Veronica

¡Comparte!

Hola amigos de marqueze.net, este es mi primer relato, espero sepan entender mi inexperiencia. La historia que redactare a continuación es totalmente real.

Hola amigos de marqueze.net, este es mi primer relato, espero sepan entender mi inexperiencia. La historia que redactare a continuación es totalmente real.

Mi nombre es Tomas, vivo en Argentina y soy un chico normal, de 20 años, morocho 1.85 mts. De altura, no tengo un cuerpo físico culturista, pero tampoco soy gordo, tengo un pené dentro de las medidas normales (18cm. X 5cm de diámetro). Bueno basta de presentaciones, acaba mi historia:

Todo empieza en un cumpleaños de un amigo, él tenia una novia muy apetecible, se llamaba Verónica, era una rubia de ojos claros, no muy alta, tenia unas tetas impresionantes, un culito bien redondito, a mi particularmente me gustaba mucho. Estábamos tomando algunas cervezas y bailando muy a gusto entre todos los invitados, éramos muchos, cuando de repente nos enteramos de que el papá del cumplañero, había estado discutiendo con su mujer y esta le había causado un corte en un brazo, entonces mi amigo tuvo que llevar a su padre al hospital, ya que él tenia auto, debido a esto se termino la fiesta, y todos los demás invitados se retiraron, pero yo y un grupo, los mas íntimos, nos quedamos para ayudar a su mujer a limpiar la casa, que después de la fiesta había quedado hecha un desastre.

Nosotros, estábamos algo pasados de copas, por lo que hacíamos mucho ruido y se iban a despertar los nenes, tienen dos hijos, decidió que salgamos al patio a seguir tomando cervezas y ella nos acompaño, después de tomar unas seis cervezas más, mis otros amigos se retiraron a sus casas y yo decidí hacerle compañía hasta que regresara su marido. Ella trajo otra cerveza, la tomamos hablando de cosas banales, hasta que de pronto, me confeso que la ultima vez que tuvo relaciones sexuales, con su marido había sido hace tres meses. Eso me dio pie para que yo siguiera hablando del tema y le conté que yo también hacia bastante tiempo que no tenia sexo, y ella se quedo mirándome con una mirada muy picara y me dijo “sabias que eso se puede solucionar”, mientras me lo decía se acercaba hacia mi y me propino un beso en la boca y se alejo, como arrepentida de lo que había hecho, pero ya era demasiado tarde, esto me había calentado mucho, y decidí tomar la iniciativa, la tome de la cara y le devolví el beso, pero esta vez nos besamos apasionadamente, los dos estábamos muy necesitados de sexo, por lo que no tardamos en tocarnos nuestras partes intimas.

Ella me tocaba la pija, que estaba bien parada, por encima del pantalón y yo le masajeaba la concha, el culo y las tetas. Quería cojermela ahí mismo, pero ella me freno y me llevo a un auto, que antiguamente pertenecía a su marido, pero que ahora estaba en desuso; Una vez ahí dentro ella tomo las riendas del asunto. Me bajo los pantalones y empezó hacerme una paja impresionante, que sino la frenaba, iba a desperdiciar toda mi leche, me dijo que si yo quería, ella me la chupaba, pero con una condición, que yo le avisara cuando estaba por acabar.

Yo accedí sin ningún tipo de problemas y ella empezó a chuparme la pija, comenzó pasándome la lengua a lo largo del pené, luego se tragaba mis testículos de tal manera que me producía un poco de dolor y a la vez mucho placer, para terminar introduciendo todo mi pené en su boca, esto era sensacional, no podía creer el placer que me estaba dando, ya que nunca me la habían chupado antes, yo había quedado inmóvil ante tanto gozo y cuando reaccione tomé una de sus tetas, la empecé a masajear y pellizcar su pezones y con la otra mano empujaba su cabeza, como queriéndola atravesar, asta que no aguante mas y le dije que pare que quería penetrarla y llenar sus entrañas con mi leche, ella se saco el pantalón y la bombacha que traía puesto, se sentó encima mío haciendo que entrara toda mi pija de una vez, ella gemía y gritaba, por el placer que le estaba brindando mi pené. Yo por mi parte estaba disfrutando mucho de aquella concha húmeda que estaba penetrando; ella comenzó a moverse mas rápidamente, era señal que se estaba por venir, y así fue, sentí como me ahogaba el pené con sus jugos, seguía moviéndose frenéticamente y de pronto paro, y me dijo “por favor metemela en el culo”, yo ni corto ni perezoso accedí a su pedido, per

o el auto era muy pequeño, así que la puse en cuatro patas, con sus manos en el asiento trasero del coche y sus pies en el piso, quedando la mitad trasera de su cuerpo fuera del auto, me coloque detrás de ella y comencé a lubricarle el ano con mi saliva, iba con mi lengua, del ano a su concha y de su concha al ano, hasta que me volvió a pedir que le rompiera el culo, me pare y guié mi pija asta la puerta de su culo, empecé a empujar despacio y a medida que su agujerito iba cediendo empujaba mas fuerte, asta que por fin entro toda y empecé a bombearle con toda mi fuerzas, ella me decía, con una vos entre cortada ” dale, guacho rómpeme el culo, clávamela hasta el fondo, quiero que me salga por la boca” al escucharla decir esto me calentaba mas y la cogía mas fuerte todavía, hasta que no aguante mas y acabe llenándole culo con mi leche, al mismo tiempo ella había llegado a su segundo orgasmo.

Le saque mi verga del orto y comenzó a chorrearle semen por las piernas, ella se paso la mano para limpiarse y mirando la leche que tenia en la palma de su mano me pregunta “¿ que sabor tendrá?” , a lo que yo respondí “probalo y contame”, Vero se llevo su mano a la boca y paso su lengua por la palma, y dijo mirándome con cara de ingenua “es rica, ¿ no sabes donde puedo conseguir mas?” le dije que todavía tenia reservas aquí señalando mi verga. Ella me dio un beso muy caliente, se arrodillo para succionarme el pené. Comenzó con el ritual de antes, pero esta vez, no me pidió que le avisara cuando este por acabar sino todo lo contrario. Me chupaba la verga como una gran puta que era y yo gemía de placer y empujaba mi verga asta el fondo de su garganta, quería que se tragara asta los huevos, mis gemidos empezaron a ser mas fuertes, eso le hizo saber que yo estaba por acabar y saco mi pija de su boca, la apoyo en sus labios y empezó a hacerme una paja a toda velocidad, no tarde en correrme en su cara, ella al sentir el primer chorro de leche abrió su boca y empezó a tragar todo lo que le caía dentro, fueron tres intensos chorros de semen los que recibió gustosa y con la boca abierta, cerro su boca lo saboreo y se lo trago.

Nos vestimos, lo mas rápido posible, por miedo a que llegara su marido, y no fuimos a sentar en el living de la casa, a tomar algunos mates mientras esperábamos que viniera. Luego llego, su marido, contó que se retrasó porque había mucha gente en la guardia del hospital, esperando ser atendida. Después me miro y me dijo “gracias por quedarte y no dejar sola Vero” a lo que respondi “no fue nada, a demás hace unos mates muy ricos”, me quede quince minutos mas y me fui a mi casa.

Espero que les halla gustado, y aguardo con ansias sus criticas.

Autor: El Negro

taladro1982 ( arroba ) yahoo.com.ar

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.