La Revisión medica parte 1

¡Comparte!

Dominación, Hetero, Penetración anal. Un chequeo medico muy completo y especial.

Desde hace unas semanas mi esposa me había estado insistiendo para que me hiciera una revisión medica, yo de principio me negué le dije que estaba bien y que no hacia falta, pero después de unos días me dijo que ya me había sacado cita para llevarme con su amiga cristina, para que me hiciera un chequeo.

Total que llego el día de la cita y como a las diez de la mañana, mi esposa y yo, ya íbamos rumbo a la clínica de su amiga, como era sábado no había mucho trafico, así que llegamos casi en media hora, mi esposa se estaciono justo enfrente de la clínica y ambos bajamos del auto,  y nos paramos frente a una puerta metálica y de inmediato la voz de su amiga se escucho por el interfono

– Buenos días pamela, ya los esperaba.

Después se escucho como la gran puerta metálica se desbloqueaba, mi esposa empujo la puerta y entramos, en el patio no había nada de gente, así que comenzamos caminar hacia dentro y llegamos hasta un recibidor, mi esposa me dijo que nos quedáramos en ese lugar, que ahorita vendría cristina por nosotros, el lugar estaba algo frió, no había mas gente y una vez mas le intente decir a mi esposa que no había razón de dicho chequeo, que yo me sentía muy bien, pero ella insistió en que era por mi bien, en esas estábamos cuando se comenzó a escuchar un taconeo, giramos viendo para todos lados y de una puerta de cristal apareció su amiga.

Permítanme contarles un poco de la amiga de mi esposa, Cristina es amiga de mi esposa desde hace ya varios años, ella siempre viste de manera muy elegante, usa trajes sastre o en ocasiones usa vestidos cortos, se llega a poner medias por lo regular las prefiere negras, se ve que gusta de lucir sus piernas y siempre usa los zapatos de tacón o en ocasiones llega a traer botas y ese día llevaba un traje sastre color negro con las medias del mismo color y con unas botas que le llegaban casi hasta la rodilla, se acerco a nosotros y saludo a mi esposa con una sonrisa cordial, y comenzamos a caminar por un pasillo, yo le extendí la mano, pero ella ni me miro y continuo charlando con mi esposa

– pamela como estas..!!! te estaba esperando…

– bien cristina, que bueno que nos pudiste atender en fin de semana

– cuando atiendo a mis amigas, les procuro dedicar todo el tiempo del mundo y el sábado es el mejor día…pero dime, quieres que le haga un chequeo general a tu marido…

– así es cristina, quiero que lo revises de todo….

– entiendo., créeme que pondré especial esmero en revisarlo,

Llegamos hasta un consultorio y los tres entramos, era un lugar no muy grande, había dos camillas y alrededor había algunos estantes con cosas medicas, cristina se dirigió a mi esposa y le dijo.,

– dile a tu marido que se desnude completamente., y que se pare en la bascula, voy por algunas cosas., y después salió del cuarto

Yo de inmediato le dije a mi esposa que eso no era necesario, pero ella de nuevo me dijo que era por mi bien y que le hiciera caso a cristina, que ella sabía lo que hacía,  así que, no teniendo de otra, comencé a quitarme la camisa, después el pantalón, los zapatos y cuando quede en calzoncillos todavía mire a pamela y le hice un gesto, para que parara esto. Pero solo movió la cabeza en forma negativa, no teniendo de otra tome mis calzoncillos y me los quité, después me subí a la bascula quedando de espaldas a mi esposa, inmediatamente después escuche el taconeo de cristina y el ruido de la puerta abriéndose, escuche como cristina entraba y se paraba justo detrás de mi a la vez que decía,

– que obediente es tu marido pamela..

– así es cristina, lo tengo bien educado

El comentario de las dos me molestó un poco, pero no quería hacer enojar a mi esposa y menos frente a cristina, así que no dije nada, cristina se acerco a la bascula y comenzó a mover las pesillas un poco y después escribió algo en unas hojas

– bien ahora bájate y date la vuelta,

me quede quieto unos segundos, conocía a cristina desde hace muchos años y me daba algo de pena que me viera completamente desnudo, pero cristina con toda la frialdad del mundo y en tono mas fuerte me volvió a drcir,

– que te bajes y te des la vuelta..!!

No tuve de otra y di un paso atrás, baje de la bascula y después me di media vuelta pero me tape mis genitales con las manos, pero ella de nuevo me dijo

– levanta tus brazos..!!

No podía decirle nada a pamela, así que obedecí a cristina y lleve mis brazos atrás de mí cabeza, quedando así desnudo frente a ellas, cristina me miro fijamente durante unos segundos y después soltó una ligera sonrisa, y me dijo

– quédate así unos minutos,

Después tomo su libreta y comenzó a apuntar, mi esposa no me decía nada solo se acercaba a cristina y le hablaba al odio, pero no escucha nada, después de unos segundos, cristina jalo una silla y la puso frente a mi y se sentó, quedando así mi pene casi frente a su cara, y después sentí como comenzaba a palparme mis genitales, en ese instante la sangre se me subió al rostro, y me eche un poco para atrás, pero ella de inmediato me dijo,

– No te muevas..!!

Volví a mi lugar y cristina comenzó a revisarme, sentí como de forma tosca levantaba mi pene y con la otra mano comenzaba a palparme mis genitales, mientras le decía a pamela,

– bueno pamela tu esposo no podía tener todo, es obediente pero sus genitales son algo pequeños, no tienes problemas cuando sostienen relaciones..??

– solo el que te comente.

Cristina continúo palpando mis genitales durante unos minutos más y de pronto dijo

– perfecto, ya puedes bajar las manos, ahora siéntate sobre la camilla y abre la boca,

Di unos cuantos pasos hacia un lado y me senté en la camilla, cristina se paro frente a mi, y sin decirme mas metió su dedo en mi boca, sentía como lo pasaba de un lado a otro, como si buscara algo, después de unos segundos lo saco y volvió a tomar nota y se acerco a mi esposa y comenzó a decirle algo al oído, yo no podía escuchar nada de lo que decían, cristina hablaba muy bajo y mi esposa solo asentía con la cabeza, hasta que después de un minuto o dos ambas rieron y cristina se me acero de nuevo y me dijo que me subiera a la camilla, pero en cuatro patas, me quede algo confundido ante su petición, pero sabia que era inútil decir que no así que me subí como ella dijo,

– bien así quédate., y tu pamela ven un momento por favor,

Después dio media vuelta y ambas salieron del consultorio y yo me quede completamente empinado, no sabia que mas se le iba a ocurrir  a esta mujer, pero tenia que soportar para no hacer enojar a pamela, al cabo de unos segundos escuche la puerta abrirse pero ahora no solo entro cristina también entro otra doctora,

– bien doctora gisel este es el paciente,

Al ver la presencia de la otra doctora, le dije a cristina que no hacia falta, que ella me podía revisar muy bien, pero ella solo me respondió

– pamela nos ha autorizado a las dos para que te revisemos, ahora cállate,

Me quede helado al escuchar eso, como era posible que pamela hubiera dicho eso y me dejara aquí, pero no me dio tiempo de reclamarle, ya que de inmediato cristina me dijo

– separa bien las piernas, la doctora gisel va a tomarte una muestra de semen,

– como dijiste cristina., -replique-

– que separes bien las piernas y te calles…!!!

Hice lo que me pidió y separe un poco mis piernas, lo que provoco que mi espalda se inclinara y mi trasero quedara mas expuesto, una vez así la doctora gisel se paro tras de mi y comencé a sentir como sujetaba mi miembro, lo sacudía un par de veces y comenzaba a frotarlo, yo solo escondí mi cabeza entre mis brazos y me quede quieto, podía escuchar los tacones de cristina yendo y viniendo de un lado a otro del consultorio, ninguna decía nada y después de unos minutos mi miembro comenzó a reaccionar a las caricias de gisel y se puso bastante duro, en ese momento, gisel le hablo a cristina y con tono burlón le dijo.,

-mira…!! al menos ya vimos que no es impotente..

