Como Yo un Maduro se inicio en el mundo Gay

¡Comparte!

Mi nombre es Leonardo y esta historia es muy real y así paso. En la actualidad tengo 53 años de edad. Me inicie en el mundo gay en el año 2006. Soy un hombre casado y tengo tres hijos, toda mi vida he sido heterosexual, y para mí era impensable explorar mi lado femenino, no puedo negar que de chico en mi soledad alguna vez me introduje algunas cosas por el ano, pero no sentí mayores placeres, esa es la única referencia que puedo recordar como para decir que de chico algunas inclinaciones ya tenía.

A mediados del 2005 tuve un periodo de impotencia, estuve espantado de no poder responder en el sexo, pues no tenía una buena erección, así que busque una manera de levantar mi libido y busque lo que sería para mí lo prohibido eso siempre me había dado buenos resultados antes, así que busque en esta web sexo con mujeres adultas, o intercambio de parejas pero eso no daba resultado, así que busque aquello que nuevo que sea prohibido y que nunca había probado, el mundo gay. Leía relatos de ese tipo, y como que funcionaba.

Comencé a visitar esta página, y darme cuenta que tal vez sería interesante explorar otros placeres, sin que esto afecte a mi familia.
Como un juego ingrese a Chats Gay y adoptaba el rol de un gay pasivo y excitaba a mis interlocutores.
Así siguió esto hasta que en una ocasión encontré una persona que me hablo de manera diferente, invitándome a conocerlo personalmente. El nivel de excitación en esos momentos era alto, por el hecho de hacer algo prohibido, finalmente luego de tanta insistencia, accedí. Lo fui a visitar a su negocio, que consistía en una tienda de abarrotes. Mi intención de ir a verlo era explorar, a ver qué pasaba, pero nada más. Pero no bien llegue el me saludo se mostró muy entusiasmado de conocerme, en el primer momento que la tienda quedo sin público se acercó y comenzó a manosearme sin ningún cuidado, sin temor a que llegase más público y nos encuentre en una escena tan escabrosa. Yo le pedí que se calme, eso solo sucedía instantes antes de que entre público al establecimiento.

No puedo negar que estaba abochornado por la situación, pero en el fondo había algo que me había comenzado a gustar, ese manoseo por mis partes íntimas, ser tratado como una hebra acosada, no me era desagradable. Esa situación se repitió, y si es cierto que me estaba comenzando a gustar ese manoseo, yo no tenía intención de tener sexo en su trastienda, ese día, finalmente le dije que se calme y quedamos en reunirnos dos días después cerca de un hostal gay que el conocía

Para esta ocasión, fue provisto de gorro, y lentes oscuros para no ser reconocido por algún conocido. Nos encontramos y no dirigimos raudamente al lugar mencionado, esta demás decir que la vergüenza me embargaba, pero mi arrechura era mayor, luego de pagar la habitación subimos y finalmente nos encontramos los dos en la habitación. Él se fue al baño mientras yo me desnudaba, el regreso a la habitación, ya desnudo, y se acercó a mí de espalda y me abrazo, pegando su pene erecto a mis nalgas. Eso me escarapelo, sentir en mi espalda su cuerpo pegado al mío, punteándome como se dice, Yo estaba quieto disfrutando el momento.

