Lucerito (XII y final)

Final. Cuando Rubén regresa de Europa encuentra a Lucerito en el apartamento

Tres meses y medió mas tarde, regreso Ruben de Europa; encontró que Lucero llevaba más de un mes, esperándolo en el apartamento; su vida y su pasión se renovaron con todo su furor.

Rosa la empleada, estaba embaraza de cuatro meses e informo que se retiraba de trabajar; pues viajaba a un pueblo cercano a donde lo trasladaban a su esposo. Esta oportunidad era la que estaba esperando Lucero, para pedir nuevamente que Gloria fuera a vivir con ellos.

Ruben dio su aceptación; se habló con Gloria. Pero esta no aceptó, se encontraba muy bien en la casa de Julio; aunque su amor por Lucero seguía igual que siempre, dijo que estaba muy enamorada de Julio y de Lucia.

Ruben y Lucero se quedaron solos; contemplaron la posibilidad de conseguir otra empleada, a través de la misma agencia que había utilizado para conseguir a Rosa.

El día en que estaban seleccionando la nueva empleada; llego sorpresivamente Katia. Se había volado de la casa de sus abuelos en Tulua.

Ruben procuró por todos los medios de que Katia recapacitara y volviera a su casa. No lo consiguió. Por ultimo le pidió que por lo menos le informara a su madre de que estaba bien.

A ella, ya no le importó, se puso a vivir con el dueño del restaurante, así que ninguna falta le hago.

De todas maneras, es tu madre y por su tranquilidad infórmale que estas bien.

Lo haré, pero solo por que tu me lo pides.

En efecto Katia, llamo a su madre le dijo que estaba bien, trabajando en la casa de unos extranjeros como niñera; cuando su madre le pregunto que donde estaba. Katia respondió que en Cali.

Así que Katia se quedo viviendo con Ruben y Lucero; entre las dos se repartían el trabajo de mantener el apartamento siempre limpió y ordenado; dando siempre prioridad a la atención de su adorado Ruben.

Un fin de semana en que pudieron reunirse, se encontraron con Julio, Lucia y Gloria. El apartamento se convirtió en un delicioso paraíso con dos hombres que fueron devorados prácticamente por las cuatro mujeres.

A partir de ese día, se estableció entre todos ellos una costumbre de estar siempre juntos, en los fines de semana. Con el tiempo en los paseos que hacían, establecían relaciones de diferente índole con personas extrañas, pero siempre regresaban a su nido de placer. Su paraíso.

Fin.

Relato escrito luego de una anécdota que me contara mi tierno y dulce amante, Protagonista de todos mis relatos. RUBEN. A quien adoro y adorare por siempre.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *