Sus primeras veces

¡Comparte!

Nos conocimos por Internet como otras tantas parejas y decidimos hacer un viaje a cierta ciudad que no viene al caso.

Ella es morena, ojos verdes, unos labios muy sensuales y un cuerpo maravilloso. Yo soy moreno, ojos marrones y según dice ella, muy bien dotado.

Nos conocimos por Internet como otras tantas parejas y decidimos hacer un viaje a cierta ciudad que no viene al caso.

Como estábamos cansados del viaje y ya era bastante tarde, decidimos meternos en un hotel de carretera a “dormir”.

Pero de dormir nada, al poco de ducharnos y meternos en la cama, empecé a besarla, recorriendo con mis besos y mi lengua todo su cuerpo.

Sus pezones empezaron a crecer en mi boca mientras los succionaba y mordía. Ella arquea su cuerpo mientras empieza a emitir sonidos guturales. Comienzo a bajar hacia su coño y su cuerpo se va estremeciendo al paso de mi lengua. Al llegar a su coño empiezo a jugar con el borde de las bragas, lamiendo el contorno, pero sin llegar a rozarla lo más mínimo. Sin usar las manos para nada, levanto su braga y lamo lo que queda a mi alcance. En un momento, ella me quita la cabeza y se quita las bragas, enseñándome su coño recién depilado. Continúo comiéndole el coño, pero ahora directamente sobre sus labios. Esos labios maravillosos que me encargo de separar con mi lengua y que dejan entrever su clítoris y su agujero.

Le meto la lengua en su agujero y empiezo un mete saca que la vuelve loca y hace que su coño emane jugos que son rápidamente saboreados por mi. Ahora paso a morder dulcemente su clítoris, lo que la hace elevar las caderas en un gesto claro de placer.

Tras su momento de placer, ella se desliza hacia mi polla y comienza a lamerla suavemente; se entretiene en lamérmela suavemente primero, luego me lame también los huevos y cuando ya esta toda húmeda la introduce por completo en su dulce boquita.

Comienza a chupármela despacito, ayudándose con una mano poco a poco va mas deprisa, ella esta tan excitada que hay un momento en el que me hace incluso daño con los dientes. Después de tenerla un rato por completo en la boca me empieza a lamer solo la punta, bajando, subiendo y de nuevo se la introduce entera en la boca; noto como ella disfruta… Estamos los dos muy cachondos, por lo que nos ponemos manos a la obra. Me pongo el condón y empezamos a follar en la típica postura del misionero. Tras un rato, cambiamos de postura poniéndose ella encima de mí y comienza a cabalgarme mientras le acaricio sus tetas, con sus pezones erectos por la excitación y tras otro rato, cambiamos de postura.

Se pone a 4 patas y despacito primero, comienzo a metérsela y sacársela. Acaricio sus tetas a la vez que follamos y sus gemidos delatan su inminente orgasmo. Sigo dándole mientras aumento el ritmo y al final termina explotando en un intenso orgasmo. Como aún no me he corrido, le sigo bombeando su coño y cuando noto que está próximo mi orgasmo, me quito el condón y le pongo la polla en la boca para que me la chupe y así saboree lo que su coño ha estado buscando durante un buen rato. Para ella ha sido la primera vez que se tragaba una corrida y le ha gustado según me ha dicho.

Descansamos un rato y como estamos deseosos de sexo, comenzamos de nuevo a follar. Ella se sube encima de mí y me cabalga de nuevo mientras los dos damos múltiples gemidos de placer. En un instante, se quita de encima y se pone de nuevo a cuatro patas para que la folle así, ya que le encanta esta postura. Tras un buen rato, me mira con cara de vicio y me dice:

– Fóllame el culo

Con esos ojos verdes mirándome de esa manera y la expresión de deseo y lujuria que tenía, me faltó tiempo para ir a coger la crema y restregársela por el culo para ir dilatándoselo poco a poco.

Empiezo a meterle un dedo y me dice que no le duele, con lo que sigo dándole crema y ayudándome de ese dedo, le voy dando crema a todo su culito.

Decido meterle un segundo dedo pero parece que le he hecho un poco de daño al meterle el segundo dedo y le meto un dedo en el coño. Le hago un dedo anal y otro vaginal a la vez mientras con la otra mano me ayudo para untarle crema en su culo.

Al poco tiempo, consigo meterle el otro dedo y no causarle daño, con lo que ya está lista para recibirme.

Le pongo mi polla en la entrada de su culo y le meto primero la punta y poco a poco le meto el resto.

Comienzo a follarle esa maravilla de culo que tiene y empieza a gemir, disfrutando de cada

embiste que le doy.

En un momento me dice:

– Córrete en mi culo

No pasa mucho tiempo y comienzo a notar que me voy a correr. Las embestidas cada vez son más rápidas hasta que termino corriéndome en su culo, mientras que ella disfruta de cada espasmo de mi polla.

Era la primera vez que le daban por el culo y que se corrían dentro de ella.

Un besazo preciosa ;)

Si alguien tiene algún comentario, enviadlo a mi e-mail

Autor: relato_x

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.