Mely, primer orgasmo

¡Comparte!

Él me tomaba de las caderas y de repente se inclinaba para besarme la espalda y jugar con mis senos, hasta que al fin llegué a ese maravilloso momento, el orgasmo, él siguió un minuto más bombeando y tuvo otro orgasmo, me llevó de la mano a la cama y caí sobre él, estuvimos así acostados un rato, encendimos un cigarro, nos metimos a bañar y lo volvimos a hacer en el jacuzzi.

Hola, me llamo Melisa, soy nueva en esto de escribir relatos, pero llevo mucho tiempo leyéndolos, y quiero contarles mis historia,  empezaré por describirme,  Tengo 22 años, mido 1.66, soy morenita, cabello oscuro al hombro, no soy  gordita ni muy delgada, algo normal diría yo, mis medidas son 87-65- 88, dicen mis amigos que soy wapa, les creeré…

Mi historia comienza, hace cuatro años, yo estaba de novia con un chavo que se llama Omar, estábamos enamorados, teníamos  10 meses de novios y de un tiempo antes ya no aguantábamos las ganas de tener relaciones pero era mi primera vez y tenía un poco de miedo,  nosotros éramos compañeros de clase y estudiábamos en la tarde así que cuando nos íbamos de pinta nos íbamos a casa de un amigo que tenía un sonido y organizaba reuniones para hacer pruebas con el sonido, en una ocasión nos invitaron pero en esa ocasión no quisimos ir, no teníamos ganas, así que estábamos pensando que hacer.

El me dijo que tenía ganas de estar en un lugar tranquilo donde solo pudiéramos estar él y yo y que nadie nos molestara, le dije que yo también, pero que no había donde ya que ese día estaban ocupadas nuestras casas, él me dijo que podíamos ir a un hotel que estaba ahí cerca y que ahí no nos molestarían, le dije que si, sabiendo que ese sería el día.

El fue a su casa por dinero para el hotel y pasamos a un centro comercial por un vodka y cigarros y finalmente entramos al hotel, yo estaba muy nerviosa pero cuando llegamos a la habitación se me quitaron los nervios, nos acostamos y sirvió unos tragos y encendimos un cigarro, estábamos platicando de lo a gusto que estábamos y él me empezó a decir lo linda que me veía, yo traía puesta una falda arriba de la rodilla, holgada de color gris, una blusa blanca al igual que mis calcetas largas, él iba con su saco, un pantalón gris y una playera blanca.

Después de los halagos yo le agradecí con un beso, nos empezamos a besar y a acariciar por encima de la ropa como hace mucho lo hacíamos, me levanté a apagar mi cigarro y él se sentó en la orilla de la cama, yo me acerqué, él me abrazó quedando mi pecho a la altura de su cara, abrió sus piernas para que yo me acomodara ahí, me vio a la cara, me abrazo de la cintura, yo lo besé, él empezó a acariciar mis nalgas por encima de la falda y a besarme el cuello,  yo acariciaba su cabello, subió sus manos y desabrochó mi blusa y me la quitó por completo, me besó los senos por encima de mi bra rosa que llevaba, le ayudé a desabrocharlo y quedaron al aire mis senos, empezó a chuparlos y darme mordiscos en los pezones, mientras sus manos se encargaban de mis nalgas por debajo de mi falda,  yo le quité la playera, me giró y me tiró boca arriba en la cama, se puso sobre mi y empezó a besarme toda, empezó por mis labios bajando por mi pecho haciendo una pausa en los senos, luego bajó más hasta mi ombligo metiendo su lengua en el.

Él sabía que eso me gustaba mucho, luego bajo más, me levantó la cadera para poder bajar el cierre de mi falda, me la quitó y siguió bajando hasta donde le estorbó mi tanguita rosa que hacia juego con el bra, me besó por encima de la tanga que ya estaba muy húmeda, me la quitó y me empezó a dar una mamada excelente, me metía la lengua, mientras con una mano se encargaba de mis pechos y con la otra la me metía un dedo por mi ano.

Loca de placer quería devolverle el favor, me levanté, le hice un pequeño baile y me acomodé a modo de quitarle el pantalón, y después de quitarle su calzón quedó frente a mí un pene maravilloso, en ese momento el más grande que había visto (luego vería varios más grandes) lo empecé a chupar como paleta, de arriba abajo, le besaba y le succionaba los huevos, así estuve un buen rato hasta que él me dijo que esperara.

Se levantó y me recostó en la cama totalmente, se puso sobre mi pero se acomodó para que le chupara el pene mientras él me chupaba la pepa, estuvimos en un rico 69 durante un rato, él abría mi pepa con sus manos y metía su lengua jugando con mi clítoris mientras yo besaba y chupaba su verga desde los huevos hasta la punta, el liquido preyaculatorio era delicioso, lo saboreaba y lo distribuía por todo ese rico palo que estaba tan deseosa dese meterme, creía estar en la cima del éxtasis cuando se levantó y me preguntó ¿estás lista?

Asentí con la cara, se acomodó y me penetró poco a poco, yo grité un poco pero él me besó para que callara, se quedó un rato dentro de mi solo besándome y dando masaje a mis senos, poco a poco yo me empecé a mover  y él me siguió encontrando un ritmo, yo estaba muriendo de placer, era mi primera vez y lo estaba disfrutando mucho, estuvimos así hasta que él tuvo su primer orgasmo, pero yo aun necesitaba más, así que lo giré y ahora él quedó boca arriba, me subí sobre su pene, lo besé profundamente y fui yo quien besó su cuello y el pecho, sentía como empezaba a crecer una vez más, él me acariciaba  las caderas y me levantaba para besarme los senos, estuvo un rato entretenido besando y acariciando mis senos y mis pezones que estaban más duros que un coco.

Cuando estuvo listo, lo tomé y me lo metí yo solita, lo empecé a cabalgar, era delicioso, sentía más placer que antes, estuve así unos 10 minutos, sintiendo como palpitaba dentro de mi, lo podía sentir muy caliente, luego sin sacármelo me giro y quedé espaldas a él, me tomó por la cintura y me levantó, me llevó contra un mueble donde había un espejo, me inclinó la cabeza y me lo empezó a meter y sacar otra vez, sentía como chocaban sus huevos con mis nalgas.

Él me tomaba de las caderas y de repente se inclinaba para besarme la espalda y jugar con mis senos, hasta que al fin llegué a ese maravilloso momento, el orgasmo, él siguió un minuto más bombeando y tuvo otro orgasmo, me llevó de la mano a la cama y caí sobre él, estuvimos así acostados un rato, encendimos un cigarro, nos metimos a bañar y lo volvimos a hacer en el jacuzzi.

Esa fue la primera vez que tuve un orgasmo, después de un tiempo terminamos, y nos dejamos de ver, hace un mes lo volví a ver y fue un reencuentro especial, pero ya les contaré en otra historia.

Espero les haya gustado, según si sus votos son buenos les contaré después mi primera vez con una chica, mi primera vez en un trío, mi primera vez por el ano y mi reencuentro con Omar entre otras historias, saludos y no se olviden de votar.

Autora: Melissa

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.