EN UNICENTRO LA CONOCÍ Hetero, polvazo. Conoce a una encantadora mujer con laque hace el amor, pero sin ataduras

Como les decía, mi nombrees Julián, mido 1.70, soy delgado, a veces un poco tímido como cualquiera,pero cuando me decido me decido. Vivo en Bogotá, he visto como mucha gente de Colombiase ha decidido a escribir, y eso me motivo, pues sería interesanteconocer otras personas. Soy soltero, desde hace un buen tiempo no tengo una noviadefinitiva, mas bien voy picando de aquí a allá, y eso me gusta.

A pesar de mi timidez, tengo algunosrelatos que pueden ser interesantes. Me han pasado cosas, que he vistoque a otros les han pasado y por eso quiero compartir con ustedes.

Una vez estaba en un centro comercialque se llama Unicentro, queda en el norte de Bogota, cerca de mi casa,en un sitio bueno de la ciudad.

Bueno, iba caminando, cuando notéque unas chicas de unos 18 años, estaban en la entrada principal, como sinplan. Bueno, la verdad es que me daba pena acercarme, además porqueno soy el mas guapo, y pensé que ellas estarían esperando algo. Me sentécomo quien no quiere la cosa, y me quede viéndolas, al rato se despidieron y quedóuna de ellas, ella se sentó y también me miró. Se sonrió conmigoy entonces sentí que le podía hablar. Me acerque y le pregunté lo típico,que como se llamaba, que que hacia, que que estaba haciendo allí, etc.

Me dijo que se llamaba Carolina,que estudiaba diseño, que estaba esperando a un amigo con el que habíanquedado de ir a cine, pero que ya se estaba haciendo tarde y que el no llegaba.

Yo le dije que si la podíaacompañar hasta que llegara su amigo. Ella me dijo que sí.

Al rato le propuse que diéramosuna vuelta. La invite a un helado y dábamos vueltas por todo Unicentro, depronto note que ella me tomo de la mano, sentí que las cosas ibanpor muy buen camino y le dije que si tenia novio, ella me dijo que no, que el amigoque estaba esperando le estaba como cayendo, pero que no queríatener un novio fijo, pues le parecía terrible eso de tener que guardar fidelidad,y cosas por ese estilo.

Bueno, seguimos cogidos de la manoy fui dirigiendo el paseo hacia un pasadizo que es un poco mássolo y oscuro, y cuando estábamos allí, me acerqué y le di un besoen la boca, yo esperaba que me rechazara, pero ella en lugar de eso, me lo correspondió,y antes bien, abrió su boca para que pudiera recorrer con mi lenguatoda esa cavidad.

Besaba delicioso. Yo sentíacomo mi pene se paraba, como su energía se metía en mi cuerpo y hacia que mi vergase parara, y se pusiera gruesa y larga.

Me dijo que le había encantadoel beso, pero que no me engañara, que de verdad no quería tener nadaen serio con nadie. Yo le dije que yo tampoco.

Bueno, al rato estábamosotra vez besándonos y llegó un momento en que no podíamos caminar de tantobesarnos, yo sentía como mis calzoncillos se humedecían con los fluidosque salían de la verga, y me imaginaba que sus calzones debían estar tambiénmojaditos en la entrepierna. Me imaginaba como tendría la chocha, si peluditao no, si sería grande o no, mejor dicho, me despertó todo mi instinto.

Le dije que tenía que iral baño, la verdad es que me quería hacer la paja, pues no aguantaba la excitación.Ella se quedó esperando en la puerta del baño de hombres y de prontome dijo que entraría también al baño. El bañode hombres estaba solo, y bueno, yome dije que podía hacerme la paja bien hecha. Me saque la verga y comencéa acariciarla en toda su extensión y me la empecé a menear, y mientrastanto pensaba en ella.

Me derramé, mi semen salióa borbotones y chocó contra la puerta del cubículo del bañoy yo me sentí aliviado. Cuando abrí la puerta, ella estaba frente a la puerta y me preguntoque que estaba haciendo. Yo le dije que orinando, me dijo, mentira, teestabas masturbando. Por quien? Yo le dije, no en serio, estaba orinando. Ellase agacho y me dijo, voy a ver si es cierto. Me sacó la vergaque estaba empezando a volver a p

onerse en forma y me la chupo, me dijo sabe a semenno a orines. Yo no pude mas que reírme, y le dije que estaba pensando enella, que me había gustado mucho, que la manera como iba vestida era muyatrevida y que eso me encantaba.

Me pego una buena mamada. Pero yono lograba venirme otra vez, pues acababa de eyacular. Entonces le dije quefuéramos a tomar algo y que después ya veríamos. Me acepto y fuimosa un barcito que queda cerca de unicentro, pedí una mesa un poco oscura y comencéa besuquearla y calentarla. Tomamos vino caliente, y ella me dijo que leencantaba el vino caliente. Yo le sobaba su culo y su chocha por encima deljean, ella me lo agradecía con besos de lengua deliciosos.

Al rato me dijo que fuéramosa otro lugar, yo le dije que porque no íbamos a un motel y que quería hacerleel amor. Ella me dijo que también quería hacer el amor conmigo y nos fuimos paraun motel que hay al norte de bogota en mi carro.

Al llegar al sitio ella no me dejabatocarla, me decía que ella quería bailarme sensualmente, y asílo hizo, se fue quitando la ropa y yo cada vez mas excitado, me iba comenzar adesnudar y ella me dijo que no, que mejor ella me desnudaba. Ya desnudos,veía que tenia una chocha deliciosa, sin muchos pelos, unas tetas de infarto,un culo precioso, todo lo que yo había adivinado por su ropa que era muysexy.

Ella llamo a la recepcióndel motel y pido tres paquetes de condones, puso una película de porno enel televisor y comenzamos una gran faena, lo hicimos en todas las formas posibles.A la madrugada, ella me despertó con un beso, me dijo que ya debíallevarla. Lo hicimos la ultima vez y nos vestimos, pague la cuenta y nosfuimos, vive en la Alhambra, después de eso nos vimos un par de veces mas,pero la verdad es que es una mujer encantadora y en su homenaje esque hago este relato.

Jmm710 (arroba) hotmail.com

[

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *