Una buena mañana

¡Comparte!

Me puse el condón, fui empujando mi pene poco a poco, me detenía un poco para no causarle dolor, cuando llegué a meter mis nueve pulgadas se lo dejé un momento mientras su ano se acostumbraba al grosor de mi pene, él comenzó a mover su culo para adelante y para atrás y cada vez que él se movía a hacia atrás yo se la metía más duro, él gritaba de placer.

Hola a todos los lectores de esta página.

Yo soy un visitador frecuente de esta página, que es una de mis  favoritas, hace mucho escribí un relato aquí y me dio mucho gusto recibir e-mail enterándome  que les gustó.

Bueno al grano, hoy tengo 40 años, pero como todos los gay estoy en buen estado de salud y físico.  Mido 1.80 mts, peso 85 kilos, soy de cabello negro con algunas canas en las patillas, de piel moreno muy claro, mucha gente piensa que estoy guapo, bueno yo que puedo decir. Mi roll sexual soy activo.

Me gustan mucho los hombres delgados bien formados, con nalgas redonditas, pero sobre todo que tengan bonita cara y ojos dulces. Soy de origen Español, viví en México y ahora vivo en Miami Florida. Mi relato que es uno de tantos y es 100% verdadero.

Desde que era joven he tenido mucho éxito con mis parejas, novios, acostones y lo que sale por ahí, siempre me gustaron los chicos más grandes que yo. No se si es por la edad pero últimamente me siguen los muchachitos jóvenes, la verdad yo no quería nada con ninguno de ellos. Con esto no quiero decir que no me gustan.

Yo trabajo en un mall, en una tienda donde la mayor parte de la manana la paso solo. Un día entró un joven como de 23 o 24 años de edad, una cara linda, bien formado, ojos grandes y verdes, no tan alto, como de 1.70 mts con cabello semi claro, por su acento me percaté que era de Brasil. Preguntó por cosas sin importancia, lo entendí, pero al estar hablando su mirada bajaba hacia mi zipper. Ese día salió de la tienda sin que pasara nada.

Al otro día por la mañana regresó muy temprano, yo aún no abría la tienda para el público, él tocó la puerta con el pretexto de preguntarme a que hora abrían el mall exactamente, yo le dije que el mall abría a las 10.00 am. Que si quería esperar ahí en mi tienda mientras abrían, él me contestó que si, y cerré la puerta otra vez con seguro, ya que yo tenía que hacer cosas como resurtir la tienda, en la parte de atrás tengo una bodega con un baño, ahí está la mercancía que tengo en que sacar a la parte delantera de la tienda.  Pues yo enrollado con mi trabajo en la parte trasera de la tienda cuando menos me doy cuenta él ya se encontraba junto a mí. Antes de poder decir otra cosa me dio un rico beso y sin decir nada se puso de rodillas junto a mí bajando mi zipper y abriendo el botón de mi pantalón. Yo lo tomé por la cabeza para tener el control de lo que quería que hiciera, besó mi pene por arriba del slip, lo mordía levemente mientras él cerraba los ojos.

Poco a poco mi pene empezó a crecer y a salir la punta por una parte del bóxer, con sus labios me besaba la punta y decía que quería comérselo todo, rápidamente me quité el resto de la ropa para dejarle a libre el camino a ese chico. Él al ver el tamaño de mi pene (que es como nueve pulgadas y grueso) se  puso como loco y se quitó toda la ropa, solo quedando con sus tennis puestos,  nuevamente se agachó a seguir con su tarea de  darme  una rica mamada, se la metía lentamente saboreando cada pedazo que entraba en su boca, así seguía recorriéndola toda desde la punta a la base, hasta que llegó a tragársela toda, metiéndosela en la garganta, textualmente me lo cogí por la boca.

Cada vez que se la retiraba de la boca él jadeaba de placer y se la metía otra vez con mayor desesperación haciendo un ruido con la garganta que me  ponía a mil, cuando yo quise sacar la leche y dársela me dijo no, que esperara un segundo. Me dice, también quiero que me des por el culo ya que estoy limpio para ti. Fue a su pantalón, me dio un condón y lubricante que traía en un pequeño paquetito plástico. Así que lo puse ahí mismo en cuatro patas, le apliqué el lubricante metiéndole un dedo en el culo el cual le sacó un gemido de placer, diciendome que la quería tener toda dentro, que quería disfrutar cada pedazo de mi pene dentro de su ano.

Me puse el condón, fui empujando mi pene poco a poco, me detenía un poco para no causarle dolor, cuando llegué a meter mis nueve pulgadas se lo dejé un momento mientras su ano se acostumbraba al grosor de mi pene, él comenzó a mover su culo para adelante y para atrás y cada vez que él se movía a hacia atrás yo se la metía más duro, él gritaba de placer, pasamos como 10 minutos así. Ahí se la saqué toda de un jalón. Lo llevé a una caja que tenía en un rincón, lo puse sobre ella y le levanté las piernas sobre mis hombros para que su culo quedara a la altura de mi verga para seguir dándole placer, yo tenía un poco de miedo que nos escucharan en las otras tiendas, pero él no paraba de gritar de placer.

Cuando estamos los dos a punto de terminar me dice que la saque y me quite el condón. Se arrodilló ante mí y me dijo, termíname en la boca y en la cara, así lo hice, ya que él me chupaba las bolas le llené la cara de leche, parte de la boca, ya que él sacaba la lengua para recibir mi líquido completo por todo su rostro, él me agarraba el pene y traía los restos de leche que tenía por toda la cara hacia su boca limpiándome la verga dejándola bien limpia y brillante, mientras él hacía eso sin tocarse se corrió por todo el piso, él se estremecía del placer que sentía, eso fue muy rico.

Ahí lo ayudé a incorporarse, fue al baño, se limpió, se vistió, yo hice lo mismo y me preparé para abrir la tienda y tener un buen día de trabajo.

El me dio su número y su nombre (Adilson) para que lo visitara en  su hotel, pero esa es otra historia que luego les contaré.

Autor: latintop

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Que buen relato… me encanto…. muy caliente…. sigue relatando tus aventuras sexuales okey …[No son permitidos los correos y teléfonos en los comentarios – eliminado por la administración R.M.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.