Últimas historias

  • De colegiala a prostituta cibernetica

    Hola gente de todo relatos como están? Mi nombre es Elizabeth Sousa tengo 18 años y vivo e Venezuela, le doy una breve descripción de mi apariencia, soy de piel morena algo que nos caracteriza a nosotras las venezolanas jajá si bien no tengo muchas nalgas tengo tengo unas tetas de infarto de la cual […]

  • Con dos colegialas que me volvían loco…

    Soy profesor en una universidad privada católica femenina y tengo 34 años Apenas hace 8 meses empecé a dar clases así que casi todo es nuevo para mi, pero siempre escuché historias de alumnas que se acostaban con maestros para aprobar, y yo jure que nunca haría eso pues se me hacia inmoral y que […]

  • Tras la fiesta 4 (de colegiala)

    Pensando en lo que me había pedido el Negro, (vestirme de colegiala) me rasuré totalmente, piernas, ano, testículos, todo, quede como una puta bien afeitada. Nunca había hecho algo así, lo hice pensando en que me vería mejor con la falda. Nunca tampoco había vestido ropa de mujer.

  • La colegiala prostituta

    si no parece una colegiala verdadera no la toma y no habrá ni un costo por servicio cancelado…, “hola profesor, soy Samanta, tomo clases con usted en la secundaria, perdón por venir a buscarlo hasta aquí a su casa, pero quiero hablar con usted….tenia una estatura de aproximadamente 1.55, muy delgada, no creo que pesara mas de 45 kilos, usaba anteojos, vestía un uniforme verdadero de secundaria, con un suéter atado a la cintura, nada parecido a los clásicos disfraces que suelen usar las bailarinas exóticas, no dudo que aquel uniforme incluso fuera el mismo que usaba cuando pasaba por la pubertad, solo tenia algunas ligeras pero muy excitantes variantes en su atuendo, como lo eran los zapatos tipo colegial pero con tacones medianos y media plataforma, también usaba unas calcetas blancas largas hasta un poco por arriba de la rodilla, su falda estaba algo mas corta de lo normal dejando entrever unas bonitas piernas blancas entre sus calcetas y la falda y la blusa a pesar de ser “normal” la llevaba ajustada a su lindo cuerpo, resaltando unos preciosos pechos pequeños pero muy respingones

  • La colegiala

    Me corrí dentro de ella, eso hizo que a ella le viniese un orgasmo, y mientras gritaba de placer se desplomó en mi pecho. Las convulsiones de su vagina hicieron exprimir mi pene dándome aún más placer mientras terminaba de eyacular. Se abrazó a mí mientras estaba en mi pecho disfrutando el momento y yo […]

  • LA COLEGIALA ARDIENTE Y SUS MAESTROS DEL AMOR

    Hola amados lectores. Nuevamente su amiga travestí Ninette Montero les ofrece otro relato ardiente esperando sea de su agrado. Esta historia se desarrolla en la ciudad de Guadalajara, en nuestro adorado México, donde vivo actualmente. Corría la tarde de un sábado súper especial para mí; este día era como mi presentación en sociedad. Por la […]

  • LA COLEGIALA SE LA AGUANTO TODA

    La vida se va jalonando con recuerdos y vivencias, gratas y de las otras. De las otras, mejor olvidarse, de las gratas, algunas más caras a nuestros afectos van quedando como gota de miel sobre tantas otras cosas que nos amarga . Algunos aún hoy se muestran vívidos, con grato sabor, recordándonos que fuimos protagonistas […]

  • UNA MADURITA MUY COLEGIALA

    No se por que, este año 2006, se me está dando de fábula con las maduritas de muy buen ver, la historia que os voy a relatar a continuaciones trata de la aventurilla que tuve con una compañera de mi curro, ella es mayor que yo unos 10 años más pero que 10 años, mira […]

  • Colegiala

    he decidido a partir de hoy contar algunas de mis historias, claro uniendo diferentes cosas que me han sucedido y dándole un sentido, esto que cuento es real aunque junto en una sola historia aquellas cosas que me han sucedido a lo largo de algunos años. Hoy es viernes y aunque estando en la situación […]

  • Real con una colegiala de 18 en lima

    Comienzo esta narración diciendo que las experiencias que he vivido han sido de alguna manera excitantes y no fuera de la realidad Comienzo esta narración diciendo que las experiencias que he vivido han sido de alguna manera excitantes y no fuera de la realidad, aunque he sentido vergüenza en muchas ocasiones por lo sucedido, ya […]