Censada

Hetero, infidelidad, sodomización. El hombre del censo calmó su calentura.

El día del censo, eran cerca de las 9:45 horas de la mañana, cuando escucho que alguien decía algo desde la reja de la casa, no pensé que era la gente del censo, pensaba que iban a pasar mas tarde por mi casa, me encontraba aun acostada en cama y vestida solo en una diminuta braga, comentario aparte, me carga dormir con tanta ropa, ya sea pijama o baby doll, prefiero usar el scaldazzono y dormir solo en bragas, aparte que mi esposo se motiva mas rápido cuando estoy solo en bragas, mas se apasionada cuando me pongo pequeñas y transparentes bragas. Mi hijo de un año hacia en su cama, mi esposo por su trabajo no había pasado la noche con nosotros.

Me levanté como pude, me puse lo primero que encontré a mano, sin darme cuenta me coloque una mañanita corta la cual dejaba todo mi cintura hacia abajo libre, salgo a abrir la puerta, oooh mi primera sorpresa, el censista no era un colegial (habían dicho que los colegios iban a censar) sino un hombre de unos 30 años, era alto, maceteado como a mi me gustan, lo hago pasar y le digo que me disculpe por la facha, me dice: no te preocupes es la mejor facha que he visto, cuando me veo bien, estaba casi desnuda ante él, le empiezo a pedir disculpa, le digo que me dé algunos segundos para colocarme otra ropa, antes que me vaya a cambiar me dice, espera quédate así, te ves hermosa, a parte que tienes un cuerpo hecho a mano, esa ropa te hace ver mas espectacular, le dije que era un adulador, a lo cual el respondió hasta un ciego te diría lo mismo, le dijo tengo hambre te invito un café, el dice yo colocó la leche, que dijiste le pregunto que si puede ser con leche responde. Me dirijo a la cocina, antes de entrar a ella miro para atrás, lo veo con todo sus ojos clavados mi culo, el no se da cuenta de mi mirada lo cual aprovecho a meter mi mano en mi culo y arreglar descaradamente mi colaless, él me mira con una cara de asombro e incomodidad total, luego desaparezco en mi cocina, me doy cuenta que el juego me estaba excitando como colegiala sin poder controlarlo, toco mi calzón, ooooooh segunda sorpresa me doy cuenta que mis líquidos empiezan delatar mi excitación, empecé a entrar en duda, si me iba a cambiarme de ropa o no, tomando en cuenta lo que le dije, me tenía que quedar así. Coloco el hervidor y le empiezo a preguntar leceras con el objeto de evitar mi calentura, mientras tanto el empieza a hacerme preguntas del cuestionario censal, primero empezó por la vivienda, después siguió por el jefe de hogar, luego con mi hijo y finalmente conmigo, cuando había terminado de empezar a censar la vivienda me acerco con los cafés y unas tostadas, camino a la mesa, me mira directamente a mi coño, como esperando que ella le hablará, de cierta manera le respondía, no se si fue bueno o malo, pero mi localess o tanga era de color celeste semitransparente, la cual dejaba ver todo mi mata de pelos, me empecé a sentir un poco desnuda de la manera que él miraba mi cuerpo, pero también me excitaba, me gustaba como me provocaba, lo encontraba descarado para mirar, nunca dejó de censarme mientras me miraba, tenía un poder de concentración para hacer las dos cosas tremendo, cuando ya me siento él me mira a los ojos y me dice: eres hermosa, claro le digo, lo dices por la ropa que tengo, no me dice de verdad eres hermosa, felicito a tu esposo por la joya que encontró en ti, le digo no te gustaría tocar esta joya, se hace el tonto, sigue con el cuestionario y comienza a tomar el café, me dice que está rico al igual que yo, le doy una sonrisa, en estos momentos sólo deseo calmar mi pasión que empieza a subir rápidamente de calor, para ello haré todo lo que este a mi alcance, me prometí. Me estaba gustando demasiado este desconocido y provocador censista.

Termina el café, solo le queda censarme, empieza a hacerme preguntas de mi, pregunta por mi nombre, le digo sexo, el pregunta otra vez, le respondo Sylvia, pregunta mi estado civil le respondo que bígama, el otra vez ríe, mi excitación era tremenda, cada vez que me mira, lo hace descaradamente desde mi ojos hasta mis piernas como desnudándome, eso me excitaba mas, a veces cuando pasaba su mirada por mi entrepiernas las abría un poco para que viera mi interior. Me pregunta donde estaba en abril del 1997, digo que en la cama, él me pregunta nuevamente y me dice en que comuna. Me pregunta que estaba haciendo hace una semana atrás, le dije gozando, nuevamente ríe y me dice laboralmente. Pregunta sobre la religión que profeso a la cual respondo el amor, el otra vez pregunta, hasta que llegamos a la ultima pregunta, me dice: bien le queda una pregunta mas y me dice cual es su sexo hombre o mujer, me paro delante de él con las piernas un poco abiertas, lo encaró y le dijo acaso te queda duda que soy, el me mira a los ojos, una de sus manos la lleva de un solo golpe a mi sexo y me dice: no me queda duda, no eres hombre sino puta, y procede a trabajarme con su mano en mi coño, se me sale un suspiro de mi boca y le digo si, soy tu puta, saca las cosas de la mesa, luego procede a colocarme sobre ella, me hace levantarme la piernas, tira para un lado mi tanga, da inicio a la mejor comida de mi coño, lo hace como si fuera el mejor manjar, yo solo gemía y le decía lo rico que era, de pronto se detiene, se para me saca el colaless y la mañita, luego procede a desnudarse, ooooooh mi cuarta o quinta sorpresa de la mañana, el hombre tenia un pene hecho a mano, creo que fácilmente llegaba a los 23 cms, es tan grueso que le empecé a decir papito cénsame cuando quieras y donde quieras, siempre mi casa estará abierta como yo para ti, una vez desnudo totalmente me acostó en la mesa, él se subió sobre mi y coloco tomo su pene en mi cara, mientras mi coño recibía su cara, su pene lo veía terrible, grande, grueso, colosal, me excité tanto con ese pene que cuando el puso nuevamente su lengua en mi coño, me vine a los pocos segundos, creo que con él hice el mejor 69 de mi vida, con mi esposo lo hago pero su pene es mas chico, mide unos 18 x 5, lo mame hasta que se vino en mi boca, parecía una vaca el hombre como daba leche y yo era la ordeñadora que tomaba la leche al pie de la vaca. El hombre a todo estaba tan excitado como yo, cuando terminó de vaciar su alimento, se bajo de la mesa, me acerco a la orilla de ella, levanto mis piernas y me empezó a clavar, antes de hacerlo coge un espejo y me hace ver, veo como mi coño va recibiendo eso trozo de carne incandescente, yo solo fui capaz de decirle papitooooooooooooooooooo uuuuuuuuuuuuuuuuf después de eso no supe mas de mi, sólo sabia que estaba en sus manos aunque mas correcto es decir en su pene, no sé cuanto tiempo me cabalgó sólo recuerdo que me hizo venir varias veces, mientras me cabalgaba me trataba de putita a lo cual le respondía que sí era una putita, parece que mas le excitaba que le dijera eso, porque amasaba mis pechos de una manera que me hacia delirar aparte de sentir que los iba arrancar. En un momento se detiene, me hace bajar y me coloca en el sofá de tres cuerpos, coloco mis piernas en el borde el sofá, me apoyo en el respaldo del mismo, dejo mi coño y culo a su disposición, me la mete por la vagina, sentía que le había crecido mas su enorme aparato, mi grito fue tremendo al sentir que me atravesaba, no sabia si gritaba de placer o que me estaba abriendo toda, cuando ya me la tiene toda a dentro, nuevamente empieza a cabalgar como si me estuvieran persiguiendo, yo estaba en las nubes con esa cabalgada que me daba, jugaba con mis pechos violentamente, cada vez que me decía te gusta putita me daba unas palmadas en mis nalgas que me hacían mover todo mi interior, de pronto se detiene me hace darme vuelta en el sofá, me coloca el culo en la punta del sofá y me la empieza a meter en mi ano, le digo porque no me pones a lo perrito, me dice porque a si te voy a hacer mas daño en tu culo, dicho y hecho mi rompió todo por dentro, si, sentía que en mi coño me atravesaba ahora en mi ano siento realmente que me atraviesa, empieza no sé por cuanta vez su cabalgada, me hace colocar mis brazos detrás de la cabeza, estaba completamente a su disposición, juega con mis pechos otras vez dando múltiples placeres, los aprieta, los muerde uuuuuuuuuuf que hombre mas potente era este censista, después de un largo rato me la saca y me dice límpiala putilla, acercó mi boca a esa verga y se la limpio como él había pedido, una vez hecho, me la quita y me dice levanta tus putas piernas, lo hago, acerca su maravilloso monstruo y me la clava uuuuuuuuuuuuuf grito como he gritado cada vez que me la mete, otra vez inicia su infernal cabalgata hasta que se detiene, me dice ya puta estas censada y procede ha dejar su enorme descarga de liquido que se confunde con el orgasmo que estaba teniendo, siento como los líquidos se juntan, la sensación era indescriptible a tal punto que caigo rendida, siento que va sacando su potente aparato de mi coño todo lacio, veo que va donde estas las cosas del censo, saca una adhesivo, vuelve hacia mi, me levanta la piernas y en pleno coño donde me había clavado hace un rato atrás, me lo coloca y me dice puta, este logo indica que esta puta vivienda ya has sido censada. Yo río y me pongo a descansar del sexo que había tenido en mi casa con un hombre extraño y desconocido, mientras el va al baño, luego siento correr el agua de la ducha, de pronto me quedó dormida y sólo despierto cuando el me dice, ya puta estoy listo, chao y se va.

Así fue que no solo mi casa fue censada, sino que mi cuerpo también, lo mas loco de todo es, en el ventanal de la casa había un logo de censada y en mi coño también, no supe como se llamaba este censista, nunca nos besamos y el desgraciado me llevo la tanga, que es lo mas que lamento. Cuando me fui a bañar me saque el adhesivo como pude con pelos y demases y lo guarde como un loco recuerdo. Lo mas entretenido fue cuando mi esposo me preguntó si había sido censada, si le dije y también lo fue el coño que te comes le dije en mi mente. En la noche cuando mi esposo me estaba haciendo el amor, me acorde del censista que me había censado mi puto coño como el me decía y de pasada me había cabalgado como una yegua cualquiera.

Espero que el próximo censo, solo sea censada mi casa y mi hogar y no yo.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *