Una noche llena de mucho sexo

¡Comparte!

Empezó a empujar pero creí no poder soportar, no había entrado aun nada y ya sentía incómodo mi ano, pero el solo imaginar que mi fantasía de sentir una buena polla dentro de mí se estaba convirtiendo realidad me hizo reaccionar y de un solo golpe empujé mi cuerpo hacia atrás y metí toda la polla, dolió un poco pero ese dolor se convirtió luego en lo más maravilloso que he sentido.

Es la primera vez que me decido a relatar algo que después de varios meses de soñar se convirtió en realidad. Siempre he sido un apasionado de las mujeres que se visten sexy, que dejan volar la imaginación, que con solo verlas me hacen tener una erección. Nunca creí que a pesar de esto mis debilidades iban encaminadas por otro lado.

Con el paso del tiempo pasaba por mi imaginación que se sentiría vestirse como una mujer, sentirse deseada y provocar a los hombres. Fue así como empezaron unos deseos grandes de sentir una gran polla dentro de mí, de saber lo que sería tenerla en mi boca, sentir los primeros jugos y probarlos, pero todo era solo imaginación, cada vez que pensaba en ello la polla se me ponía dura y lo único que podía hacer era darme una fuerte masturbada hasta derramar toda mi leche, pero luego la sensación era diferente, era sentirme algo extraño conmigo mismo.

Pasaban los días y llegaban nuevamente los deseos, hasta que un día sin planearlo, solo fue el impulso del momento ocurrió lo que tanto había soñado, llegué a la casa de una amiga, la cual me gustaba visitar frecuentemente ya que es muy hermosa y sabe como mostrar su belleza, cada vez que la veía me ponía a mil, su sugestiva vestimenta es lo que más me llama la atención, siempre usa pantalones ajustados que marcan su coñito y dejan ver su culito paradito y redondito, además de falditas muy cortas que a veces dejan ver sus pantaletas y bien torneadas piernas, además de usas zapatos de tacón alto y destapados algo realmente sexy, y usa siempre blusas o topcitos nada más, posee unos grandes y hermosos senos.

Pero bueno no quiero salirme del tema, cuando llegué a su casa mientras ella se duchaba aproveche el momento y fui a su cuarto, lo primero que hice fue abrir el closet y mirar todas sus vestimentas, el solo hecho de ver la lencería me excitaba y a la vez me dieron ganas de usarlas. Fue así como sin pensarlo cogí una de sus hermosas y diminutas tangas, eran más las ganas de probármelas que cuando salió mi amiga de la ducha no tuve tentación de ella, así que solo pude despedirme rápidamente con una excusa tonta.

Llegué a mi casa y me desnudé totalmente, y procedí a medirme el hilo dental de mi amiguita, me acerqué al espejo y no es por nada pero me quedaron super bien, puedo asegurar que tengo una cola más buena que muchas mujercitas, además no tengo vellos y siempre he conservado una buena figura, mi culito siempre lo mantengo bien afeitado más por higiene que por otra cosa, me excité tanto que mi polla quería escaparse de tan diminuto traje, pero bueno ese fue el comienzo, sin pensarlo y con la excitación hasta la cabeza me decidí por salir con la tanguita puesta esperando que algún machote la notara y quisiera poseer mi culito virgen.

Como estaba empezando a anochecer todo fue más fácil, en el camino de mi casa hacia la avenida principal toca atravesar un lote el cual se encuentra vigilado constantemente, siempre permanecen cinco o seis vigilantes que rondan todo este territorio, ahí fue donde empezó mi plan solo tenía que esperar el momento, me hice al lado de unos arbustos y no tardó mucho rato cuando observé que se acercaba un vigilante.

