ATREVIMIENTO CON MONICA II

¡Comparte!

No me podía sacar de la mente la escenita de la ducha ni como pude llegar a atreverme a soltar la leche mientras mi hermana me observaba, el riesgo había sido muy alto pero el morbo aún más. A partir de ese día me fijaba más en ella y desde luego si uno consigue superar el tabú de ser hermanos, Mónica (yo la llamo Moni) tiene un cuerpo para ser admirado y deseado y aunque no es una fresca tampoco es una mojigata a la hora de vestirse.

Unos pantaloncitos cortos blancos que trasparentan un tanguita amarillo y una camisetita de tirantes que dejan ver más de medio pecho….más de medio pecho sin sujetador. Así de esa guisa andaba por casa a los pocos días de nuestra "travesura" de la ducha .Ella de espaldas fregando la taza del desayuno y yo sentado sin poder apartar los ojos de ese medio pecho que asoma por la camiseta y de su tanguita cada vez que se agacha o inclina buscando algo.

Es sábado y mis padres se disponen a salir de casa, se van de fin de semana y según están yéndose mi mente maquina que lo más habitual es que mi hermana en pocos minutos se dé su ducha mañanera. No espero mucho, ella se cierra cuando se baña pero la idea es que cuando salga tan sólo ver su tanguita que habrá dejado en el cesto de la ropa y oler el aroma que ha dejado en el baño al ducharse.

Así que mi espera pronto obtiene recompensa, se ha metido en el baño y oigo el grifo, solo con oírlo mi mente ya empieza a fantasear. Estoy en estos pensamientos cuando de repente me doy cuenta que ya han pasado un par de minutos y que sigo oyendo el grifo……..y si lo sigo oyendo……. ¿no ha cerrado la puerta? Me acerco despacito y ya a unos metros puedo observar que efectivamente la puerta esta medio abierta, ella siempre la cierra y ahora ni siquiera está arrimada, está medio abierta así que me acerco más y justo cuando con mucho cuidado asomo levemente la cabeza lo justo para ver pero no ser visto descaradamente, tiene levantada la camiseta sacándosela por la cabeza y dejando los pechos al descubierto, me da un pinchazo en el estómago al ver sus pechos y acto seguido me pregunto porque ha dejado la puerta abierta.

Se entretiene unos momentos cogiendo los bártulos para bañarse y colocando una toalla en el suelo, se acerca y yo me retiro para no ser visto con tan mala suerte que tropiezo un poco contra la pared y el sonido delata mi presencia. Me quedo callado unos segundos en espera de su reacción y cuando veo que la puerta empieza a cerrarse maldigo mi suerte y mi torpeza. Es entonces cuando todo parece haberse acabado, que la puerta no se cierra del todo, la ha dejado entreabierta. Ha quedado lo bastante abierta como para poder ver todo el baño. Me paro a analizar la situación……ella sabe que estoy ahí, hace unos segundos que ha escuchado mi tropezón y no ha cerrado la puerta… ¿lo ha hecho adrede? ¿Es mi fantasía la que me hace pensar eso?

Me vuelvo a asomar y el corazón me va a mil cuando al mirar la veo de pie tirando del pantaloncito y quedándose tan solo con el tanguita .Me da una espléndida vista al darse la vuelta y agacharse para regular el grifo, el tanguita desde atrás apenas cubre su chochete .Vuelve a la posición anterior y claramente la veo echar un vistacito por el rabillo del ojo y de repente tengo claro que lo ha hecho para comprobar si la veo. Ni siquiera me retiro y me quedó allí descaradamente esperando a que se quite el tanguita, duda unos segundos como armándose de valor y por fin llega el momento, mete sus pulgares tirando de la goma y se queda en pelotas a tan sólo un par de metros de mi.

La tengo ahí, a mi hermana completamente desnuda, sin una marca de sol, morenita y exhibiéndose entera para mi. Se vuelve a agachar de espaldas para cerrar el grifo y puedo ver su conchita a placer, los pelitos, los pliegues de los labios…..mi pene está tieso y me contengo para no entrar y montarla ahí mismo.

Se queda de pie en la bañera Observo como se enjabona y cuando tiene los ojos cerrados para que no le entre el champú me aventuro a acercarme más, tanto que estoy prácticamente dentro del baño, apenas a un metro suyo recreándome mirando su vulvita y como el agua resbala hasta caer un chorrito desde su chochete. Me voy a retirar cuando su mano

va directamente a su entrepierna y se la enjabona pasándose un dedo entre los labios. Esto ya es demasiado, se ha atrevido a tocarse y se que es consciente de mi presencia.Y ahí ya decido que se acabó de jueguecitos, hago ruido adrede levantando la tapa del inodoro y haciendo como que he entrado para orinar. Así que a mi hermana no le va a quedar más remedio que o hacerse la enfadada y echarme o aguantarse y dejar de hacerse la despistada que no sabe que la observo. Noto como su cara se queda tensa se la aclara y no dice ni mu. Me giro y le empiezo a hablar como si tal cosa, que si va a salir hoy por ahí o que planes tiene y mientras le hablo le miro descaradamente de arriba abajo, deteniéndome incluso cuando mis ojos se topan con su concha.

Ella al contestarme tiene que carraspear porque su voz no le responde pero no cierra las cortinas. Al principio hace ademán de taparse pechos y conejito con sus manos pero luego desiste: me habla nerviosa y avergonzada, ahora tengo el sartén por el mango. Teníais que ver su cara cuando con toda mi cara agarro la esponja y mientras le hablo la giro sin ni siquiera preguntarle y empiezo a enjabonar su espalda. Lo está pasando fatal pero no protesta ni hace nada por detenerme. Estoy lanzado, así que le enjabono las piernas por su parte posterior y luego me entretengo con su culete sin dejar de hablarle como restándole importancia a que su hermano le esté fregoteando. Me hace gracia que su voz se quiebre al notar como le paso la esponja por la misma rajita del culo y como me atrevo a enjabonarle su cosita desde atrás. Le pregunto con naturalidad…." ¿te gusta?" y a ella no le queda claro si me refiero al masajito con la esponja o al sobeteo de conchita que le estoy dando y aún así contesta con un hilito de voz que si. Le hago dar la vuelta y aunque ella ya se había enjabonado por delante no protesta cuando yo vuelvo a hacerlo. Vaya carita que se le queda cuando tiro la esponja al agua y tomando el bote de gel me echo un poco en las manos formando espuma. Le froto la barriguita y le hago una pregunta sin importancia para distraer su atención y así poder dirigir mi mano a su conchita. Cuando la siente lo único que hace es dejar su respuesta a medias, se queda calladita, ya está totalmente ofrecidita, le paso ya abiertamente los dedos por la rajita y me entra una euforia de victoria al tener a mi hermana así, dócil y en celo.

Lo primero que se me pasa por la mente es llevármela a su cuarto y dejarla folladita, aunque quizá eso sea ir demasiado lejos y lo estropee todo. La mejor opción será ahora que está así de ofrecida seguir trabajándole el chochete y hacer que se corra para mí.

Ya me da igual todo, ella está respondiendo y no voy a parar. Me encanta lo suave que lo tiene y sus gemiditos aunque intenta reprimirlos. Sus piernas tiemblan y, aunque seguro que intenta no hacerlo, mueve el culete acompasando sus movimientos a los de mi mano.

Le sigo hablando, no he dejado de hablarle, así le obligo a mantener los ojos abiertos y que vea que es su hermano quien le está haciendo mojarse. De vez en cuando fija su vista en mi mano, parece que le da morbo ver mi mano masturbándola y cuando más ofrecida veo que está le coloco el dedo en su agujerito y empiezo a empujar despacito para penetrarla. No me cuesta mucho, seguramente si no estuviese mojada por el agua habría goteado sólo de lo mojadita que se ha puesto.

Noto sus contracciones en mi dedo y su tembleque, quiere cerrar los ojos pero le obligo a mantenerlos abiertos preguntándole que si irá a cenar con amigas o con su novio. Al escuchar la palabra novio resopla y no contesta… ¿así que mi hermanita se está corriendo? Miro mi mano haciéndola correrse y después a sus ojos para ver la carita de celo que pone. Ahora le hago movimientos secos y rápidos haciéndole casi perder el equilibrio. Cuando noto que sus músculos se relajan dejo mi dedo metido sin moverlo notando como el chochete se contrae. Lo saco y froto índice y pulgar observando el flujo que ha soltado. Lo hago adrede delante suyo para que se sienta avergonzada le acerco una toalla y me salgo del baño. Me la estoy imaginando ya saliendo esta tarde con su novio sin poder dejar de pensar que su hermano la ha hecho correrse.

Autor: Juan

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.