Natika, memorias de una puta 2: El espejo

¡Comparte!

Hola, una vez más su amigo el “pervertido”, les hace llegar un cachondo relato de mi caliente y putita amiga Natika, quien sensualmente me pidió que le ayudara, y a una mujer tan bella y tan puta como Natika ,¿ como le puedo negar nada?.

Aquí les dejo su segundo relato, espero que les guste y si es así escríbanme sus comentarios con gusto se los hare llegar…

Una noche salimos cuatro chicas a divertirnos con cuatro amigos que nos invitaron a una discoteca donde bebimos y bailamos decentemente hasta que cerraron el lugar, en este momento los hombres nos propusieron llevarnos a otro sitio a seguirnos divirtiendo pero al no encontrar discotecas abiertas a esa hora de la madrugada decidieron llevarnos a  cada chica a motel pero el hombre que iba conmigo me propuso que nos fuéramos para el apartamento de un amigo en donde podíamos estar mejor y divertirnos más, yo estaba bastante borracha y caliente por lo cual acepté inmediatamente. Me moría de ganas de tener sexo con ese hombre y con su amigo.

Cuando llegamos al apartamento de su amigo, había tres hombres, su amigo bebiendo con 2 hombres más, bastante borrachos. Al comienzo me asusté un poco y le hice al reclamo a mi amigo y traté de irme pero él me dijo que no me preocupara, que todos ellos eran sus amigos y me iban a tratar muy bien y así me tranquilizó un poco en medio de mi borrachera. Los hombres también me tranquilizaron y me dijeron que no me preocupara, que lo único que íbamos a hacer era divertirnos. Inmediatamente me imagine que esos hombres querían conmigo una orgía y como yo siempre había tenido la fantasía de hacerla acepté quedarme.

Los hombres estaban bebiendo y me ofrecieron beber a mi también, nos pusimos a bailar los cinco y los hombres se turnaban para bailar conmigo, para abrazarme contra ellos y manosear mi trasero y mis tetas. Uno de ellos me ayudó a quitarme la chaqueta, otro me ayudó a quitarme la blusa, para este momento ellos ya tenían claro que yo quería tener sexo con ellos, seguimos bailando y otro me quitó el brasier, mi amigo me quitó los zapatos, y ya en plena excitación no supe quien me quitó el pantalón, quedando solamente con una pequeña tanga hilo color negra.

Me tuvieron bailando en medio de ellos solamente con la tanga, todos me acariciaban las tetas, el trasero y metían sus manos en medio de mis piernas, sentía sus dedos que se aventuraban en mi mojada puchita.

Poco a poco ellos también se fueron desnudando hasta quedar en pantaloncillos y así bailamos más, alguno de ellos empezó a bajar la tanga hasta quitármela y quedar bailando desnuda en medio de ellos.

El dueño del apartamento sacó un espejo grande que tenía guardado y que siempre usaban cada vez que llevaban a alguna chica para practicarle lo mismo que a mí: colocó el espejo en la mitad de la sala y le preguntó sus amigos que quién sería el primero en pasar a aquí y que yo se la mamara. Alguno dijo que yo debería elegir, a lo que yo me negué y les dije que prefería que ellos eligieran, pero el hombre que iba conmigo me dijo “obedece, a nosotros nos gustan las perritas obedientes”. Ante tal orden decidí que el primero en mamársela sería él, pero les advertí a todos que yo no practicaba sexo anal, y ellos me dijeron en medio de sus risas que lo importante era que se los mamara muy bien y después me comerían por mi rajita. Se colocó frente al espejo de tal forma que él y los otros pudieran verme mamando directamente y a través del espejo, me sostenía la cabeza para que no dejara de mamar, luego pasó otro hombre a que se la mamara, luego pasó el tercero, y después el cuarto, para luego volver a pasar mi amigo, y así se rotaron todos muchas veces frente al espejo.

Después cuando quisieron penetrarme, me pusieron de a perrito en el sillón de la sala, no recuerdo quién de ellos fue el primero en penetrarme, me agarraban de las caderas y me bombeaban fuerte, les gustaba sentir el golpe de sus caderas contra mi trasero, todos se turnaron muchas veces, no sé cuántas, yo solo me sostenía del borde del sillón y gemía, gemía más fuerte porque a mí me excitaba mucho lo que me estaban haciendo.

Los hombres se pusieron de acuerdo donde querían eyacular como si estuviera participando en una película porno, sin importarles mi opinión utilizándome como un objeto sexual y eso me calentaba. Uno quería en el trasero sobre mis nalgas, otro quería dentro de la vagina para ver salir el semen y que escurriera por mis piernas, otro quería en la boca y que lo tragara y el otro quería sobre las tetas, pero como no se ponían de acuerdo decidieron dejarlo a la suerte y mientras ellos se ponían de acuerdo yo me masturbaba viendo la excitante escena, pues iba a ser sorteada entre cuatro machos calientes; escribieron las cuatro opciones en una hoja de papel sin que yo supiera en qué orden las estaban escribiendo y me pidieron que eligiera un número de uno a cuatro, elegí el número tres, eran opciones de eyacular sobre mi trasero, los hombres me dejaron en el mismo sillón en la misma posición y siguieron bombeándome turnándose hasta excitarse al tope hasta que el primero empezó a eyacular sobre mi trasero y luego los otros tres hicieron lo mismo, aunque algunos me untaron la espalda.

Cuando todos terminaron se reían complacidos y hacían comentarios vulgares en medio de su borrachera y yo me fui extenuada del esfuerzo de sostenerme en el sillón y de mi borrachera al baño a ducharme, cuando salí del baño ellos estaban extenuados, sentados, pero insistían en seguir bebiendo y cabeceando hacían comentarios de lo que habían hecho conmigo, yo recogí la ropa y me fui para el baño a vestirme y como no me dijeron nada, salí del baño y sin que se dieran cuenta abrí la puerta y salí del apartamento, salí a la calle, aun estaba oscuro, hacía mucho frío y me fui para mi casa, borracha pero feliz por lo puta que me había comportado y por disfrutar tantas vergas para mi sola.

Mi amigo el “pervertido” que me ayuda a publicar mi relato se encargará de hacerme llegar sus comentarios,  con gusto me los hará llegar y si tienen suerte… posiblemente les conteste directamente.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Pervertido

Soy un cachondo mexicano, que por solicitud de una putiamiga estoy aqui para publicar su histora a peticion de ella

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Realmente putita caliente; te arriesgaste demasiado porque debieron partirte el culo para que supieras lo que es bueno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.