Lo primero que hice fue ponerme de espaldas, bajar un poco mis pantalones y hacerme el que estaba orinando, pude observar que el hombre se acercaba por la luz de su linterna ya que eran como las siete de la noche, no hice ruido alguno ni reaccioné cuando alcancé a escuchar la voz del vigilante, lo único que quería era darle una buena visión de mi culito al hombre y creo que lo logré ya que de acuerdo a donde dirigía la luz era exactamente mi trasero, cuando llegó lo primero que me dijo era que hacía en el lugar ya que era una zona privada y que tenía que salir de allí, cuando voltee me quedé sin palabras, aquel hombre era un moreno alto, fornido y bien parecido, algo que sería perfecto para mi primera vez, no sabía que decir ni como llevaría de ahí en adelante mi plan, solo reaccioné  cuando me preguntó por mi ropa interior e insinúo algo sobre mi trasero, los nervios y la pena se apoderaron de mi, pero cuando el vigilante dijo con una sonrisa en su cara que tenía más culo que su novia sentí un corrientazo en todo mi cuerpo y decidí sin más a responder que si era en serio a lo cual me pidió que se lo dejara ver nuevamente y me respondería.

Sin pensarlo bajé mis pantalones que había subido y me di la vuelta, y volvió a insinuar que como era posible que conservara ese culito tan bien, y que además el hilo dental me quedaba perfecto, sentía mi polla reventar de la excitación que sentía de oír esas palabras, saber que un hombre me decía todo aquello, me di la vuelta y vi que su paquete había crecido de tamaño se notaba por el uniforme apretado que llevaba, sin pensarlo le dije que si quería probar mi culito.

Se acercó y sentí sus manos frías tocar mi trasero, sentí una emoción muy fuerte a lo que respondí con un suave toque a su paquete, me obligó a sacarle la polla, y ufff que polla, era grande y gruesa, demasiado grande creo yo para una primera vez, la acaricié con mis manos y sentí como él fue dirigiendo mi cabeza hacia su aparato, pensé rápidamente en lo que estaba sucediendo y que debería aprovechar, eran mis sueños convertirse realidad y rápidamente la introduje en mi boca, empecé desesperadamente a lamerla por todas partes.

Era como si se fuera a acabar ese instante rápidamente, creo que le estaba gustando ya que en un momento me hizo parar, me dijo que aun no quería venirse, fue cuando sin pensarlo él me obligó a quitarme toda la ropa menos el hilo dental, él hizo lo mismo rápidamente, me dijo que me pusiera en cuatro que quería que sintiera su polla dentro de mí, le pedí que lo hiciera despacio ya que era la primera vez, así lo hizo empezó a tocar suavemente con sus manos alrededor de mi ano.

Es una sensación difícil de descifrar, sentía como rozaba mi ano con sus dedos hasta cuando fue muy lentamente introduciendo uno de sus dedos, mi reacción era quitarme de allí, pero siguió insistiendo, sentí como utilizó su saliva para lubricar mi agujero, y sin sentirlo ya tenía uno de sus dedos dentro, a lo cual yo reaccioné con un pequeño movimiento, noté como eran los deseos de él por introducir su polla, pero antes le pedí que introdujera otro dedo para que se dilatara un poco más y así lo hizo, y fue cuando llegó el momento, sentí que con sus manos colocaba su poderosa polla cerca de la entrada de mi ano.

Yo me encontraba super excitado a punto de reventar, lubricó más mi ano con saliva, sentía como mojaba mis piernas y me excitaba aun más, empezó a empujar suavemente, pero creí no poder soportar, no había entrado aun nada y ya sentía incómodo mi ano, pero el solo imaginar que mi fantasía de sentir una buena polla dentro de mí se estaba convirtiendo realidad me hizo reaccionar y de un solo golpe empujé mi cuerpo hacia atrás y metí toda la polla, dolió un poco pero ese dolor se convirtió luego en lo más maravilloso que he sentido.

El hombre empezó a culearme de una manera genial, era un bombeo continuo, sentía como gemía y cada vez lo hacía con más fuerza y rapidez, yo solo podía gemir de excitación y ayudaba al ritmo que llevaba el hombre con un movimiento de caderas, y fue cuando de repente sentí mi culo caliente el cabrón se derramó dentro de mí, era un río de leche que recorría todo mi agujero, creí que todo había terminado ahí, pero cuál fue mi sorpresa al voltear y ver que atrás estaban los otros cinco vigilantes pasmados viendo la escena, todos eran jóvenes y con muy buenos cuerpos, de ahí en adelante es otra grandiosa historia.

Autor: Enrique

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.