Un tío más en mi casa

¡Comparte!

Sentí que casi la sacaba por completo y una vez más la metió completamente muy rápido, en ese momento sentí que me vine muchísimo, sobre el colchón, él empezó a meterla y sacarla ya con más ritmo y fuerza y solo sentí que me apretó los hombros y me la metió bien adentro y sentí como se venía dentro de mis intestinos.

En esta ocasión, perdí mi virginidad, en manos de otro tío, y no me quejo pues me gustó mucho todo lo que me hizo, y aún hoy día después de algún tiempo, recuerdo y disfruto ese momento.

Bueno pues ya me estoy animando más a escribir y contar lo que me ha pasado en mi despertar a la sexualidad cuando tenía algo más de dieciocho años. Esto que les voy a contar me pasó con mi tío José {28 años}, primo de mi papá, (ya me había sucedido algo sexual con el hermano de mi papá, que ya lo relaté en otra ocasión).

Fue poco después de lo que me pasó con mi tío, el hermano de mi papá cuando festejamos mi cumpleaños número 18. Pues esto empezó a pasar en un viaje familiar al campo, íbamos varios primos y tíos, mi tío José era muy cariñoso con todos sus sobrinos, y nos abrazaba mucho en general. Nos trataba muy bien. Como íbamos muy cansados caminando en el campo todos, nos paramos en un árbol para descansar, y se acostó junto a un árbol y me dijo que yo me recostara en sus piernas, imagino yo, que sin ninguna mala intención, pues iban mi papá y más primos. Pues puse mi cabeza en su muslo y cuando volteaba a verlo, me quedaba su verga muy cerca de mi cara y eso me excitaba mucho, se veía que bajo el pantalón tenía algo muy grande, y después de lo que me acababa de pasar con mi otro tío, pues yo estaba como muy caliente por todo lo que tuviera que ver con una verga.

Pues ahí quedé con mucha ganas de conocer la verga de mi tío José y tocarla o probarla. Ese día en la noche dormiríamos en una casa de campo de la familia. Y había un cuarto especial para los hombres y yo me encargué de que me tocara dormir junto a mi tío José, y así fue, ya después de que se durmió traté de tocarlo y poco a poco me acercaba más a él, como mi tío había tomado con los demás tíos, yo sabía que no despertaría fácil. Pues estuve sobando su verga por encima de su pantalón y noté como se ponía dura y efectivamente se sentía que la tenía más grande que mi otro tío. No sucedió mucho esa noche, pues solo fue tocarlo y sentir que la tenía muy dura, pero él no hizo ningún movimiento, yo me quedé con ganas de masturbarme, pero no me animé pues en la misma cama estaba un primo mío a mi otro lado.

Pues la tercera ocasión que me pasó algo con mi tío José no fue muy agradable, porque esa ocasión fue cuando dormimos solos en el mismo cuarto de un rancho y esa ocasión estando dormidos no sólo me limité a tocársela por encima del pantalón, sino que lo desabroché y se la saqué por el bóxer y efectivamente la tenía más gruesa que la de mi tío Marcos y yo estaba muy excitado de poder tocar una verga más, y de esas dimensiones, aunque no muy larga, si muy ancha. En esas estaba cuando me decidí a jalársela despacio, pues ya estaba muy parada e inclusive estaba poquito mojadita de la punta, pues no me duró mucho el gusto, porque en esas estaba, cuando siento que me agarra de la mano y me dice ” ¿qué estás haciendo Beto?” yo me quedé mudo y no supe ni que decir, pues me puso un regañón, que mejor ni me quiero acordar, me dijo que estaba muy mal lo que estaba haciendo y que al día siguiente les diría a mis padres, para que me regañaran. Yo sólo le dije que por favor no les dijera nada y así fue, no les dijo nada, y yo me sentía muy mal cuando me tocaba verlo y trataba de evitar estar cerca de él o verlo a los ojos.

Pues así pasaron unos días y una ocasión que yo estaba dormido y en mi casa, estaban tomando cervezas varios tíos con mi papá, y mi tío José se iba a quedar a dormir, pues yo solo recuerdo que llegó a mi cuarto y se acostó conmigo y de una forma muy brusca me movió y me empezó a quitar mi pijama y él con la verga afuera me decía, ” ¿eso es lo que querías el otro día, verdad? Pues agarrámela y se te va a quitar la tentación” pero además que me lo decía de una forma muy ruda y con un aliento a borracho, yo me asusté mucho  y a decirle que no me hiciera nada, por favor,  él seguía queriéndome quitar los calzones y con la verga muy parada, pues así estuvo insistiendo un rato, me asusté mucho, después de un rato me dijo, “ya duérmete, no te voy a hacer nada” y así fue ya no me molestó y se durmió.

Pero ahí no termina la historia, más bien comienza, pues pasaron los días o semanas y lo que había pasado me ponía a pensar que aún seguía yo con las ganas de tocársela o chupársela, pero lo que no me había gustado fue la forma como me trató esa noche. Pero después de eso, mi tío me siguió tratando con cariño y como si nada hubiera pasado.

