MI SEGUNDA VIRGINIDAD Hetero, polvazo, sodomización. Su compañerode trabajo le notó rápidamente sus enormes deseos de hacerel amor…

dodel estacionamiento para dirigirnos al bar, me doblé el pie y medolió mucho, y después de caminar un poco, como el caminaba muy rápido, letuve que decir lo que me había pasado y me apoyé en su brazo. Lo sentímás cerca y a gusto. Nos sentamos en una mesita delbar y con la debida distancia. Empecé a tutearlo porque él me lopidió y me costaba mucho trabajo porque eso se prestaba a un acercamiento mayor. Estábamos muy separados, guardando esa debida distancia, y no se porque,en el segundo tequila, él ya estaba más cerca de mí, se veíacontento. Puso una mano sobre mi hombro y yo la apreté con mi rostro. Después besómi mano, y de repente me beso en los labios muy dulcemente, yo me abracéa su cuello y le pregunté si no se había dado cuenta de lo que me pasaba; éldijo que no estaba seguro. En el tercer tequila, nuestros besos fueronmás apasionados. Son los besos más bellos y excitantes que recuerdo haber recibidoe hicieron más fuertes mis deseos de hacer el amor con él. Muchas veces me había imaginadohaciendo el amor con él y muchas veces había deseado tenerlo dentro de mi. Asíque después de tirar en la mesa, el cuarto tequila, cuando me dijo ¿nosvamos? acepté encantada. Yo estaba mareada por los tequilas, pero él seveía perfectamente. Durante el trayecto al estacionamientonos detuvimos dos veces para besarnos, ya después enel carro, comente que me sentía un poco mareada, a lo que él me ofreciósu cuarto de hotel para que descansara un rato. En el hotel, me abrazo por atrásy comenzó a besarme en el cuello, estábamos parados frente la cama y nuestrasimágenes se reflejaban en un gran espejo que hay sobre la cama, sin prisame fue quitando la ropa con deseo y ternura a la vez. El botón de unsweater tejido que llevaba encima del vestido le costó trabajo, y yo le ayudéa desabrocharlo. Me desabrochó el sostén y me acarició los senos sin quitarmeel vestido, sentía sus manos acariciando mi senos y su dura verga frotándosecontra mi trasero. Yo estaba sumamente excitada y con la vagina inundadade humedad, con gran deseo de abrazarlo y besarlo, pero él con manofirme se mantenía detrás de mí, yo metí mimano entre nuestros cuerpos y acariciesu verga por encima de la ropa. Acarició mis labios vaginales y mis senosal mismo tiempo, mientras seguía besando mi cuello y mis hombros, sentíun orgasmo intenso y la imperiosa necesidad de que me poseyera. Terminóde desvestirme y me acostó en la cama. Entonces, separó mis piernas y besómi vagina sin darme tiempo de reaccionar, un inmenso calor corría pormi cuerpo cada vez que su lengua penetraba mis entrañas, lentamente susdedos entraron en mi cuerpo, primero uno y después otro en mi vagina, mientras sulengua lamía mi clítoris. Mi cuerpo estaba a punto de explotar, sorpresivamenteuno de sus dedos comenzó a acariciar mi ano, una sensación desconocidainvadió mi cuerpo, realmente nunca había permitido que esa parte de mi cuerpofuera explorada, sin embargo la mezcla de sensaciones que invadíanmi cuerpo hizo que permitiera la extraña caricia. El placer y la excitacióncrecieron aun más dentro de mí. Él se separó de mi,se puso de pie y se quitó la ropa, me tomo de las manos y me puso de pie, me dio la vueltae hizo que me apoyara en la cama, cuando separe mi piernas, sentíla gruesa cabeza de su verga colocarse en la entrada de mi vagina, un escalofríorecorrió mi cuerpo, con un movimiento rápido me penetró;grité de placer cuando sentí toda su verga llenar mi vagina un segundo orgasmo estallodentro de mí; cuando lo recuerdo siento que por mis venas pasa fuego envez de sangre, y me duele el cuerpo, me duelen los brazos, las piernas,las manos. Fue un orgasmo intenso y sostenido en un alto nivel, realmenteno sé si durante toda la noche tuve muchos orgasmos o fue solamenteuno que se mantuvo durante todo el tiempo que estuve con él. Después me recostóen sobre la cama y levantando mis piernas me volvió a penetrar profundamente, sentíasu verga taladrar mis entrañas mientras sus labios me quemaban con besos intensosen la boca y en los senos alternadamente. Mi vagina apretabasu gruesa verga y me sentía llena, a cada envite sus testículos chocabancon mis labios vaginales y la cabeza de su verga en el fondo de mi útero.Cuando sentí su semen estallar en lo más profundo de mis entrañasun nuevo o

