Asuntos Familiares IV

¡Comparte!

Amor Filial Hetero, Incesto. Observando como ante las más lúbricas caricias desfogaban su ardiente pasión en silencio solamente me fui a sentar a una banquita en el patio trasero; lugar hasta donde sin saber cuanto tiempo tenia que había regresado; con un par de cervezas en mano la tía Carolina se sentó a mi lado.

¡mmmmh! ¡El amor, el amor! ¡Que carita! ¿No te habran corrido las chicas de allá arriba verdad?

¡Sólo son recuerdos tía! Demonios con los que tengo que lidiar.

¿Y esos demonios no tendrán que ver con Anita? ¿Vamos no será acaso que te la tiraste y después por eso huiste? Vamos no me tomes por ingenua se lo que sucedió hace unos días entre tú y tú prima y no te creas porque hasta en cierto modo te agradezco; así ya no me siento tan culpable ¿Me entiendes verdad?
¡A la perfección! Pero aunque el león no lo crea no todos somos de su condición.
¡Auch; eso dolió! Vamos hijo ¿Por qué no me platicas? No tengo nada mejor que hacer.
¡OK; le voy a platicar! Pero le advierto que fue por una estupidez y no tiene que ver nada con lo que hace mi prima y su amiga pero que si me hizo recordar.
Pero bueno; como usted ya sabe que yo siempre he considerado Anita como mi verdadera madre; siempre fuimos muy unidos y por esa razón cuando con el paso de los años se convirtió en una hermosa jovencita y recibí la noticia que papá se casaría con ella lo tome con beneplácito por esa manía que siempre tuve de dormirme en su regazo acariciándole sus senos; pero le juro que solo era eso; una manía . Por lo que la vida familiar en casa siempre como miel sobre hojuelas; Bueno hasta ese lamentable accidente automovilístico en el cual en tanto que Papá, la Abuela Sofía y mi hermanita Sofía perdieron la vida u que como consecuencia del mismo Anita quedara en estado de coma; por esa razón y como yo aun no era mayor de edad como necesitaba un familiar cercano para que me entregaran los cuerpos así poder sepultarlos; tuve la mala idea de recurrir a Mónica mi verdadera madre . Yo me dije; si nunca quiso hacerse cargo de ti pues al menos no podía negarme ese favor; y así lo hizo; especialmente me sirvió de gran ayuda cuando Anita salio del coma y se le tuvo que poner al tanto del fallecimiento de la familia. Y fue precisamente por esa razón que con la intención de que Anita se distrajera un poco Mónica nos invito a que nos pasáramos unos días aun chalet en la playa.
Como finalmente idea de las vacaciones era que Anita se divirtiera nunca tome a mal que en plan de solteras salieran a divertirse ; aunque por regresar casi de madrugada por las mañanas se la pasaban primero bronceándose en sensuales trajes de baño y después como yo no significaba ningún inconveniente para ellas completamente desnudad al calor de las copas permitiéndome observar a través de mis lentes de sol lo bellas que se veían; especialmente Anita que no se si era por el sol, la playa ó el hermoso bronceado que estaba agarrando no dejaba de reconocer que a sus 25 años con sus 1.63 metros de estatura me parecía una muy sensual y apetecible mujer .
Hasta ahí a medias todo iba bien; los problemas comenzaron creo que al 5º día que habíamos llegado que fue mi cumpleaños y que apenas amaneció ya habían salido por lo que con la idea de que seguramente habían salido a comprarme algo todo el día me la pase en vano esperándolas hasta que con un escándalo de promedió yo creo que serian pasadas de las 3:00 AM cuando las escuche regresar y un tanto molesto porque hacia ya bastante rato que habían llegado y ni por cortesía Anita se había asomado a mi cuarto para darme mi abrazo fue por lo que con discreción me fui a asomar sigiloso a la Sala encontrándome ante el más candente y lúbrico espectáculo de Anita y Mónica que completamente desnudas y Mónica con las piernas de Anita sobre sus hombros y flexionadas hacia el frente fundía Mónica sus labios en un arrollador y apasionado beso; recorriendo a con candente excitación el mentón, el cuello hasta apoderarse con lentitud de los firmes senos de Anita que gimiendo con suavidad y sin perder llevando sus manos entre sus cuerpos hasta apoderarse de sus trémulas intimidades, frotando con ahínco sus ardientes clítoris en tanto que Mónica lamía y chupaba; primero un seno y después el otro con delicadeza; sabiendo por el rictus en el rostro de Anita que en verdad le estaba agradando y quien respondiéndole a tan inmenso placer, gimiendo le entreabría sus piernas, para que entre candentes lamidas Mónica se apoderara de su trémula intimidad, lamiendo, comiéndosela con voracidad haciendo en verdad vibrar a Anita que en verdad disfrutando con lentos movimientos giraba sus caderas, mordiendo con un gesto de sensualidad uno de sus carnosos labios y arqueándose se sacudía con sensualidad al sentir los dedos de Mónica acariciando, lamiendo cada rincón del interior de su húmeda vulva rosada.
¡a-aoooh! ¡aaaah! ¡a-aaaah! ¡Así, ooouuuh! ¡aaaah!
¿Te gusta Anita?
¡a-aaah! ¡S-si; muchoooh! ¡M-me encanta! ¡M-muchisimoooh! ¡maaaaas! ¡A-así; más, mas adentroooh! ¡D-damelaaah; todaaaah! ¡Todooooh! ¡Hasta el fondooaaah! ¡a-aaah! ¡ooouuh! ¡a-aaah! ¡a-aaah! ¡aaaah
