VECINA NECESITADA II

¡Comparte!

Hola como les va soy Fernando Como ya les conté tengo 20 años y soy de buenos aires Argentina, y escribo para seguir contándoles mis historias 100% reales, y entre ellas las aventuras con mi vecina de 54 años a la cual logré coger(follar) hace ya 3 años.

Después de ese día ella me invitó a su casa ya que mi vecino estaba muy enfermo y no lo podía dejar mucho tiempo solo, ella tiene una casa bastante grande, Me abrió la puerta y me dejó en el living mientras terminaba de cambiar a mi vecino, que a sus 66 años tiene una grave enfermedad, yo estaba cómodo cuando siento que me llama y me invita a pasar a la cocina que estaba pegada a la habitación donde descansaba mi vecino.

Ella solo llevaba un camisón negro no tenia corpiño pero si una bombacha que tapaba gran parte de su enorme culo, al verla enseguida se me paró la verga y ella al notarlo se agachó, me bajó el pantalón y la comenzó a mamar, se la metía y sacaba de su boca, hasta que se levantó se sacó el camisón y se bajó la bombacha, se subió sobre una mesa que estaba ahí abriendo sus piernas me pidió que se la metiera,

Yo sin dudarlo fui hasta ahí y de un solo empujón le metí mis 18 cm de carne, y ella empezó a gemir y pedir más y más, así, si, dámela toda, más si cogeme más, que linda verga, la quiero toda adentro, hasta que llegó a su orgasmo, yo seguía cogiéndola (follándola) mientras ella no paraba de gritar y sabiendo que su marido estaba en el cuarto de al lado se excitaba más, se bajó de la mesa y caminó hasta su cuarto, al verla mi vecino murmuraba pero no hablaba ya que no puede hablar ni caminar.

Ella me hizo entrar y mi sorpresa fue ver a mi vecino así (al cual no veía como hace 3 años), que también se sorprendió al verme.

Ella se agachó y me comenzó a chupar mi verga que ya se había caído, yo sentía vergüenza pero era más mi calentura que la dejé seguir. Se levantó y dijo ves es esto lo que quiero, me sentó en la cama y se subió sobre mi trozo y me empezó a cabalgar hasta que acabé en su concha que se tragó toda mi leche, ella también tuvo su segundo orgasmo, mientras me limpiaba la verga dejándola sin una gota de semen, me levanté fui hacia el baño a lavarme y ella fue por detrás mío.

Nos metimos en la ducha y entre toqueteo y toqueteo me volvió a subir la calentura, ella al notarlo no hizo nada mejor que darse vuelta y entregarme su enorme culo, al cual sin dudarlo empecé a penetrar mientras ella gritaba como una loca, si así, rómpeme el culo, metémela toda, que linda verga y yo disfrutaba con cada penetrada a ese gran culo, estuvimos así hasta que decidí sacársela para que me la volviera a mamar con su golosa boca.

Se arrodilló y comenzó a lamérmela toda hasta que se la metió y siguió con un mete y saca cuando no aguanté más y le acabé dentro de su boca, ella disfrutaba el sabor de mi leche que no era tan abundante ya que era mi segundo orgasmo pero igual la disfrutó.

Terminamos de bañarnos me vestí y nos despedimos con un apasionado beso por supuesto hasta otro día cuando seguiría disfrutando de esa hermosa madurita, la cual me tenia preparado una gran sorpresa pero eso se los contaré en otro relato.

Espero que les haya gustado mi historia.

Autor: Fernando

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.