Una vez que fuimos a Puerto Vallarta con muchos familiares, un día yo me estaba bañando en la alberca y mis papás querían ir al pueblo de compras con los demás y yo no quería ir, así que mi papá dijo, que si yo me quería quedar no había problema pues estaba mi tío José en el cuarto dormido, y que si se me ofrecía algo estaba él ahí.  Se fueron todos y mi tío se quedó dormido en el cuarto del hotel, eran como las 6 de la tarde. Y yo me empecé a calentar pensando en mi tío, así que subí al cuarto a darme un baño y al entrar al cuarto mi tío despertó (había estado tomando antes de dormir) y me preguntó la hora y que dónde estaban los demás, le dije que se habían ido “todos” al pueblo y que solo me quedé yo.

Cuando salí de la regadera con la toalla alrededor de mi cintura, él seguía en su cama y me dijo, ven Beto, acuéstate aquí conmigo, y así lo hice. Puso su brazo alrededor de mi cuello y me empezó a platicar, pero yo notaba que me acariciaba mucho el cuello y parte de mi pecho. Así estuvimos un rato y de repente me toma de la mano y me la pone sobre sus shorts y su verga, y la tenía durísima, y me dice, “¿hoy no me la quieres tocar?” Pero de muy buena forma inclusive se oía medio cariñoso, y le dije que no sabía, y me dijo que lo disculpara por cómo me había tratado el otro día, pero que desde que se dio cuenta que yo se la había agarrado una vez, se quedó con muchas ganas, y que si el otro día me trató mal fue porque estaba borracho.

Yo no decía nada, pero tampoco quitaba mi mano de su verga, entonces se desabrochó el shorts y me dice que meta la mano, yo, ya muy caliente y con más confianza, lo empecé a tocar por debajo de sus shorts, pero aún tenía puestos sus bóxer, así estuvimos un rato, y él acariciándome por donde podía, y me dijo, que si quería que se quitara los bóxer. Yo dije que estaba bien, si él quería. Se los quitó y quedó completamente desnudo, y vaya que se veía bien, tenía muy bonito cuerpo y con la verga parada se veía aún mejor, se volvió a acostar a mi lado y me preguntó que si yo no quería quitarme también la toalla que tenía en la cintura, y le dije que me daba pena, y me dijo, no te preocupes, estamos en confianza y te aseguro que no les voy a decir nada a tus papás, y diciendo esto, se acercó a mí y me quitó la toalla, y pudo ver que yo también la tenía paradísima, y me dijo, ” mira, la tienes muy parada” y diciendo esto me toca la verga y también los huevos y me dice, que me acueste boca arriba, que me iba a hacer algo que me iba a gustar, pues yo me quedé completamente desnudo y viendo al techo, y él empezó a pasarme su verga desde los pies, hasta la cara, muy despacito, y me preguntaba que si me gustaba.

Yo no podía decir que no, pues mi erección me delataba y dije que sí, que se sentía rico, así estuvo pasándomela por todo mi cuerpo, a veces la ponía junto a la mía, y jugaba como si fueran dos espadas. Después me la puso una vez más en mi cara pero esta vez la pasaba por mi boca, y yo me moría de ganas de chupársela, hasta que me dijo, “abre la boca un poquito” y yo inmediatamente, la abrí y la metía y sacaba muy despacito, yo la sentía muy rica, es más, hubo momentos en que creí que me saldrían los mecos sin tocarme, como me había pasado con mi otro tío. Pues así estábamos y también me decía que sacara la lengua y le chupara los huevos, yo estaba muy, muy, muy excitado y él de vez en cuando me agarraba mi verga y me le daba jaloncitos.

Pasó un rato y me dijo que me volteara boca abajo, que me la iba a poner por la espalda y así lo hice, lo primero que me dijo fue, “que bonitas nalgas tienes Beto” y me las empezó a acariciar, mucho rato, mi respiración estaba cada vez más acelerada y él lo notaba y me decía, solo confirmando: “¿te está gustando verdad?” Yo ni abría la boca, solo movía la cabeza en señal que si, nunca se acordó que me dijo que me la iba a poner en la espalda, porque ya que me había agarrado las nalgas muchísimo rato, y en ocasiones yo sentía que se masturbaba mientras me las estaba agarrando, (yo no veía nada, solo veía la almohada y la cabecera de la cama) entonces quitó sus manos y se acostó sobre mi y lo que puso sobre mis nalgas fue su verga y me agarró de los hombros y me apretaba contra él, y yo sentía su verga entre mis nalgas, y me dio miedo pensar, que me la quisiera meter,

solo sentí que se incorporó y escuché como que se escupía en su verga y también me puso saliva en mi ano, y esta vez no se acostó sobre mí, esta vez me empezó a meter un dedo en mi culo, y me quise quitar, pero me detuvo de la espalda con su otra mano, y me dijo, “tranquilo, es solo un dedo y no te va a doler” y tenía razón, no me dolía, y me estaba gustando, y metía cada vez más su dedo un mi culo, y volví a sentir que se masturbaba, mientras me estaba metiendo el dedo, luego me dijo ” ¿verdad que se siente rico y no te duele?” yo solo dije, “si está rico”.