Anonadado porque era algo que ni en la más erótica de mis fantasías me hubiera imaginado de ellas, por la forma en que sin importarles nada de lo que sucedía a su alrededor en verdad disfrutaban de cada una de sus lésbicas caricias; yo no podía apartar la vista de cada una de sus caricias, de como llenas de ardiente deseo y lujuria, sin saber de donde habían sacado un dildo doble, entre cruzando sus piernas lo acomodaban en lo mas profundo de sus vaginas, gimiendo como bestias heridas, con sus grises ojos entre abiertos que parecían que se le iban a voltear se arqueaban con sensualidad al acompasado movimiento de sus despampanantes caderas, como si frotando con intensidad quisieran desaparecer en lo mas profundo de sus entrañas ese objeto que tanto placer les estaba dando hasta que sacudiéndose con intensidad como si por su intimidad se le escapara el alma estallaban entre potentes espasmos.
¡a-aaah! ¡a-aaah! ¡ooouuh! ¡aaaah!
Mientras que Anita y Mónica disfrutaban entre espasmos del delicioso letargo de sus orgasmos fue que ya no quise ver más y solamente me fui al baño más cercano a saciar mis ansias, a masturbarme con vigorosidad un tanto confundido pero al mismo tiempo pensando que lo que había sucedido había sido a causa de una loca noche de borrachera pero al mismo tiempo como ya no estaba dispuesto a seguirme quedando aburrirme salí a pasear solo y porque se presto la ocasión a bucear un rato. Cuando regrese por la tarde Anita estaba furiosa por mi tardanza; discutimos fuerte, me corrió y aquí estoy.
-¡Oye! ¿A quien quieres cuentear con eso? Mis papas enojados ya me han corrido en varias ocasiones y no por eso me voy- Sin saber que tanto había escuchado escuche a Natalia decir.
¡Es la verdad! Además aun tengo que ir hoy al hospital y mañana a clases -Respondí marchándome.
Recordando en como apenas unas horas después cuando regrese al chalet además de ese fuerte olor que se percibía a marihuana las sorprendí drogándose con cocaína y sin ningún motivo sacando fuerzas de quien sabe donde me arrojaba al piso con violencia diciéndome.
-¿Qué no te gusta como me divierto? Pues así voy hacer a partir de ahora y para que de una vez lo entiendas; te voy enseñar como trato a una putita como tú.
Me dijo fuera de sí y como si ella fuera el macho y yo la hembra haciendo jirones mis ropas se monto en mi espalda encima de mí y sin palabras tiernas ó caricias cariñosas loca de lujuria y excitación únicamente abriéndome casi con violencia las piernas se recostó completamente sobre de mí haciéndome sentir sus pezones encajándose en mi espalda, su ardiente y erecto clítoris frotándose incesante contra mi trasero, la ardiente calidez de su aliento, sus carnosos labios entre abiertos mordiendo con fuerza mi hombro cuando gimiendo de placer se sacudía rociando mi trasero de su candente orgasmo. Para después levantarse y besando a Mónica con toda la lujuria que era capaz volteaba a verme diciendo.
¿Qué; no te parece? Pues vete acostumbrando ó si lo prefieres por mí te puedes largar a la casa ó mejor aun al internado.
¿No se que te hice? Pero sabes Anita me acabas de romper el corazón en mil pedacitos; Adiós.
Recuerdo aun bien que fue lo último que le dije y con la poca dignidad que aun me quedaba me regrese al internado y 3 meses mas tarde me fui becado a estudiar medicina en los Estados Unidos.
Sin poder contarles esta ultima parte porque a pesar de la humillación a la que fui sometido le debía tanto a Anita por todo lo que me cuido desde que ella tenia 8 años y yo un bebe, porque a pesar de que no amaba a mi padre se caso con él conformándose que en la intimidad sólo se le montara encima de ella penetrándola con intensidad y por muchas otras cosas más le debía tanto a Anita que jamás la pondría en tela de juicio ante la familia.
Pero como también era cierto que extrañaba todas esas atenciones a las que desde niño Anita me tenía muy acostumbrado como si yo fuera su juguete mas preciado que apenas y me gradué me regrese a su lado sin saber las sorpresas que me esperaban

PD.
A todos los que amablemente me han mandado un mail quisiera aprovechar este momento para agradecérselos y pedirles una disculpa por no hacerlo contestándoles su mail; pero que por motivo de virus me tuve que ver en la necesidad de borrar toda mi bandeja de entradas así como formatear mi PC.
Por otro lado también quisiera aprovechar para mencionar que si en la tercera y esta cuarta parte de esta serie que denomine asuntos familiares es poca mi participación; es porque es mi objetivo relatar las cosas con la mayor veracidad. Ya habrá tiempo en otros relatos para dejar correr la imaginación.
Por ultimo no quiero despedirme si antes mencionarles a todos aquellos que siempre dicen que ¿Por qué puras mujeres hermosas describe uno? A ellos sólo les puedo decir que sin importar su condición física ó social; una mujer es bella por el simple hecho de ser mujer; quizás porque Dios ó la naturaleza pusieron en ellas el don de dar vida y si ustedes no ven así pues lo lamento mucho. Adiós por el momento.

Xanun

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.