MI PRIMA MARTHA

prima marta

Actualmente tengo 36 años esto sucedió cuando tenia 30, soy un hombre moreno delgado, bueno eso son detalles que omitiré ya que yo soy asiduo lector de esta página sobre todo relatos filiales, y me aburre la descripción de los hombres, no de las mujeres aclaro.

Mi historia comienza desde que era un jovencito, no se como empecé a sentir una rara sensación cada vez que estaba cerca de mi prima, bueno ya saben eso de las hormonas a uno nadie se lo explica, solo se que de un día para otro comencé a sentir una excitación cuando veía a mi prima una mujer 10 años mayor que yo. Ella se casó joven a los 16 años le llamaremos martha por razones obvias.

Bueno diremos que martha es una mujer que actualmente tiene un cuerpo esbelto y bien formado, a pesar de sus ya 46 años luce extremadamente atractiva, gustaba de usar ropa un tanto transparente y escotada, solo recuerdo me gustaba ir mucho a la casa de mi tía ya que tengo un primo 2 años menor que yo, y me pasaba las tardes jugando con él, a veces íbamos a la tienda y el tendero nos hacia comentarios ya saben de lo más pesados, veía pasar a alguna mujer e inmediatamente nos mencionaba, mira que ricas tetas tiene esa mulata, bueno en ese entonces yo no entendía nada y me parecían comentarios desagradables.

Recuerdo que en alguna ocasión llegamos a la tienda y el tendero estaba detrás de unos estantes, cuando tocamos, no se como pasó pero se cayó la cortina que cubría la parte de atrás de los estantes, y estaba una mujer semi desnuda solo con el bra y una pollera muy corta subida hasta la cintura, pude ver los calzonenes de esa mujer, solo que de momento sentí que mi corazón latía a mil. Salimos corriendo mi primo y yo.

Después de eso pasó un tiempo, no recuerdo, solo se que un día llegó mi prima a casa de mi tía y llevaba un pantalón ajustado, eso lo recuerdo bien claro, con un calzón largo no usaba bikini ni tanga, con una blusa rosa semi transparente y un fondo, cosa que no dejaba ver para nada sus tetas pero mi imaginación volaba recreando la imagen de la mujer de la tienda y comenzando a fantasear de como serian las tetas de mi prima, creo que la mayoría de las personas imaginamos cosas. Pensaba serán de ese moreno intenso como los de la mujer de la tienda.

De esta forma pasó el tiempo, y yo cada vez imaginaba más cosas con mi prima, a veces me masturbaba pensando en como le haría el amor, lenta y delicadamente o como el hombre de la tienda a lo bruto como animal en celo.

Para esto yo ya tenia como 18 años y había visto algunas películas porno, pensaba en las tetas de mi prima y de como serian sus pezones, tal vez rosados, morenos claro, oscuros y esto me excitaba más. Poco a poco mi prima fue tomando una personalidad propia ya que en ocasiones, llegué a escuchar a mi tía decirle, no te vistas con esa ropa pareces una puta.

A sus 28 martha lucia esplendida, a mi me encantaban las reuniones familiares ya que cuando hay fiestas ella llegaba con unos vestidos o blusas muy escotados o trasparentes, cosa que no la hacia pasar desapercibida, yo notaba como algunos de mis primos la miraban según ellos disimuladamente, cosa que no creo ya que casi la desnudaban con los ojos. Su esposo un hombre bastante celoso por cierto, no la dejaba ni un momento sola, pero era un alcohólico, lo importante es que se tomara la primera y se ponía bastante mal, ya que se quedaba dormido. Cuando esto pasaba era cuando todos trataban de sacarla a bailar, les diré que tiene una caderas preciosas, y se contoneaba de un lado a otro de una manera que no importaba si no era uno el que bailaba con ella, solo ver como movía esas hermosas caderas era de lo mas excitante.

Para estas alturas ella ya gustaba de usar bikinis o tangas, recuerdo bien que una ocasión, en una de las fiestas ella estaba sentada frente a mi yo no sabia como o que hacer para poder ver sus piernas, ya que en esa ocasión llevaba una vestido corto blanco, con un fondo que le llegaba hasta la cintura, se le marcaba un hermoso bikini y en la parte de arriba su fondito de encaje que dejaba ver un lindo bra de encaje también.

Quiero mencionarles que esta no es una de esas mujeres que tienen unas t

etas enormes como lo he leído en otros relatos, tenia unos senos de lo más normales, de tamaño regular pero muy bien puestos, con una cadera un tanto amplia y unas hermosas nalgas no muy paradas pero que sin embargo de verlas te calentabas. Durante la fiesta estuve inmóvil un rato tratando de verle el bikini, sin lograr otra cosa que un gesto de fastidio por parte de ella.

Después de un rato cuando su esposo estaba tomado salió y fui de tras de ella, la encontré cerca del baño, cual fue mi sorpresa que al encontrarla recibí un gran insulto, pendejo baboso no tienes nada mejor que hacer que tratar de verme los calzones, los hombres como tú me dan asco.

No atiné a otra cosa que agachar la cabeza y pasar de largo, ella insistió no te hagas tonto te hablo a ti imbecil, aparte de baboso estúpido, si lo intentas de nuevo te diré esto frente a todos a ver si aprendes a respetar.

Entré en el baño y no salí hasta que dejé de escuchar sus reclamos, salí y me fui sin despedirme de nadie por el temor de que pudiera haberme acusado.

Al día siguiente no quería ni salir de mi cuarto, mis padres me dijeron vámonos a la fiesta cosa que no quise hacer. Así pasó un tiempo trataba de no asistir a ninguna reunión ya que no quería encontrarla, hasta que sucedió, fui a una fiesta y ahí estaba ella hermosa como siempre desbordando sensualidad por los poros. En esta ocasión llevaba un pantalón blanco muy ajustado y una tanga de hilo, dios de lo que me he perdido en tantas fiestas.

Nunca esperé que me saludara, se acercó a mi y me dijo ya se te quitó lo baboso, estúpido. Me regaló una sonrisa como de coraje y de seducción al mismo tiempo. En mi cabeza bueno en las dos no atinaba a responder, estaba excitadísimo, pero solo de recordar la última amenaza de exponerme ante los demás no quería ni verla. La fiesta fue tomando calor ya saben las copas y todo lo demás, las platicas más acaloradas unos y otros con sus temas y otros bailando.

Alguien decidió tomar una escoba para bailar yo bailaba con otra de mis primas y comenzaron a cambiar de parejas, mi mente daba vueltas no quiero bailar con ella y a la vez solo sentirla cerca la idea de poder tocar su cintura me excitaba. Sucedió, me tocó bailar con ella y se me acercó de más tomando como pretexto las copas, nadie tomaba atención a otros solo se divertían cada quien. La sentí tan cerca que mi pene comenzó a ponerse duro y ella me dijo que te pasa a parte de baboso me quieres acercar tu porquería.

Me espanté pero no se de donde saqué fuerzas y le dije: ya basta eso que pasó fue un error de niño deja de joder con lo mismo y baila no te estoy diciendo nada impropio tú fuiste la que se acercó de más, bueno es que con las copas, tú entiendes no primo. Nos sentamos y ella estaba de frente le miré fijamente a los ojos y ella solo se agachó como haciéndome una seña.

Ni tardo cuando miré hacia abajo, que linda vista, traía una blusa con un bra de encaje que dejaba ver lo rico de esas hermosas tetas. Bueno así pasó un tiempo hasta que un día la encontré en la calle sola, ¿a donde vas?, le pregunté, a mi casa, lo tonto no se te quita verdad, solo le dije sube te llevo, lo primero que le dije fue estoy harto de tus insultos, ¿por que me tratas así?, por pendejo si quieres algo tienes que hacer un esfuerzo para lograrlo, bueno entonces lo haré.

Platicamos de algunas cosas y poco a poco fuimos abordando el tema de la sexualidad en las parejas y ella preguntó, seguramente has tenido muchas relaciones, le dije que no nunca lo he hecho con nadie, llegamos a su casa y me dijo pasa te invito un refresco, se quitó la chamarra que traía y debajo lucia una hermosa blusa tejida con un bra de media copa, me invitó el refresco y me preguntó, ¿te gusta mi blusa?, cosa que no podía dejar de ver es muy bonita.

Ella me dijo ahora si que me puedes bobear bien ¿verdad? hoy no te puedo reclamar frente a nadie, me quedé callado. Estábamos de frente ella usaba una falda muy corta, conforme platicábamos abría las piernas según de risa, y me dejaba ver una tanga blanca y hermosa que llevaba puesta. Después de un rato se levantó para acomodar los cojines me dio la espalda y yo no dejaba de ver ese hermoso culo y su tanga, volvió de reojo y me dijo ¿te gusta que acomode los cojines bobito?, me tenia a mil. Se sentó a un lado y me preguntó ¿te gustar&iacu

te;a ver el tejido de cerca?, pues acércate, martha no quiero faltarte te respeto mucho pero me estas poniendo muy caliente.

De veras pues te invito una copa a ver que pasa, tomamos dos o tres copas, y me dijo bailamos, cosa que no podía rechazar, comencé a sentirla cerca, su respiración y la mía fueron agitándose cada vez más, y comencé a acercarla más, sentí como mi pene rozaba su vientre y sus tetas contra mi pecho, primo si que has crecido, solo la acerqué más a mi y respiraba cerca de su cuello, me estas poniendo muy mal y no quiero decirte lo de le otro día, no me importaba solo atiné a subir una de mis manos para posarla debajo de su axila a un lado su pecho, mi otra mano bajo lentamente para acariciar su cadera.

Sentía el hilo de su tanga, me preguntó ¿te gusta lo que sientes?, bastante, me calienta sentir tu tanga de hilo, pero seria mejor que no la trajeras, espera, se fue y regresó, yo no noté nada, solo que al bailar no sentí su hilo de la tanga, la muy zorra se la había quitado, bailábamos muy contentos ella me daba la espalda y yo podía sentir sus nalgas y como mi verga se podía colocar en medio de ellas, comencé a acariciar sus piernas y a subir despacio su falda, sus piernas hermosas podía verlas a placer. Acaríciame despacio, toca lentamente mis piernas, subía lentamente su falda mientras bailábamos se alejaba un poco y no dejaba que llegara hasta sus nalgas.

Alguien tocó y de prisa se fue a cambiar de ropa, era uno de sus hijos salió de su habitación con un pantalón y un blusa, nada que ver con lo que traía anteriormente. Estuve un rato y me fui lo importante sucedió después si les gustaría que se los cuente escríbanme.

Autor: Marcelino marcopoloplaton (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

-11 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de Marqueze.net

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *