Nunca es tarde para aprender

¡Comparte!

Lorena es una mujer casada de unos cuarenta años. Con mi amigo Ricardo últimamente follamos seguido con ella. Lorena mide 1.60 de estatura, tiene unas tetas muy grandes y unas caderas y nalgas de fantasía. Es mi atractiva y muy puta. Con nosotros descubrió el sexo anal y se volvió adicta. Hace dos fines de semana la invitamos a una orgía en el chalet de Manu, un amigo. Quedamos con ella en encontrarnos en unos grandes almacenes y desde allí ir juntos a lo de Manu. Lorena había dicho a su marido que pasaría el fin de semana en el chalet de Ana, otra de las mujeres que participaría de la orgía y que se conocía con Lorena. Al llegar a los almacenes con Ricardo buscamos a Lorena el piso de señoras. Ella estaba allí comprando lencería. Una vez la había dejado su marido, Lorena había aprovechado para cambiarse y ponerse bien provocativa. Llevaba un vestido corto ajustado hasta media pierna y entallado en su parte superior haciendo destacar su pecho y su culo. El vestido se pegaba a su piel y le marcaba el tanga. El escote era redondo y bajo, de manera que cualquiera que fuera más alto que ella tendría una visión perfecta de sus tetas y del canal que se forma en medio, los pezones se marcaban en el vestido. Lo acababa de comprar y le había costado 100 €.

 

Nos acercamos a ella y le dijimos que estaba hermosa. Entonces vimos que un señor mayor de 50 años que acompañaba a su esposa, al entrar ésta a los probadores miraba sin disimulo a Lorena. Ricardo dijo vamos al servicio que hoy Lorena se lleva el vestido de gratis. Al mismo tiempo hizo un gesto al hombre para que nos siguiera. Al llegar a los servicios y estar fuera de la visión de la esposa del hombre, Ricardo le dijo a este; te mueres por esta perra. Por 100 € te hace una mamada aquí mismo. El hombre aceptó inmediatamente y Lorena que había adivinado las intenciones de Ricardo participó encantada del juego. No hizo falta decirle nada más. El hombre sacó 100 € de su cartera y se los dio a Ricardo quien los colocó en el escoté de Lorena. Entramos todos al servicio de caballeros y Ricardo y yo nos encargamos de bloquear la entrada. Lorena, bajó la tapa de un váter y se sentó en él. El hombre se acercó, se bajó los pantalones y saco su polla dejándola a pocos centímetros de la boca de Lorena. La polla no era muy larga pero sí muy gruesa. Lorena saco su lengua y comenzó a lamer la polla. Después comenzó a meterse la polla en la boca, despacio pero ganándole cada centímetro con una pequeña succión. Aquello hizo enloquecer al hombre, que la cogía de la nuca y le acercaba la cabeza a su cuerpo. A los cinco minutos Lorena ya tenía dentro de su boca los 13 ó 14 centímetros que debía medir aquella polla, cosa que no nos sorprendió a Ricardo y a mí que conocíamos su capacidad tragona. De repente, el hombre tensionó su cuerpo e inundó la boca de Lorena con su leche. Lorena se tragó toda la leche y el hombre se subió lo pantalones y se fue. Lorena nos dijo que la había puesto muy cachonda hacer de puta, que quería follar. Pero nosotros le dijimos que esperase hasta llegar al chalet de Manu.

 

Salimos del baño y de los almacenos y cogimos un taxi. El caso es que nada más llegar al taxi vi cómo el taxista miraba a Lorena de arriba abajo lo cual no era de extrañar. Lo mismo hizo durante todo el trayecto por medio del espejo retrovisor. Al llegar a nuestro destino el precio del taxi rebasaba los 50 €. Entonces le dije que no teníamos dinero, y continuando con el juego, le propuse que Lorena le hiciera una mamada como forma de pago. El taxista me miro extrañado y luego dijo: muy bien, bajad del coche. El taxista fue hacia Lorena y le dijo, agáchate y chúpamela. Lorena sin mediar palabra se agachó, quedando en cuclillas frente al taxista. Éste entonces le dijo, vamos chupa puta, y procura que me guste. Lorena agachada, en cuclillas, sacó la polla del taxista, y sin pensarlo, se la metió en la boca de una vez, rebajándose al nivel de una prostituta callejera. A los pocos minutos, el taxista empezó a gemir y a decirle Lorena: para, para puta, me corro, abre la boca. Lorena obedeció y el taxista sacó la polla de la boca de Lorena y poniendola a la altura de los ojos de ella empezó a eyacular, llenando toda su cara de semen espeso y caliente. Lorena, por su parte, tenía la lengua afuera y recogía toda la leche que podía y se la tragaba. Un gran hilo de esperma quedó colgando de la barbilla Lorena, al tiempo que otros, iban cayendo por sus labios y sus pómulos. Una vez se vació, el taxista se cerró los pantalones y se marchó. Lorena, quedó aún más caliente. Se limpió la cara con un pañuelo y los tres entramos en el chalet de Manu.

 

En el chalet ya estaban Manu, mi primo Javi, Héctor y Moussa, un negro pollón, con un mástil de 30 cm que juega en mi equipo de futbol. En cuanto a chicas estaba Ana, una mujer casada de 32 años que disfruta engañando a su esposo. Ella mide 1.63 es morena y sus medidas son de 110-58-92. Ana había venido acompañada de su sobrina Laura, una chica de 18 años, delgada con una talla de sostén es 80b, con lo cual parece una niña. Finalmente también estaba Ana Maria, una chica colombiana bisexual amiga de Manu de unos 24 años.

 

Cuando entramos Lorena estaba muy caliente. Entonces le dije, puta porque no empiezas con Ana María que le va la marcha con las chicas. Lorena se acercó a ella y la besó, le metió la lengua en la boca y Ana María la tomó del culo con ambas manos, por debajo de la falda; le apretó y estrujó las nalgas, clavándome sus uñas de gata. En ese momento, Lorena la dejó hacer y dejando que Ana María tomase la iniciativa y respondió a sus caricias pegándose a su cuerpo y mordisqueándole los labios. Enseguida la dos mujeres se separaron y se quitaron la ropa quedándose desnudas. Entonces Ana María estiró una mano y acarició a Lorena, primero la espalda, luego bajó por sus nalgas y después le metió las manos entre ambas piernas por detrás y acarició su vulva. Después Ana María se apartó de Lorena y la hizo poner de rodillas en el suelo, con el torso apoyado en un sofá y comenzó a lamerle el culo. Lorena comenzó a gemir y a decir barbaridades, mientras se inclinaba más hacia adelante y levantaba su cola. Entonces Ana María le metió la lengua en el ano, jugando con ella en su interior y luego le metió el dedo mayor, mojándolo previamente en la vagina de Lorena con lo que el dedo entró limpiamente en su recto. Lorena gimió y comenzó a moverse. Hacía fuerzas y se metía más profundamente el dedo hasta el final. Entonces Ana María comenzó con dos dedos y Lorena se volvió loca. Ana María los metía y sacaba, rotándolos lentamente. Después de jugar de esa forma unos minutos, con todo el resto excitado viendo la escena Ana María sacó los dedos y se acercó a su bolso. Sacó de éste un arnés de cintura que sujetaba a un pene de goma de unos 20 cm x 4,5 cm y un pote de gel. Volvió con Lorena y se inclinó sobre ella. Le besó la nuca, la espalda y fue bajando hasta su cola. Entonces le abrió las nalgas con las manos y le dejó caer un hilo de saliva sobre el orificio anal. De nuevo comenzó con la lengua a jugar en su esfínter y éste, probablemente por la excitación de Lorena, estaba tan relajado que prácticamente entró casi toda la lengua en el recto. Lorena bramaba de excitación y le pedía que no la haga desear más, que ella moría por una polla el culo. Entones Ana María se incorporó y le pasó abundante gel al pene de goma. También metió gel en el culo de Lorena. Su ano brillaba, abierto y ya rojo. Entonces Ana María le apoyó la cabeza del pene de goma y empujó hacia adentro. Cuando hubo entrado la cabeza y un poco más y Lorena comenzaba a deleitarse con esta penetración, gimiendo como una gata en celos, Ana María se dejó caer con todo el peso de su cuerpo sobre Lorena. El pene entró hasta la base, donde se ensancha y se adhiere en el arnés. Lorena dio un grito. Entonces Ana María se clavó más contra su culo, tan profundamente como pudo y después comenzó a entrar y salir del ano de una manera brutal. Lorena aullaba. Ana María a veces le retiraba el pene completamente del culo, lo apoyaba otra vez en el ano de Lorena y la penetraba con rudeza, bombeando rápido y profundo, haciéndola gozar. Lorena por su parte se movía al ritmo de Ana María y continuaba dando gemidos de gran placer. Al mismo tiempo gritaba, no pares. Así siguieron hasta que Lorena llegó al orgasmo y Ana María le sacó la polla del culo. Lorena quedo en cuatro patas y con la cabeza apoyada en sillón, la cintura arqueada, las tetas colgando y su culo muy abierto y expuesto, hacia atrás y hacia arriba. Era una visión de una lujuria total. Su esfínter ya estaba muy abierto y rojo, todo brillante por la cantidad de gel que le había puesto Ana María y su vulva chorreaba un líquido viscoso.

 

Después de esa escena todos ya estábamos deseosos de comenzar a follar. Los chicos teníamos las pollas duras y Ana y Laura estaban desnudas. Moussa estaba decidido a tomar la posta en el culo de Lorena. Pero entonces ocurrió algo inesperado. Abrieron la puerta y entraron la segunda esposa del padre de Manu y el jardinero del chalet abrazados. La sorpresa fue doble. Ella, Alicia, una mujer de 50 años, no se esperaba que Manu la pillase intentando follar con el jardinero. Por su parte Manu no quería que su padre supiera que le usaba el chalet para montar orgias. Los dos habían aprovechado un viaje del padre de Manu para beneficiarse del chalet y casi terminan fastidiándose mutuamente. Sin embargo, después de unos momentos de incertidumbre. A propuesta de Javi, todo se resolvió incorporando al jardinero y a Alicia a la orgia. Alicia a pesar de su edad no se conservaba mal. Estaba vestida con un short muy apretado blanco, que le marcaba el culo, algo entrado carnes, y una camiseta de tirantes sin sostén que le marcaba sus grandes tetas. Una vez pasado el trance, Alicia se arrodilló frente el jardinero y le bajó el pantalón bermuda y el bóxer. Este tenía su polla bastante erecta. Ella le agarró los huevos y se los empezó a amasar mientras lo miraba con cara de perrita. La polla ya estaba al máximo y ella se la metió en la boca. La succionaba y le daba pequeños masajes con su lengua, de a poco iba tragándose la polla, hasta llegar a tener sus labios contra los huevos. Entonces empezó a masturbarlo con la boca, los labios recorrían todo el tronco de arriba abajo. Cuando ella aún no lo esperaba, el empezó a gritar de placer y a contraer su cuerpo, hasta que le eyaculó en la boca, aguantó menos de 5 minutos. Ella se limpió con sus dedos los restos de semen que salieron por su boca y se desnudó.

 

Mientras tanto las otras mujeres ya mamaban a distintos chicos. De mí se encargaba Laura. Lorena mamaba a Moussa. Ana después de mamar a Javi lo había acostado en el piso, y se había puesto encima de él con sus rodillas a sus costados, para montarlo. Quedó con sus tetas en la cara de Javi, y se las puso en la boca para que él le chupe los pezones erectos. Al mismo tiempo con una mano agarró la polla y se la acomodo en la entrada del coño. Se frotó los labios vaginales con la cabeza de la polla un par de veces y se metió la polla dentro de ella. Empezó a montarlo muy fuerte, sus tetas saltaban y en un momento Javi explotó y se corrió dentro de ella quien siguió montándolo hasta que tuvo un orgasmo.

 

Laura no era muy experta mamando, pero mi calentura era tal que después de unos minutos me corrí. Al sentir mi semen brotando de mi polla, Laura saco la polla de su boca con lo que mi semen se derramo en su pecho. Entonces, Manu tomó mi lugar y Laura comenzó a mamarlo. Por su parte Ana María follaba con Héctor y Ricardo lo hacía con Alicia. Obsesionado con los culos, Ricardo intentó penetrarla analmente, pero la madrastra de Manu se resistió argumentado que no era una puta; con lo cual Ricardo la follo vaginalmente en la posición del misionero.

 

Después de tragarse la leche de Moussa, Lorena nos llamó a todos y dijo que se pondría en cuatro patas para que la follemos por turno. Que lo hiciéramos por el culo o el coño según nos apeteciera, mientras alguien la follaba ella iba a dar sexo oral a otro para tenerlo listo y para que la folle por detrás. La primera ronda dos de nosotros follamos vaginalmente a Lorena, el tercero Ricardo, la penetro analmente. Luego todas las penetraciones fueron anales. Cuatro de nosotros la follamos por el culo, haciendo que Lorena tuviera múltiples orgasmos. Ana por su parte recibió un tratamiento similar, siendo la primera en tragarse todos los 30 cm de polla de Moussa por el culo. Cuando este retiró su polla, el culo de Ana estaba dilatado y se seguía abriendo y cerrando en espasmos.

 

En paralelo a esta escena, Ana María no había perdido el tiempo. Había sobado a Alicia para calentarla y la había puesto en cuatro patas. Acto seguido comenzó a meterle lentamente el vibrador en el culo virgen de Alicia sin que esta opusiese demasiada resistencia. De a poco lo fue moviendo de manera más rápida, hasta meterlo y sacarlo frenéticamente. El culo de Alicia que al principio apenas tomaba la forma del vibrador al final se abrió de tal forma que Ana podía retirar el vibrador del culo quedando un agujero abierto de dimensiones considerable. Finalmente, con el vibrador dentro del culo Alicia tuvo un orgasmo impresionante. Entonces Ana María retiró el vibrador y Alicia se quedó quieta intentando recuperarse. Sin embargo, después de unos segundos Manu se abalanzó sobre su madrastra y le introdujo su polla totalmente erecta sin ninguna dificultad por el culo. Alicia tenía el agujero tan abierto que la polla casi no rozaba en su entrada. Manu no paraba de gozar metiéndola y sacándola completamente del agujero y disfrutando del culo de su madrastra. Ella gemía sin parar y tuvo un nuevo orgasmo.

 

Por nuestra parte, Javi y yo nos ocupamos de Laura, que de momento solo había mamado alguna que otra polla. Nuestras manos comenzaron a trabajar sus tetitas y su coño provocándoles espasmos y jadeos. Los jugos de la chavala brotaron de su coño indicando que estaba lista para copular. Por nuestra parte, nuestros penes estaban listos para entrar en los hoyitos de Laura. Hicimos que Laura cogiese nuestras pollas con sus manos para que viera los trozos de carne que próximamente tendría que soportar. Ella entonces se volteó a mirarnos. En su rostro se notaba la duda y algo de temor. Más tarde nos contó que jamás se había enfrentado una polla de esas dimensiones. Sin embargo, también se notaba que disfrutaba sintiéndose asediada por dos pollas. Entonces, Javi le comió el coñito por algunos instantes, se irguió y apuntó su polla hacia la minúscula entrada de color rosa de Laura. Tres movimientos suaves necesitó Javi para penetrar con su enorme polla el cerrado agujero de Laura. Ella estaba totalmente lubricada y claro que podía recibirlo. Javi inició un movimiento de vaivén y ella comenzó a gemir entregándose sin pudor y alcanzando el orgasmo. Después de Javi fue mi turno. Abracé a Laura y la acosté encima mío. Ella con una de sus manos tomo mi polla y la puso en la entrada de su coño y empezó a moverse. Se movía tan bien que me hizo acabarle dentro en cuestión de dos minutos más. Ella apretaba sus piernas y su cuerpo temblaba, tuvo un orgasmo y sentí sus jugos en mis piernas.

 

A esas alturas el resto de las mujeres estaban completamente desatadas. Además a la fiesta se habían sumado Marco y Alexis dos primos de Manu. Alicia estaba en cuatro patas y Marco la penetraba por su enorme culo. Ella por su parte estaba encima del jardinero quien comenzó a morderle sus enormes tetas a Alicia y poco a poco la iba penetrando con su polla por el coño. Alicia mostraba que nunca es tarde para aprender. A los 50 no solo había disfrutado por primera vez del sexo anal sino que también ahora disfrutaba con dos pollas metidas al mismo tiempo. Ya después Héctor le abrió su boca sin mucho esfuerzo y comenzó a follarla por la boca. Ella lo mamaba rabiosa y decía, denme más mucho más, que rico. Finalmente, Marco se vino en todo el culo de Alicia, mientras que Héctor se vino en su cara diciéndole, aquí está la leche que querías putona.

 

En paralelo, Ana María tenía en cuatro patas a Lorena y Ana. Ambas apoyaban sus rodillas en el piso e inclinaban el torso mostrando sus culos. Ana María metía en cada uno de ellos un vibrador. Manu y Ricardo contemplaban la escena masturbándose. De repente Ricardo vació su leche en toda la espalda de Lorena. Ella entonces con el vibrador en el culo se volteó rápidamente y Ricardo que estaba muy excitado se volvió a correr nuevamente pero ahora en sus enormes tetas que tenían muy erectos sus pezones. Manu por su parte se acostó y Ana se montó sobre su polla. Con la polla y el vibrador en el culo Ana gritaba y gemía de placer y sus tetas brincaban de un lado a otro de arriba abajo. Alexis entonces se puso de frente a Ana, la agarro del cabello e hizo que lo mamase. A los pocos minutos Alexis se corría en la cara Ana quien gritaba, dénmelo todo, soy su puta. Mientras tanto Alicia masturbaba con sus tetas a Héctor hasta que él se vino sobre ellas.

 

Entonces vimos como Ana María le ponía gel en la polla de Moussa. Él después levanto a Ana María del suelo y lentamente la bajo metiéndole su enorme polla por el culo, follándosela de pie. A Ana María le salían lágrimas de dolor y no dejaba de gritar que era realmente enorme lo que le estaba metiendo Moussa. Entonces Moussa se sentó sobre una mesa sin sacar su polla de Ana María. De inmediato me acerque y metí mi polla en la vagina follándola hasta correrme dentro de ella. Después fue el turno de Javi que la folló hasta correrse. Entonces, ella comenzó a tener espasmos tan fuertes, que casi parecían convulsiones. Su vientre se contraía y movía espasmódicamente mientras Moussa seguía empujando como si pudiera enterrarle más aún su polla dentro del culo. Finalmente, Ana María se relajó después de un orgasmo. Moussa por su parte no se vino hasta que le saco su polla del culo corriéndose sobre las nalgas de Ana María.

 

A esa altura estábamos algo cansados. Sin embargo Alicia estaba ahora montada a horcajadas sobre la polla del jardinero cabalgando sobre el como una posesa. Este le agarraba las tetas y se las amasaba y pellizcaba los pezones. Ella después cambio de postura y se puso de rodillas y comenzó a llevar el control de la follada. Llevaban un rato así cuando Alicia se giró y dijo Manu, ven que todavía tengo espacio para ti, follame otra vez por el culo. Manu se acercó y apunto como si culo tuviera una diana dibujada, de un solo golpe se la metió hasta las entrañas de su madrastra. Después de doble penetrarla un rato, Alicia se puso en cuatro patas mientras Manu le martilleaba el culo. Al mismo tiempo ella mamaba la polla del jardinero. La enculada a la que la estaba sometiendo Manu hacia que a cada una de sus embestidas la polla del jardinero le entrara completamente en la boca de Alicia. Así que aquello no se demoró mucho más y entre jadeos el jardinero se corrió en la boca de ella, vaciando por completo sus cojones. Un poco después Manu se corrió dentro del culo de Alicia.

 

En paralelo Ana María se había vuelto a poner el arnés y mientras Lorena y Ana follaban montadas sobre Alexis y Marco, Ana María las penetraba analmente de forma alternativa. Javi, y yo por nuestra parte estábamos con Laura con la intensión de hacer una doble penetración a la chavala. La única que permanecía con el culo intacto. La llevamos a un sofá y empezamos a besarla. Ella entonces se arrodilló y comenzó a engullir nuestras respectivas pollas (había aprendido bastante desde el inicio de la jornada). Tras la sesión oral la sentamos en el sofá. Uno le comía el coño mientras ella se comía la polla y los huevos del otro. Después Javi se sentó en el sofá y ella empezó a cabalgarle hasta que mi polla entró en su orificio anal. Después cambiamos de posición para volver a terminar en la misma postura. Siempre Laura rellena con dos pollas a modo sándwich. Fue en la tercera postura cuando ella alcanzó el orgasmo. Después yo me corrí dentro de su culo. Javi por su parte hizo una marcha atrás y le descargó en la cara.

 

Mientras nosotros follábamos con Laura. Alexis y Marcos hacían una doble penetración con Ana María. Por su parte, Lorena estaba en cuatro patas con un vibrador en su vagina, mientras Ricardo y Hector la penetraban ambos en simultáneo por el culo. La muy puta disfrutaba con la doble penetración anal. Por otro lado, el jardinero y Manu estaban de pie penetrado a Ana por el culo y el coño. Esta se sostenía solo por las dos pollas y su propio peso hacía que las pollas la penetrasen tanto que parecían desparecer dentro de ella. Alicia, también había vuelto a la acción y mamaba la polla de Moussa. Los primeros en terminan fueron quienes estaban con Ana y Ana Maria. Ricardo y Héctor siguieron dándole a Lorena quien con las dos pollas en su culo más el vibrador en el coño tuve otro orgasmo delicioso. Después de ello los dos se quitaron y le pusieron las dos pollas en la cara y Lorena empezó a mamarlos, pero como ella estaba todavía excitada pidió que alguien le dé por el culo. A ello me preste solicito. Poco después de que yo la enculara, Ricardo y Héctor explotaron los dos en la cara de Lorena quien quedo con semen en la boca, el pelo, y sobre todo en las tetas. Yo por mi parte seguí bombeándola por el culo hasta que ella consiguió tener un loquísimo orgasmo.