Nos echamos en la cama, durante unos minutos nos exploramos, y finalmente me atreví a tomar su pene y metérmelo en la boca, como que la primera sensación no fue agradable pero no podía defraudar a mi primer amante, así que, sobreponiéndome a mi desagrado le di la mejor mamada que mi inexperiencia pudo ofrecer. Ya cuando deje su miembro totalmente erguido, el me pidió me eche de boca abajo, y con las piernas separadas lo que obedecí inmediatamente, en eso siento que me acaricia las nalgas, sus manos urgían en los alrededores de mi ano, hasta que siento que me introduce un dedo en mi hoyo. En ese momento me tenso, a lo cual él me dice que me relaje, que me gustaría lo que haría, y así lo hice. Me metió uno, luego dos y tres dedos, con cierta dificultad. El sabia de la condición virginal de mi ano, por lo que lo hizo con mucha paciencia. Me dedica que tenía un culito muy rico, cosa que me excitaba aún más, hasta que siento que mete su lengua en mi interior y comienzo a sentir una sensación muy placentera, nunca antes experimentado por mí. Su sesión de lengua duro creo  unos placenteros 15 minutos, haciéndome sentir violado por su lengua durante esos minutos.
Luego nos besamos un largo rato, me beso y lamió mis tetillas, eso fue una sensación que disfrute por primera vez, yo tengo un tanto desarrollado los pechos, tanto así que en el colegio me fastidiaban por eso, pero en esa ocasión como nunca agradecí tenerlos así, pues disfrute mucho cuando me besaba ahí.
Habíamos conversado con anticipación que por seguridad debíamos usar preservativos, pero al acercarse los momentos precisos, me hablo y me convenció que lo deje penetrarme sin protección. Luego de una pequeña conversación accedí, la verdad yo deseaba ser penetrado por primera vez lo antes posible, sentirme ser poseído por un hombre como cualquier hembra arrecha, y así lo hicimos.
Me pidió que adoptase la posición de perrito (en cuatro patas), lo que hice inmediatamente. Pensamos que luego de la sesión de lengua la penetración sería posible, pero no fue asi, lo intentamos en dos oportunidades y no entraba, por lo que El tuvo que recurrir a un lubricante con lo que finalmente pude ser penetrado. Menos mal que su pene no era muy grande y mas bien delgado, no sé qué hubiese pasado en caso contrario. Mientras me penetraba me besaba la nuca, cosa que me gustaba bastante. Me penetro en varias poses, mientras tanto mi esfínter lo estrujaban en mi interior. Paralelamente el me hacia una rica paja, hasta que siento en mi algo tibio lo que anunciando su eyaculación, el solo sentirlo me éxito aún más y al poco rato yo también eyacule. Le pedí que permaneciese aun dentro de mí, pues era tal la corrida que aún sentía dentro de mí los espasmos de su miembro que significaba que seguía descargando semen.
Luego de eso nos besamos, algo que no me acostumbraba, y nos dirigimos a la ducha, al hacerme la higiene me doy cuenta lo grande que había quedado mi ano, tanto así que podía meter mis dedos con facilidad, cosa que hice para extraer los restos de semen que quedaban todavía en mi interior. Me di cuenta que había rastros de sangre, cosa que lo comente y él me contesto que podía sentirme realizado pues había sido desvirgando como mujer, con sangrado inclusive, cosa que me causo mucha gracia.
Luego de esa cita, tuve dos más con él pero esa es otra historia.
Este relato es real, me sucedió en el año 2006, he tenido otros encuentros, no muchos y  estoy pensando si seguir con estas exploraciones o dar por finalizadas y regresar a mi vida anterior. Espero que les haya gustado, espero sus opiniones [email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

8 Comentarios

Dejar un comentario
  1. espero sigas con las experiencias de verdad yo he querido experimentar nuevamente aunque hasta hoy día no he encontrado alguien que me de la seguridad de hacerlo y que sea discreto como todos también tengo otra vida dejo mi correo por si me quieres agregar [email protected] saludos.

  2. Que rico debe ser eso. Yo todavía no he podido sentir ese placer y aún espero que algún día suceda. Siempre lo he deseado pero no me atrevo.

  3. Ah, lástima que sólo podamos fantasear a través de esta vía. Los relatos generan mucha fuerza erótica. Y cada vez que leo o releo uno, me siento una perra en celo. Como me gustaría satisfacer a una gleba encabezada por Jadoy dándome duro, jejejeje

  4. Que buen relato yo la primera vez probé dos pollas diferentes la misma noche y si claro me dio remordimiento porque igual que tu tengo otra vida pero me imagino que debe ser normal las primeras veces sentir eso pero excelente relato y como dice jadoy me gustaria regresar a los 18 para poder probar desde esa edad

  5. Opino como Mauricio. Que no tengas ningún remordimiento, que disfrutes y hagas disfrutar a los demás que te cojan.Además tienes que tener un buen culo y sientes placer cuando estás lleno de polla.Y tu no te puedes figurar lo que sentimos los activos cuando tenemos un culo que está disfrutando de nuestra verga. Como Mauricio que es una joyita…Ya me gustaría a mi ser la 17,18,19,20…etc, etc…Y el gusto que le ha dado a las anteriores.

  6. Muy similar a mi propia historia, bastante real. En mi opinión no tienes que dejar acá tu experiencia gay. Si tomas precauciones, el condón, tendrás mejores experiencias. Vergas de buen tamaño provocan un placer indefinible. Sólo quien ha sentido una dentro sabe de que hablo. Mientras puedas mantenerlo en privado yeso no es muy difícil ya que en un motel o en la intimidad de una casa, no hay nada que temer. Por otra parte, no hay remordimientos a esta altura de tu vida. Los sentimientos no están en juego, sino tu propia satisfacción sin hacerle daño a nadie.
    En todo caso, es tu decisión. Yo sólo he tenido buenas experiencias y voy ya por la verga dieciséis. Felicitaciones por el relato y por compartirlo con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.