Una chica normal III

¡Comparte!

Sin más el obrero, se sacó la polla y me la metió. Sin preguntarme por un condón ni nada por el estilo. Empezó a agarrarme de las tetas como si yo fuera su yegua y a meterme la polla salvajemente, pero yo lo estaba gozando y chupaba la polla de mi amigo con más y más avidez, hasta que conseguí que se corriera, dejé que me gotearan las tetas y empecé a intentar chuparme el pezón derecho.

Como ya dije en mi segundo relato, me encontraba trabajando en una tienda de todo a cien, esperando mi oportunidad para trabajar, como todos queremos, de “lo que hemos estudiado” y de mientras seguía con algunas clases de idiomas, informática, etc.

Lo que os voy a contar sucedió en agosto, casi todo el mundo estaba de vacaciones, pero en el País Vasco mucha gente regresa para acudir a un gran evento para nosotros, las fiesta de Bilbao, de Donosti o la Blanca en Vitoria… Bueno, no quiero dar muchos datos sobre mi persona, así que sólo os diré que ocurrió en una de esas tres ciudades.

Habíamos cerrado la tienda y aunque seguía con mis envíos masivos de currículos, etc., la verdad es que tenía bastante tiempo libre. Cuando llegaron las fiestas, desde luego me propuse salir todos los días. Mi novio no podía, porque estaba trabajando, pero siempre había algún par de amigas que estaban dispuestas a salir de marcha, a algún concierto, y a dar una vuelta por las tabernas. Ese día, recuerdo que era miércoles, habíamos ido a un concierto un grupo de amigas y después casi todas se fueron marchando hasta que solamente quedamos tres, de taberna en taberna, bebiéndonos unas jarras de cerveza.

Ese día me encontraba inquieta, no tenía muchas ganas de beber, sino más bien de… Creo que me entendéis. Anduve toda la tarde como gata en celo detrás de mi novio, para que cogiera el coche y nos fuéramos a algún lugar aislado. Un polvo rápido, algo… Pero bueno, él estaba cansado, quiso ir a dar un paseo y después cuatro besos en mi portal, donde me estuvo masturbando sin que yo alcanzara ningún orgasmo. En cambio yo a él se la estuve chupando como si me fuera la vida en ello. Mi novio estaba impresionado, nunca me había visto así, cuando se corrió yo quería bebérmelo, pero nunca lo había hecho con él, así que me contuve, no fuera a sospechar.

Por la noche me preparé y me fui con mis amigas a ver el concierto. Estuvo bien, aunque yo apenas conocía el grupo. Para mí lo más interesante fueron dos chicos que se pusieron a nuestro lado y con los que intercambié varias palabras, tonterías, ya sabéis. Ellos empezaron a hablar de por qué no hacíamos un trío y tonterías de ese tipo, que al final no llegaron a nada claro, con uno de ellos baile un rato, pero entre mis amigas había, hay alguna que siempre tiene que recordarte que tu novio está en casa. Así que no quise liarme con el chico, pese a que me estaba calentando de una forma increíble. Al fin, como ya he dicho se fueron marchando las amigas, hasta que solamente quedamos tres. Nos llevábamos bastante bien y ellas sabían que alguna vez le había puesto los cuernos a mi novio, desde luego no sabían todas las historias, ni que había estado con más de un chico en una misma noche. Ni que me ponía como loca follarme a desconocidos y viejos de vez en cuando.

Estábamos en una plaza, cuando llegaron unos chicos y empezaron a darnos conversación, hasta que al final cada una nos enrollamos con uno de ellos y el resto se marchó. Yo me quería ir de allí, estaba súper caliente y quería follarme al tío con el que me había enrollado, así que le propuse que nos fuéramos. Como era de noche nos daba igual donde ponernos, con tal de que fuera un poco resguardado. Lo que no nos dábamos cuenta era que en verano amanece temprano y aquel era un día entre semana, no un viernes o un sábado.

Finalmente nos metimos en un portal, donde estuvimos besándonos y masturbándonos mutuamente hasta que oímos que alguien bajaba las escaleras. Salimos a todo correr, yo estaba ya con el sujetador desabrochado y los pantalones abiertos y él tenía la polla fuera de los pantalones. Nos metimos en el primer sitio que vimos, que era una obra. Un edificio que estaban construyendo. Nos metimos por entre las paredes, hasta que llegamos a un sitio que estaba más o menos (más menos), limpio y nos empezamos a desnudar mutuamente y a besar como locos. Yo me arrodillé y allí le hice una de mis mejores mamadas. Que le encantó viendo como se retorcía y como me pedía más.

Estaba allí con las tetas colgando y dando la espalda a la puerta, con las piernas abiertas y cada vez más y más húmeda. Entonces empecé a pedirle que no se corriera, mientras le ponía la polla entre mis tetas y le chupaba la punta, mirándole a los ojos. El tío estaba flipado, pues yo debía de tener una cara de zorra increíble. Le dije entonces que me la tenía que empezar a meter, que no podía más y que necesitaba una polla dentro ya. En ese momento escuchamos un ruido y miré a mi espalda. Me encontré un obrero entrado en años, que nos miraba con la boca abierta.

Ya había amanecido y estaban empezando a trabajar. Y allí estaba yo arrodillada, con una polla entre las tetas y los pantalones bajados hasta las rodillas, con una mano acariciándome el chocho. Al hombre debía de haberle gustado la escena, a juzgar por el bulto de sus pantalones, entonces mi amigo me dijo: ¿Por qué no te la mete él, y yo me corro en tu boca? Ni siquiera me lo pensé, abrí mis piernas y mientras comenzaba a chuparle la polla a mi amigo le indiqué al obrero que se acercara. El tío estaba flipado, pero se acercó y se agachó a chuparme el chocho. Ummm. Aquello me encantó y me corrí en cuanto sentí su lengua en mis labios vaginales. Los debía de flipar con lo caliente que yo estaba.

Sin más el obrero, se sacó la polla y me la metió. Sin preguntarme por un condón ni nada por el estilo, ni yo me di cuenta (un día de estos no sé…). Empezó a agarrarme de las tetas como si yo fuera su yegua y a meterme la polla salvajemente, pero yo lo estaba gozando y chupaba la polla de mi amigo con más y más avidez, hasta que conseguí que se corriera, dejé que me gotearan las tetas y empecé a intentar chuparme el pezón derecho. Aquello fue demasiado para el obrero, empezó a darme duro y duro hasta que sacó su polla de dentro de mí y se corrió otra vez en mis tetas. Yo cogí mis tetas y comencé a chupar el semen de dos desconocidos mientras soltaba gemidos de placer. De verdad, me estaba convirtiendo en una puta. Mi amigo, el chico con el que me había enrollado desde el principio me estaba mirando embobado y su polla volvió a ponerse durísima, se acercó y se tiró sobre mí metiéndome la polla de un golpe y bombeando hasta que después de un intenso orgasmo se corrió en mi barriga.

El obrero nos miraba y me daba las gracias una y otra vez. Nos dio unos trapos para limpiarnos y dijo que teníamos que irnos. Salimos de allí, el sol estaba ya fuera. Serían casi las 8 de la mañana. Mi amigo comenzó a sobarme de nuevo y me pidió el teléfono una y otra vez. En ese momento vi pasar un autobús, que casualmente era el que paraba cerca de mi casa, le dije que nos veríamos esa misma noche, él me dio hora y lugar y me monté al autobús. Fui a sentarme cuando escuché: ¡Eh! Hola, ¿qué tal? Me di la vuelta y allí estaban sonrientes los dos chocos majetones que yo había conocido en el concierto, al principio de esa noche. Sonreí abiertamente, sí, estaba sola en casa. No me había dado cuenta hasta ahora.

Autora: Jade

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.