Un trio que se convirtio en cuarteto (III)

¡Comparte!

Después de cortar con Raúl y su hijo, viajamos al campo porque estaba deprimida, lo que no nos imaginamos era la sorpresa que tendriamos

Los que hayan leído mis dos relatos anteriores, recordaran como nos iniciamos en los tríos y como Raúl y su hijo cogían con Susy, todo siguió bien hasta que Raúl se enamoro de una mujer y Raulito, una vez que descubrió el sexo, empezó a salir con chicas de su edad, por lo que, como tanto a Susy como a mi nos gusta coger sin forro decidimos cortar la relación.

Los primero días todo estaba bien, pero Susy se deprimió un poco por lo que le propuse aceptar la invitación que nos había hecho el esposo de una amiga suya para pasar unos días en el campo, al principio dudo un poco ya que hacia tiempo que no hablaban, pero finalmente acepto. Por la tarde logré comunicarme con Juan y le pregunte si la invitación seguía en pie, a lo que respondió que con gusto nos esperaba ese mismo viernes.

Llegamos cerca de las 7 de la tarde y Juan (mi tocayo ya que tenemos el mismo nombre) nos recibió demostrando una real alegría, Susy pregunto por su amiga y en ese momento nos enteramos que hacia 4 meses que ya no vivían juntos, nuestra sorpresa fue tremenda, ya que no nos imaginamos una separación porque tenían poco menos de 1 año de casados, Juan nos dijo que pasáramos y nos instalemos y mientras comíamos el asado que nos estaba preparando nos contaría.

Ya instalados, Susy se ofreció para poner la mesa y mientras esperamos el asado, Juan nos sirvió una copa y nos contó que Gladis no soportaba el aburrimiento del campo y que sexualmente casi no podían tener sexo porque ella era muy menudita y él tiene un miembro demasiado grande para ella, así que terminaron separados.

Susy me miró y yo automáticamente tuve una erección porque me imagine sus pensamientos, por lo que le sonreí dándole a entender que lo que ella propusiera para mi estaba bien.

Juan interpreto por mi sonrisa que no le creíamos lo que nos decía, por lo que nos juro que era verdad a lo que Susy le dice:

-Ver para creer, Gladis nunca me comento nada, si bien es cierto que desde que se casaron hemos hablado muy poco.

Ya nos habíamos tomado dos copas y con el estomago vació nos habíamos alegrado bastante, Juan me miró medio cortado y sin saber que hacer, si se lo decia en serio o simplemente lo estaba cargando.

-Yo creo que Susy tiene razón, ver para creer, me parece que estas exagerando un poco.

-Bueno, yo no tengo inconveniente en mostrarles. Y sin decir nada más se bajó el cierre del pantalón y saco una pija que dormida ya era increíble, parecida a las que se ven en las fotos porno de negros.

Susy no podía dejar de mirarla, y como si estuviera inoptisada se levanto del sillón preguntó si la podía tocar, Juan me miró sin entender pero le dije que si él estaba de acuerdo yo no tenía inconveniente.

Susy la comenzó a acariciar y la levantó como tomándole el peso, se arrodillo y comenzó a pasarle la lengua, viendo como a cada lamida ese pedazo de carne crecía entre sus manos, antes de que alcanzara su máximo tamaño se metió la cabeza en la boca comenzando una mamada que rápidamente provocó los gemidos de Juan, la boca de Susy estaba abierta al máximo y no era mucho lo que podía meterse sin que le dieran arcadas, por lo que tomando la pija “con las dos manos” para poder abarcarla toda le fue haciendo una paja mientras lamía el tronco de arriba abajo y metiéndose la cabeza cada vez que llegaba a la punta; Juan le advirtió que no aguantaría mucho más ya que desde que se separó no había tenido sexo con una mujer, esto hizo que Susy me mirara de reojo y acelerara su trabajo , pudiendo ver a los pocos minutos como se contraían los músculos de Juan y llegaba a un orgasmo que descargo directamente en la boca de mi puta, fue tal la cantidad de leche que fue imposible que lo tragara todo, escurriéndole por los labios y chorreando por el mentón hasta caer algunas gotas sobre las tetas, cuando noto que ya no salía más, con la pija fue llevándose todo lo que pudo recoger para tragarlo y dejarle la pija bien limpia, Juan pidió disculpas por correrse tan rápido a lo que Susy le respondió que esperaba que la próxima pudiera disfrutar más tiempo, como ya el asado estaba

a punto nos dedicamos a comer y a tomarnos unos buenos vinitos.

Mientras comíamos, le explique a Juan que nos gustaba experimentar cosas nuevas respecto al sexo y que al ver el aparato que tenía Susy haría lo posible para satisfacerlo, pero le pedi que fuera muy suave porque nunca se había comido algo tan grande.

