Últimas historias

Puesto que en la mayor parte de las culturas del mundo el incesto es un tema tabú, decir abiertamente lo mucho que provoca y las intensas fantasías que se pueden elaborar a partir de el es algo a lo que no todos se atreven. Así pues, los relatos sobre incesto entre hermanos logran reunir los elementos imprescindibles para perderse al menos por unos minutos en una situación en la que finalmente se da rienda suelta a esos deseos que muchas veces sobrepasan y que no entienden de aquello de tener que respetar parentescos familiares.

Como parte de la elaboración de reglas de convivencia que ha construido el ser humano, ha sido necesario restringir y renunciar a ciertos comportamientos debido a que suelen atentar contra aquella moralidad y ética que se ha impuesto a sí mismo, es así como las relaciones sexuales entre hermanos hacen parte de lo que simplemente se encuentra mal visto y por ende debe conservarse como un secreto.

Fantasías de amor fraternal

Como parte de los relatos eróticos aquí expuestos, el amor fraternal expresado en relaciones sexuales sin coacción o violación que se dan entre dos personas que sean hijos de los mismos padres, es algo que conmociona a mucha gente pero que al mismo tiempo por ese aire prohibido y censurado que le acompaña, se transforma en un deseo latente que puede vivirse a partir de imágenes mentales o quizás en el plano de la realidad.

Debido a que la atracción sexual en el ser humano es algo que ocurre de manera espontánea, verse atravesado de un momento a otro por deseos incestuosos es una sensación que puede surgir de la noche a la mañana y que a su vez puede generar confusión y la imperiosa necesidad de inhibirlos a toda costa, sin embargo, para quienes se animan a explorar un poco, la literatura aquí presentada dispone de un alto nivel de detalle que puede ser de gran ayuda para dar pie a un gratificante sesión de masturbación.

El placer de lo prohibido

De esto se trata básicamente este compilado de relatos eróticos, de abrir un poco la mente y dejarse llevar por lo que se siente sin que exista espacio para ese pacto social implícito que le ha conferido a esta práctica ese sesgo de condena y de horror.

Bien sea que se trate de hermano con hermana, hermana con hermana o hermano con hermano, las sensuales narraciones aquí plasmadas coinciden en minutos de lujuria y de provocación que a veces con un toque de infidelidad, excesos y una que otra sorpresa, se conjugan para generar la más estimulante escena mental, pues la verdad los vídeos no siempre lo son todo cuando se trata de fantasear y permitirse un poco de placer.