SOÑADO PERO INESPERADO (III)

¡Comparte!

Hetero, generales, primera vez. Recuerdan que M había quedado en llamarme unos días después y yo estaba ansioso esperando para poder consumar el desvirgue de su culito primero (ese era mi plan, y ya verán por que?) y de su coño después.

Total que me llamó tres o cuatro días después: -hola papito, sabés quién

soy? . Esa voz sensual no era de ninguna de mis hijas por supuesto, así

que reconocí en ella a M. -Hola mi amor como estás? -Muy bien, porque

ya he decidido e insisto en darte ya mi virginidad y muy mal porque desde el

último día no puedo dejar de pensar en ti y en todo lo que me has hecho

sentir. Tanto que cierro los ojos y recordando la última tarde siento que

inmediatamente se me mojan las braguitas y una puntada de placer en mis

partes íntimas. Además no he querido ver a mi novio porque tengo miedo de

dejarme llevar por mi cachondez y hacerme follar por él. -Y por qué no lo

haces. -Ya te expliqué que no quiero, dados mis reparos en todo eso de la

primera experiencia fallida. – Bueno cuando quieres que nos veamos?

-Lo vas a hacer? Me follarás? -Eso ya lo veremos, como te dije

tiempo al tiempo. Probablemente sí , si tenemos tiempo suficiente, porque

primero quiero enseñarte otras cosas. -vaale!! He tenido una idea, mis

padres se van con mi hermana a Madrid por el fin de semana, yo con la excusa

de que tengo exámenes la otra semana les he dicho que tengo que quedarme a

estudiar. Me dijeron que bueno, pero entonces "nada de salir con tu novio".

No tranquilos. Je Je, si supieran

Así que si podéis tenemos todo el sábado y Domingo para nosotros.

–Fenomenal. El sábado poco antes del mediodía estoy allí. A ver que me

cocinas de rico. Chau, un besote. -Chau, papito, contaré los minutos hasta

el sábado.

Llegado el sábado me planté allí a eso de las 13:30 Hs. Estaba preciosa

aunque algo safada. Me esperaba en topless con un jean ceñido que le

remarcaba el culo y la entrepierna, y descalza, cosa que me excita

muchísimo. Su carita angelical enmarcada por su cabello negro suelto hasta

los hombros, resaltaba sus ojazos pardos que tenían un brillo especialmente

lujurioso. Sus pezones me apuntaban como diciendo "te estamos esperando!!!!"

-Hola preciosa, estas especialmente guapa, hoy. -Gracias Me dijo y me

estampó un delicioso beso explorando desesperadamente mi boca y chupeteando

mi lengua. Se la notaba calentísima. Aproveché para magrearle un poco las

tetas y chupetearlas otro poco. Se agachó y diciendo : -la comida ya está

pero primero quiero un aperitivo. Me desabrochó el pantalón y sacó mi polla

que ya estaba a mil y me pegó una mamada de ensueño: primero empezó a

lamerme suavemente el glande y la puntita, mientras me acariciaba el tronco

con las dos manos; luego comenzó a pasear la lengua desde los cojones hasta

la punta varias veces, como masajeándome las venitas que estaban

hinchadísimas, para finalmente metérsela entera (o casi, porque no le

entraba más) en la boca y haciéndome la más fabulosa paja con los labios que

me han hecho jamás. Joder!!! que aprende rápido esta chiquilla. Y cuando se

puso a acariciarme simultáneamente las bolas no aguanté más y me corrí

inundándole la boca de mi lechita, que saboreó y trago en su totalidad sin

dejar derramar una sola gota. Al principio pensé que se ahogaba. Y luego me

la dejó limpia como si nada hubiera pasado. pero doy fe que pasó y mucho.

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, que delicia. La levanté y la bese tierna y

profundamente y ella tomándome de la mano me llevó a la mesa a comer.

Luego de una deliciosa comida, rociada discretamente con un buen vino, nos

fuimos al cuarto de sus padres. Había puesto una música melódica suave que

realzaba el ambiente. Nos desvestimos mutuamente y nos echamos en la cama.

Nos acariciamos mutuamente llevándonos al paroxismo de excitación sexual.

Con mis dedos recorrí suave y lentamente todo su cuerpo, que hervía y su

coño rezumaba flujo como

un grifo, mientras ella se dedicaba a chuparme

nuevamente la polla, pero esta vez además me lamía y chupaba los cojones.

Aquello era delicioso, pero yo no quería correrme nuevamente en su

boca,…………..no todavía.

-Espera mi amor, quiero que nos demos placer simultáneamente.

-Como?, me preguntó -Pues chupándonos al mismo tiempo. Mira, date la

vuelta y ponte en cuclillas sobre mi cara. –Como papito?

-Así un rodilla de este lado y otra del otro y baja hasta que tu coñito casi

toque mi boca. Eeeso es, M así ves, así puedo besarte y lamerte el coño y

el culito y acariciarte también. Ahora agáchate hasta llegar a mi polla. eso

así, y ahora haz lo que quieras con ella. —MMMMMMMMMMMMM

MMMMMMMMMMMMMMHHHHHHHHHHHHHHHHHHh que rico estás papito, AAAAAAAHHHHHHHHH

que bien se siente tu boca y tus manos. Que haces?! Yo le estaba acariciando

el culo e intentaba introducirle un dedo, para ir preparando el terreno.

-Solo quiero acariciarte el culito por dentro y prepararlo. -AHHHHHH,

OHHHHH, que bien se siente mételo más, siii, asiiiiiiii, guauuuuuuuu. -Te

gusta mi amor, sigue chupando y sintiendo. Y ella cada vez me la mamaba con

más entusiasmo, hasta que sentí que se estremecía con un orgasmo de

campeonato mientras la follaba con dos dedos por el culo. -Ohhhhhhhhhhh

papito que maravilla, y además estás por correte, me dijo, noto que tu polla

se ha hinchado y está a punto de estallar, ammmmmmm y se la metió nuevamente

en la boca gusto a tiempo para recibir otro polvazo que degustó con pasión.

Nos enderezamos y le dije: -bueno mi amor, esto ha sido una maravilla y ya

has aprendido algo nuevo. Esta posición se llama el 69. Ahora, ya sé que

estás deseando que te desvirgue, pero tengo una idea. Como tú lo que quieres

y necesitas es, como me decías el otro día, sentirme dentro tuyo y como yo

creo que todavía no estás preparada para ser desvirgada, se me ocurrió que

podemos satisfacer esa necesidad y aplacar tus ansias de sexo completo, para

que de esa manera si puedas pensar fríamente en darme tu virginidad, que yo

deseo más que nada en el mundo. -Y si no vas a desvirgarme como vas a

satisfacerme?.

-Mi amor no es necesario desvirgarte para penetrarte. -Y como se entiende

eso?. -Pues fácil, no has oído hablar del sexo anal?

-Sí pero pensé que eso ya lo estábamos haciendo cuando me chupabas el

culito y hurgabas con tu lengua adentro del agujerito y luego hace un ratito

con tus dedos. -Eso es parte pero falta la penetración de mi polla por

allí. -Pero eso debe doler muchísimo, tengo miedo. -Vamos a ver , tu

confías en mí, hasta ahora ha ido todo bien. -Si papito, como no voy a

confiar en el hombre que me está haciendo ver el cielo por el placer que me

está brindando. Pero me da miedo el dolor.

-Tranquila que por atrás duele lo mismo que por delante la primera vez, es

un dolor leve pero muy fugaz que enseguida, como verás, es reemplazado por

un gran placer. Sobre todo si se hace con paciencia y dulzura. -Y bueno si

tu lo dices seguramente será así, y hasta ahora no me has fallado. -Vale,

ponte boca abajo, le dije acomodándole un almohadón bajo su pelvis, al

tiempo que ella volteaba boca abajo y separaba sus pienas flexionando los

muslos ligeramente. Al ver sus deliciosas nalguitas en pompa casi me corro

pensando que estaba por cumplirse el sueño de mi vida desvirgarle el culito

a una adolescente. Además ese pedazo de culito que el cielo me estaba

ofreciendo.