-Quedate tranquilo solo se la voy a meter hasta donde ella me diga, ya estoy acostumbrado a no meterla toda.

-Bueno, creo que se pueden dejar de hablar y dejarme probar, no veo la hora de tener tu pija en mi conchita.

Susy se me acerco y me dio un beso de esos que solo da cuando esta muy caliente, busque su conchita por debajo del vestido y tenia la bombachita totalmente empapada, la hice agachar y chupar un poco mi pija, ya que con el espectáculo que me dio tenia un palo tremendo y una calentura que me hacia doler los huevos, así que al poco tiempo de mamarme me corrí completamente en su boca.

Juan que había estado refregándole la pija la termino de desnudar y nos fuimos los tres a su dormitorio, Susy lo desnudo y le pidió que se acostara para poder controlar ella la penetración, primero se dedico a chuparle bien la pija y por momentos se separaba y la miraba, o mejor dicho la admiraba, hasta que se sentó sobre Juan y tomando la verga con su mano la apoyo en la entrada de su cueva, yo por mi parte me acosté a lado de ellos para no perderme el espectáculo, lentamente se fue bajando hasta que vi como esa cabeza desapareció dentro de mi mujercita, escuche un gemido de mi mujer que me decia que nunca había sentido su concha tan estirada, comenzo entonces un sube y baja muy lento y en cada movimiento se metia un pedazo más, tenia tres cuartos de la pija metida cuando tocando lo que le faltaba me dice:

-Mira papito…..mira como me la como toda y aflojando el cuerpo dejo que toda esa masa de carne se metiera hasta el fondo, quedándose unos momentos muy quieta hasta que su conchita se acostumbrara a tremendo garrote.

-Ya ni me acuerdo la última vez que una mina se trago toda mi verga, tenes una puta hermosa, porque sos puta, sos muy puta y te gusta la verga cierto???

-Si mi macho soy puta, me gusta coger, reventame, llename bien la concha que te desea, se siente divino, cojéeme, cojéme todo lo que quieras que soy la puta que te va a sacar toda la leche que tenes guardada.

Yo mientras tanto seguía viendo incrédulo como toda esa carne entraba y salía de mi mujer y me puse a chuparle el culo con toda la intención de dilatarlo y metersela, cuando ya podía meter la lengua, espere el momento que Juan la sacaba para meterle un dedo y luego 2 hasta que le apoye mi pija en el culo y quise clavarla, fue una misión imposible, todo el espacio era llenado por Juan; Susy llevaba por lo menos 3 orgasmos cuando Juan comenzó a llenarle la concha con su leche, creo que debe haber estado cerca de un minuto largando leche, provocando que Susy tuviera otro orgasmo como nunca tuvo, suerte que no había vecinos, sino los gritos de placer se habrían escuchado en toda la cuadra, cuando se separaron y vi su concha, parecía que le nunca iba a cerrar de tan abierta que quedó, la leche chorreaba hasta su culo y no pude resistir la tentación de chuparla y besarla hasta dejarla totalmente limpia, luego le levante las piernas sobre mis hombros y se la meti, pero claro mi pija bailaba en esa concha estirada, así que apuntando a su culito se la fui metiendo de a poco hasta que le entro toda y comencé un mete y saca delicioso.

Mientras la culeaba, Susy se dedico a mamarle la verga a Juan, la que seguramente por el tiempo que tenía sin coger en poco tiempo estaba nuevamente como una roca, mi calentura al verla chupar con tantas ganas fue tan grande que le llene el culo con una acabada como nunca había tenido, ni en los mejores polvos con Raúl y Raulito, acabe tanto.

La verga se le fue saliendo sola del culo, en ese momento le dijo a Juan que quería intentar comérsela por atrás, le dije que estaba loca, que semejante verga era imposible que le entrara, pero ella insistió…

-Papito ya lo tengo flojito y lubricadito con tu leche, que se pierde con probar, si no entra mala suerte, pero al menos quiero probar.

Y quien soy yo para negarme a un pedido de mi putita; Juan le dijo que nadie lo había aguantado por el culo, pero que si ella quería lo intentaba.

-Déjense de joder y culeame, quiero esa verga en el culo Juan me miro como pidiéndome disculpas y apoyando la cabeza en la entrada empezó a empujar, Susy apretaba los puños y mordía las sabanas, pero a la vez se notaba que trataba de relajarse lo más posible.

-Amor

no podes tragarte esa verga por el culo, es demasiado grande

-Si he visto fotos que les meten la mano en el culo, la pija tiene que entrar!! A todo esto Juan hacia fuerza y aflojaba en forma continua, pero hasta ese momento solo había metido la mitad de la cabeza.

