Estudiando con las hermanas

¡Comparte!

Amor Filial Lésbico, Jóvenes y Cachondas, Trío con un hombre, Hermanas. Le quité la polla de la boca y se la metí por el coño, su vagina comprimía mi verga como deseando exprimir toda mi leche, la empecé a embestir, mi rabo entraba y salía en un mar de jugos, y al rato empezó a decir me corro, llegamos los dos al orgasmo casi a la vez, los ojos de Eva me insinuaban que deseaba algo más, se sentó encima de mi cara y me ofreció su culito para que se lo mamara.


Os voy a contar mi historia que trata sobre una experiencia que tuve hace 1 año. Os situaré un poco, a mi me atraía (y me sigue atrayendo) una vecina que tengo que se llama Clara, que hemos ido juntos al colegio desde pequeñitos y nos vemos mucho, charlamos y mucho más que os contaré.

Pues una tarde estando con ella en su casa haciendo unos trabajos de la universidad, nos tomamos un pequeño descanso y yo estaba muy excitado porque ella estaba tan cerca de mí que me puse nervioso (y mi polla también se puso alegre) y ella me dijo:

-Dani ¿qué te pasa?-

-Nada tía ¿qué me va a pasar? -(la dije con voz temblorosa)

-Sí qué te pasa tío-

Y de golpe me dijo:

-Pues a tu polla sí que le pasa…

Yo me quedé sin poder pensar y se me echó encima como una perra en celo besándome, nuestras leguas se rozaban y diciéndome que ella estaba deseando este momento. Empezó a tocar mi polla semi erecta se quitó la ropa y yo también me la quité, rápidamente comencé a besar su cuello humedeciendo su cuello con cada beso que la daba, después sus hombros seguí bajando y besando sus grandes tetas y me dijo que la comiera el coño, yo gustosamente no dije que no.

Estuve mucho rato mamándole el coñito la metía dos dedos bien húmedos y ella me los cogía y me los agarraba, los chupaba, deleitándose en cada lamida, y me cogió por el cuello y empezó a jugar con mi pelo y cuando paré un poco me empujó hacia atrás y me agarró por la polla y se afanó a ella lamiéndola, dando pequeños besos y se la metió hasta el fondo de su boca con mucho esfuerzo ya que mi miembro no es pequeño, antes de que yo pudiera correrme ella se lo sacó todo de la boca.

Se puso encima mío caliente como una perra y la ensarté bestialmente por su culito y mientras yo la daba como un poseso, me echaba hacia delante y la agarraba por sus tetas redondas y firmes mientras que ella se metía los dedos por el coño para darse aún más placer (aunque ya estaba gozando el tono de sus alaridos la delataba) Después se la saqué y se la metí por su otro agujero y la monté como un verdadero animal mientras que yo la daba pequeños pellizquitos en sus pezones duros de pronto sonó la puerta y era su hermana mayor (Eva) que llevaba un buen rato mirándonos la miré y estaba haciéndose un dedo.

Yo no sabía cómo reaccionar y Clara la dijo que se animara y su hermana se acercó y se puso delante de Clara y ésta la empezó a chupar todo el coñete.

Clara con mi rabo en su coño y comiéndole el coño a su hermana mayor ya sólo faltaban sus padres para estar todos. Las dos hermanas gozaban como dos putas, a una, Eva, que le estaba chupando el coño Clara, y gemía de placer saltando en la cama, y la otra disfrutando hasta lo más profundo de su coño, de mi rabo. Después cuando Clara llegó a un orgasmo continuo y no paraba de gritar, de gemir, de llorar de gozo, mi polla comenzó a declinar su potencia bañada en los jugos de Clara, cuando culminó su delicioso orgasmo, la hermana dijo que si hacíamos un cambio Clara accedió y yo asentí con la cabeza.

Eva tomó mi herramienta en sus manos y suavemente me pajeaba, me pasaba su caliente lengua por la cabeza muy húmeda con los jugos de la hermana, y sin decirme nada se la tragó de un solo golpe, era toda una maestra en el arte de mamar nabos, yo estaba en las nubes, gozando como un poseído mientras sobaba las tetas de Clara que me miraba muy satisfecha.

Esa mamada me puso a mil, y nuevamente mi verga apuntaba al techo, Eva se tumbó boca arriba con las piernas muy abiertas, mi lengua saboreaba ese enorme clítoris mientras ella me hundía mi cabeza en su concha, sus jugos rebalsaban mi boca.

Le quité la polla de la boca y se la metí por el coño, yo noté que este era algo más grande pero eso no me impidió disfrutar de él, su vagina comprimía mi verga como deseando exprimir toda mi leche, ella me agarró por la espalda clavándome las uñas y diciendo jódeme cabrón… la empecé a embestir, mi rabo entraba y salía en un mar de jugos, y al rato empezó a decir me corroooo, me corroooooo…

Llegamos los dos al orgasmo casi a la vez, los ojos de Eva me insinuaban que deseaba algo más, se sentó encima de mi cara y me ofreció su culito para que se lo mamara.

Era un culo maravilloso, cerradito, metí mi lengua en esa cueva y la lubriqué con mi saliva, me arrodillé en la cama y sin pensarlo dos veces le clavé mi verga en su culito en medio de sus alaridos de dolor y placer, mis manos iban de sus tetas a su conchita que estaba mojadísima y la masturbaba lentamente, Eva, en un gemido infernal se corrió nuevamente…

Y nos quedamos dormidos exhaustos, abrazados y desnudos los tres en la cama.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.