rgasmo se desencadeno dentro de mí. En el baño, sus manos enjabonaronmi cuerpo, recorriendo cada centímetro, acariciándome y manteniendola excitación en mí. Después de bañarnos, me puso una bata blanca con muchaternura me fue secando, estábamos de frente al espejo del baño, podíaver nuestros cuerpos reflejados en él. Tomándome de la espaldahizo que me apoyará contra el lavabo y levantando la bata de baño me introdujotoda su verga en la vagina desde atrás, la sensación era muy intensa,el sentir su verga llenando mi vagina mientras uno de sus dedos abría lentamentemi orificio anal hacía que mis ojos se pusieran en blanco y mi boca emitíasonidos guturales y quejidos, después me tomo entre sus brazos y me sentósobre el lavabo, él se acomodo entre mis piernas y nos besamos, élacariciaba mis senos, sentí la cabeza de su verga apoyarse entre mis labios vaginales,así que con un movimiento de caderas me la metí toda; nuestroscuerpos se mantenían unidos, yo abrazada a él, sentía su verga entrar ysalir de mi vagina y rozando mi vulva y sus labios recorrer los míos, mi cuello,mis hombros y mis senos cuando un nuevo orgasmo estallo dentro de mi, lojalé desesperadamente para sentirme totalmente empalmada en su verga. Pensaba que todo había terminado,pero que equivocada estaba, regresamos a la recamara y nos recostamos enla cama, por un momento nos abrazamos y dormitamos por un momento, creoque él despertó antes que yo, entre sueños sentí sus manos recorriendomi cuerpo, instintivamente replegué mi cuerpo contra el suyo y pude sentir suverga entre mis glúteos, sus manos acariciaban mi cuerpo mientrasme decía cosas al oído, me pidió que me colocará en cuatro patassobre la cama, realmente no sabía lo que me esperaba, pero por la excitaciónque sentía no me hizo pensar en nada. Asúa manos recorrieron mislabios vaginales introduciéndose en mi vulva, después retiró susdedos y me empalmo en su gruesa verga, me sentía totalmente llena, su dedo jugabacon mi ano, introduciéndose lentamente. Nunca antes había permitidoeso, aunque anteriormente me habían propuesto el sex anal y nunca había aceptado,yo misma me desconocía, ¡permitir que me metiera un dedo en el ano!, hastahacia una hora era algo impensable en mí. Saco la verga de mi vagina y abriendomis nalgas me lamió el ano, peque un respingo que casi llego al techode la habitación, él se apodero de mi cuerpo y comenzó a introducirsu lengua en mi ano. Me lamía la vagina e introducía el dedo en miconducto trasero y luego regresaba a lamer mi orificio, él se colocódetrás de mí y la cabeza de su gruesa verga se coloco en la entrada de mi ano, un escalofríorecorrió mi cuerpo, sentí como su verga se acomodaba firmemente enla entrada de mi ano virgen y comenzaba a abrirse paso, un grito de dolorescapó de mis labios, sentía como mi ano se abría dándole cabidaa su gruesa verga, parecía como si un tronco se me estuviera introduciendo, tratede escapar, pero al intentarme mover su verga se introdujo más profundamenteen mi cuerpo. Él me mantenía tomada de las caderas con su gran verga dentrode mí. Mi boca se habría tratandode jalar aire mientras mis entrañas eran perforadas por primera vez, tratabade liberarme de tan terrible tormento, pero él de un solo golpemetió toda su verga dentro de mí. Un dolor indescriptible recorríami cuerpo parecía como si la piel se me estuviera arrancando desde la nuca hastala vagina. Sorpresivamente su verga salió de mi ano y se introdujo profundamenteen mi vagina, la sensación de dolor desapareció e inmediatamenteestalle en un orgasmo intenso y profundo. Pero las cosas no habían terminadoahí, su verga volvió a penetrar mi ano profundamente, mi garganta emitiógritos ahogados, esta vez sus movimientos fueron violentos, entrando y saliendode mi cuerpo hasta que un chorro de semen caliente inundó misentrañas, él cayo sobre mí. Lentamente sentícomo su verga se ponía fláciday salía de mi cuerpo, me quede unos momentos tendida sobre la cama queriendosalir corriendo de la habitación del hotel, pero a la vez mi cuerpo queríaquedarse, él me acarició la espalda y me abrazo, en sus brazos me quedeprofundamente dormida. Esa fue mi primera experienciaanal, hoy día puedo decir que cuando me abraza desde atrás mi vaginase humedece y mi ano

palpita intensamente y mi orgasmo más intenso lo hetenido con su verga metida profundamente en mi ano.

Lucila Continuará………………………….

[

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *