Mi profesor d universidad III

Jóvenes y Cachondas, Hetero. Llego la próxima oportunidad de estar con Julio, al igual que la anterior, fue al salir de la última clase de la tarde.

Me dijo: “espérame un momento que quiero platicar contigo algo muy importante”, Sentí en todo mi cuerpo esa sensación de ansiedad que me causaba cuando se dirigía hacia mi, y recordé nítidamente nuestra relación en su auto, lo que me empezó a excitar. Vi como ordenaba su carpeta y luego dijo: “Te invito amor, a que bebamos unos tragos, deseo muchísimo tenerte junto a mi… te extraño linda”. Le dije que si, que igual yo solo pensaba en él, pero que debía regresar temprano a casa. Me dijo que no demoraremos.

Nos fuimos a una ruidosa Disco y allí nos ubicamos en la barra. Yo no era diestra bebiendo licor, pero no quería aparecer a mi edad como una novata tonta, y acepte tomar del mismo licor que él pidió y que servían en pequeños vasos y me dijo que debía tomarlo en pequeños sorbos, era sabroso y se dejaba pasar muy rico. Sentía que no me causaba ningún efecto. Charlamos de nuestras vidas, hicimos chistes, me contó de muchas anécdotas con sus alumnos y alumnas, en fin la conversación era agradable y muy amena, mientras nos acariciábamos y nos dábamos besos cada vez mas intensos que hacían aumentar nuestra excitación. El estaba muy pegado a mi y me mantenía abrazada. Sentía su verga dura que la pegaba y rozaba constantemente con mi cadera . Me empecé a mojar….

Pasado algún tiempo, nos ubicamos en una mesa chica, que tenia un pequeño y mullido asiento para dos; las tenues y titilantes luces de diversos colores permitían a Julio besarme y deje meter su mano por entre mi blusa para acariciar mis tetas, ummm…, era muy rico. Ya me estaba pegando el licor, no quería reconocer que me estaba mareando, me besaba el cuello, las tetas, la boca y yo le respondía igual, estábamos muy excitados, seguíamos tomando. Por enzima del pantalón me tocaba la cuca, también hacia que por sobre su pantalón se lo acariciara, lo tenía durísimo y seguía agarrándoselo. Julio entusiasmado con sus manos seguía agarrando mis grandes tetas y las acariciaba, pasaba sus dedos por mis pezones que estaban súper erguidos; yo se lo facilitaba y logro meterlos en su boca y chuparlos divinamente y darles muy suaves y excitantes mordisquitos. hummm…., rico.

Mi excitación era total, el licor seguía haciendo su efecto en mi, pero quería disimularlo; abrí su cremallera y acaricie aquella imponente verga que parecía superar sus 19 cm, que creo que media. El tronco se sentía súper grueso y la cabeza la tenía muy recrecida y calientísima y de su orificio salía ya una abundante babita que la humedecía. Julio termino por sacarlo y en medio de la penumbra pude nuevamente apreciar su robusta y rígida verga, a la que con disimulo besaba y pasaba mi lengua por su calida cabeza. ummm rico…

Ese monstruo estaba que se reventaba de lo recrecido y excitado que lo tenia. Luego, solté mi pantalón para que Julio pudiera acariciar mi cuca que entre mis robustos muslos estaba totalmente húmeda y ya muy recrecida por la excitación. Julio habilmente metía sus dedos por debajo de mi blúmers en mi vagina húmeda y a la vez rozaba mi clítoris lo que me volvía loca y hacia que me insinuara mas hacia él con movimientos que no podía controlar. No aguantaba el deseo de que me penetrara con ese monstruo, sentía mi cuca mojadísima con ganas de que me metiera todo eso, quería tener su verga en mi boca y mamársela, que me follara rico.

Confieso que cuando estoy súper excitada mis labios mayores y menores se recrecen tanto que se endurecen y lucen rosados y brillantes, haciendo aparecer mi cuca bastante mas grande de lo normal y mi vagina se abre en disposición de recibir una verga y aparearse.

Decidimos salir de la Disco, al pararme sentí que estaba mareada, Julio me tomo con discreción y firmeza por la cintura y así nos dirigimos a su auto y ya en él y en marcha nos seguimos acariciando, le saque su verga, la besaba y lamía su recrecida y brillante cabeza y el viscoso liquido que de su orificio salía. Creí que me llevaba a casa, pero cuando se detuvo, estábamos a la entrada de un Motel, no podía decir que no, o que me llevara a casa, solo alcance a decirle que no nos demoráramos porque debía regresar temprano a casa, pero ardía en deseos de hacer el amor.

