Últimas historias

  • visicitudes borja

    Las viscitudes de Borja

    Borja estaba dando las últimas embestidas, cada tacada era remachada hasta el fondo lo que producía chapoteos vaginales sonoros. La follaba de lateral para que su sobrino pudiera ver como su polla entraba y salía del coño. Machacada a repetición sincronizada sacando todo su pollazo para volverlo  a empotrarlo con un movimiento pélvico potente. Era […]

  • Saturnino machine

    Saturnino había entrado a lo grande en su nuevo puesto de director hotelero. A sus 45 años tenía a su disposición la gerencia del personal. No hacía ni una hora de sus dos entrevistas. Por una parte una veterana recepcionista de 43 años con carrera universitaria,  idiomas y experiencia; por otra una chica de 20 […]

  • perrea

    Perrea, perrea, perrea, perrea…

    Me llamo Elena y tengo 30 años. El otro día me enteré que mi marido me estaba engañando. Nunca me habían humillado tanto. Encima el hijoputa se tiraba a su secretaria que no me llega a la suela de mis zapatos. Una niñata de 20 años, regordeta y estrafalaria. En cambio yo, a pesar de […]

  • portandome mal

    Portandome mal

    Hola me llamo Andrea quiero contar lo que hice hace unos días,no es muy bien visto pero juzguen ustedes.cerca al apartamento donde vivo hay un minimercado ahí atiende un señor que es muy morboso es como coqueto y le encanta molestar a mujeres como yo que debo aceptar me dicen que soy muy bonita sinembargo […]

  • cumpleanos 2

    El cumpleaños II

    Lee aquí la primera parte de «El Cumpleaños» El sonido de la ducha abriéndose y su voz tarareando una canción me despertó de aquella ensoñación y volví a dejar el bóxer sobre la alfombra. Regrese al balcón y me dejé llevar por un juego en el móvil. Me entretuvo tanto que Martin tuvo que tocarme […]

  • mi cumpleanos

    El Cumpleaños I

    Martin, el hermano menor de mi padre había llegado ese mismo día en la mañana desde España, tenía mucho tiempo viviendo allá. Ya tenía mujer, Pilar, y dos gemelas. Nos comentó que aunque quería traerlas, su mujer no había conseguido sacar el permiso en el trabajo y no habían podido acompañarle. La fiesta era muchos […]

  • El vigilante de mi edificio

    Hola me llamo Andrea Johana, soy delgada,bajita, blanca de ojitos cafés, labios no tan gruesos tengo colita y bubis lindas, no soy una reina pero siempre me he sentido bien con mi cuerpo; vivo en un edificio de 8 pisos, en el 5 piso vivo, pues para cuidar el edificio hay dos vigilantes uno en […]

  • pollator

    Pollator

    Manolo lo cubría en el pasillo, estaban entre dos remolques aparcados. Celso no lo había dudado al ver la oportunidad; una gitanillina de veinte y pocos. Manolo pensaba para sí mismo al tiempo que los miraba que Celso no cambiaría nunca, a sus 54 años era un follador consumado. Celso la tenía apoyada en el […]

  • ¿ No querías polla ? ( II )

    Disfruta aqui leyendo la primera parte de «¿No querías polla? Salieron a la calle y subieron a al 4×4 de Alejandro. Tere y el desconocido en el asiento trasero. – Vaya alivio esa música estaba a todo trapo. Por cierto no me he presentado. Me llamo Carlos. Entonces conoce a esta pillina – dijo mirando […]

  • Me sedujo un madurito

    Hola buenas, me llamo Sílvia tengo 36 años casada con una vida estable, me considero una chica bastante atractiva y guapetona, me gusta el sexo, divertida, morbosa, sensual, picarona, me gusta el morbo y la sensualidad, nunca antes le había sido infiel a mi marido, aunque sí lo había sido con otras parejas. Trabajo en […]

  • El Profe (3)

    Yo estaba vestida y ellos aun seguían desnudos. Mi padre se puso solo un boxer apretado que marca su pene grueso y mi madre se coloco solo un vestido de tirantes sin nada debajo. Mi padre hablo: Papa: A partir de hoy siempre usaras ropa de niña hasta para ir al Colegio y en casa […]

  • La Chica de la papeleria.

    La papelería no me quedaba tan cerca pero era la que cerraba mas tarde y muchas veces me salvo para sacar copias o algún material para mis hijos, la chica que atendía era bastante joven, no era muy guapa pero si muy agradable, ella se esmeraba en su trabajo y eso me gustaba mucho, pero […]

Los hombres gays cuentan con la experiencia necesaria para complacer a cualquier hombre en la cama, se valen de sus experiencias anteriores que los han convertido en los dioses en la cama, pero lo mejor de todo es que tienen muchos más relatos eróticos gay maduros que contarnos, desnudando todo su ser al exponer todas las veces que han follado o se los han follado.

Los relatos gay maduros presentan a hombres en sus tareas habituales compaginándolas con sus costumbres sodomitas que los obliga a desatar sus más carnales instintos por las pollas enormes, el deseo sexual es algo que no mengua con la edad y queda bien claro en cada relato gay presentado por estos hombres maduros. Por alguna razón los jóvenes prefieren acudir a alguien experimentado que pueda enseñarles muchas cosas que le permitan ser todo un as en la cama, pero los maduritos tienen una debilidad por los chicos jóvenes que en ocasiones termina siendo un arma de doble filo ya que acceden a las peticiones más guarras que pueden pedir estos chavales.

¿Fantasía con un hombre gay maduro?

Conocer las experiencias de estos gays nos permite comparar cómo era la movida gay hace algunos años y cuáles eran las hazañas que debían realizar estos hombres para poder saciar sus instintos que los convierten en todos un verdaderos putos quienes no se sacian con una sola polla.

Un hombre maduro siempre estará dispuesto y no pondrá peros a la hora de comerse una polla o reventar un ojete, saben muy bien cómo hacer su trabajo y saben que a los chavales les encanta usarlos como juguetes sexuales. Los profesores en los institutos son los más buscados por los chavales para realizar actividades extracurriculares que incluyen chupar una buena y gruesa polla como probar un enorme y rico culo.

Los protagonistas de estas historias siempre son la primera experiencia de sus sobrinos y ahijados, quienes quieren aprovecharse de su tío puto para que los desleche, saben que no pondrá inconvenientes en ningún momento así que estos chavales no se andan con juegos a la hora de follarse a un hombre maduro.

Los relatos gay nos revelan las más oscuras experiencias de hombretones en sus trabajos, con colegas, en sus propias casas mientras están sus padres o su esposa, o cuando se van de fiesta con amigos pero la realidad es que terminan repartiendo el culo a todo el que se les atraviese.

Un contexto muy frecuente para un hombre maduro es follar con sus vecinos, quienes esperan a que se encuentren completamente solos para llevar sus pollas a ser deslechadas o para que le revienten el ojete a pollazos.