Cada tanto se separaba y yo le chupaba el culo y dejaba bastante saliva, luego de 15 minutos de intentar, le dijo a Susy que no había caso, que no le entraba, ella protesto un poco pero lo acepto, fue entonces cuando Juan le dio un fuerte empujón provocando un grito de mi mujer que realmente me asusto, pero la cabeza había desaparecido en su culo, unas lágrimas gruesas corrían por sus mejillas por lo que le dije a Juan:

-Hijo de puta sácasela que la partís en dos.

-No papi, deja, deja que se acostumbre, si entro la cabeza paso lo peor.

-Dale machito empesa a meterla de a poquito pero dale tiempo a mi culito para que se acostumbre.

Poco a poco ese taladro entraba en el culo de Susy, yo no lo podía creer, al principio yo habia perdido completamente la erección, pero ahora estaba totalmente al palo viendo como se estiraba el culo de Susy y recibia esa verga en su culo, ya tenia más de la mitad enterrada, cuando llevando una mano hacia atrás tanteo lo que le fantaba comerse.

-Juan la quiero toda ahora clávamela aunque grite, enterrala hasta los pelos quiero sentir tus huevos golpeando mis nalgas.

Juan no necesito más de un solo empujon la clavo hasta el fondo y viendo que Susy no se quejo comenzo un mete y saca suave pero parejo.

-Ahora si me tenes culeada, asi que nuca te comiste un culito, toma comete el mio, haceme bien el culo, gozalo pijudo, gozalo y haceme gozar, culeate bien a tu puta, mira papito, mira lo que me estoy comiendo, mira como me rompe el culo.

Parecia que en cualquier momento se partia en dos, pero gemia y pedia más, ahora ya era ella la que iba al encuentro de esa verga, cuando él salía ella levantaba en culo y se la enterraba nuevamente, estuvieron casi 40 minutos serruchando, hasta que Juan se tenso como una cuerda, aceleró las envestidas anunciando su inminente orgasmo.

Así, así, así llename el culo, dejame toda tu lechita adentro, gozame macho mío goza a tu puta….

Cuando acabo, se quedó acostado encima de ella hasta que se le fue aflojando y lentamente la saco, me quede mirando el culo de Susy, sin poder creer lo que veía, eso era un orificio donde cabían tranquilamente 4 de mis dedos y tan profundo que no se veía la leche recién ordeñada, quise besarlo, pero Juan me pidió que le dejara el placer de besar y lamer primero, cosa que acepte, mientras ponía mi pija en la boca de mi puta para poder acabar, ya que si la ponía en el culo, no iba a sentir absolutamente nada de tan dilatado que quedo, claro que con la calentura que tenia en segundos descargue mi leche en su boca; recién cuando Susy se levantó y camino para ir al baño la leche comenzó a brotar de su culo, nos quedamos luego un buen rato en la cama charlando y Juan no dejaba de agradecerle por haberle dado el culo.

Luego de limpiarle bien la verga, salimos de la habitación para fumar un cigarrillo y tomar un champagne que Juan abrió para festejar, pero Susy tuvo que ponerse una toalla femenina en el culo porque no se le cerraba y tenia miedo que la leche que salía tuviera compañía.

Mientras charlábamos, mi mujer no dejaba de acariciar la verga, mientras comentaba que ahora se sentía vacía y que si bien el dolor fue fuertísimo, el placer fue aún mayor y parándose se sentó sobre Juan, metiendose el pedazo en la concha, que si bien había perdido toda dureza, le quedo lo suficientemente morcillona como para tragarla, así estuvimos hasta que se termino la bebida y decidimos irnos a descasar, ya que Juan no quería más baile por ese día y ella también estaba bastante dolorida.

En la habitación nos quedamos hablando por más de una hora sobre lo bien que lo pasamos y el fin de semana que teníamos por delante, cuando finalmente se levanto para ir al baño, le separa las nalgas para ver el estado del culo y pude ver que aún le salía un poco de leche, que por supuesto limpie, y el culo aún no se le había cerrado del todo, ya que lo tenia como cuando yo recién termino de cogerla.

Demás esta decir que ese fin de semana cogimos hasta quedar totalmente agotados y ya comprometidos a viajar al menos fin de semana por medio y por supuesto las próximas vacaciones de invierno las pasaremos en el campo, disfrutando del aire libre los buenos asados y el buen sexo.

El

único problema que tuvo Susy es que recién pudo ir de cuerpo el jueves Gracias por los mail que me mandaron (suerte que hasta ahora pude parar los virus que también llegaron)

Autor: Juanjo1

Chicochica2001 ( arroba ) yahoo.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.