Una vez en la habitación empezamos a besarnos y él a desvestirme desesperadamente. Me sentía mareada y me dejaba conducir por Julio, que estaba súper excitado. Estábamos de pie junto a la cama. Mi negra y larga cabellera caía sobre mi espalda y Julio me quito la blusa, luego me soltó el brasier, quedando mis grandes y ricas tetas, (según él y los demás con quien he estado) libres; mis pezones brotaban erguidos de  las amplias y marrones aureolas, las tomo entre sus manos y me las besaba y lamía con voracidad apasionada. hummm…, que rico… Luego soltó mi pantalón y con ambas manos fue bajándolo y lo mismo hacía con mi blúmers, hasta que mi blanco, rellenito y bien proporcionado cuerpo, quedo totalmente desnudo; calzando unas sandalias de tacón alto, que hacían que mis proporcionadas piernas y gruesos muslos se mantuvieran tensos, dando a mi figura (1.63 m), un toque de esbeltez mayor y haciendo mas firmes y pronunciadas mis robustas y redondas nalgas que retadoras definen mas mi estrecha y fina cintura latina.

Julio acariciaba todo mi cuerpo y bajo rápidamente su pantalón y al bajar su interior salto violenta de ellos, aquella inmensa verga que tome entre mis manos y empecé a mamar allí mismo. Me era muy difícil meterla en mi boca, escasamente entraba su cabeza que me la llenaba y un poco mas, la lamia, la acariciaba, sus bolas colgaban y las tome y oprimía con suavidad., el gemía: rico amor…., sigue…., sigue así…., que rico me la mamas…., dame mas mi amor…., dale así, así, así,…uufff….. yo lamia y con mis manos le daba de adelante hacia atrás seguido y de repente, tomo mi cabeza con firmeza entre sus grandes manos y busco que su verga entrara mas en mi boca : “Me vengo ya amor”, siii…, yaaaa….., ya… ufff….,  aahhhh…., asi…., asiii…, y fuertes descargas de su caliente y espesa leche llenaban toda mi boca:  recíbela todita así.. ya… ya…ya….yaaa. yaaaaaaa… uuuffffffff…. si asi….. toma mi leche…. Tómala todita… así … tragala todita mi vida…  asiii.., hum que divino..,lame así…. Que divino mamas mi amor, que rico lo haces preciosa, uffff.. que rica eres cielo… huyyy que divino …. Me la sacaste toda amor….

Me puso de pie y nos abrazamos apasionadamente, a su vez nos besamos profunda y prolongadamente, Julio pasaba sus grandes manos por mis nalgas y me pegaba hacia él, estaba mojadisima y por mis muslos corria liquido que salia  de mi vagina, su verga estaba un tanto flácida pero seguía siendo larga, gruesa y caliente. Yo besaba sus tetillas y acariciaba su espalda y sus nalgas firmes y tensas. Me fue llevando a la cama hasta caer pesadamente sobre ella; yo seguía algo mareada, allí seguimos besándonos, acariciándonos, su mano la coloco sobre mi recrecida cuca que humedecida se la mojo y la pasaba divinamente de arriba hacia abajo abriendomela cada vez mas…. hummm…, riiico….,   mientras nuestras piernas se entrecruzaban. El ambiente olia a sexo. Asi seguimos y nos dormimos.

Al despertar decidimos ducharnos, y en la ducha me recostó a la pared y empezó a besarme y pasar su lengua por el cuello mientras me agarraba las tetas con fuerza y  les pasaba la lengua y me las chupaba, hummm…, lo hacia muy rico, mientras el agua tibia seguía cayendo. Julio pasaba sus manos por todo mi cuerpo y yo encantada de que me lo hiciera de todo, pues me  excitaba mas.

Luego me volteo y me acariciaba las nalgas y me decía que hermoso culote tienes mi nena… lo besaba y le pasaba la lengua seguido por mis nalgas divinamente, las palmeteaba y las agarraba y apretaba entre sus dedos, a la vez   pasaba su mano por la raja de mi cuca recrecida por la excitación, me la abría y metía uno o dos dedos en ella,  también me abría bien las nalgas y me lamia y tocaba el culito suavemente haciendo presion con uno de sus dedos en él y eso me hacia estremecer y apretarlo…,  ¡hummm divinismo!…, el agua corría por entre mis nalgas y hacia maravilloso el momento.

Con su monstruo trataba de metérmelo torpemente por la vagina, entonces se lo agarre, e inclinándome hacia adelante abri un poco mis piernas y me lo puse en la entrada de mi vagina para que pudiera meterlo, me agarro por la cadrera y las nalgas y así…,  poco a poco empezó a abrirse paso y penetrarme aquella hermosa e imponente verga; asi …. amor…., damelo asi…., metemelo de a poquito  papi…. asi….., quiero sentirlo todito papi bello….,  y asi lo metio y luego me dio bastante duro y rico.. duramos un rato y con sus manos me agarraba de los hombros y las tetas hasta que senti que con fuertes embestidas descargaba su caliente leche, mientras emitía un prolongado aaaaahhhhhhhhhh…. aahhhhhhh ….. asiiii …. asiiiii …. riiico…. aaahhhhh…. Uuffff….. yaaaaa…. humm… que riiiico…

Terminamos de bañarnos y cuando salimos de la ducha me sente al borde de la cama. Julio se coloco frente a mi, su medio floja verga, larga y gruesa que terminaba en una recrecida cabeza rojisa, caia junto con sus grandes bolas, pesadamente entre sus muslos; se lo agarre de nuevo,  se lo acariciaba y besaba todo y esta vez como lo tenia medio flojo logre metérmelo completo a la boca, quería chupárselo y lamérselo rico, asi lo hice, sus bolas tambien metia en mi boca y poco a poco empezó a ponérsele duro nuevamente hasta que no pude contenerlo mas en mi boca.