Ambas comenzaron a reír y cristina le dijo

– procura hacerlo mas rápido,

Gisel obedeció a cristina y comenzó a frotar mi miembro mas rápido, haciendo que mi cuerpo se retorciera un poco, las manos de gisel estaban tan tibias que provoco que en pocos minutos mi miembro alcanzara una gran dureza y en pocos segundos comencé a eyacular, gisel tomo un frasco y lo puso bajo mi miembro y comenzó a recibir todo el semen, mi pelvis se movía de manera descontrolada mientras eyaculaba dentro del frasco y gisel no dejaba de acariciarlo, hasta que después de unos segundos termine por completo, gisel soltó mi miembro y le dijo a cristina

– listo cristina, fue una buena eyaculacion

Escuché como tapaba el frasco y se lo daba a cristina

– vaya..!! no creí que tuvieras tanta leche., pamela me ha dicho que por lo regular nada más sacas algunas gotas…jajajajaja…

Yo estaba algo tembloroso, así que no pude contestarle nada, solo me quede quieto, no podía creer que pamela le hubiera dicho eso a cristina,

– bien gisel, ahora hay que revisarle la temperatura, pero lo vamos a hacer vía anal, baja un poco la camilla,

yo sabía que de nada serviría replicarle a cristina. así  que solo me encorve, dejando que ellas hicieran lo que desearan

– gisel movió una palanca y bajo la camilla un poco, alcance a ver de reojo como cristina sacaba de un anaquel un aparato de plástico algo alargado y se paraba tras de mi y después escuche que decía

– se lo metes tu o quieres que yo lo haga..??

– mmhhh…mejor tu cristina, te cedo ese honor

Como quieras, entonces comienza por separarle las nalgas yo destapo el lubricante

Sentí como gisel apoyaba sus manos en mis glúteos y comenzaba a separarlos e inmediatamente después, sentí como un liquido frió comenzaba  a caer entre mis nalgas e inmediatamente después sentí el dedo de cristina sobándome el culo,

– tiene que estar bien lubricado, no queremos que el esposo de pamela se ponga a gritar…verdad…jajajajajaja….

-pero no por eso vamos a dejar de hacerlo bien, verdad..??

– claro que no gisel, sepárale bien las nalgas que voy a comenzar,

Gisel separo todavía un poco más mis glúteos y comencé a sentir como cristina apoyaba aquel aparato en mi ano y comenzaba a metérmelo, de principio solo sentí un poco de dolor, pero conforme aquello entraba, el dolor aumentaba y me comencé a mover, pero de inmediato cristina me dijo.,

– estate quieto que te vas a lastimar tu solo..!! Solo son unos centímetros

Decidí hacerle caso a cristina y quedarme quieto, y dejar que ella terminara la revisión,

– muy bien Octavio, ya mero terminamos solo relájate

trate de relajarme pero me era casi imposible, ya que cristina metía el aparto dándole vueltas y empujándolo, haciendo que el dolor aumentar a aun mas y  a pesar de ser solo unos centímetros la forma en que me lo estaba metiendo hacia que sintiera que me desgarraban por dentro, hasta que al fin escuche a cristina que dijo,

– bien, ya esta dentro, ahora hay que dejarlo unos minutos. no te muevas Octavio,

Cristina y gisel se apartaron un poco de la camilla y se fueron hacia un rincón del consultorio y encendieron un cigarrillo mientras charlaban y reían en voz baja,

Yo me quede quieto, supongo que el motivo de sus risillas era que me veía ridículo empinado y con eso metido en mi trasero, pero decidí aguantarme, se veía que cristina en ocasiones se empeñaba en hacerme sufrir o humillarme, no sabía si eso lo hacia por que ella quería o pamela tenia algo que ver, pasados unos minutos las dos se volvieron a acercar a la camilla y cristina tomo el aparato y comenzó a sacarlo, sentí un gran alivio cuando el aparato salio por completo de mi trasero, pero sabía que aún esto no terminaba y decidí no moverme,

– bueno de la temperatura esta bien, ahora vamos a pasar a la revisión corporal

– levántate Octavio….

Continuara..

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.