Bueno, sin más dilaciones me puse a lamer sus largas piernas, deteniéndome

unos segundos en su hueco de atrás de las rodillas, para luego seguir

avanzando con mis labios y mi lengua por el interior de sus muslos,

mordisqueando suavemente sus aductores, tensos en esa posición, y

deleitándome con el olor y sabor de su piel tersa de adolescente (que dios

la conserve así muchos años, porque pienso seguir disfrutando con ella y de

ella) hasta llegar al surco bajo sus nalgas, que saboreé intensamente

recorriéndolo varias veces con mi lengua mientras olisqueaba su cuevita

posterior y veía como goteaban sus labios vaginales ese dulce rocío cuyo

sabor ya conocía, y escuchaba

sus largos y profundos gemidos sintiendo a la

vez como temblaba, no sé si de placer o de ansiedad. Llegué por ese camino

hasta su agujero anal, con el cual me entretuve largo rato lamiendo y

succionando en un profundo beso negro que agradeció con un sonoro y

prolongado orgasmo, que casi pareció una convulsión. -Diosssssssssssssssss,

que bárrrrbaro, no me puedo creer que me hagas sentir tanto. Pero sigue, no

pares, porfa, quiero mucho masssssssssssssssssss, MASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS,

ASIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII…SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII..AHHHHHHHHHHHHHHHHHH.

-Ahora viene lo mejor amorcito. Seguí subiendo a lo largo de su raja

posterior y lamiendo esos cachetes (nalgas) con la lengua y dándole pequeños

besitos por su espalda hasta llegar a su cuello, apoyando mi enhiesta verga

entre sus nalgas, lo cual le arrancó otro profundo suspiro, volteando para

darme un profundo morreo. su cara estaba deformada por el placer, sus ojos

brillaban de una manera inusitada, sus mejillas encendidas y su respiración

jadeante me animaron a continuar. Incorporándome separé sus nalguitas con

mis manos y apoyé mi capullo contra su puerta posterior sintiendo como el

esfinter se contraía a mil por hora, lo que me excitó aún más si cabe.

-Despacito por favor, papito!!! -Tranquila nena que será maravilloso para

ambos. Y dicho esto empecé a presionar hacia el interior de su culo.

-Ay, papi me haces daño. Me retiré un poco y volví a empujar, así varias

veces hasta que de pronto y con un Plop! entró mi cabeza (glande) en su

agujero atravesando el esfínter, como una estocada.

-Para, Para! papi , me haces daño, no quita quita, me duele mucho.

-Tranquila mi amor, quédate quietecita que ya pasó lo peor. Enseguida te

acostumbrarás a tenerlo metido dentro.–Bueno pero quédate quieto

–Al ratito comenzó ella a moverse suavecito, lo que interpreté como una

señal para continuar. Suavemente fui introduciendo mi vergota en ese culito

maravilloso, que me apretaba rítmicamente. Joder si no me controlo voy a

correrme. Así fu introduciendo de a poquito, metía un cm y retiraba medio,

manteniendo un vaivén que nos volvía locos a los dos.

-Ohhhhh, que bien, así sí papito, mi amor, como te adoro, que rico se

siente, ya me duele menos, y gemía como loca presa del placer y dolor que le

producían mis embates. Cuando hube introducido más o menos la mitad de mi

miembro en su culo, tomándola de las caderas le dije respira hondo y de una

estocada se la metí hasta el fondo. -Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh, me la has metido

toda, cabrón, y cuando amagué sacarla: -NO! no la saques, por favor que

estoy sintiéndote tan adentro mío que no lo puedo creer, que semejante polla

adentro mío me de placer y no dolor. Yo mientras tanto me había quedado

quieto, sintiendo el calor intenso de sus nalgas contra mi vientre y su

vagina hirviendo y mojadísima contra mis bolas. Sentía estar en el paraíso.

Y por lo visto ella también, porque empezó a moverse en círculos mientras

con su mano cogía por entre sus piernas mis bolas y las frotaba contra su

cuca.

Continuamos así un ratito y ella ya se movía a mi ritmo empujando con fuerza

y ganas hacia mí cuando avanzaba, para meterla hasta el fondo y gritaba

pidiendo más. -MAAAAAAAAAAAASSSSSSSSSSS MI AMOR, MAAAAAAAAAAAS

POR FAVORRRRRRRRRRRRRRRRRR MÁS, ASIIIIIIIIIIIIII MÉTEMELA BIEN HASTA EL

FONDO PAPI, ASIIIIIIIIIIIIIIIII CON FUERZAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA,AHHHHHH

AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH,AUUUUUUUUUUUUUG, OHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH,

