Dudas sobre mi hijo I

¡Comparte!

Empecé una arremetida salvaje que parecía que fuera a traspasar a mi hijo lo cual hacía que estimulara su próstata manifestándolo en fuertes gritos de euforia y éxtasis, esto provocó que mi Junior se viniera arrojándome su semen en mi barriga y pecho lo cual también hizo que apretara su culo provocándome una excitación que ya no pude contener.

Me encontraba navegando por Internet, cuando descubrí su página solo por averiguar que exponían, me puse a leer las historias que tiene especialmente las familiares, por eso me animo a contarles esta historia que desde hace 10 meses pasa con mi hijo Junior.

Hola amigos, soy Gustavo, tengo 48 años, mido 1.82 metros, soy del tipo oso no tengo estómago de lavadero pero procuro no engordar demasiado pues pertenecí al ejercito colombiano ahora soy mayor retirado; vivo con mi esposa con la cual tuve 2 hijos hombres (Junior el mayor 18 años  y Oscar el menor 9 años) y una nena (Andrea 12 años)

Mientras estaba en el ejército nunca tuve situaciones comprometedoras con otros hombres hasta el día de hoy; como soldado siempre he tratado a mis hijos dentro del orden y la disciplina militar, pero desde hacía varios meses atrás, vengo notando que mi hijo Junior no es de los que les gusta salir con amigas, nunca lo llaman novias o mujeres por lo cual me negaba a creer que a mi hijo mayor les gustaran las mujeres; creo que su contextura física no ayudaba mucho…

Era alto pero flaco, lampiño, pero con algo de músculo ya que le gustaba mucho jugar partidos de fútbol por las noches, un día mi esposa me dijo que quería ir a visitar a su hermana a Medellín(Colombia), por eso decidí que fueran los 4 a la ciudad, pero en ultimas Junior dijo que no iba ya que el plan le pareció muy aburrido, así que no le insistí por quería salir de la duda.

Mi familia salió el fin de semana para pasar un mes en Medellín por lo cual mi hijo Junior y yo nos quedaríamos en casa solos, luego de ir a entregar un trabajo de mi empresa, le dije a Junior que me demoraba ya que la cliente no llegaba a tiempo, pero era mentira lo cual permitía que él se relajara solo en la casa, así solo demoré media hora pero el carro lo dejé en el trabajo para llegar cerca a la casa en taxi, sin hacer mucho ruido abrí la puerta y entre; pero la sala estaba sola el equipo de sonido prendido así que me fui a la cocina, al estudio, al patio de ropas pero nada, luego subí las escaleras despacio, todo esta situación me generaba zozobra, algo de pánico cuando oigo ruidos en el cuarto de Junior:

-A que hora llega tu papá? -Tranquilo me llamó para avisarme que llegaba tarde -Y que hacemos? – Bueno, ¿Por qué no te quitas los pantalones y te acomodas en la cama mientras te la mamo?. Estas palabras me llegaron al corazón, mi desilusión fue mayor de lo que me imaginaba: Mi Junior me estaba comprobando que era gay; además con quien sabe que muchacho había traído a la casa para satisfacer sus gustos; no lo podía creer.

No se cuanto tiempo pasó; ya que quedé absorto en mis pensamientos cuándo me sacó de honda escuchar los gemidos del muchacho:-Ooohh! Siiiii puto, como lo chupas de rico Aaaahhhh! Lo haces mejor que mi novia… Trágatela toda. Escuchar estas palabras me llenaron de rabia y violencia no se como pero entré de golpe al cuarto y la imagen tampoco me ayudó a calmarme ver de rodillas a mi hijo, desnudo, con el pene del otro en la boca me enardeció! solo vi a ese muchacho levantarse de golpe: – Te vas, sino te muelo a golpes – Espera papá yo te lo explic..

Solo atiné a darle un golpe en la cara que por la fuerza que hice lo arrojé al suelo. El otro muchacho se quedó petrificado observándome que a mi grito se alertó -Te vas maldito y con vos no he terminado- señalando con el dedo a mi hijo que se había arrinconado en una esquina. El muchacho como pudo se colocó los jeans abrazó la camisa y sus zapatos y bajó corriendo por las escaleras abriendo de la puerta de golpe yo mientras lo seguí: – Si te veo por aquí te mato! Y azoté la puerta para cerrarla; luego corrí hacia el cuarto de Junior y encontré la puerta cerrada, así que de una patada abrí la puerta: – Donde estás? Miré alrededor de todo el cuarto no había nada entonces me dirigí al closet lo abrí y ahí está arrinconado mi hijo. – ¡No me pegues papá por favor!

Lo tomé con ambas manos, lo cargué parándolo; para sacarlo del closet y lo arrojé a la cama, yo mientras me negaba a creer la situación empecé a caminar por todo el cuarto tratando de tranquilizarme, mientras Junior quedó desnudo sobre la cama abrazando sus piernas, mientras la rabia que sentía empezó a darme fogaje (calor), por lo cual opté por quitarme la camisa, los zapatos y el pantalón quedando solo en bóxers; al final me llené de valor lanzando la primera pregunta: – ¿Te gustan los hombres? Mi hijo respondió entre sollozos – Si pá – ¿Desde cuando? – Desde hace rato – ¿Eres virgen? – Si señor, solo lo mamo por liga (dinero) Además de marica me salió puto este huevón pensé – Seguro que no lo has hecho con nadie – Que no papá! – Entonces vas a conocer lo que siente los maricas cuando los penetran.

Así que avancé hacia él; lo tomé de las piernas trayéndolo hacia mi, luego le dije – Bájeme el bóxer –Peeroo pap… me dijo yo solo le di una palmada en la cabeza – Que hubo pues….Huevon! por lo cual obedeció al instante mi pene salió algo erecto (no se porque) por lo cual lo tomé –Abrí la boca lo cual hizo; pero como no quería que todo fuera fácil se lo introduje de golpe lo cual le provocó arcadas,  yo solo lo tomaba de la cabeza y controlaba la penetración en su boca esto hizo que empezara a crecer, después lo solté y le dije:- Hazlo tú, esto lo hizo lentamente, yo observaba como me lamía la polla era un experto ya en esto me dada lenguetazos pequeños sobre mi glande, para después tragársela hasta la mitad donde me hacía una succión como si fuera un tetero queriendo sacarle la leche, -¡Guuaauu! Que rico chupas! Goza mi pene maricon Así mismo así!

Mi mente me hacía pensar que todo esto era parte del castigo de mi hijo. Luego al sentir que me podía venir lo separé bruscamente de mí diciéndole:-Ahora veras! Lo tomé de las piernas rápidamente, lo puse boca abajo, hice que levantara su culo; me quedé observándolo un buen tiempo, era tierno, redondo, lampiño, era exquisito para devorar, saqué mi lengua lo cual pasé sobre toda la raja lo cual fue brusco sintiendo un gran gemido –Papi no tan brusco me duele – ¿Y que? Ahora se hace lo que yo quiera, lo escupí sobre su orificio, casi de una metí mi lengua para sentir su sabor virginal.

Eso provocó que mi hijo se alejara un poco pero yo lo traje a la fuerza: -Así que te gusta la maricada ahora vas sufrir el castigo, lo tomé de la cadera, levanté mi mano y solté la primer palmada sobre sus nalgas desnudas, al instante se enrojecieron luego volví a golpearlo y luego al ver mi reacción solo se quedó quieto para después volver a saborear ese culo; introduje mi lengua hasta donde más podía –¡Que rico culo tienes!. Luego pude sentir como mi hijo empujaba su culo hacía mi boca dándole un placer que él manifestaba con sus gemidos:

-Aaaaahhhh si pá dame lengua toda la quiero ¡Ohh si rico!…

Después de lubricar bien a mi hijo decidí ir más profundo, me levanté, tomé mi polla escupiéndola, la coloqué en la entrada de su ano mientras hacía movimientos circulares con ella y de un solo empujón introduje mis 19cms en su culo, solo escuché sus gritos de dolor, tratando se alejarse pero yo lo tomé fuerte de las caderas y no lo solté, esperé a que se calmara un poco, luego empecé alejarme un poco para después volver a introducirlo más fuerte, la escena era para mi excitante; yo parado al borde de la cama mientras mi hijo en cuatro sobre ella; contemplándole su culo redondo pasando mi mano derecha por su espalda para tranquilizar el dolor de la penetración, luego que se habituó a mi pene decidí  tomarlo por los hombros con mis manos alzándolo un poco, le dije:

-Apóyate sobre tus muslos que lo que viene es bueno!

