Últimas historias

  • primer anal

    Mi primer anal

    En cierta ocasión, Mario (mi amante) me manda un mensaje por la mañana, mientras estaba en el trabajo. Primero era para darme los buenos días, pero aparte, me manda un video en donde aparecía una chica disfrutando de sexo anal. La verdad es que yo jamás lo había practicado. Me propone que al siguiente viernes […]

  • dia entrega

    Llegó el día de la entrega

    Hola a todos, mi nombre es María, soy de Argentina y lo que les voy a contar sucedió hace ya un tiempo. Hoy tengo más de 40 años. Aclaro que esto que pasó fue realmente así y ciento por ciento real acerca de mi primera experiencia en el sexo anal a mis 32. Sí, treinta […]

  • hombre maduro

    Un hombre maduro

    Hola díganme que ustedes nunca han tenido una fantasía con un hombre mayor….. La mía fue así, yo tenía 23 y el 63 años se llama Pedro José y era compañero de trabajo de mamá, mi apariencia es muy normal para un chico de mi edad, aunque en la intimidad siempre he Sido andro, tengo […]

  • virginidad anal

    Quiero dar mi virginidad anal a un hombre mayor de 50 años

    Siempre me sentí atraída por los hombres maduros, educados, caballeros. En mi universidad me gustaba un profesor de unos 49 años, nunca me le insinué pero fantaseaba mucho con él en las noches, de hecho aún me toco mi vagina, mis pechos imaginando a un hombre mayor de 50 con muchas ganas de hacerme suya. […]

  • juguete anal

    Con mi juguete anal

    Este relato que les voy a platicar me sucedió antes de casarme; aún vivía con mis padres, a punto de salir de la universidad. Déjenme les platico que mi vida sexual la inicié muy joven, así es que, aún cuando tenía a mis amigos o novios y tenía yo sexo con ellos, muchas veces me […]

  • despues cuarentena 2

    Después de la cuarentena: el papá de mi amiga ( 2da Parte)

    Lee la primera parte de «Después de la cuarentena…» aquí. -Luly: aaah  aaahhh si papi que riko, uufff aaahh aaahhh Y me movía super rápido cabalgando. -él: aaah que riko, pará pendeja que me vas hacer acabar, ya no aguanto más -Luly: si dame lechita papi, dame Así que me arrodille nuevamente frente a su […]

  • despues cuarentena

    Después de la cuarentena: el papá de mi amiga (parte 1)

    Me presento: ¡Luly, un gusto! Les cuento que tenía un blog, donde había escrito 8 relatos, pero la página cerró y perdí los 8 relatos. Les cuento esto a modo de información, ya que los relatos que contare en este sitio pueden ser una continuación de los anteriores. Aunque tratare de ubicarlos e irlos poniendo […]

  • companera esclava

    Cómo convertí a mi compañera de piso en mi sumisa (2)

    Lee aquí la primera parte de «Como convertí a mi…» En el capítulo anterior contaba cómo conseguí que mi compañera de piso hiciera todo lo que le pedía y cuando se lo pedía. Controlaba cuándo, con quién y cómo follaba y eso me encantaba. Después de empezar a someterla con quién follaba empecé a controlar […]

  • madre zorra

    No puedo creer que mi tímida madre sea una zorra

    Hola, mi nombre es Gabriel y lo que voy a contar a continuación es un relato acerca de como descubrí se mi madre siendo infiel. Somos una familia de 3 personas mi padre, mi madre y yo somos de origen venezolano pero cuando cumplí el año de edad mis pares decidieron mudarse a México y […]

  • estragos alcohol

    Estragos del alcohol

    Mi culo quería ser abierto por el hombre que tenía a un lado acostado. Bolívar se había echado en la cama después de beber demasiado vino, fue allí mi oportunidad para apagar la luz y fingir que también tenía estragos producidos por el alcohol. El punto número uno, según el plan, se había realizado con […]

  • Cómo convertí a mi compañera de piso en mi esclava

    Es una historia real aunque he cambiado algunos nombres. Me llamo Luis y hace 5 años María se vino a vivir a mi casa porque me sobraba una habitación, no nos conocíamos sólo habíamos hablado 3 o 4 veces por Whatsapp. Tenía 23 años, piel blanca, rellenita, ojos verdes, y pelo largo rubio, pero lo […]

  • peor mejor 2

    Lo peor, fue lo mejor (2da parte)

    Lee aquí la primera parte de «Lo peor, fue lo mejor» Siguió diciéndome que pidieron la cuenta, y cuando estaban saliendo del bar el le apretó un cachete del culo y varios miraban. Antes de subir al auto se besaron salvajemente, y se pusieron de acuerdo en ir a otro lugar. Ahí fue que ella […]

Subestimado por muchos y protagonista de las más excitantes fantasías, el sexo hetero anal es una práctica rodeada de todo tipo de mitos, especialmente de aquellos en los que la prevención por el supuesto dolor que hay de por medio pasa a transformarse en una barrera contundente que impide explorar desde una perspectiva erógena esta zona del cuerpo.

Entre juguetes vibradores, dedos traviesos, masajes y besos negros, aunque no de forma masiva, muchas parejas se atreven a labrar el camino para finalmente llegar a este punto máximo y es aquí donde las confesiones sexuales de sexo anal aquí plasmadas, se convierten además de fuente de gran y sensible inspiración, en la prueba de que, con un poco de creatividad, comunicación y abandono al placer, es perfectamente posible sacar partido de lo que no es más que otro tipo de sexo.

El placer del goce anal

Tal y como se deja ver en los relatos eróticos que forman parte de esta sugestiva sección, la actividad sexual que opta con incluir la penetración por el ano debe liberarse por completo del miedo y ocuparse más bien de lo que podría denominarse, seducir el ano, pues solo de esta manera la intensidad del momento creará por si misma las condiciones para que esta no sea una práctica que deje malos recuerdos.

Puesto que de acuerdo a las experiencias recopiladas se entiende que, cuando se lleva a cabo el anal, los orgasmos son mucho más profundos, tanto la mujer como el hombre partiendo de la curiosidad, definitivamente pueden lograr un disfrute inesperado en lo que posiblemente de manera inicial era visto con reservas.

Cuando el coito anal es una gran fantasía

Inmediatamente se supere el pensamiento de que el sexo anal es exclusivo de la comunidad homosexual, la verdad es que esta inclinación sexual deja de ser algo tan inalcanzable para los heterosexuales y en consecuencia empiezan a darse imágenes mentales que poco a poco van elaborando fantasías de sexo anal con todos los detalles necesarios para ser completamente realistas.

Así pues, aunque muchos declaran no ser fan de una desfloración anal, probablemente por dentro están pensando todo lo contrario ya que la curiosidad definitivamente puede ganar, aunque no se esté dispuesto a admitirlo. Situaciones que surgen de la nada o quizás planeadas, con desconocidos, con la pareja o incluso con familiares lejanos, absolutamente todo se vale cuando el objetivo no es otro que explorar aquello de lo que tanto se habla pero que no todos están dispuestos a asumir como un gusto más.

La invitación se concentra por lo tanto, en disfrutar de las apasionadas historias recopiladas, abrir un poco la mente y dejarse llevar por esos cúmulos de emociones que al ser planteadas de cierta manera inducen a los más morbosos pensamientos.