LA PUTA DE MI TIA III

¡Comparte!

Hola me llamo Fernando tengo 20 años y les escribo desde Buenos Aires Argentina para contarles mis experiencias con el sexo las cuales son 100% reales.

Mi historia con mi tía seguía muy bien a pesar de que yo sabia que mi prima estaba enterada de lo nuestro no me importó, hasta que un día vino a mi casa y me dijo que tenia algo para mí, y sacó de un bolsillo una carta la cual me dejó y se fue.

Yo me dirigí a mi cuarto y la comencé a leer, en ella me decía que si yo quería que ella no le contara nada a su papá y a mi familia de lo que vio, me esperaba en su casa el lunes a las 9 AM, pero eso me impedía ir a trabajar ese día, (dije que estaba enfermo) y a esa hora me dirigí a casa de mi tía la que estaba en mi casa limpiando y se extrañó de que no haya ido a trabajar y más aún que me vaya sin aprovechar para cogérmela.

Llegué y mi prima me atendió, ella en esa época tenia 18 años y era muy parecida a su madre, pero un poco más alta, tenia el cabello muy largo, unas pequeñas tetas, pero un culo que tenia muy buen tamaño (como el de su madre), estaba vestida con una pollera negra y una remera blanca, en la cual se le notaban sus pequeñas tetas ya que no usaba corpiño.

Apenas llegué le dije si estaba sola, a lo cual respondió que si, ya que su papá hacia 3 días que no venía (con razón la calentura de mi tía) y sus hermanos estaban en sus colegios, le pregunté por que me había citado y me dijo, entre otras cosas, que le gustó lo que vio el otro día (cuando yo me cogía a su mamá) y me preguntó si quería que ella no se lo dijera a nadie, le dije que era lo mejor, me dijo que si quería eso, tenía que hacer lo que ella quiera.

Le pregunté que quería y se quedó callada por unos segundos, después me dijo, primero quiero ver la cosa que le estabas metiendo a mi mamá, yo con vergüenza le pregunté ¿qué?, y me dijo lo que tienes ahí abajo, yo no sabia que hacer estaba siendo extorsionado por mi joven prima, la que a pesar de tener un cuerpo magnifico jamás imaginé cogérmela.

Ese día estaba vestido con un pantalón deportivo largo y una remera de boca jrs (club del cual soy fanático), me senté en un sillón y fui descendiendo mi pantalón y dejando en evidencia mi slip azul el cual era portador de mi paquete, que por la situación extraña tomó gran tamaño, ya cuando terminé de bajar mi pantalón comencé hacer lo mismo con mi slip dándole el gusto a mi prima y dejando ante su vista mi verga, dura y lista para una nueva batalla, ella no sacaba sus ojos de mi verga-

Mientras yo me la acariciaba de arriba abajo hasta que me dijo que quería agarrarla, fue ahí cuando se acercó y con su mano derecha la comenzó apretar primero, para después imitar mis movimientos de arriba abajo (una típica paja), yo disfrutaba mientras no sabía lo que podía pasar si quedaría ahí o querría llegar a más, y así fue dejó mi verga y comenzó a desprenderse su pollera la cual cayó al piso.

Debajo llevaba una bombachita color crema, la que también se sacó mientras yo la miraba asombrado, ella dejaba en mi vista una conchita joven y con apenas algunos pelitos, yo me desprendía de mi remera mientras ella hacia lo mismo pudiendo comprobar, que al igual que su madre, tenía un hermoso culo, con unas apetecibles tetas las cuales tenían unos pezones bastante atractivos, los que pasé rápidamente a chupar.

Ella me acariciaba la cabeza y la nuca, yo no paraba de tocar ese par de cachetes traseros los que hacían que mi verga estuviera a punto de estallar, me senté nuevamente en el sillón y ella al ver mi verga en todo su esplendor se arrodilló y comenzó a pasarle la lengua (no se animaba a mamarla), hasta que le dije que se la metiera en la boca, y así lo fue haciendo despacio, le costaba y se notaba que era la prim

era vez que lo hacia y además se encontró con mi verga en su mayor tamaño (18×5) lo cual le complicaba más la mamada.

Pero de a poco fue agarrando ritmo y tragándosela cada vez más mientras yo no paraba de meter mis dedos en su conchita, esos mismos dedos que llevaba a mi boca y podía saborear esos jugos tan ricos, los cuales seguramente por su virginidad.

Los sentía tan distintos a otros, también al meter mis dedos podía tocar su himen, mientras ella gemía y seguía cada vez mejor con su mamada, la que aún no hacía que mi verga largué su primer orgasmo por eso le pedí que parara y al darme cuenta de su excitación le pregunté si quería sentir mi verga dentro suyo y obviamente me dijo que si.

Se levantó y me dijo si quería que vayamos a su cuarto a lo que le contesté que si, ella iba por delante y con cada paso que daba podía ver ese culo lleno de carne moverse de un lado a otro, y si tenia alguna duda de cogerla ahí se me fueron los ojos detrás de es culito.

Llegamos al cuarto y le pedí que se recostara sobre la cama, lo primero que hice fue empezar a chupar esa concha con un aroma tan raro para mí ya que era la primera chica que iba a desvirgar, trataba de abrir lo más que podía su conchita con mi lengua y le dije que la tratara de sostenerla abierta con sus dedos.

Me acomodé y apunté mi verga hacia su agujero, traté de meter mi cabecita pero costaba ya que estaba en frente de una conchita bastante estrecha, pero con la ayuda de lo mojada que estaba ella de a poco fue cediendo, y así ella pegaba su primer grito cuando yo llevaba metido menos de la mitad de mi verga, pero a pesar de que sentía dolor me pedía que siguiera y así lo hice.

De golpe le metí casi toda mi verga y ella seguía gritando pero no me importó mucho ya que de un golpe más se tragó toda mi verga con esa conchita a la que le rompí su himen, cosa que causó que de a poco y mientras yo estaba en un lento mete y saca saliera chorritos de sangre pero no nos importó y seguíamos cogiendo.

Ella ya disfrutaba a pleno mientras se estiraba más los labios vaginales para no impedir que mi verga se deslice como quiera, y en esos vaivenes pude sentir que tenía un orgasmo ya que humedeció mucho más mi verga.

Cuando ella no aguantó mi peso arriba me levantó y me senté en la punta de la cama, apoyando mis pies en el piso, le pedí que se subiera arriba mío y así lo hizo, ubiqué mi verga nuevamente en su concha y esta vez era ella la que llevaba el ritmo, bajando y subiendo no era tan rápida como la madre pero para ser su primera vez estaba bien, mientras yo me aferraba a los cachetes de su culo siento que mi verga va explotar, y así fue, salió una cantidad inmensa de leche la que mi prima se tragó con su conchita.

Si, su primer acabada adentro se la había hecho yo, ella seguía cabalgando mientras sentía que mi verga de a poco se iba deshinchando y ahí fue cuando se retiró, yo le pedí que se arrodillara y lamiera los restos de semen que quedaban en mi verga y así lo hizo.

Nos duchamos y nos despedimos ya que sus hermanos podrían llegar en cualquier momento, ese fue el primer pago que le di a mi prima por su silencio.

Más adelante les contaré cuando me armé flor de orgía con ella y sus putitas compañeras de estudio. Espero que les haya gustado mi historia…

Un beso grande. Fernando.

Autor: Fernando

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.