Empecé a perforar su culo con embestidas fuertes, mi pene entraba en su ano con fuerza pero mi hijo al tratar de expulsarlo creaba una sensación de apretar que me volvía loco, cuando noté que estaba cansado de esa posición lo introduje todo, mi hijo pegó un chillido de dolor, después lo abracé con mis manos comencé a recorrer su cuerpo virgen acariciándolo, mordiéndolo en el cuello y oreja. -Papi que rico me penetras nunca pensé que dejaría mi virginidad por ti Guau! Este culo es tuyo –Quiero verte la cara cuando eres mío, puto! Saqué de golpe mi polla, Junior solo se acomodó boca arriba, levantó sus piernas, puse una almohada debajo de su culo para ayudarlo a levantarlo, después empecé a introducir la cabeza, escuché sus gemidos, nuevamente de golpe lo enculé quedando de cara a Junior –Mi niño se la traga entera, se la traga como un campeón ¡eh!, pasé mi lengua por su cara saboreando su sudor.

Después comencé a follar a Junior con todas mis fuerzas, sentía mi verga tocar el fondo de su recto –Ayyyy, aaayy duele mucho! – Te aguantas marica, como tragas polla por el culo ¡Si! Trágatela; le decía -¿Te gusta como te rompo el culo Junior? -Si papa mucho! Me encanta cuando me llenas –Vas a hacer que acabe ¿Eso quieres?, -Dame papí, dame duro! –Mi niño se lo da todo a su papito ¡Eh! Verdad!. Solo se escuchaba en el cuarto nuestros jadeos y el sonido de mi cadera chocando contra su culo era delicioso.

Sacaba mi pene un poco mientras lo escupía para lubricar su orificio, luego empecé una arremetida salvaje que parecía que fuera a traspasar a mi hijo lo cual hacía que estimulara su próstata manifestándolo en fuertes gritos de euforia y éxtasis, esto provocó que mi Junior se viniera arrojándome su semen en mi barriga y pecho lo cual también hizo que apretara su culo provocándome una excitación que ya no pude contener. -Ooohh Siiiii!

Aprieta el culo maricón. Goza de mi pene. Así Aaaahhhh! Inundándole, llegándolo de mi semen calmándole su ardor; le di tres estocadas finales, y saque de una mi pene acostándome boca arriba de su cama relajándome de la faena que había tenido; cerré momentáneamente mis ojos y sentí que mi hijo se acomodo encima de mí, me dio un beso el cual respondí con mucha pasión;  le dije:

– ¿Que haces? –Agradecerte la primera vez que tengo relaciones con un hombre ¡y mejor! con mi papá; lo separé bruscamente –De ahora en adelante te voy a vigilar, no quiero que otros se enteren de que eres gay, si me doy cuenta de alguna movida o algo te golpeo ¡Está Claro! – pero pap…; -¡Está Claro! – ¡Si señor! – Si necesita o tienes ganas de que te la metan otra vez me avisas a mi OK. Bueno así que vamos a bañarnos que ya es tarde –¿Puedo dormir contigo por favor? –No, hoy no, quiero descansar un poco.

Así que nos duchamos y desde ese día estoy alerta a cualquier movimiento que haga, cuando tiene ganas me avisa y vamos a un motel eso si algunas veces lo dejo muy adolorido para que por un buen tiempo no me pida más. ¡Vaya!

Nunca pensé que para salir de la duda tuviera que desflorarle el culo a mi propio hijo, pero en fin; esto era un castigo para él; pero hasta ahora lo está disfrutando mucho más pero yo también, hasta la fecha no nos han descubierto, pero hace un mes mi hermano Miguel nos pilló en plena faena, lo que sucedió después lo contaré luego ¡Hasta Pronto!

Autor: TAVO

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

5 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Realmente no me gusto el relato porque ha pesar de q estaba bien redactado, como una persona q se puede decir q manifestó casi ser homofóbico termina actuando asi…….no entendí disculpa.

  2. siempre los ex militares follan de una manera sorprendente, pero no debiste haberle pegado al principio…

  3. hola, me gustaria conocerte [correos NO permitidos en comentarios – eliminado por la administración R.M.] muy chevre tu historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.