 

Por su parte, Alicia había dejado de mamar a Moussa y este la enculaba. Cogiéndola fuerte de las caderas con un par de embates brutales el negro le metió los 30 cm de polla dentro del culo. Ella grito y se mordió un brazo, luego sufrió un espasmo y quedo como desvanecida. Mousse retiro su polla y Ana y Lorena se acercaron a él. El negro se masturbo unos segundos y volcó su semen sobre las tetas de las dos mujeres quienes se lamieron las tetas la una a la otra hasta no dejar una gota de semen. Alicia tardo algunos minutos en recuperarse. En ese momento vimos su rostro de satisfacción, se encontraba totalmente extasiada, y nos dijo que había tenido el orgasmo más fuerte de su vida.

 

Entonces el jardinero propuso que le demos más placer a la señora follando de uno en uno todos por el culo. Ella caliente como estaba se prsto solicita a la enculada en serie y así lo hicimos. Alicia se puso en cuatro y el jardinero comenzó a darle por el culo. La dilatación anal de ella era excepcional por lo que la polla entro sin ninguna dificultad. Sin dudarlo continuamos después de él todos los demás, incluida Ana María que se puso el arnés y la follo con la polla de goma. Su hijastro Manu y los primos de este Alexis y Marco fueron los primeros. Luego, Ricardo, Héctor, Javi y yo disfrutamos de su culo. Posteriormente la enculo Ana María. Alicia disfrutaba como nunca, se movía con frenesí y tenía orgasmos fuertísimos. Del culo chorreaban hilos de semen que se deslizaban por las piernas de Alicia. Finalmente fue el turno de Moussa. Este tenía la polla completamente empinada. Se acercó a Alicia y de lio un par de palmadas en las nalgas y le dijo, puta, estas lista para repetir. Ella susurrando dijo que sí. El negro entonces la empalo hasta el fondo de un solo empujón y luego quito la polla del culo. Volvió a repetir la operación varias veces haciéndole claramente daño a Alicia, quien sin embargo gritaba pidiendo que la vuelva a penetrar cada vez que Moussa retiraba su polla. Al final Moussa la empalo hasta el fondo y dio un par de embestidas. Luego retiro su polla e hizo que Alicia se girara. Esta con el rostro cubierto de lágrimas se puso a chupar la polla del negro hasta que este se corrió sobre su cara y sus tetas cubriéndola de semen. Entonces Alicia se desvaneció en el piso, su cuerpo sufría fuertes convulsiones y su ano se abría y cerraba en espasmos. Las enculadas habían sido terribles y Alicia estaba agotada.

 

Para culminar la jornada Lorena y Ana reclamaron una follada más y Ana María decició jugar con Laura, follándola con su polla de goma mientras ambas mamarón a Moussa hasta que él se vino sobre sus caras. Por su parte Ana y Lorena con los vibradores en sus vaginas (se habían estado masturbando mientras las pollas pasaban por el culo de Alicia) nos mamaron al resto y consiguieron que algunos tengamos una última erección. Entonces Lorena nos invitó a Ricardo y a mí a que le hagamos otra doble penetración anal. Ana María ofreció lo mismo a Héctor y a Javi. Las dos parejas de pollas entraron sin dificultad en sus culos, muy dilatados después de tanta follada. Asi la dos mujeres tuvieron su último orgasmo esa jornada. Cuando terminamos Alicia ya había vuelto en sí y nos agradeció a todos el placer que le habíamos dado. También nos sugirió que la invitásemos a futuras fiestas. Luego, Lorena, Ana, yo y el resto de a poco nos fuimos marchando. En el chalet solo se quedaron Manu, sus dos primos y su madrastra. Ella les pidió a ellos que se quedasen a pasar la noche con ella. Después de una ducha relajante y un buen descanso por la mañana podrían follarla los tres aun un poco más.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.