…ahghghhhhh… siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii sssssssssss…" dijo la grandota mientras levantaba su pubis arqueándose como tratando de meter su vagina en la cara de Adelia, que, en ese momento me di cuenta, había sacado los dedos de la vagina y tenía a la grandota empalada con tres dedos en el culo.

Una vez logrado su cometido, Adelia levantó la cabeza de la entrepierna de Mayra, cambiando el ángulo de penetración de mi pinga, dándome mucho más placer. "mhmhm.. si rica… mueva el culo de puta que tiene, mi amor, venga acomódese mejor" dije yo, mientras me ponía de pie, la levantaba para que estuviera de pie, agachada con sus manos sobre la tumbona, con las piernas bien abiertas. Cosa que aprovechó Mayra, y metiéndose entre las piernas de la morena simplemente me dijo: "Mario, matemos a esta zorra…", a lo cual yo arrecié la velocidad de mis embestidas, mientras Mayra introdujo verticalmente cuatro dedos en la vagina de Adelia, dejando el pulgar fuera para acariciarle el clítoris.

"Nooooo hijosdeputaaaaaaaaaaa… suave…

me va a matarrrrr…. siiii si, no paren, Mayra puta de mierda, no pares que me vengoooooo…. " gritó en menos de un minuto la morena espectacular, moviendo su cuerpo de tal forma que mi pinga se le clavara hasta el fondo y la mano de Mayra también.

Fue tal la excitación del momento que a mi me empezó a venir la eyaculación, y sacando la pinga del culo de Adelia les anuncié… "Me vengo putassss… tomen…", y empecé a botas semen como cerdo… en la cara de una, en la de la otra, sobre las tetas de la blanca, sobre el estómago de la morena… hice una regazón de semen.

En menos de medio minuto, estabamos en los clásicos besos y chupadas de semen regado, mirando lascivamente a Ramón que seguía cogiéndose a Rosy, que aguantaba como buena veterana que era. Ramón, haciendo el cambio de tercio sacó la pinga de la vagina de Rosy, la cual adivinando lo que se le venía dijo sin más… "Si,, negrito, métamela por el culo, pero ya, que me quiero regar como yegua, deme por el culo, maricón de mierda….!!!".

El otro, seguro excitado por el momento, tomo su verga y se la colocó en la entrada del culo, procediendo a empujar de un solo golpe, haciéndo que la cincuentona levantara su cara y le gritara: "Hijodeputaaaaaa…. ya que… deme duro, para que se me quite el dolor".

Así estuvieron entre gritos, puteadas y gemidos por unos cuantos minutos, hasta que de golpe, y sin previo aviso Rosy soltó un grito ronco… "Siiiiighghghhgh", cayendo de bruces, exhausta por el orgasmo. Ramón mientras tanto seguía dándole por el culo sin compasión; hasta que Adelia, que estaba junto a mi, tocándole las tetazas a Mayra, se levantó y dijo… "bueno ya está bien, voy a hacer que este mae se riegue…" dijo, mientras se paraba junto a su hermano, poniendo su mano en el culo de él, más exactamente poniéndole el dedo medio en el hueco del culo del negro, presionando solo un poquito y siguiendo el movimiento de bamboleo de su hermano, que seguía cogiendose a la Rosa. Ramón, al sentir esa sensación extra no pudo contenerse, y se vino en medio de gritos "puuutttaaaa.. si métemelo en el culo siiii…" y terminó recostándose sobre Rosa, sin sacarle la picha del culo, y con el dedo medio de su hermana hasta la empuñadura en su propio culo.

"Puta, Adelia, usted si sabe como acabarlo a uno!!" "Ahh… es que yo se que mi hombre es culerito también… jaja".

Ya una vez que todos nos habíamos regado, las chicas fueron por birras para apagar la sed; nos sentamos todos en las tumbonas, Adelia abrazada a su hermano, al cual le seguía chorreado semen de la pinga, igual que la mía; y Rosy y su hija en la posición clásica de amantes, la hija abrazando a su madre por detrás, tocándole lascivamente los pezones puntiagudos que coronaban sus chicos senos; yo estaba solo, frente a ellos. La conversación obvia fue la gran cogida que nos dimos, mientras cada uno le contaba al otro o a los otros lo rico que le había hecho sentir.

Sin embargo yo podía observar en los ojos de Mayra y de Rosy un dejo de extrañeza, por el desliz homosexual que habíamos cometido Ramón y yo. Observando esto, le quité importancia diciendo (y confesando)… "Mae Ramón, que rico me mamaste, ya se me había olvidado lo rico que era que un hombre le chupara la verga a uno". A lo que él respondió… "No si don Mario, yo también he tenido esas experiencias. Como dijo Adelia hace un rato, mi papá me inició, y desde eso, de vez en cuando me gusta comerme una buena verga". En ese momento me di cuenta que la orgía iba a tener una segunda parte, en la que me comería el culito de este moreno.

Y así fue, un par de horas más tarde, y después de cenar bocadillos y continuar con la tomadera, Rosa decidió que ya era descanso suficiente, levantándose, parándose en el centro y diciendo, al tiempo que se quitaba la bata que se había puesto… "Mario, venga, démosle a estos un buen espectáculo, para que vean que una cincuentona coge como chiquilla; y usted Mayra, no sea descortés y enséñele a Ramón porqué usted cobra por mamar, que estoy seguro nadie lo ha mamado así; Adelia, usted vea a ver que hace y dónde se mete… Todos a coger, que estoy muy templada, carajo!"

Y así fue, al final de la noche, tal y como lo prometiera Mayra, todos habían t

enido sexo con Adelia, yo personalmente tuve una excelente sesión a tres cuerpos con Mayra y con Ramón, que disfrutó sobremanera de mi pinga en su culo.

El día siguiente, con una resaca horrible y mucha tristeza despedimos a los hermanos amantes que nos dejaban para hacer una vida juntos, por fin.

Cuando ya estábamos solos Rosa, Mayra y yo, me dice mi criada mayor… "Bueno Mario, ¿ahora qué?, ¿a buscar otra criada?" "Sip, no queda de otra, pero eso lo vemos mañana, ahora necesito tomarme algo que me baje la resaca!!!". Así que nos sentamos a tomar algo y a esperar que el cerebro nos empezara a funcionar.

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?Saludos, si quieren me pueden escribir a mi correo.

Autor: Cotico tico6013 (arroba) yahoo.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.