SI,SIIIIIIIIIIIIIIIIIII,SI AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH, ME CORROOOOOOOOOOOOO

PAPITOOO. EN ESE MOMENTO ESTALLÉ DENTRO SUYO Y SENTÍ QUE UNA OLEADA DE SEMEN

INVADÍA SU RECTO BAÑANDO AL MISMO TIEMPO MU POLLA Y SUS INTESTINOS, Y SENTÍA

POR MIS BOLAS CHORREAR A MARES SU FLUJO, mientras ella seguía corriéndose en

un orgasmo interminable. QUE MARAVILLA. NOS DESPLOMAMOS LOS DOS

AGOTADÍSIMOS, YO ENCIMA DE ELLA, ASÍ QUE VOLTEE DE LADO PARA DEJARLA

RESPIRAR, YA QUE ESTABA JADEANDO A MÁS NO PODER… Pese a ello se agachó y

se puso a chuparme las bolas, donde se juntaba su flujo y mi semen, hasta

dejármelas limpias y suaves como las de un bebé., y luego procedió a limpiar

con su lengua mi verga provocándome una nueva eyaculación que también devoró

en medio de sus últimos gemidos.

Nos quedamos dormidos como hasta las diez de la noche, en que me desperté

con una dulce sensación: M me estaba chupando la pija con fruición, como

agradeciéndome lo brindado, pero que equivocado estaba, QUERÍA MAS!!!!!!!

(mi dios, he creado un monstruo sexual!!) -Papitoooo, me follas de nuevo mi

culito? Me duele un poco pero necesito sentirte más. -Estás segura mi amor?

– Sí, por fa…………. -Bien haré un sacrificio,je,je……Pero ahora

ven tu encima mío. -Como mi cielo? -Así, dame la espalda y ponte en

cuclillas sobre mi pito, cógete de mis rodillas y ve bajando despacito, yo

con mis manos cogiendo sus nalgas dirigía su descenso, hasta que su ano

rezumando todavía mi semen se apoyó contra mi glande. -Ahora amor tu misma

ve ensartándote y marcando el ritmo de penetración subiendo y bajando.

MMMMMMMMMMMMMMMMmhhhhhhhhhhhhhhh que delicia sentir como ese culito abierto

pero todavía comprimiendo mi nabo iba envolviendo todo mi tronco abrazándolo

con su calor. (estoy recordándolo y se me pone dura como una piedra). Hasta

que se le resbalaron las manos y se la ensartó hasta el fondo.

-AHIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII papi, me la metí toda, que gozoooooooooooooo,

siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, que riiiiiiicoo,

y continuó ahora subiendo y bajando, cabalgándome como una desenfrenada,

mientras yo con una mano magreaba sus tetas y con la otra le introducía dos

dedos entre sus labios y masajeaba su clítoris que se notaba inmenso, duro y

caliente, mezclado con sus flujos que bajaban como si de una catarata se

tratase. Así aguantamos unos diez minutos mientras ella aumentaba y bajaba

el ritmo de su acometida hasta que no pudimos más y nos corrimos juntos en

un glorioso orgasmo compartido.

Se recostó sobre mí y pasando una mano entre sus piernas me acariciaba la

base del pene y las bolas con dulzura y placer, pidiéndome que no la sacase

todavía que como estaba aún dura quería seguir sintiéndome adentro suyo. Así

volvimos a quedarnos dormidos.

Cuando nos despertamos eran las doce de la noche. Nos duchamos juntos

enjabonándonos mutuamente mientras nos morreábamos. Casi con languidez.

estábamos agotados.

Nos secamos, y envueltos en sendos toallones pedimos unas pizzas, una

cerveza para mí y coca para ella. El resto de la noche lo pasamos charlando

de lo ocurrido y sentido y morreándonos, pero nada más, porque si bien ella

hubiera querido, mi cuerpo no daba más de sí.

Por la mañana desayunamos, me pegó una regia mamada y yo a ella, y me

despedí no sin antes recomendarle que ahora se pensara la continuación, y si

todavía persistía (espero que sí) su intención de darme su último orificio

virgen, su delicioso y dulce coño, me llamara y hablaríamos al respecto.

Espero que me llame y eso se los contaré en la próxima.

No olvidéis escribirme vuestros comentarios u opiniones sobre esta aventura

a eptal (arroba) hotmail.com

Hasta la próxima.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.