Yo seguía muy caliente y me estaba gustando mucho lo que me estaba haciendo, después de un rato me sacó el dedo y me puso más saliva y se volvió a colocar encima mío y ahora lo que me apuntó fue su verga, y yo recordando lo que me había dolido, cuando mi otro tío “intentó” metérmela, pensé en decirle que no me la fuera a meter, pero este tío, ni preguntó, solo sentí que de una me metió media verga, y la verdad fue un dolor que simplemente no puedo describir, fue muy doloroso, pero ni me pude mover, porque al momento de que me la metió, quedó completamente encima mío y no me pude mover. Sólo le dije que me dolía muchísimo, que me la sacara, por favor, él solo me dijo, “espérate tantito, no te muevas” y se quedó encima mío con media verga clavada en mi culito, así estuvimos un rato y el dolor fue bajando un poco y luego me la sacaba un poco y la volvía a meter, y en verdad cada vez era menos el dolor y el hecho de pensar que tenía esa vergota dentro de mí me excitaba mucho.

En un momento, yo fui el que levanté un poco mis nalgas, como para que entrara un poco más, y me dijo: “¿ya la puedo meter más?” y le dije que si, pues me agarró fuerte de los hombros y ahora si sentí que me la metió hasta el fondo y la dejó ahí un rato, mientras me chupaba el cuello y sentía su respiración muy agitada, luego sentí que casi la sacaba por completo y una vez más la metió completamente muy rápido, en ese momento sentí que me vine muchísimo, sobre el colchón, él empezó a meterla y sacarla ya con más ritmo y fuerza y solo sentí que me apretó los hombros y me la metió bien adentro y sentí como se venía dentro de mis intestinos.

Se quedó así un rato sobre mí, con su verga aún metida en mi culo, y luego que pasó un rato, me la sacó despacito, y me dijo, ” ¿verdad que si te gustó?” Yo solo dije que sí, pero que me dolía, y me dijo, vamos a bañarnos antes de que regresen tus papás, y fuimos juntos a la regadera, me toqué atrás y noté que me había salido un poco de sangre. Nos metimos a bañar juntos y al verlo enjabonándose se me volvió a parar y lo notó, me dijo que si quería que él me enjabonara, le dije que sí, y me empezó a enjabonar por todos lados, a él también se le paró otra vez, y así duramos mucho rato en la regadera, yo sin hacer nada, él era él que se encargaba de pasarme las manos por todo mi cuerpo, aunque en especial me agarraba las nalgas, luego me dijo, que me hincara y que se la chupara un poquito, pues eso hice, él se recargó en una pared de la regadera y le caía el agua en la espalda y yo hincado con su verga en mi boca, aunque me costaba trabajo metérmela mucho en la boca porque la tiene muy ancha, entonces me dijo, “mientras me la chupas tú jálatela”, eso hice, me la empecé a jalar así hincado como estaba y chupándosela lo mejor que podía, en eso él se la agarró y me dijo “chúpame los huevos Beto”

Se los empecé a chupar y yo seguía jalándomela, él se empezó a masturbar solo mientras yo le chupaba los huevos,  recuerdo que sentí que de repente él se masturbaba más rápido y los huevos como que se le subieron,  empezó a venirse sobre mi cara, varios chorros le salieron de leche que terminaron en mi pelo y mi cara, eso fue lo que más me gustó, pues después de que se vino en mi cara con su verga me los embarraba por toda mi cara, inclusive me volvió a meter la verga en la boca llena de mecos, y yo se los chupaba y la volvía a sacar y me la volvía a pasar por la cara y otra vez a mi boca, yo creo que la tercera vez que hizo eso, yo ya no aguantaba y me la empecé a jalar más rápido y me vine una vez más, me salieron más mecos que en una jalada regular y eso que unos minutos antes ya me había venido en la cama.

Mis mecos le cayeron algunos en sus pies y el cabrón me dijo, “ya probaste mis mecos, ahora prueba los tuyos” sube el pie y me lo mete poquito en la boca y pude probar un poco mis propios mecos, pero me levanté y ya no quise que me pusiera sus pies en mi cara, me volví a enjabonar y me salí de la regadera. Después de un rato yo andaba caminando con mi tío José en la playa, el cabrón de mi tío todavía diciéndome que yo no debería hacer “eso”, que yo estaba muy guapo y que debería fijarme en las jovencitas de mi edad.

La verdad no me puedo quejar, me gustó mucho todo lo que me hizo y me siguió haciendo por mucho tiempo después. Así fue como tuve mi segunda aventura y esta vez sí perdí la virginidad, con mi segundo tío.

Saludos.

Autor: Beto

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. MUY BUENO TU RELATO…. EN VERDAD TU TIO ES UN CABRON DESPUES DE TODO LO SUCEDIDO SIGUE INSISTIENDO QUE ES MALO… PERO LO DISFRUTA VERDAD… NO LE PARES…. TAL VEZ SEA UN “HETERO” RESENTIDO…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.