Julio se coloco entre mis piernas, las abrió y empezó a besarlas y lamerlas, mientras agarraba y apretaba mis tetas que no cabian entre sus grandes manos, fue subiendo hasta que llego a mi vagina y con su lengua me la pasaba por la entrada, lo que me excitaba mas y mas, hummmm…, luego me abrió mas la cuca y chupo suavemente mi clítoris que sobresalía de entre mis labios recrecidos, y cuando vio que ya casi me venia mi orgasmo, me coloco suavemente de espaldas a la cama agarro mis piernas y me las doblo hasta colocar mis rodillas sobre mis tetas, mi cuca aparecia ante sus avidos ojos  inmensa, con sus labios brotados y brillantes y mi vagina abierta, presta a recibir su imponente verga la que tomo con una de sus manos y pasadome  su cabezota por la raja de mi cuca , la fue abriendo mas y mas, la coloco en la entrada  y se puso sobre mi, levante y abri las piernas lo mas que pude. Tenia muchísimas ganas de que me volviera a meter todo ese monstruo y empezó de nuevo, le ayude a que me lo fuera metiendo, asi papito…., dale asi…., asiii..,  suavecito amor…, poco a poco, dale papito…, metemelo completico …, suave amor que me haces daño…., asi amor…, sigue asi…, hasta que entro completo, lo sentía rico y todo dentro de mi cuca, me daba y me daba en un rítmico y profundo metí y saca. Así duraríamos unos minutos de frenética follada, sus bolas golpeaban rítmicamente mis nalgas.

Entonces yo le pedí que nos voltéaramos y esta vez  me sente  encima de él, se lo agarre y empecé a metérmelo, sentía como me iba entrando suavecito… asi.. sin hacerme daño hasta que empecé a moverme para que pudiera entrar completo como yo deseaba, rico… amor… lo tienes grande amor… asi …, ahí sentía esa verga como mas larga y gruesa adhería a mi vagina, pero igualito me movía seguido , sentía que su verga quedaba toda acoplada en mi cuca, asi todita… ummm me duele riiiico…., era una sensación fenomenal y rica tenerlo todito adentro, tocandome todo, Julio me tomo por las nalgas que apretaba fuertemente. Me excitaba muchísimo cada vez mas y sentía que iba a terminar ya. hummm..que rico lo tienes mi amor, hummm!, lo siento grandísimo…. inmenso… hummm…, asi….. lo siento todo dentro… que grande lo tienes mi rey… me tocas todo…., riiiico, dale asi…, no pares papi…, quiero que me des tu lechita yaaaa…. yaaaaa…. uuffffff , damela si…, me movía  de arriba hacia abajo y con fuerza, mi cabeza cubierta por mi larga y negra cabellera se movia incontrolada,  dame mas…. mas….,  asi…, duro…, dame duro amor…, de mi vagina salía abundante y caliente liquido y Julio me dijo: “¡estas terminando ya mi amor!” y empezó también a darme duro mientras me apretaba mas fuertemente por las nalgas y las tetas.

Con placer sentí como Julio acababa empujando hacia arriba su cuerpo, buscando penetrarme mas profundamente, sus embestidas me causaban un excitante dolor, y mientras lo hacia emitía un fuerte ahhhhhhh…. uuffffff…. yyaaaaa…. yyaaaaa….ya amor… que rica eres…. hummm!… que rico… Que divino lo haces…. mientras que yo apretaba mi vagina para recibirla toda, si damela todita mi vida.., asiiii…, y retener su fantástica verga que divinamente me hacia sentir tan enloquecedor orgasmo…..

Acabamos, me tendí sobre su pecho, nos besamos tiernamente, y mientras yo acariciaba suavemente toda su verga el me acariciaba mis nalgas pasando sus dedos por entre ellas y haciendo un poquito de presión en mi culito, y yo apretaba … y me decía: “cuando me darás la dicha de darme ese rico y hermoso culaso que tienes, y que mi guebo me lo tengas aprisionado entre tan blancas y hermosas nalgotas mi amor”…. No le respondía, pero ya era el momento de regresar a casa, me ayudo a vestir y así lo hicimos, nos despedimos con un largo y apasionado beso, con la promesa de hacerlo nuevamente…. Lo necesitábamos…

Apasionada
¡ESPERO TUS COMENTARIOS

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. muy buen relato chica
    me gusto tanto como los otros
    son muy buenos tus relatos
    tienes una muy buena manera de expresarte
    lo haces de una manera muy exitante
    espero cn ansias el proximo.

  2. Amiga un aplauso, se voto con esta historia… Vez q no era tan dificil, todas tus historias me encantaron de verdad todas son buenas y esta es buenisima tambien… Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *