Me follé dos hembras en la madrugada

¡Comparte!

Ambas hembras se arrodillan y cada una atrapa una bola con su boca succionándolas con fuerza y mientras con sus cuatro manos me manosean toda la verga que a esa altura mi  glande estaba morado y de un tamaño que creí que se iba a reventar y comienzo a gemir como un animal mientras me corro y ambas se abalanzan al glande para atrapar mi semen que salía por cantidades.

Estimados amigos, leo frecuentemente los relatos que han publicado y me gustan muchos de ellos. Yo me estoy iniciando con este relato y se trata de la siguiente experiencia que gocé mucho:
Hace un par de años, tuve una experiencia con dos mujeres, cosa que nunca había esperado que me ocurriera; había visto varias películas porno y como hombre soñaba algún día gozar teniendo sexo con dos mujeres, pero de ahí a que eso se convirtiera en realidad era otro cuento.

La historia es la siguiente, tenía una novia por varios años, con la cual teníamos una buena relación que por supuesto incluía la cama. Sin embargo, la relación se fue enfriando hasta que terminamos. Después de eso, pasaron varios meses sin que tuviera contacto con mujeres y al séptimo mes, estaba con mucha ansiedad… de sexo, ya no bastaban las noches con masturbaciones y viendo películas porno, por lo que decidí un día ir a una de esas fiestas que promocionan para solteros y solteras.

Conocí a un chica, digo más bien una mujer de unos 30 años (yo tenía 36) de buen cuerpo, llamada Sofía, se notaban firmes su culo y tetas; bailamos, tomamos unos tragos y con buen tema de conversación, bien pasada la media noche le ofrecí llevarla a su departamento, a lo cual aceptó con entusiasmo, lo que me hizo pensar en que tendría posibilidades de sexo esa noche y al momento de irnos me dijo que en la fiesta estaba su amiga Alicia con quien compartía el departamento y me pidió si la podía llevar también, le dije que por supuesto que sí, pero en mi interior me dije “cagó mi noche de sexo”.

Al llegar a su casa, ambas me invitaron a pasar un rato a charlar y tomar otro trago, la amiga debo decir que estaba muy rica también. Todo normal hasta que Alicia dijo que se iba a su dormitorio y quedamos Sofía y yo solos; eso me hizo volver a la acción e intenté abordarla, le besé el cuello y  acariciarla, al principio se mostró un poco fría pero a medida que fui subiendo la intensidad de mis besos y caricias se fue entregando…

Nos revolcamos en el sofá y como podía me fui despojando de zapatos, camisa y pantalón y también le fui tirando la ropa a ella. En eso, ella me detiene y quiere que vayamos a su cuarto, al ponerme de pie se percata que solo llevo puestos mi bóxer blanco de algodón elastizado y nota la silueta de mi verga dura, debo decir con orgullo que es grande, a lo cual exclama picaronamente…

“Ummmm….. Que riiiicooo…” me lleva por el pasillo y no me toma de la mano, sino que agarra firmemente mi bulto y me arrastra a su dormitorio.

Ya en su cuarto que era amplio con cama de dos plazas y una banca de tapiz rojo oscuro a los pies, seguimos besándonos. Yo estaba muy excitado, Sofía se saca el resto de ropa que tenía y hace que me recueste de espaldas en la banca que no era más ancha que mi cuerpo, me abre las piernas y se arrodilla para acercar su cara a mi entrepierna…

Que delicioso y excitante fueron sus besos y suaves mordidas sobre mi verga aún dentro del bóxer, me lo quita y para mi sorpresa no atiende mi verga dura que apuntaba al techo, comienza a besar y lamer mi escroto (zona que me afeito regularmente), se introduce una bola en la boca y siento como cierra sus labios atrapándola y su lengua tibia e inquieta acaricia mi bola por todas partes y la succiona fuerte como queriendo separarla de mi cuerpo, a lo que yo gimo de placer…

Repite lo mismo con mi otra bola y mi verga comienza a dar latidos y saltos de excitación, le ruego que me lo mame y ella  con un gesto me dice que espere, que deja lo mejor para el final.

Saca un aceite aromático de su velador y me unta la verga y bolas, y comienza a darles el mejor masaje de mi vida y luego se come mi glande, chupándolo y lamiéndolo en todo su contorno como si fuera un helado en barquillo que se está derritiendo, y a cada tanto se tragaba toda la verga; yo a esas alturas estaba entregado después de tantos meses sin sexo, con mi rostro mirando al techo.

En eso noto una luz en el techo que me indicaba que alguien abrió la puerta del cuarto que estaba a mi espalda, al momento supe que era la amiga y no hice ningún gesto que delatara que me había dado cuenta y cierro mis ojos, pensé “… le gustará mirar a su amiga mientras goza con un tipo… y esa idea más me excitaba”

Para mi gran sorpresa abro los ojos y Alicia estaba de pie encima mío, desnuda, con su piernas abiertas sobre mi cara y mirándome mientras Sofía no para de chupar y chupar mi verga, me pregunta que quiere participar (yo no lo podía creer) y con mis manos la atraigo hacia mí  para que su coño quede en mi cara y se lo lamo y saboreo sus fluidos con desesperación mientras gime de placer.

Como verán era mi primera experiencia con 2 hembras, y me sorprendo aún que no haya acabado rápido, cuando estaba a punto de correrme, me zafo de ellas dos y me pongo de pie… quería correrme de pie para disfrutar el orgasmo al máximo…

No sé si a otros tipos le pasa lo mismo, porque estando de pie y sentir el peso de mi verga erecta  y bolas colgando mientras me corro siento que el clímax es más intenso…

Volviendo al tema, ambas hembras se arrodillan y cada una atrapa una bola con su boca succionándolas con fuerza y mientras con sus cuatro manos me manosean toda la verga.

A esa altura mi  glande estaba morado y de un tamaño que creí que se iba a reventar y comienzo a gemir como un animal mientras me corro y ambas se abalanzan al glande para atrapar mi semen que salía por cantidades…

No dejan que se pierda ninguna gota y se turnan para exprimir mi pene chupando hasta la última gota…. Quedé exhausto y los tres dormimos juntos.

En el siguiente relato, les cuento la segunda parte… Como me follé a estas dos hembras en la madrugada y me fui a vivir con ellas para darles duro muchas veces…

Autor: Álvaro

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.