ESPIANDO A DELIA

Fue en la primavera, mi pasión es el fútbol tanto que jugaría todo el día sin parar tengo actualmente 27 años, hace cinco años tenia 22 y fui a probarme a un club de la provincia de Buenos Aires, me alojé en una pensión familiar los dueños eran dos personas mayores ella Delia tenía 57 años y Rafael su marido 64.

Mi habitación estaba en el fondo subiendo una pequeña escalera con una ventana que daba al patio, era una casa vieja de amplios ambientes y techos altos.

La señora Delia limpiaba mi habitación a diario y cambiaba mis sábanas, también preparaba la comida muy rica por cierto, era una mujer rellena de 1.67 metros de altura y pesaría 77 kilos algo de más pero normales para su edad, su cuerpo vestido con batones de entre casa, dejaban notar los rollos de su vientre, y sus fornidas piernas producto de haber trabajado duramente en toda su vida, su ropa interior aparatosa quedaba revelada con sus movimientos.

Siempre la miraba mientras almorzaba pues ella se encargaba de la cocina sirviendo a los pensionados aunque muchos no éramos.

Los partidos se extendieron hasta el viernes, ese día jugué hasta las cinco de la tarde y al terminar regresé a la pensión para bañarme y descansar, estaba muy cansado, y así fue que dormí mucho y desperté para la cena, bajé y cené unos fideos con estofado luego otra vez a mi pieza.

Solo que comí tanto que durante la noche no tenía sueño y me quedé sentado en la terraza sin nada que hacer ni que pensar, esa casa vieja poseía claraboyas de ventilación en los baños que daban a la terraza, fue cuando vi la del baño de adelante con luz.

No soporté la tentación de ver potenciada por el aburrimiento me acerqué con cuidado y me asomé con cautela dentro del baño, amplio, azulejado, muy iluminado y antiguo, estaba doña Delia solo con una enagua gris y descalza.

Comprendí que estaba a punto de verla en forma íntima y me excitó a sobremanera, la añosa mujer se limpiaba la cara frente al espejo con unos algodones. Terminó de hacerlo y quitó algunas hebillas de su pelo opaco y corto, lo sacudió sin muchos resultados, era increíble, la veía casi con morbosidad, pero algo me excitaba, dejó correr el agua de la bañadera, se conoce que tardó en salir caliente.

De repente se quitó la enagua muy rápido el suave satín resbaló por su piel sin detenerse, solo quedó con un gran corpiño que nada mostraba y una bombacha grande media metida en un cachete, se quitó el corpiño y aún agachada con sus dos manos quitó su bombacha blanca.

Lo primero que vi fue su cola y luego se incorporó y vi sus senos, era como la imaginaba sus senos gordos algo caídos y de pezones amplios claros casi sin punta se movían y se chocaban uno con otros, su panza era rolliza blanca y su cola grande firme con algo de celulitis, sus piernas rollizas también unidas con sus nalgas, su vagina muy peluda en perfecto triangulo, comenzó a bañarse muy despacio, ignorando obviamente que su cuerpo era observado.

Tengo que reconocer que debí masturbarme y lo hice mirándola e imaginando que estaba a su lado en la bañera besándola apasionadamente tomándola por su vientre y chupando sus pezones de forma indefinida, sintiendo con mis manos el abundante vello de su vagina y aunque no lo crean lo que más me excitaba era pensar que mi pene no la penetraba pero jugaba entre sus nalgas mientras el agua tibia y el jabón me masajeaban la cabeza mientras le tocaba las tetas sin dar abasto.

Sin darme cuenta acabé y fue maravilloso aunque me relajé un poco seguí mirándola como se secaba y se ponía el camisón.

Les juro que es el día de hoy y cuando quiero masturbarme siempre aparece ella en mi mente.

Es una historia simple pero real que por haber estado siempre en mis pensamiento quería compartirla con vosotros.

Autor: El eyaculador de Miami

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *