CON MI AMIGA, DE LA FANTASIA A LA REALIDAD

¡Comparte!

Lunes en la mañana, 8:00 AM, mi verga a mil, por culpa de mi compañera de trabajo que me tiene muy caliente, ella mide 1.60 más o menos, tiene la boca más sensual que he visto, tiene un culo, que cuando lo miro me dan ganas de perforarlo, las tetas grandes y muy ricas y lo mejor, sabe lo que tiene y lo sabe lucir, también es muy caliente y nos veníamos calentando día a día, por messenger me decía todo lo que me haría en la noche del viernes, ella me contaba sus fantasías y yo las mías, queríamos cumplirlas todas ese día. El solo hecho de pensar en nuestra gran noche o verla y mi verga se paraba instantáneamente, todo el lunes nos calentamos, me tocó hacerme la paja en el baño, estaba que no podía, fue una gran paja, todos los días de la semana planeamos la gran noche, no trabajamos, solo chateábamos y nos decíamos lo que haríamos, ella me decía que sería mi puta, que solo tendría que pedir que ella solo quería satisfacer mis deseos, cuando nos veíamos en la oficina nuestros ojos irradiaban deseo.

Llegó el gran día, todo preparado, ella tan rica o más rica que de costumbre, llegó a la oficina casi a las 9, pero desde ese momento empezamos a calentarnos, por fin había llegado el gran día, por fin tendría lo que siempre quise, una puta, ella se quería convertir en mi puta privada, yo no lo creía. Habíamos acordado que ella traería una cámara digital con video ese día, estaba tan ansioso que antes del medio día le pedí una foto de la chocha y de las tetas, ella se fue al baño y los tomó, la muy puta ya me empezaba a dar gusto en lo que le pedía, me regaló varios videos de las tetas, masajeándolas y de la chocha metiéndose el dedo, me puso a mil eso, mi verga quería estar en esa boca ya, le pedí que se quitara el sostén y se fuera sin él, lo hizo, cuando le vi las tetas casi al aire, me provocó sacárselas y chupárselas, pero estando en la oficina tocaba disimular casi no llega ese gran día, en realidad esa gran puta sería mi fantasía hecha realidad.

Yo tenía todo fríamente calculado, el sitio, solo me faltaba confirmar que existiera, queríamos empezar en una taberna oscura, en la que pudiéramos manosearnos, beber y calentarnos hasta más no poder, yo salí primero de la oficina mi verga esta saqué las tetas y se las empecé a chupar mientras mi dedo se deslizaba hacia la chocha que me quería comer, bajé la cremallera, (le rompí la cremallera), tenía medias veladas y eso incomodaba, la muy puta quería como fuera sentirse penetrada, se bajó las medias y las tangas, metí mi dedo y empecé a masturbarla, sentía sus gemidos, muy ricos, esa chocha esta muy jugosa, mi verga estaba que se salía del pantaloncillo, ella empezó a masajearla y yo a meterle el dedo más profundo, siempre estando pendiente de la puerta, ella tuvo su primer orgasmo con mi dedo adentro.

Se subió el pantalón y lo primero que dijo fue  quiero verga, bajé mi cremallera, saqué mi verga, estaba muy parada, ella se la llevó a la boca y deslizó sus carnosos labios sobre ella, fue llegar al cielo, en realidad mi puta, sabe muy bien cual es su oficio, lo mama delicioso, parecía que fuera su biberón, descansó un poco y bajó a mis testículos, los empezó a acariciar con la lengua para terminar chupándolos, eso me encantó, mi leche estaba que se salía, yo estaba muy caliente, pero no me quería venir aún, quería dar mucho placer a esa puta, quería disfrutar mucho de ese cuerpo que me hacía temblar, guardé mi verga, charlamos un rato, tomamos unos tragos, el ambiente estaba muy caliente y la noche era muy larga, quería disfrutarla completa, después de besarnos y manosearnos como los amantes que nunca se ven, estábamos ardiendo nuevamente, la hice poner de pie, le bajé el pantalón y metí su gran clítoris en mi boca, quería mamársela y hacerla gritar, pero sentir que en cu

alquier momento llegara alguien me impedía desnudarla y violar la puta de una buena vez, no quería que saliera con las de siempre, que al final saliera corriendo y no me dejara penetrarla, es una experta calienta polvos, con su chocha en mi mano, ella teniendo la puerta para que nadie entrara, metí el dedo y acaricié su clítoris con mi lengua, acaricié su culo y empecé a masajearlo, ese es mi objetivo final y mi puta me lo prometió ese día, sentí el hueco del culo con mi dedo y empecé a meterle el dedo.

Un dedo por el culo, otro por la chocha y mi lengua dando lambetazos, sentí su segundo orgasmo en mis dedos, la puta estaba muy mojada, nuevamente se vistió y me pidió verga, empecé a tomar más rápido, no quería desaprovechar la calentura de esa puta, me pidió más verga y se la dejé nuevamente en la entrada de su boca, esta vez, fue la mejor mamada de la vida, la que más rica me han dado, sentí mucho placer, mi verga estaba que estallaba en su boca, pero quería penetrarla más que nada, sus labios y su lengua jugaban con mi verga, verla así me puso más caliente, guardé la verga y pronunció las palabras mágicas, no aguanto más, quiero verga servimos el resto de trago y salimos buscando un motel cercano.

Entramos al motel, sin ver donde estábamos, solo queríamos una cama y sexo, llegamos a la habitación y la muy puta quería que la violara, por eso se hizo de rogar, me tocó amarrarla y sentir que no quería para que me hiciera dar más deseo, más calentura, la amarré como pude, la puse contra la pared, se echó para tras, decía que no, que no quería, me tocó usar la fuerza, desvestirla e insertarle mi pedazo de verga que ya estaba muy parada, se seguía resistiendo y entró a las malas, cuando estaba adentro sentí cómo le gustaba a esta puta sentir esa verga adentro, empezó a dejarse la puta y ayudó a quedarse sin ropa, estaba mu a masturbarse eso me calentó nuevamente y mi verga no tardó en pararse nuevamente, se metió un dedo en la chocha y otro dedo en el culo, eso era algo nuevo para mi, se veía muy rico y empecé a ayudarle en su masturbada, después sacó los dedos y se metió un consolador en ese culo, me dijo que me estaba abriendo camino, porque ese culo sería mío, se estaba masturbando muy rico, yo estaba ya nuevamente con la verga parada, le pedí que pusiera su chocha sobre mi cara, la puso y empecé a darle una nueva mamada, que terminó en un gran orgasmo, ya mi verga queria perforar ese culo, mi lengua había dejado mojaditas las paredes de esa gran chocha y la puerta de ese culo que mi verga tendría a su disposición ya estaba mojada, acaricié mi pene con vaselina y empecé a embestir suavemente su culo, entro poco a poco, ella se quejaba y cuando creí que le dolía mucho, me pidió dedo en la chocha, en realidad era mi puta de verdad, insaciable la muy perra, empezó a darse dedo en esa raja mientras mi verga estaba llenando su culo, se quejaba mucho, de un momento a otro ella quiso que la embistiera, me imagino que pensó que de una le dolería menos que de a poquitos, y si, ella se echó para atrás, lo que hizo que se lo metiera más fuerte, ella gemía cada vez más, creo que era una mezcla de dolor y placer, seguía gimiendo mientras más la clavaba, hasta terminar en otro orgasmo, la perra, terminó cansada y su culo estaba adolorido, saqué mi verga de su culo, la llevé a su boca y empezó a mamarlo hasta hacerme eyacular en su boca, como uno de los orgasmos más grandes de mi vida, vi llena su boca de mi semen.

Pensé que había sido todo por esa noche, descansamos un rato, cuando esta puta me mira con cara de querer más, y me dice, esto no ha terminado, quiero más verga., era insaciable esta perra, nunca me imaginé que mi amiguita de la oficina tuviera esos alcances, le dije, si quieres más has que se pare otra vez, y ella empezó nuevamente a mamármela con sus deliciosos labios, a los 10 segundos tenía nuevamente mi verga dispuesta para mi puta, se la clavé por esa deliciosa chocha que seguía pidiéndome más y más, teníamos el mismo ritmo, cada vez me excitaba ver la puta insaciable que tenía a mi lado, finalmente derramé toda mi leche dentro de ella, quedamos rendidos en la cama, descansamos un poco, salí al baño, me bañé con agua fresca, fue la noche m&aacut

e;s caliente de mi vida, espero sea la primera de muchas, terminamos muy cansados, el deseo no se esfumó esa noche, al contrario, después de lo que viví quiero más, se que ella hará todas mis fantasías realidad, me encanta la puta que conseguí….

Ahora quiero cogerle ese culo y perforarlo hasta el fondo, derramar mi leche sobre su cara y culear en la taberna, hasta terminar, también quiero que se prostituya totalmente, que se vista como lo que es, como una puta, todo eso ya lo estamos planeando, ella solo me dice, pide, ¡tú sabes que soy tu puta!!!

Autor: Anonimo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.