Todo comenzó en un sueño

Todo comienza cuando platicamos Carmen y yo (Gabriel) a partir de un sueño que ella tuvo, algo raro a decir verdad, pues yo la acompañaba a una boda de un par de amigos gay y hasta donde me confesó en su sueño solo nos besaban, pero yo no he parado de molestar diciendo que seguramente abuso de mi en sus sueños.

A la fecha ambos tenemos pareja pero eso no implicó que después de un corto noviazgo en la secundaria y tiempo de no vernos platicaramos por mensaje o en ocasiones por llamada, jugando un poco para ver quien es más coqueto y aventado.

Ella recordaba que yo era lindo y tierno pero claro que para todo momento existe un modo. Pasamos alrededor de un mes y las pláticas se hacían más calientes.

Nos hablamos de como cogeriamos y por mas que le repetia que le iba a arrancar la ropa ella lo dudaba, tuvimos llamadas por la noche para excitarnos hasta masturbarnos y si a lo largo del día nos calentabamos siempre podíamos decirnos donde nos habíamos masturbado. Ella me contaba que cuando le decía como le metería mi verga se ponía muy roja y al ser de tez clara imaginen como se le vería la carita de excitada. Yo llegue a masturbarme en el trabajo.

Por fin logramos coincidir y yo pase por ella a su escuela aunque por razones de trabajo llegue tarde a la cita y aunque con nervios platicabamos intente besarla varias ocasiones y ella se oponía, más por coqueteo que por desinterés, hasta que por cuestiones de tráfico le dije que podíamos pasar 2 horas en el tráfico o en un lugar mas placentero.

Fuimos a un hotel y tuvimos que bajar del coche, en la recepción estaba otra pareja pero muy nerviosa en comparación con nosotros. Teníamos bajo control nuestro deseo y nos reservamos para estar en el cuarto. Al entrar deje que acomodara sus cosas y una vez que dejó lo que tenia de la escuela, fui sobre ella solo para atacarla a besos por la boca, el cuello, las orejas, hasta que le quite la ropa y seguí besandola y cabe mencionar que en todas las llamadas a ella le calentaba que hablará de sus tetas y ese día no dude en hacer todo lo que le había prometido a ese hermoso par… Las bese, aplaste, mordi, apreté, las hice mias hasta que sin dudarlo me puse un condon y empecé a meter y sacar como si d eso dependiera el mundo. Recuerdo el gusto que le provocaba porque gritaba acorde a las embestidas y estaba mojada como si cada movimiento la lubricara diez veces más.

Yo estaba sobre ella y la cargue en un momento, después la puse en la cama y subí sus piernas a mis hombros, se puso en cuatro y recuerdo haberle dado nalgadas que le dejaron el gran par de cachetes que forman su culo tan rojos como sus mejillas por el placer que sentía. Se puso en cuatro y decidí cogermela como si fuéramos animales. No deje de empujar agarrando sus tetas y la puse otra vez boca arriba.

Recuerdo que no pude separarme de sus tetas hasta que termine y caí rendido.

Pasaron unos minutos y estábamos recostados pero las tetas que posee me pusieron a mil cuando me las paso por la cara y solo para montarme ella esta vez.

No tuve tregua y comenzó cabalgandome hasta que más animada comenzó a saltar sobre mi reata. Su panocha estaba mojada otra vez y caliente como si quisiera cocinar mi miembro dentro de su caliente vagina. Seguimos así por un rato hasta que cansada me pidió que la volviera a coger y claro que no desaproveche para tocarla por todos lados.

Su puso en cuatro y valla que lucia un gran culo y tras algunas nalgadas se la meti desde la punta hasta el fondo cada vez más duro, la tome del cabello y de las tetas, por momentos de la cadera y valla que termine y debido a que el tiempo nos resultó corto y a que no podíamos mojarnos el cabello no entre al baño a volver a cogermela y ella tampoco entro mientras yo me bañaba.

Actualmente buscamos más oportunidades para repetir y mejorar esa experiencia pues ese día solo tuvimos tres horas de placer, pero hemos tenido recurrentes llamadas y mensajes, fotos y breves videos tocandonos.

Para el próximo encuentro tal vez nos grabamos y por apuestas ella me debe una sesión de fotos además de la promesa de enseñarme como cogermela por el culo. Ya les platicare y veamos si ella cuenta su versión en otra ocasión.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa