MOMX Parte II

Ya en la cena solo éramos 6 y por razones del casi eminente divorcio, yo me senté junto a mi padre y mi primo junto a Momx. Y en las cabeceras mis tíos.En la cena, en la mesa, dos veces me pare para ir por hielo y las dos veces me fije que la mano de mi primo estaba en la pierna de momx, la tercera vez tuve que llevar unos platos sucios y se me cayó un tenedor, que cuando regrese de la cocina vi que el tenedor estaba cerca del zapato de mi tía y me agache desde la cocina y llegue a gatas a la mesa me metí abajo del mantel y ohhhhhhhh vi a momx con las piernas abiertas podía ver perfecto su sexo, junto con la mano de mi primo dedeandola riquísimo.  Recogí el tenedor, me pare buscando sus ojos para ver su cara de placer, pero nada se le notaba, solo se le reflejaba en sus pezones erectos muy visibles a través de su vestido, mi padre y mi tío se la comían con la mirada. Me metí de nuevo dentro del auto y mi primo fue al bar a hacer llamadas de felicitación, pasaron unos 20 min cuando volvió a aparecer en escena mom con ese vestido de escándalo y fue directo abrazar al primo y a agarrarle por encima de su pantalón su pene. Y le dio un beso en la boca, me costaba reconocer lo puta que actuaba, por lo que mi primo colgó el teléfono y se dieron un faje de miedo, algún ruido los hizo separarse.  Termino ese martirio para mi y nos retiramos y el ganón esa noche fue mi padre. De regreso yo maneje pues era el único sobrio, mom a mi lado y mi padre atrás acariciando su seno derecho y cintura y hasta donde podía sus piernas. Cuando llegamos a casa se bajaron antes de guardar el auto la volví a ver y seguían los pezones erectos y el vestido muy arriba, los dos ya muy pedos. Cerré el auto y corrí a mi cuarto, pero ni siquiera entraron al vestidor y solo pude escuchar cómo se la cogía. Así al empezar el año mi objetivo cambio, no me perdía como se arreglaba diario, y su sensualidad era mucho más que la señorita x. Empecé a acompañarla a todos lados y me concentraba en las miradas de todos hacia su escote o hacia sus piernas y nalgas. . Ya era todo un profesional del voyerismo. Me encantaba ver sus blusas semi transparentes y sus escotes a los que cuando me cachaba viéndolo solo sonreía, pero me llego a calentar ver que a donde íbamos todos los caballeros no se perdían aquel espectáculo, incluso cuando se bajaba del auto y se arreglaba la falda yo le desabotonaba otro botón más, y ella me decía que le encantaba que me gustara verla siempre preocupado por la belleza de su madre. Mi escena favorita era cuando nos paraba un policía y ver como se la comía con la mirada, hasta bromeaba que le enseñaría un poco más para que nos dejara ir más rápido, varias veces le pedían que descendiera del auto, me imagino para verla completa y una vez hasta se despidió de beso en la mejilla del poli. Empecé a convertirme en su incondicional, cuando me pedía algo de inmediato lo hacía desde bajar el super de su auto hasta ser su chofer, En este periodo difícil de su vida se empezó a tirar un poco a la bebida.  Yo aprovechaba esto para acariciarle su pierna o repagarme contra ella, tocarle sus piernas con medias, era una calentura que me quemaba por dentro.Hasta que llegó el día definitivo, me invito a cenar en un Sanborns a mediados de año, recuerdo muy bien  cuando paso por mí en su auto y vi la falda muy arriba con unos tacones que apenas podía usar los pedales del auto, una medias de red negras chicas (no muy usuales en aquella época y vestido estampado de flores con un escote amplio que si se agachaba podía observar muy bien su brasier y sus  senos, maquillada  sin error alguno así como sus pestañas postizas, en una frase se veía muy puta. Aunque la note muy nerviosa y descuidada de su bajada del auto y cuando se agacho a recoger su bolsa en la parte de atrás de auto le pude ver casi todos sus senos y el poli de estacionamiento le dejo una postal de todas sus piernas y ella bien empinada, ni se acomodó su vestido, entramos al bar del Sanborns y me dijo que ya estaba grande, por un momento creí que me ya sabía que la espiaba, y, yo pedí un refresco aunque insistió que si quería tomara alguna cerveza y ella pidió un wiski doble en las rocas, el mesero se estaba dando un taco de ojo por los asientos tan bajitos, cuando con lágrimas en los ojos tras acabarse su bebida  me dijo que se iría a vivir a otra ciudad,  que se separaría de mi padre. Seguro sabía que yo y el mesero le observábamos todo, pero parecía no impórtale nada. Me hizo algunas recomendaciones, de que ahora yo tendría que cuidar a la señorita x, y de alguna manera muy sutil me insinuó que no la dejara mucho tiempo sola y menos con el papi del primo “así me dijo ella”. Ahora sabía que sexto sentido sabía que había algo entre ellos. Se nos pasaron las horas  y las bebidas y prometimos visitarnos seguido, así fue como me valentone para empezar a  acariciándola, su cintura sus piernas, y así hasta recorrerle su ricas nalgas, y porque no hasta la parte de adentro de los muslos, después unos besos en el cuello, estábamos llegando al punto sin retorno, de repente se pone de pie  cuando parecía que perdía el control de si misma y se fue a corregir el maquillaje que después de llorar lo traía hecho un desastre. Después de unos minutos regreso como si nada pido mas tragos y se acomodo de forma que no pudiera seguir acariciándola pero si darme un espectáculo de sus piernas y su escote, me cambie de asiento y otra vez estaba la alcance de mis manos, a sabiendas que era la ultima oportunidad que tendría, le acaricie las piernas y ya se notaba sus pezones erectos, pensé hasta en el chantaje de lo de mi primo por si no me dejaba continuar pero con un solo movimiento sentí su aceptación, cuando pedía al mesero los últimos tragos volteada para que la pudiera escuchar por la música tan fuerte, abrió sus piernas y con esto sentí la señal para continuar y ni tardo me fui directo a su sexo que solo estaba cubierto por las medias, y seguía platicando con el mesero mientras yo la empezaba a acariciar, la escena era dantesca el mesero agachado poniéndole la oreja para poderla escuchar y al mismo tiempo viéndole el escote y yo acariciándole su labios, que rico así estuvimos, solo unos segundos, hasta que me dijo la oído, aquí no por favor.Al cabo de media hora ya estábamos arriba del auto, ella manejando y yo acariciando sus senos hasta que pude sacarle uno ¡¡¡¡¡pero me paro en seco y me dijo basta!!!!!Acto seguido se estaciono ya en la colonia donde vivíamos y salió corriendo del auto y empezó a vomitar, la ayudé a vomitar sosteniéndola de desde la parte de atrás pero no pude mas y le metí un arrimón donde seguro sintió mi pene erecto y se agarro de una jardinera para no caerse, le subí el vestido y pude ver sus nalgas tan ricas solo con medias de red, una portal muy morbosa y rica, en este punto ya estaba muy borracha.La subí al auto como pude, me senté en le piso de su lado con la puerta abierta, y le volví a tocar su clítoris ya sin poner resistencia y al mismo tiempo chupándole sus senos, hasta sentir que se venía, cerré la puerta y manejé hasta la casa donde ya nos esperaba mi padre la subió a su cuarto.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

6 votos
Votaciones Votación negativa